Profile cover photo
Profile photo
Galileo Traducciones
4 followers -
Galileo Traducciones Técnicas, compromiso y calidad
Galileo Traducciones Técnicas, compromiso y calidad

4 followers
About
Posts

Post has attachment
El origen de la palabra "camarilla"
Era costumbre de Fernando VII el reunirse con sus amigos para disfrutar de reuniones en las que se conversaba y se fumaban puros. Como es lógico, tan solo unos pocos tenían acceso a tan selecto grupo.
En estas veladas, se hablaba de los temas que el Rey tenía a bien; los aduladores le daban siempre la razón, aprovechando los resquicios que podían para convencer al Monarca de la conveniencia de ciertas decisiones. Éstas eran, mayoritariamente, nombramientos y más nombramientos, que iban recayendo en los amigos y recomendados de los tertulianos del momento; como el acceso a estos últimos era más sencillo que intentar llegar al Rey, estos se convertían en la vía de influencia y canalización de favores que de facto decidía las destituciones y sus correspondientes sustituciones; al fin y al cabo, era el único medio de contacto con la "realidad" que tenía el Rey.
Las reuniones no empezaban a ninguna hora concreta, sino cuando el Rey disponía; por ese motivo, los tertulianos esperaban en una pequeña habitación contigua a la cámara real, que se conocía como "camarilla", donde pactaban de antemano las decisiones que formalmente tomaría el Rey poco después.
Desde entonces, el nombre de esta estancia ha servido para designar al grupo de consejeros o personas influyentes sobre quien detenta el poder.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Ataque a Gibraltar
En 1781, reinando Carlos III, se habían producido varios sucesos desgraciados en el sitio de Gibraltar. Primero, la idea fue no usar la artillería y rendir a los sitiados por el hambre, pero dos escuadras inglesas consiguieron, en sendas ocasiones, romper el bloqueo y entregar víveres. Terminada la visita de la segunda de ellas, la furia de los sitiadores provocó un primer bombardeo de la plaza, que anecdóticamente destruyó algunas casas donde algunos acaparadores habían acumulado víveres, de forma que no se consiguió sino aliviar la situación de los defensores.
Luego, se trató de ir construyendo fortines artillados cada vez más cerca del Peñón, pero fueron destruidos por los ingleses.
Finalmente, en septiembre de 1782, se llevó a cabo el último gran ataque, basado en las baterías flotantes del francés D'Arçon.
Estas baterías eran plataformas de madera con uno de sus lados erizado de cañones, protegidos por una plancha muy gruesa de madera, que en la parte exterior era verde, para así absorber los impactos de las balas enemigas. El lastre era asimétrico, para así compensar el peso de los cañones sobre un lado, de manera que era preciso ir cargando la plataforma simultáneamente con lastre y cañones.
La gran novedad de las plataformas era la existencia de un sistema de tuberías que continuamente iba haciendo caer agua sobre toda la madera de la plataforma, de forma que siempre estaría húmeda; así se pretendía evitar el efecto de las denominadas balas rojas, proyectiles calentados al rojo vivo antes de su disparo, que al estar a varios centenares de grados causaban seguros incendios en las estructuras de madera.
La disposición de las baterías frente a la costa fue defectuosa, de manera que los ingleses pudieron concentrar su fuego sobre dos de ellas.
Tras ver los ingleses que sus disparos eran acogidos por la madera verde exterior sin causar daños en la estructura, decidieron probar con las balas rojas; éstas quedaron igualmente alojadas en la madera verde, lo que precisamente provocó que el calor se transmitiera y la madera seca se incendiase. El incendio y estallido de las dos platafomas provocó que, ante la posible toma por los ingleses del resto de ellas, se diera orden de volarlas.
Así acabó el último intento serio de tomar Gibraltar.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
El bueno de D. Estanislao Figueras.
La muerte del general Prim dejó sin apoyo suficiente a D. Amadeo de Saboya, proclamándose la Primera República en febrero de 1873. A las tres horas de su advenimiento, fue nombrado presidente Estanislao Figueras, político barcelonés, que pasó a la historia por dos originalidades: su dimisión y una frase célebre.
La primera fue del tipo "despedida a la francesa"; corría el mes de junio, llevaba cuatro meses en su cargo, y le llegó la noticia de un posible golpe de estado del que podría salir mal parado. Ni corto ni perezoso, sin avisar a nadie, ni siquiera a sus colaboradores más próximos, se dirigió solo a la estación de Atocha y compró un billete para el primer tren, concluyendo su solitario viaje en París y dejando a todo el mundo buscándole por Madrid. ¡Adiós, Sr. Presidente!.
La frase que le hizo famoso la pronunció espontáneamente, tanto que le salió en catalán. Días antes de su huída, en un consejo de ministros en el que no había forma de ponerse de acuerdo en nada, espetó: "Senyors ja no puc mès, vaig a ser-los franc; estic fins als collons de tots nosaltres" (Señores, ya no puedo más, estoy hasta los cojones de todos nosotros).
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Episodios olvidados de la historia de España.
Durante la Primera República (1873-1874), se produjeron una serie de movimientos de independencia con carácter local, por el que algunas ciudades se constituyeron en estados independientes denominados "cantones", que crearon sus propios órganos de gobierno, y que resultaron mayoritariamente de duración efímera.
El cantón de mayor duración, e igualmente el más peculiar, fue el de Cartagena. Como en su puerto recalaba la mitad de la flota de guerra, dichos barcos quedaron adscritos al cantón.
Como había mucha gente en Cartagena (marineros, etc.), pronto se hizo necesario conseguir víveres para la población, y no se les ocurrió mejor idea que utilizar la flota de guerra para piratear por las costas vecinas; la estrategia consistía en situarse frente a algún pueblo costero y exigirles dinero, so pena de bombardearles; de esta manera asolaron las costas del Mediterráneo, hasta que el resto de la flota bloqueó el puerto de Cartagena. Por aquel entonces, la fragata Numancia, que había vivido tiempos más gloriosos bajo el mando de Méndez Núñez en el bombardeo de El Callao, era el buque insignia de la flota pirata (ver imagen).
Photo
Add a comment...

Post has attachment
¿Cómo subir agua a gran altura, hasta la ciudad de Toledo?
Uno de los ingenieros más destacados de la época de Carlos I y Felipe II fue Juanelo Turriano (originariamente Giovanni Torriani), célebre por el artificio de elevación de agua desde el río Tajo hasta la ciudad de Toledo, que funcionó cerca de 100 años. El problema en la época era que los materiales no eran lo suficientemente resistentes para poder construir norias de ruedas suficientemente grandes como para salvar tales alturas. Lo solucionó utilizando una serie de mecanismos repetitivos que requerían, cada uno de ellos, de moderadas cualidades de resistencia mecánica y de grandes dosis de ingenio. Con ello consiguió caudales en torno a un tercio de litro por segundo, algo más de lo que da una fuente normal; con ello, el artificio dotó a la parte alta de la ciudad de Toledo del equivalente a dos fuentes.
Photo
Add a comment...

El arquitecto romano Vitruvio inventó uno de los primeros odómetros que se conocen, con una precisión asombrosa para la época. Conforme una de las ruedas de un carro se movía, unos engranajes hacían girar un disco horizontal en el que había colocadas unas piedras. Conforme iba girando dicho disco, las piedras iban cayendo al interior de un bote. Para medir la distancia, no había más que contar el número de piedras que habían caido en el bote. Conforme las piedras iban a parar al bote, podian ser sustituidas por otras nuevas en el disco, con lo que la distancia medida podía alcanzar prácticamente cualquier valor.
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded