Profile cover photo
Profile photo
delgaducho garcia
143 followers -
https://m.facebook.com/delgaducho
https://m.facebook.com/delgaducho

143 followers
About
delgaducho garcia's posts

No sé,
Puede que hayan sido mis faltas de ortografía, esas sobre las que ejercias tu cargo de fiscal del distrito.
Puede que mi desmesurada idolatría hacia ti, la alabanza hiperglucémica, la visceralidad del poeta que no soy.
No sé, me siento desconcertado.
Porque hoy de pronto, te has ido.
Y aquí me tienes, donde las otra vez.
A bordo de este tren que da vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú no viajas en el.
He pedido lo mismo, mi cerveza de mentira y tu café gigante, como para cuatro.
Pero nada se va a beber, porque a mi me faltan las ganas y tú al café.
No, no voy a ver hoy como te pintas en esa cara preciosa un bigote de espuma.
Porque de pronto, te has ido.
Y yo me miro en el espejo que ya no me oculta tú presencia.
Y no me quiero ver.
Porque los hombres no lloran.
Y me mareo en este puto tren.
Que no para de dar vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú, no viajas en el.

No sé,
Puede que hayan sido mis faltas de ortografía, esas sobre las que ejercias tu cargo de fiscal del distrito.
Puede que mi desmesurada idolatría hacia ti, la alabanza hiperglucémica, la visceralidad del poeta que no soy.
No sé, me siento desconcertado.
Porque hoy de pronto, te has ido.
Y aquí me tienes, donde las otra vez.
A bordo de este tren que da vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú no viajas en el.
He pedido lo mismo, mi cerveza de mentira y tu café gigante, como para cuatro.
Pero nada se va a beber, porque a mi me faltan las ganas y tú al café.
No, no voy a ver hoy como te pintas en esa cara preciosa un bigote de espuma.
Porque de pronto, te has ido.
Y yo me miro en el espejo que ya no me oculta tú presencia.
Y no me quiero ver.
Porque los hombres no lloran.
Y me mareo en este puto tren.
Que no para de dar vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú, no viajas en el.

No sé,
Puede que hayan sido mis faltas de ortografía, esas sobre las que ejercias tu cargo de fiscal del distrito.
Puede que mi desmesurada idolatría hacia ti, la alabanza hiperglucémica, la visceralidad del poeta que no soy.
No sé, me siento desconcertado.
Porque hoy de pronto, te has ido.
Y aquí me tienes, donde las otra vez.
A bordo de este tren que da vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú no viajas en el.
He pedido lo mismo, mi cerveza de mentira y tu café gigante, como para cuatro.
Pero nada se va a beber, porque a mi me faltan las ganas y tú al café.
No, no voy a ver hoy como te pintas en esa cara preciosa un bigote de espuma.
Porque de pronto, te has ido.
Y yo me miro en el espejo que ya no me oculta tú presencia.
Y no me quiero ver.
Porque los hombres no lloran.
Y me mareo en este puto tren.
Que no para de dar vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú, no viajas en el.

No sé,
Puede que hayan sido mis faltas de ortografía, esas sobre las que ejercías tu cargo de fiscal del distrito.
Puede que mi desmesurada idolatría hacia ti, la alabanza hiperglucémica, la visceralidad del poeta que no soy.
No sé, me siento desconcertado.
Porque hoy de pronto, te has ido.
Y aquí me tienes, donde las otra vez.
A bordo de este tren que da vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú no viajas en el.
He pedido lo mismo, mi cerveza de mentira y tu café gigante, como para cuatro.
Pero nada se va a beber, porque a mi me faltan las ganas y tú al café.
No, no voy a ver hoy como te pintas en esa cara preciosa un bigote de espuma.
Porque de pronto, te has ido.
Y yo me miro en el espejo que ya no me oculta tú presencia.
Y no me quiero ver.
Porque los hombres no lloran.
Y me mareo en este puto tren.
Que no para de dar vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú, no viajas en el.

