Profile cover photo
Profile photo
Francisco Rodriguez Padrón
81 followers
81 followers
About
Francisco's posts

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment

Para mis amigos. Un Ay por la patria

¡Ay! de aquella Patria nuestra; que fue de todos
En las aulas cultivada, y en calles y barrios sufrida
¡Ay! Patria, desde el poder la traición; por sus modos
¡Ay! patria ésta, quizás de nadie, tal vez fallida

Fue tu dignidad mancillada, por los de oliva
Botas y cascos, votos robados; la patria ida
Para comer el bravo pueblo, mira pa´ arriba
Y el yugo puesto, ¿ha de durar toda una vida?

Y qué decir de esos políticos, que sea bueno
mienten aquí, roban allá; y rápido crecen
si el pueblo arrecho relampaguea, antes del trueno
con la botija rápido huyen, desaparecen

Esa… ni dama ni ciega, a un bando miró
Abonado y cosechado, el juez envilecido,
de los hombres la justicia, a la pira tiró
Y el bravo püeblo: encadenado, entumecido

Silabario doctrinario: sin moral ni luces
< Así te pasó escuela, ahora cabes en su puño >
< Oye tirano detente, a los niños no los uses >
<Que crezcan pensadores y libres, sin rasguños>

Colectivos: la ironía. Digan pandilleros
Impotente, contemplativo, y resignado
el pueblo otrora bravo, al presente corderos
espera el maná, o para ser electorado

Triste éxodo, con el colorido arte cinético
de Cruz Diez testigo, del juvenil desarraigo.
Cuánta gente se llevará el destierro frenético
¡Mi hijo lejos! Patria, y del rencor me sustraigo

El Dialogo Hecho Artilugio
Hace unos años, escribí unas reflexiones acerca de cómo un acontecimiento, una situación, una opinión, etc., puede ser susceptible de ser interpretada de tantas maneras como intereses, intenciones, o conveniencias sean posibles. Escrito y reflexiones, que ahora retomo para aplicarlos a la situación actual. Aquellos días, eran de frustración electoral, y se respiraba un nauseabundo olor a fraude. Hoy, me atormenta el uso del dialogo como artimaña o engaño para conseguir algo; el dialogo hecho artilugio.
Nuestro país desde 1998, se ha visto sometido a la imposición de un modelo político económico, en manos de lo que progresivamente se ha convertido en una inescrupulosa y violenta minoría. Hugo Chávez Frías en su campaña electoral, cuando debutó como candidato electoral, sin quitarse las botas con las que luego nos pisaría, y sin envainar la espada con la que luego nos amenazaría, capitalizó el voto castigo, y ganó unas elecciones, en las que hubo una gran abstención. Pero las ganó. Vestido de cordero, negó incluso ser socialista. Seguidamente, aprovechó el momento electoral, y se lanzó en un proceso constituyente: ya empezaríamos a conocer el monstruo: uso todos los recursos del estado para enajenar el poder originario. Hicieron alarde de un ardid matemático, bautizado popularmente como “el Kino Chávez”, que mostró su eficacia cuando, con el 60% de los votos, los revolucionarios conquistaron 119 de 125 escaños disponibles por elección directa. Se hicieron de los poderes del estado. Más nunca los poderes públicos serían independientes. Estarían en el puño de Chávez, tutelado por los intelectuales de izquierda de todo el mudo, y el aliento del abyecto y oportunista Fidel Castro.
Y entonces ...
Ya conoceríamos a los círculos bolivarianos, a Gouveia, a Lina Ron, y a los colectivos. Sufriríamos la lista de Tascón, y otras más.
Ya veríamos de que costura están hechos los militares, y como sí son capaces de disparar contra a su pueblo.
Sabríamos cuánto vale un juez, o de cómo puede ser reducido a prisión, reducido a nada.
Nos sorprenderían usando las divisas como herramienta de control político, y para enriquecimiento rápido. El uso del petróleo para comprar voluntades políticas en países sofocados por déficits presupuestarios. Nos enteraríamos de cómo valijas llenas de dólares iban para un lado, y avionetas con drogas para otro.
Veríamos boquiabiertos como el Concejo Nacional Electoral, manipularía el padrón electoral, y la cedulación. Haría aquellas famosas migraciones para modificar el ámbito electoral, y por supuestos aquellos famosos cierres de elecciones, turbulentos y confusos.
Cometeríamos errores como no asistir a aquellas elecciones parlamentarias. Aprenderíamos con duro esfuerzo el forjamiento de nuevo liderazgos, que nos serían arrebatados con falsas acusaciones, juicios forjados, amenazas.
La juventud honraría su esencia, y en consecuencia actuaría; para entonces sufrir el rigor de los colectivos, la policía, el ejército, los jueces, y los políticos: hemos visto como los han asesinado, encarcelado, violado, humillados, repatriados.
Usarían descaradamente el currículo de educación primaria para adoctrinar a los escolares. Sofocarían a las universidades con sus presupuestos
Asistiríamos a la intervención y destrucción de la agricultura, la industria y el comercio. La destrucción del aparato sanitario, en todos sus niveles.
Sufríamos de escasez de alimentos, fármacos, repuestos, insumos domésticos, para el comercio e industria.
Veríamos partir a nuestros familiares, amigos, compañeros, vecinos.
Y ahora cuando llega el día de ser evaluados. Ser sometidos a una consulta electoral, para decidir si lo conveniente es que sigan o no gobernando, usando una herramienta legitima, constitucional, idónea, justa y democrática, como es el Referendo Revocatorio, hacen trampas. Nos arrebatan el derecho.
Se ven acorralados. El país está mal. Se sostienen con los militares, el poder judicial enajenado, y las bandas de irregulares.
Y entonces proponen un falso dialogo. Correr la arruga.
Hicieron Lobby con el Papa Francisco, que mostró un apresto sorprendente. Y bueno, oscurece de nuevo.

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment
Wait while more posts are being loaded