Profile cover photo
Profile photo
Noticias Guayoyo
302 followers
302 followers
About
Noticias's posts

Post has attachment
El primer vicepresidente de la Asamblea Nacional (AN) y coordinador nacional encargado de Voluntad Popular (VP), Freddy Guevara, denunció la existencia de una “mafia de la harina” que estaría detrás de la arremetida que ha emprendido el régimen de Nicolás Maduro contra el sector panadero.

Guevara sostuvo un encuentro con representantes de la Cámara de Comercio de Caracas y en esa oportunidad afirmó que hay bandas del crimen organizado extorsionando a los dueños de estos comercios para qu pagauen grandes sumas de dinero a cambio de conseguir materia prima regulada para la elaboración de pan.

El parlamentario explicó cómo estaría operando el entramado de corrupción alrededor de la venta de harina de trigo a las panaderías, gracias a información que, asegura, recibió de dueños de panaderías, trabajadores del sector e incluso funcionarios del Gobierno.

“El problema está esencialmente en que el Estado monopoliza el 100% de la importación de trigo, por lo tanto, si no hay trigo para producir pan el primer culpable es el Estado. Como hay poco trigo y además lo ponen a precio regulado se ha creado una red de extorsión y chantaje en la cual a los panaderos le niegan el acceso a la harina a precio regulado, pero inmediatamente después les llega un militar o un funcionario del Gobierno que les dice que les pueden conseguir los sacos de harina si les pagan a ellos una cuota”, dijo Guevara.

Guevara detalló que con la arremetida contra el sector panadero están en riesgo miles de empleos, sólo en el Área Metropolitana de Caracas pues, “estamos hablando de 14 mil empleos que podrían perderse porque, hay que tener algo muy claro, obligar a que todas las panaderías usen la harina de trigo sólo para canilla regulada es condenarlas a la quiebra”.

Sector panadero en vilo
Víctor Maldonado, secretario ejecutivo de la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de Caracas, afirmó que la situación es preocupante, pues da cuenta de la violación continuada al derecho de propiedad, que atenta contra la estabilidad de los comercios en Venezuela.
“Estamos muy preocupados por la violación sistemática al derecho de propiedad que en las últimas semanas le ha tocado al sector de las panaderías, porque el violentar permanentemente a los comercios, el ponerlos contra la pared de una inspección indebida, el violarles toda su presunción de inocencia y todo el debido proceso nos coloca en la circunstancia de ir perdiendo empresarialidad, empleos en esas panaderías y, por supuesto, tener que afrontar en algún momento el que esas panaderías cesen su actividad para siempre (…) Sin derecho de propiedad no hay garantía ciudadana”, aseguró Maldonado.
Las amenazas que ahora se ciernen sobre la industria de la panadería en el país son el último eslabón de una cadena de problemas que afronta el sector, que encarece sus productos y obstaculiza el abastecimiento del pan que cada venezolano debería tener en sus mesas.
Tras este encuentro entre la Vicepresidencia de la Asamblea Nacional y la Cámara de Comercio de Caracas, el diputado Freddy Guevara adelantó que llevará la denuncia sobre la red de chantaje a las panaderías ante la Fiscalía y otras instituciones del Estado para continuar la investigación.

Post has shared content
#Semanario #TalCuál
#LaureanoMárquez
Los ricos brutos son aquellos cuya fortuna no es producto del esfuerzo sostenido e inteligente de años, sino del privilegio cortoplacista que daba la posibilidad corrupta otorgada por Pericles

Oligarquía titánica
A Don Armando Rojas Guardia
Para estar a tono con los tiempos que corren, me inscribí en un curso de tragedia clásica. En una de las sesiones nos dedicamos al estudio de los titanes, personajes sumamente importantes en la mitología antigua porque, en uno de los diversos mitos griegos sobre la creación, se habla de que el hombre fue formado de las cenizas de los titanes, luego de que Zeus —que no se lo pensaba dos veces para achicharrar al más pintado— los fulminara con un rayo como castigo por haberse jartado a Dionisos. El alma humana que de esa masa cenicienta surgió tiene, pues, en su constitución elementos titánicos y dionisíacos.

