Foto de portada de perfil
Foto de perfil
Deluz y Compañía
Sobre mí
Publicaciones de Deluz y Compañía

La publicación tiene un archivo adjunto
¡Os lo contamos todo en esta entrevista!

“Y así, cuando nos sentamos off the record a charlar de la vida con corresponsales del mundo entero como Le Figaro, Monocle o The New York Times y les contamos que para nosotros conservar la biodiversidad es también cosa de elegir chuletones de vaca frisona. Creemos que lo que es justo para el productor, es justo para la empresa y para el cliente y que es más sostenible y que todo esto tiene sentido y claro, alucinan y rebañamos sus puntos de vista con salsa verde. Y esto es Deluz y Compañía: compartir la vida, alrededor de una mesa.”

Hemos recibido el Premio Incopora La Caixa por nuestras políticas de integración, que así en abstracto suena un poco raro, pero que en la práctica significa tratar en igualdad de condiciones a todos los que trabajamos sin importar la ciudad de orígen del pasaporte; si tienes 18 o 58 años; si eres madre soltera o eres musulmán. Por lo visto esto aún es excepcional, porque en algunas empresas esto no lo hacen de forma habitual y para nosotros es lo más normal tener en plantilla fija a una persona sorda que trabaja y se comunica con el equipo mejor que muchos que hablan de viva voz; a camareros que te atienden para comer con sonrisas de 65 años de amplias o a trabajadores con discapacidad intelectual que tiene más capacidad que cualquiera. Y por todo esto también nos dieron el Premio Incorpora.

Las oportunidades han surgido y las hemos buscado y sobre todo, como tenemos un equipo sensacional (ese tan integrado) de 170 personas, pues hemos tenido la estabilidad para arriesgarnos más, trabajar más y crear lugares de ocio con alma y con encanto, donde se come como en ningún lugar, donde nuestra sonrisa y buen hacer sigue siendo nuestra mejor tarjeta de visita y donde nuestros clientes vienen a tomar cosas ricas, beber vino y hablar de la vida. Esa es parte de la receta del éxito, otra es tener el mejor producto de Cantabria. Cada milanesa ecológica tiene nombres y apellidos. En Deluz y Compañía sí sabemos lo que comemos y de dónde viene, básicamente porque lo compramos directamente a Conchi de Valdeolea, a Ovidio de Polaciones, a María Jesús de los Tiemblos… Quizá por eso un día nos dimos cuenta de que no sabíamos nada de dónde viene lo que comen nuestros hijos en los colegios y por eso lanzamos hace 6 años un proyecto pionero en el mundo con el Ayuntamiento de Santander y AMPROS: el Catering de Personas Cocinando con Sentido, un catering que cocina menús sanos, ricos, con producto local para colectividades, que promueve el trabajo para personas con discapacidad intelectual y que ya forma un equipo de 15 que cocinan juntos 1000 comidas al día.

No podríamos cocinar como lo hacemos, si no fuese con este producto. Y además creemos que comer nuestras hamburguesas ecológicas ayuda también a que a las 120 familias que somos, se sumen a las historias de estas otras 40 familias de queseros, artesanos, ganaderos, emprendedores y que todo esto, revierte en Cantabria y ayuda a que el sector primario se mantenga también.

El grupo tiene 5 restaurantes en su ciudad natal Santander, donde han conseguido revitalizar el panorama de la restauración de la ciudad con Deluz, días desur, El Machi, El Italiano y la Cantina del PEC.
Y en Madrid otros 3, que han creado tendencia y que han sido objeto de atención de periódicos como el Financial Times, El País o El Mundo: Taberna La Carmencita, Celso y Manolo y la recién inaugurada La Vaquería Montañesa.
Su vocación social les ha llevado a crear “De Personas Cocinando con Sentido”, un cátering donde personas con discapacidad intelectual preparan más de 1.200 comidas diarias, siendo por esto premiados con el Premio Incorpora La Caixa 2013 en la Categoría Empresa y el VII Premio Nacional de Pymes en Responsabilidad Social Corporativa, organizado por EXPANSIÓN.
www.deluzycia.es
Espera a que se carguen más publicaciones