Profile cover photo
Profile photo
Juan Ignacio Herrera
54 followers
54 followers
About
Juan Ignacio's posts

Post has attachment
SORPRESA EN GUADAMUR
Vamos a Guadamur, pueblo situado a pocos kilómetros de Toledo, con idea de visitar su espléndido castillo. Al llegar, nos lo encontramos cerrado a cal y canto y hemos de conformarnos con verlo por fuera.   La inevitable decepción es pronto eclipsada por las...

Post has attachment
Se dice que la guerra hace aflorar lo peor de la naturaleza humana. Que un ciudadano modélico en muchos aspectos en tiempos de paz puede convertirse en un atroz carnicero de sus semejantes cuando truenan las armas. Que una madre atenta, cariñosa y abnegada con su prole puede llegar a ser una despiadada torturadora en caso de conflicto bélico. Pero lo mismo ocurre cuando alguien común y corriente accede de pronto a un elevado estatus de poder, ya sea político, económico, social o religioso; cuando su limitada influencia personal en el vivir cotidiano cambia más o menos bruscamente y cobra un alcance que afecta a millones de personas. Sucede, en general, siempre que las zonas grises de la experiencia habitual, rutinaria, del individuo medio, se desplaza a extremos inusuales y particularmente intensos. Ahí, en los márgenes, es donde queda al descubierto nuestra verdadera condición.
Quizá pueda ilustrar todo esto la siguiente imagen: tenemos una ciénaga extensa de tonos oscuros recubierta en gran parte por blancos polvos de maquillaje que la ocultan. El disfraz es bastante denso y eficaz en sus regiones centrales pero va perdiendo grosor según nos desplazamos hacia los bordes y ahí, en la periferia, es ya tan débil, que la pestilencia de abajo se transparenta ya claramente, queda al desnudo.
El maquillaje superior es el barniz de civilización que nos hemos fabricado a lo largo de cientos de miles de años, en forma de cosmovisiones tribales, mitologías, creencias religiosas, filosofías, tradiciones culturales diversas, conocimientos científicos y técnicos, normas de cortesía, educación y moral pública, principios éticos, etc.
En general y durante gran parte del tiempo ese maquillaje logra disimular pasablemente nuestro ominoso trasfondo de ignorancia y miedo, de los cuales derivan la agresividad, la violencia, el sadismo, el morbo masoquista, la codicia, la ambición, el feroz egocentrismo o individualismo separatista, mil deseos contradictorios, la mentira, la hipocresía, el cinismo, y tantísimas otras cosas.
Lo ordinario del acontecer, el día a día, nos permiten movernos en esas zonas centrales donde el maquillaje funciona y los rigores de la ciénaga no se traslucen demasiado. Pero cuando sobrevienen acontecimientos negativos de singular relevancia o cuando las circunstancias toman un cariz desacostumbrado con implicaciones especiales para el yo, la dinámica se vuelca hacia los extremos del pantanal y ahí la máscara de bonhomía se diluye trágicamente. Vemos, entonces, lo que somos en realidad. No todo lo que somos... porque la imagen de la ciénaga y su maquillaje, como todas las imágenes, es sólo parcial y relativa. En nuestro interior también hay amor, bondad, empatía, altruísmo, abnegación, generosidad, desprendimiento, calor humano, comprensión, cantidad de elementos positivos, vaya.
Sin embargo, la ciénaga está ahí, operando subrepticiamente. Mantiene a la especie humana en su rumbo de colisión con la realidad. Y hace cada día más dudosa su supervivencia.

(Foto webb)
Photo

Post has attachment
EL MAQUILLAJE
(foto webb)                             Se dice que la guerra hace aflorar lo peor de la naturaleza humana. Que un ciudadano modélico en muchos aspectos en tiempos de paz puede convertirse en un atroz carnicero de sus semejantes cuando truenan las armas. Qu...

APRENDER.

Los miércoles aprendo a bailar al estilo Bollywood, mezcla de danzas hindúes y otras modernas de raíz occidental. Como me gusta y me interesa, las neuronas de mi coco se ponen a trabajar rápida e intensamente. Conforme avanza la clase, dirigida por la espléndida Lola Martín, noto que mi estado de ánimo mejora, mi energía vital sube y me entra una agradable excitación que, al salir finalmente a la calle soleada, se ramifica en una multitud de destellos luminosos y de percepciones alegres. La mañana parece haberse transformado.
Y es que aprender lo que tira de uno tiene un cierto poder catártico. Aprendes Yoga en tu juventud, no dejas de practicarlo, y te encuentras a edad avanzada relativamente libre de enfermedades, médicos, medicinas y hospitales. Aprendes a calzarte, vestirte, lavarte y cepillarte los dientes con la otra mano, y tu plasticidad cerebral se recupera bastante. Aprendes a tocar algún instrumento musical, y el número y la calidad de tus conexiones sinápticas crecen de manera apreciable. Aprendes que el Cosmos es probablemente infinito y se compone de innumerables universos-burbuja como el nuestro, y tu perspectiva mental se amplía y te aleja de la basura vertida por los llamados "medios de comunicación". Aprendes que la verdadera educación consiste en desarrollar y hacer florecer todas las potencialidades físicas, mentales y espirituales del ser humano (incluidas las que pueden conectarnos íntimamente a y fundirnos con ese probable Cosmos infinito), y tu corazón se expande tanto como Él.
Aprender es, pues, vivir en el pleno sentido de la palabra. Y vivir es aprender.

