Profile cover photo
Profile photo
Jesus Sanz
55 followers -
Nunca fue tan fácil lo imposible
Nunca fue tan fácil lo imposible

55 followers
About
Posts

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment

Post has shared content
Qué horror¡ Estaba viendo, en un rapto de locura, La Sexta, y Cuatro y, como me temía, he tenido que desistir: no se puede aguantar, la caverna está,como siempre, en su lugar, al acecho, manteniendo sus cosas de siempre. Y luego leo a Hernando: "esa gente de la calle que quiere hacer política", habrase visto qué desfachatez, para eso ya están ellos, que lo hacen muy requetebien. Y oigo a Catalá, ministro de justicia diciendo que la web de Carmena tiene un tufo autoritario y dictatorial (recuérdese la Ley Mordaza, disfrazada con otro nombre, que parece desconocer el ministro). Y oigo a A. Garzón decir, en el Congreso, las verdades del barquero que nadie parece escuchar, ni siquiera Psoe, que parece que se ha cambiado de orilla, pobre Sánchez, a donde va a despeñarse. En fin que estoy, como siempre, cansado,muy cansado, así que me retiro, me abandono y casi me destruyo. Hasta después de las Generales. Que dios nos coja CONFIADOS.

Post has attachment

Está uno descansando, tranquilo en medio de este ferragosto infernal, dispuesto a no leer, no ver TVs, haciéndose el tonto (más que nunca), pero claro, uno no puede evitar oír y sobre todo escuchar ciertas cosas que le hacen a uno interrumpir su descanso para preguntarse qué le pasa a este País, qué pecado hemos cometido, quién nos ha condenado a esta maldición de la que, al parecer, no podemos librarnos de ninguna manera. Así que me pregunto en voz baja, eso sí: ¿Qué hay del Pazo de Meirás? ¿Y qué de Hazte oír? ¿Qué de los curas trabucaire? ¿Qué de la Memoria histórica? ¿Qué de los medios dedicados a magnificar -o minimizar, según - noticias a la orden del mejor postor? ¿Qué de la corrupción incorruptible? ¿Qué de "Venezuela" a todas horas en el Parlamento, en la calle, en la barra del bar, en tertulias de tertulianos incombustibles? ¿Qué de "aquí no pasa nada"? ¿Qué de "usted qué se ha creído? ¿Qué de "no sabe usted con quien está hablando"? y un largo etcétera. No. Al parecer no hay respuesta. Así que hay que creérselo. O si no, es usted un sospechoso. ¿De qué? Ah, eso se lo aclararemos a su debido tiempo. SILENCIO¡¡¡

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment

Post has shared content
Jesus Sanz Perron
27 de octubre · Madrid · 
Ante la irrespirable atmósfera que está anidando entre los ciudadanos convendría, creo yo, aclarar algunas cuestiones. Porque, claro, uno ve en las TVs tertulianos – cada vez menos, es verdad—de todo signo lanzar sus opiniones al aire a luchar contra los molinos de viento; uno lee algún que otro periódico y al cabo termina con la cabeza caliente y los pies fríos, sin saber nada de nada, todo está cada vez más turbio. Uno entra en Internet, rastrea unos minutos, o una hora, o dos, y todo empeora, ahí se leen y ven cosas tremendas, absurdas, disparatadas; y claro, uno se aburre, tira las piernas al aire y hasta aquí hemos llegado. Así que hoy, ante la lluvia de noticias de corrupción aparecidas y sumadas a las mil y una –y más que llevamos en estos años aciagos— uno se plantea si hay que seguir mirando para otro lado y ya escampará o arremangarse y decir algunas cosas; tal que:
En la primera legislatura Zapatero se mostró, si no impecable, al menos cumplió algunas de sus promesas electorales. Tal la Ley de aborto, la de enlaces entre homosexuales; subida de pensiones mínimas; pensiones no contributivas; retirada de las tropas en Irak; asignatura de orientación ciudadana (por ideologizada, decían algunos).. y otras. Luego, en la segunda, vino el desastre, en agosto, con la orden—recado—imposición de Merkel, y entonces empezó la debacle, la crisis que había querido obviar, y de aquí en adelante el principio del fin en noviembre de 2011. 
Y antes Montoro había pronosticado, con un punto de aprendiz de zahorí, que estábamos a punto de alcanzar los cinco millones de parados; y dijo también que España debía caer porque ellos – el PP – la levantarían. Y González Pons, en un alarde de temeridad, se preguntó en TV – y preguntaba a los ciudadanos –cómo podía ser que el pueblo español aguantase al gobierno de Zapatero, sic) cuando en el norte de África, durante la Primavera Árabe, tres o cuatro países habían decidido echar de sus gobiernos a los dictadores de turno.
Y Rajoy, durante toda la legislatura y aún en los días previos a las elecciones prometió todo lo imaginable: menos paro (González Pons calculó que crearían tres millones y medio de empleos), menos déficit, menos deuda, bajada de la Prima de Riesgo, revalorización de las pensiones a tenor de lo acordado en el Pacto de Toledo, bajada de impuestos, confianza de los inversores, etc., y hasta una entrevista en TV con P.J. en la que una chica le hizo una pregunta y …¿qué pasó?; pues que Rajoy no supo leer su letra.
Y ya, desde el primer día de gobierno, el incumplimiento ha sido absoluto; y la corrupción es ahora un cáncer que amenaza con devorarlo todo menos a unos cuantos a los que la crisis no ha afectado; por el contrario se han enriquecido hasta límites fuera de toda lógica. Y de aquellos polvos estos lodos. Y mucha gente se pregunta: ¿Hasta cuándo?
Wait while more posts are being loaded