Shared publicly  - 
 
Joel Stein habla acerca del fenómeno, reciente, de adultos enganchados a libros que, en un principio, estaban destinados a niños o jóvenes, como las sagas de Crepúsculo, Harry Potter o, ahora, The Hunger Games.

Dice Stein que los adultos no deberían rebajarse a hacer cosas para niños, y aquí incluye también escuchar música para adolescentes o celebrar tu boda en Disneyland.

No conozco al señor Stein, pero me da la impresión (por otras cosas que ha escrito para la revista Time) de que busca presentar un perfil de sí mismo cercano a la "lectura para adultos", por aquello de que su primer libro se publica en mayo, según informa la bio al inicio del artículo.

Yo creo que cualquiera es muy libre de leer lo que le de la gana, es su problema, no el mío. Y ese argumento que empieza a ser más que común acerca del empeoramiento de la literatura contemporánea, es ridículo. Ahora tenemos más libros a nuestra que en cualquier otro periodo de la historia, y, por lo tanto, hay más personas que leen... algo.

Sigue habiendo gente que lee a Bolaño, o a Wallace, o a cualquier otro escritor/a cuyo estilo busque que quien lee lo haga a conciencia, pero hay más gente que decide llegar al libro como se llega a una película de fin de semana, buscando una historia que entretenga, que emocione, que haga todas esas cosas que la literatura debe hacer, pero sin complicaciones.

Quien piense que Harry Potter es un libro para niños y que sólo debería interesar a estos, no entiende muy bien el mundo en que vive.

Ahora bien, vamos con la parte más snob, estoy convencido de que existen múltiples parámetros para juzgar qué es buena literatura y qué no lo es. Según los míos, Crepúsculo, por ejemplo, no es buena literatura porque no nos ofrece nada interesante en la prosa de la narración, ni en el desarrollo del argumento, ni en la estructura de la obra, ni en la construcción de los personajes. Pero eso no importa si la historia en sí es de tu gusto. Si no te importa seguir un argumento que es predecible en demasiados momentos, entonces no tienes por qué preocuparte. Millones de personas encuentran esos libros fascinantes, y no hay nada intrínsecamente malo en ello. Estas historias no suelen ser buena literatura porque no buscan la calidad en ese área sino en el del entretenimiento accesible a todos. De 10 a 100 años, como algunos puzzles.

Los adultos podemos enfrentarnos a libros más maduros, más complejos, que los niños o jóvenes lectores, pero eso no quiere decir que todos tengamos que hacerlo. [Aunque seguirá habiendo muchos que lo hagamos así]

Si el señor Stein eligiera un libro determinado como su vaca sagrada de la alta literatura y estudiase cuántas personas han leído ese libro en los últimos años, posiblemente descubriría que las cifras van en aumento. Cada vez se lee más, de todo tipo de literatura, porque cada vez es más fácil acceder a los libros en sí.

Los adultos leen, en definitiva, lo que les da la gana.

... otro problema es, como se ha dicho varias veces ya, que la literatura de vampiros haya acabado con la llamada chic lit, pero eso ya es harina de diferente costal.

#interesante
Translate
1
Add a comment...