El uso que contemporáneamente damos a la palabra titán refiere a una persona capaz de hacer esfuerzos excepcionales, es decir, titánicos. Pero para los griegos significaba otra cosa: según Kerényi, la palabra viene de titainein que significa “sobrepasarse a sí mismo” y no había nada peor para un griego que la desmesura. “Nada en demasía” era su consigna. Qué lástima que los que botaron al mar al celebérrimo Titanic no supieran esto, porque no habrían cometido la soberbia desmesura de retar a los dioses considerándolo “el insumergible”. Amargas son las lecciones que recibimos los hombres cuando nos creemos dioses.

Partiendo de la caracterización que hace López Pedraza, definamos los rasgos distintivos de los titanes:

La transgresión del límite y la vocación de omnipotencia. Esa sensación de supremacía los hace sentirse dueños de todo y capaces de cualquier cosa. No hay ley que pueda frenarlos ni principio que no pueda ser violado.
El titán es mesiánico: la vida se divide en antes y después de él. Exige confianza, adoración y entrega absoluta: solo él conoce lo que es bueno para todos. Todo el que se le oponga, por tanto, es un traidor, un enemigo, un gusano digno de ser encarcelado, vejado y humillado.
El titán es fraudulento: hace promesas que no cumple, hace trampas. Dice cosas como “me cambio el nombre si no logro tal cosa o tal otra”. Es de naturaleza embustera, farsante, embaucadora y pilla. El cinismo es su estado natural.
El titán es charlatán: habla, habla y habla para llenar el vacío de su inconsistencia y su carencia de ideas. No se me ocurre ningún ejemplo en este momento, pero se han visto.
El titán está, pues, en la frontera de la psicopatía.
Pero los griegos no solo se dedicaron a contar mitos que recogían sus teogonías y cosmogonías, sino que también formularon las bases de la filosofía política de Occidente, entre otros detallitos. Aristóteles, por ejemplo, realiza una clasificación de las formas de gobierno según estas estuviesen orientadas al beneficio colectivo de la ciudadanía o a beneficio propio de los gobernantes. Una de las peores formas de gobierno, hermana de la tiranía, es la oligarquía. Como es una degeneración de la aristocracia, es una forma de gobierno ejercida por los ricos más brutos. Los ricos brutos son aquellos cuya fortuna no es producto del esfuerzo sostenido e inteligente de años, sino del privilegio cortoplacista que daba la posibilidad corrupta otorgada por Pericles de que sus compinches obtuviesen dracmas a 10 denarios, mientras en el ágora estaban a más de 3000. Eran, pues, los pericleros dramáticamente ricos y excepcionalmente brutos.

Sin duda, solo puede ser visto como una fatalidad del destino —de esas que tanto animaban a los autores trágicos griegos— el hecho de que quien alguna vez insurgió en contra de una oligarquía, termine edificando otra oligarquía y, además, titánica. Dura la predestinación de ser a un mismo tiempo rico, bruto y todopoderoso (dura, digo, para el que la padece).

http://noticiaguayoyo.blogspot.com/2017/03/maduro-solicito-apoyo-la-onu-para.html

Post has attachment
Cuando uno se va de su país, no extraña solo a los amigos o familiares… también se nos hace agua la boca por esos platos típicos que de una u otra manera hacían que los días fuesen mucho mejores. Estando lejos, siempre se puede aprender a preparar una que otra cosa típica de nuestro país, para sentirnos más cerca de casa. ¡No importa que nunca hayas cocinado nada! Aquí van algunas recetas sencillas:

Post has attachment
LAS 13 COSTUMBRES VENEZOLANAS QUE MÁS DESCONCIERTAN A LOS EXTRANJEROS

1. Te llamamos “negro” o “negrito”.
Esto es algo que estremece a cualquier foráneo, sin embargo en nuestro país no es ninguna ofensa… ¡ni siquiera es una apreciación racial! “Negrito” se dice para demostrar cariño. Es muy común escuchar en las calles cosas como “negrito lindo” o “negro bello” para referirse a otras personas independientemente de su color de piel, y sin que nadie resulte ofendido por ello.

2. Usamos la palabra “verga” de manera excesiva (para los demás).
En nuestro país, especialmente en los estados de Zulia y Falcón, la palabra verga se utiliza “pa’ to’a verga”. Un saludo, un objeto, una descripción, una expresión de felicidad, de molestia o de lo que sea: sólo la entonación le dará el significado correcto en la oración. Esto los venezolanos lo entendemos muy bien, pero para un extranjero se vuelve bastante confuso, ¡sobre todo porque utilizan el significado más obsceno de la palabra! Solo Dios sabe lo que pasará por sus cabezas en esos momentos…

Este uso de la palabra suele resultar en muchas bromas para los venezolanos residentes en los países rioplatenses. “Verga” se presta para muchos malos entendidos, y los venezolanos terminan siendo víctimas de un “chalequeo” internacional.

