Profile cover photo
Profile photo
Néstor Belda
530 followers -
La fragilidad del oficio de escritor
La fragilidad del oficio de escritor

530 followers
About
Posts

Post has attachment
La palabra es una de tus herramientas de escritor. Jamás un fin en sí misma. Después de todo, cuando el lector cierre tu libro, quizá recuerde algunas palabras, incluso alguna frase. Lo que permanecerá, nítida e inalterable, es la experiencia emocional que le proporcionaste.
Add a comment...

Post has attachment
La primera palabra que utiliza la RAE para definir concisión es brevedad. Pero en literatura no es e-xac-ta-men-te eso.

Concisión es transmitir una idea con la menor cantidad posible de palabras. Esta economía de palabras —concisión— no implica brevedad, sino más bien densidad, precisión. Una frase larga puede ser concisa. Lo opuesto es la palabrería ociosa. No se trata tampoco del lenguaje lacónico —laconismo: oscuridad del sentido por la reducción extrema del número de palabras—, eso vicia la claridad.
Add a comment...

Post has attachment
Saber qué ocurrirá es el objeto deseado. La incertidumbre nos convierte en prisioneros del desasosiego, y también es lo que mantiene a los lectores con los ojos pegados al libro.
Add a comment...

Post has attachment
Add a comment...

Post has attachment
Escribir bien es el fruto de la conjunción de muchos factores, entre los cuales el conocimiento y la comprensión de las técnicas narrativas es uno más. Solo son herramientas que ayudan a contar historias bien contadas, ni más ni menos importantes que la riqueza del vocabulario, las nociones básicas de gramática, la lectura y la perseverancia en la escritura.
Por ejemplo, ¿sabes cuántos conocimientos intervienen en un recurso tan habitual como el «flashback»? Pues, para introducir una analepsis, antes tienes que haber utilizado algunas de estas técnicas y recursos lingüísticos: «in media res» o «in extrema res», elipsis o, incluso, un resumen o sumario; variación de las conjugaciones verbales para dar profundidad y diferenciar los planos temporales; fraseología adecuada para introducir el viaje al pasado y el retorno al presente sin que el lector se pierda; coherencia para que la información elidida que se rescata con flash back no haga que el lector sienta que lo has engañado; y todo eso envuelto en el paquete de la naturalidad. En resumen, en el mismo equipo juegan técnicas narrativas, conocimientos lingüísticos y experiencia.
CURSO ONLINE DE TÉCNICAS NARRATIVAS
FECHA DE INICIO: 15/01/2018
PLAZAS DISPONIBLES: 2
Add a comment...

Post has attachment
El narrador es la voz que cuenta la historia. Excepto en la autobiografía y, en cierto grado, en la autoficción, el narrador nunca es el autor, sino su máscara. Digamos que es una interfaz, una línea común entre el autor y el lector. Como Windows, la interfaz que conecta al usuario con el sistema del ordenador. El narrador es algo así como un filtro o un colador de información. Contar una historia es, al fin y al cabo, desplegar un sistema de informaciones dispuestas estratégicamente para mantener la tensión narrativa, y la principal fuente de información del relato es, justamente, el narrador. Como veremos, cada tipo de narrador, por su naturaleza, tiene acceso limitado a la información, exceptuando a «comodios», es decir, al omnisciente, y este es uno de los rasgos que influirá en la elección de quién va a contar la historia y en la «estrategia narrativa».
Add a comment...

Post has attachment
Hoy es #BlackFriday, aunque por mi ventana entra un solazo genial. Bueno, a lo que vamos. Me quedan 16 ejemplares de «Todas son buenas chicas» y los remato a 8,99 €. El precio incluye los gastos de envío dentro de España (correo ordinario).
http://bit.ly/nbBook
Add a comment...

Post has attachment
Si todavía no has leído ninguna obra de Clarice Lispector, puedes empezar a leer este "resumen" de su vida y sus inquietudes como escritora. Luego me cuentas si no te dan ganas de correr a una librería.
Add a comment...

Post has attachment
Efectivamente, estos ocho postulados son tan básicos y objetivos como irrefutables. Es más, podría asegurar que si una novela nos aburre o nos parece mala, la mayoría de las veces es por alguna o varias de estas ocho razones.
Ahora bien, el problema para los escritores es saber no caer en ellas.
Add a comment...

Post has attachment
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded