Shared publicly  - 
 
Salvador Arnau originally shared:
 
«Me preguntó si permitía perros en mi taxi. Como era una buena clienta, le dije que sí. Luego me pidió que le diera un precio para recoger al perro y llevarlo a su casa, en Knightsbridge (Londres), así que le pregunté por la dirección. Su respuesta fue realmente un momento que no olvidaré: “Madrid”», relató el taxista.
Translate
1
Add a comment...