Profile cover photo
Profile photo
minilú Chicha
3 followers
3 followers
About
minilú's posts

Post has attachment

Post has attachment
Días grises. ¿Días tristes?
El verano brasiliense me hace recordar el invierno de mi tierra, sí, porque el invierno en Cuba es así, con esos días que parecen detenerse en el tiempo, días que invitan a la inercia, al reposo, al retiro. Son esos días más fríos que los del resto del año y por eso hacen tan deseable su llegada después del típico y casi perpetuo calor caribeño, también son días grises, lo que para mí resulta aún más interesante, al contrario de la opinión de la mayor parte de las personas, que piensan que días sin sol son días tristes.
Creo que nada tiene que ver la tristeza con un día sin sol, como tampoco la alegría está arraigada a un día radiante; la tristeza y la alegría se llevan dentro, en el alma, en el corazón y apenas destellos fugaces e imperceptibles evocaciones del pasado nos hacen revivir esas buenas o desagradables sensaciones.
Estos veraniegos días en Brasilia me traen placenteros recuerdos, recuerdos que aislados pudieran no hilvanar significado alguno, como cuentas sueltas que no componen un rosario. Viene a mi mente el mar, perturbado, violento, iracundo, indomable, ese pedazo de azul viviente que tanto busco en esta ciudad y que nunca encuentro, ese mar que tanto extraño y que anhelo como una parte mí que se quedó extraviada en algún distante lugar.
Estos fríos días me traen cálidas remembranzas de la infancia, esa infancia sencilla e inocente que viví, cuyos esbozos más incipientes aún se mantienen vivos en mi memoria, como las manos grandes de mamá abotonando mi rojo y ya descolorido abrigo de nylon, como las noches en que a puntillas de pies iba hasta su cama y me metía en su regazo para calentar mi espalda.
En Brasilia, días fríos, grises y lluviosos se mezclan como hilos de una misma madeja, y ese aguacero que a largas horas cae sobre el asfalto, otrora bañó las tardes de mi niñez, corriendo descalzo bajo un río de lluvia con mis colegas de infancia; saltos, gritos de gozo y sonrisas castas se perdían entre tanta agua que desbordaba las calles del barrio y ningún otro momento de mis años de inocencia me hizo sentirme tan cómplice de la naturaleza.
El invierno en Cuba es así, como este verano de acá, así es el último día de cada diciembre, bañado de una brisa helada e agradable, invitada eterna de las despedidas de año, que se amarra al calor de las brasas, que se entona al ritmo de las familias unidas una vez más, como tantas otras, inspiradas en el deseo de tiempos mejores. Entonces, días grises para mí no son días tristes, son días de recuerdos alegres, son días de revivir sensaciones perdidas en el tiempo y vivas en la memoria, son el momento perfecto para disipar la nostalgia perenne que hasta en los días más cálidos se empeña en nublar mi vida.
Photo

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment
Casa

Post has shared content
Só conhecí a música e a história de vida da Celia Cruz, quando sai do meu país, assim hoje milhares de cubanos dentro de Cuba continuam sem saber que existió a "Rainha da Salsa", querida e admirada por grande parte do mundo. Outros dos direitos constantemente violados aos cubanos dentro de seu pais, neste caso o direito a conhecer e divulgar sua cultura, independente de credo, identidade política e outras distinções.

Post has shared content

Post has shared content
Ainda conservo a esperança de que algum dia meu pais tenha democracia.
Wait while more posts are being loaded