3. ¡Pedimos la bendición a diestra y siniestra!
Si bien en países como México y Colombia también se pide la bendición a nuestros padres o abuelos, ¡en Venezuela exageramos con eso! Pedimos la bendición casi a cualquier miembro de la familia que sea mayor que nosotros, y muchas veces a la lista se incluyen amigos de nuestros padres, los compadres y hasta a los abuelitos que ayudamos a cruzar la calle.

En otros países se quedan desconcertados cuando de pronto atendemos el teléfono y decimos “Bendición maita”, ¡sin importar que ya tengamos 50 años!

4. (Creen que) gritamos.
– ¿Me estás gritando?
– No señor, ¡yo hablo así!
Escandalosos por naturaleza (bueno, por crianza), sobre todo si venimos de lugares como los llanos, Zulia o la región oriental del país. Los venezolanos prestamos poca atención al volumen de la voz, salvo en casos en los que la ocasión lo amerite (como un funeral por ejemplo). Un extranjero no lo verá igual, por lo que hay que tener mucho cuidado, especialmente después de que nos tomamos algunos tragos.

5. Somos muy confianzudos.
En Venezuela es algo muy común sacarle conversación al que se encuentra haciendo fila en el banco, al que está a tu lado esperando el autobús, a la señora del mostrador de la panadería y hasta a “Raimundo y todo el mundo”. Hablamos de cualquier tema y tratamos a la otra persona como si la conociéramos de toda la vida. Si bien otro venezolano lo verá como “este pana es buena gente”, difícilmente un extranjero que no conozca de nuestra cultura lo verá así. Algunos pensarán que eres un metido en asuntos que no te interesan, y que no sabes nada de etiquetas sociales (¡olvídate de que un venezolano sólo hable del clima!). Y si de paso te despides con una palmada en la espalda, ¡la cara de susto del no-venezolano será épica!

6. Nos pasamos la luz roja al conducir.
Una infracción segura si lo hacemos en otro país… En cambio en Venezuela, hasta existe la frase “te respetan menos que un semáforo de noche”. Aunque suene extraño en otros contextos, acá muchos lo hacen por seguridad, ya que no es un secreto para nadie que algunos delincuentes se aprovechan de la luz roja para cometer sus fechorías “express”, especialmente en las calles y avenidas con poca luz. No es cuestión de justificar la acción, pues saltarse la luz roja del semáforo también es muy peligroso.

Más allá de nuestras fronteras, y más tranquilos respecto a la seguridad, rápidamente nos damos cuenta de la importancia de respetar el semáforo y cualquier otra señal de tránsito.

7. Juzgamos a las mariposas por su color.
La cara de espanto que colocan los venezolanos al ver una mariposa negra entrar a su casa es digna de un reportaje de investigación. El tema es que, según cuentan algunas leyendas de nuestro país, ¡la entrada de la mariposa negra es presagio de muerte para uno de los miembros de esa casa! Los extranjeros que han presenciado alguno de esos momentos no saben si salir corriendo aterrados o reírse a carcajadas al ver a todos los miembros de la casa intentando sacarla de nuevo por la misma ventana por donde entró. La situación se torna aún más confusa para un foráneo cuando la mariposa que entra es de color azul, pues se trata de un buen augurio y todos se alegran cuando la ven.

8. Nos volvemos paranoicos ante los motorizados.
A un extranjero se le va hacer muy difícil entender el por qué nos da tanto miedo cuando escuchamos que se acerca una moto. Tal y como se describió en el punto 6, tiene que ver con la inseguridad en el país, pues en su gran mayoría los delincuentes se transportan en motocicletas. Salir tarde del trabajo y tener que caminar algunas calles te pone alerta para esconderte ante cualquier sonido de una moto, pues te vuelve un blanco fácil para este tipo de malhechores.

9. Repetimos “Marico” y su familia de palabras.
Ante los no-venezolanos, solemos tener que aclarar que esta palabra no se utiliza para ofender ni denigrar a la comunidad LGBT. Al igual que la palabra “verga”, la palabra “marico” se emplea con otro significado distinto al que tiene en otros países de América Latina. En una conversación entre dos amigos, pueden repetir “marico” en cada oración y sin que ninguno se sienta ofendido. Es sinónimo de pana, amigo o compañero. Hay otras variaciones, como “mariquera”, que hace referencia a algún objeto de cuyo nombre no te acuerdas en el momento.