No sé,
Puede que hayan sido mis faltas de ortografía, esas sobre las que ejercias tu cargo de fiscal del distrito.
Puede que mi desmesurada idolatría hacia ti, la alabanza hiperglucémica, la visceralidad del poeta que no soy.
No sé, me siento desconcertado.
Porque hoy de pronto, te has ido.
Y aquí me tienes, donde las otra vez.
A bordo de este tren que da vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú no viajas en el.
He pedido lo mismo, mi cerveza de mentira y tu café gigante, como para cuatro.
Pero nada se va a beber, porque a mi me faltan las ganas y tú al café.
No, no voy a ver hoy como te pintas en esa cara preciosa un bigote de espuma.
Porque de pronto, te has ido.
Y yo me miro en el espejo que ya no me oculta tú presencia.
Y no me quiero ver.
Porque los hombres no lloran.
Y me mareo en este puto tren.
Que no para de dar vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú, no viajas en el.

No sé,
Puede que hayan sido mis faltas de ortografía, esas sobre las que ejercias tu cargo de fiscal del distrito.
Puede que mi desmesurada idolatría hacia ti, la alabanza hiperglucémica, la visceralidad del poeta que no soy.
No sé, me siento desconcertado.
Porque hoy de pronto, te has ido.
Y aquí me tienes, donde las otra vez.
A bordo de este tren que da vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú no viajas en el.
He pedido lo mismo, mi cerveza de mentira y tu café gigante, como para cuatro.
Pero nada se va a beber, porque a mi me faltan las ganas y tú al café.
No, no voy a ver hoy como te pintas en esa cara preciosa un bigote de espuma.
Porque de pronto, te has ido.
Y yo me miro en el espejo que ya no me oculta tú presencia.
Y no me quiero ver.
Porque los hombres no lloran.
Y me mareo en este puto tren.
Que no para de dar vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú, no viajas en el.

No sé,
Puede que hayan sido mis faltas de ortografía, esas sobre las que ejercias tu cargo de fiscal del distrito.
Puede que mi desmesurada idolatría hacia ti, la alabanza hiperglucémica, la visceralidad del poeta que no soy.
No sé, me siento desconcertado.
Porque hoy de pronto, te has ido.
Y aquí me tienes, donde las otra vez.
A bordo de este tren que da vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú no viajas en el.
He pedido lo mismo, mi cerveza de mentira y tu café gigante, como para cuatro.
Pero nada se va a beber, porque a mi me faltan las ganas y tú al café.
No, no voy a ver hoy como te pintas en esa cara preciosa un bigote de espuma.
Porque de pronto, te has ido.
Y yo me miro en el espejo que ya no me oculta tú presencia.
Y no me quiero ver.
Porque los hombres no lloran.
Y me mareo en este puto tren.
Que no para de dar vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú, no viajas en el.

No sé,
Puede que hayan sido mis faltas de ortografía, esas sobre las que ejercias tu cargo de fiscal del distrito.
Puede que mi desmesurada idolatría hacia ti, la alabanza hiperglucémica, la visceralidad del poeta que no soy.
No sé, me siento desconcertado.
Porque hoy de pronto, te has ido.
Y aquí me tienes, donde las otra vez.
A bordo de este tren que da vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú no viajas en el.
He pedido lo mismo, mi cerveza de mentira y tu café gigante, como para cuatro.
Pero nada se va a beber, porque a mi me faltan las ganas y tú al café.
No, no voy a ver hoy como te pintas en esa cara preciosa un bigote de espuma.
Porque de pronto, te has ido.
Y yo me miro en el espejo que ya no me oculta tú presencia.
Y no me quiero ver.
Porque los hombres no lloran.
Y me mareo en este puto tren.
Que no para de dar vueltas en círculo y no va a ninguna parte.
Ni quiero si tú, no viajas en el.
Wait while more posts are being loaded