Post has attachment
APRENDER
Los miércoles aprendo a bailar al estilo Bollywood, mezcla de danzas hindúes y otras modernas de raíz occidental. Como me gusta y me interesa, las neuronas de mi coco se ponen a trabajar rápida e intensamente. Conforme avanza la clase, dirigida por la esplé...

Post has attachment
ÁNGULOS CIEGOS
El otro día, paseando por el Retiro madrileño, descubrí un rincón triangular de cierta extensión que no había pisado nunca después de innumerables visitas al Parque y más de 68 años de vida. "¿Cómo es posible?, me pregunté, extrañado-. Mira que no ocurrírse...

Post has attachment
ESTAMPAS VIAJERAS
Cuidando de Gael en las horas señaladas, hemos seguido los pasos de Coral en su gira por media España. Andalucía nos acogió primero con sus soles y olivares en días de buen tiempo. Sevilla volvió a encantarnos entre jazmines, alamares y exquisita azulejería...

Post has attachment
Es dura la vida con esos dos polis que rastrean los bajos fondos de una ciudad crepuscular, sobre todo cuando la pestilencia material y la gangrena moral hacen carne en ellos como un contagio mortal.
Son personajes que dan mucho juego en las tablas y permiten el lucimiento de actores como Roberto Álamo y Pepe Ocio, sabiamente dirigidos por David Serrano, y capaces de extraerle todo el jugo al libreto de Keith Huff en su obra "Lluvia constante", representada en el teatro Bellas Artes, de Madrid.
Miro por la ventana el cielo plomizo de enero que también pendía la otra noche sobre ambos intérpretes, cual neón licuado, envolviendo en fría humareda sus temores y pesadillas, y que ahora viene a recordarme su arte y su talento.
Interesante pieza que sabrán degustar los amantes al teatro.

Post has attachment
Los navegantes españoles que empezaban a colonizar las islas Filipinas no encontraban la ruta de vuelta a América. Por el sur tenían vientos contrarios, los alisios del este. Y por su misma latitud se topaban con temibles calmas que podían durar meses. ¿Y más al norte?. Eso se preguntaba el cosmógrafo Andrés de Urdaneta, fraile agustino de origen vasco, superviviente de la expedición de Loaysa y muy proclive a escuchar rumores y leyendas indígenas sobre el particular, que apoyaban la posibilidad deseada. Al final, su propia intuición hizo el resto.
Financiado por el rey Felipe II, zarpó de Cavite en la nao "San Pedro" a mediados del año 1565. Halló la corriente de Kuro-Shivo a la altura de Japón y se dejó llevar por ésta hacia oriente, manteniéndose siempre entre los 30 y 39 grados de latitud norte. Meses después, comenzó a ver "las señales", bancos de algas flotantes que indicaban la proximidad del continente americano. Nada más otear la isla Deseada, viró al sudeste, a favor ahora de la Corriente de California y, costeando, llegó a Acapulco, México, completando así el llamado tornaviaje.
Esto marcó el principio del Galeón de Manila, la ruta comercial española que unía, por primera vez, Europa, América y Asia. Se la puede ver, bien documentada, en la exposición temporal del Museo Naval de Madrid hasta el 12 de febrero.

Post has attachment
La Facultad de Bellas Artes de Madrid reanuda sus ciclos de "Flamencos en ruta" con la actuación estelar de María Terremoto, joven cantaora jerezana que desparrama por el mundo sus bulerías con desgarro y sentimiento, evocando las lecciones de su padre y maestro Fernando y de los numerosos artistas coetáneos que pasaron por los tablaos de su peña.
María se crece especialmente cuando suena la guitarra de Antonio Carrasco, su acompañante en el recital que congregó numeroso público a pesar de los rigores invernales. Esos acordes hondos, festoneados de arabescos y filigranas sureñas, mezclan bien con la voz ligeramente ronca, de tan profunda, de esta vocalista que acaba de pasar triunfalmente por la Bienal de Flamenco de Sevilla y el Festival de Jerez 2016.
Cuando salimos a la intemperie flagelada por un viento sin compasión, nuestros amigos Miguel y Mansur se arrebujan en sus forros polares con escalofrío y me hacen pensar, por contraste, en el benigno clima primaveral del Jerez que vio nacer a María, esta niña del cante jondo que viene a renovar su cotarro. 
Wait while more posts are being loaded