10. Hacemos un chiste de todo.
Los venezolanos siempre hemos sido reconocidos por la jocosidad y el buen humor. En nuestro país, aprendimos a reírnos de nuestras desventuras y hacer un “chalequeo” con ello. Temas que serían “tabú”, o políticamente incorrectos, son objeto de bromas entre venezolanos, sin ánimo de ofensa, claro. Quizás te vayan a operar de la pierna, y probablemente un amigo venezolano te dirá cosas como “tremenda metida de pata, pana” y se reirá a carcajadas: por favor, ¡no te enojes! Comprendemos la seriedad del tema, pero creemos que todo se hace más fácil de llevar cuando uno se puede reír al respecto.

11. Llevamos arroceros.
No significa que llevemos máquinas de hacer arroz a los lugares… Un arrocero es todo aquel “acompañante” que llega a una fiesta sin invitación, saluda a todos y hasta baila con el agasajado sin que nadie se lo tome a mal. En cada fiesta que se hace en Venezuela, siempre llegarán arroceros, y hasta se toman en cuenta a la hora de hacer el presupuesto para la misma. Es probable que a un extranjero le cueste entenderlo: “¿cómo permites que un desconocido llegue a tu fiesta?”, quizás nos pregunte. Pero esto forma parte de la cultura en Venezuela, pues si es amigo de tu amigo, ¿por qué no compartir un buen rato juntos?

12. Llamamos “mentiroso” a alguien al mirar sus manos, como si detectáramos alguna señal de brujería.
Esto es algo que saca de onda a cualquier extranjero. Se cuestionan “¿cómo rayos sabe (o cree que sabe) que está mintiendo o que es mentiroso?”. Según las creencias populares en Venezuela, a las personas que le salgan manchas blancas en las uñas es porque han dicho alguna mentira. Así que no importa que te hayas dado un golpe en el dedo… ni te molestes en explicarlo. Al tener la uña manchada, serás irremediablemente un mentiroso hasta que la mancha se quite.

13. Arepa again? Are you kidding me?
No dude, ¡comida sin arepa no es comida! Bien lo decía mi mamá, “si no comes arepa no te llenas” y nos la servían en el desayuno, en el almuerzo y en la cena. ¡Si hasta en algunas meriendas nos daban arepas dulces con café! Esto puede parecer extraño en un principio a cualquier amigo extranjero que pase algunos días en nuestra casa, pero finalmente se acostumbra… ¡tanto así que luego hasta te pedirá algunas!

http://noticiaguayoyo.blogspot.com/2017/03/las-13-costumbres-venezolanas-que-mas.html#
Photo

Post has attachment
En su primer libro en solitario, la politóloga guatemalteca Gloria Álvarez desmonta con humor y sencillez los mitos, argumentos e ideas preconcebidas de los nuevos progres , entendidos éstos como un colectivo de extrema izquierda que, desde una posición de superioridad moral, dicen defender los intereses de la clase trabajadora.

'Cómo hablar con los progres' (Deusto), esta bella rubia guatemalteca recoge los comportamientos, mensajes y discursos de dicho colectivo partiendo de ejemplos reales de la actualidad política y económica.

Los desmonta meticulosamente y expone con sentido común las trampas de la manipulación ideológica y los discursos basados tan solo en buenas intenciones, sentimentalismos y falta de autocrítica.

Gloria Álvarez analiza también sus creencias, su vocabulario, su apoyo a todo tipo de movimientos social es (ecologismo, feminismo, pacifismo ... ), su crítica al sistema capitalista y su atribución de culpas al enemigo, identificado éste como la ideología liberal o, parafraseando en su propia terminología, todo lo que huela, sea o parezca neoliberal es desechable, incluso cuando dichas ideas ayuden a reducir la pobreza e incrementen el bienestar de toda la sociedad.

«La sociedad actual se ha convertido en un escenario complicado de entender, y que no vamos a lograr comprender si no nos alejamos del discurso políticamente correcto que está predominando. [ ... ] No es difícil encontrar las causas, pero es complicado hallar las herramientas correctas. La absoluta falta de valores (y no me refiero aquí a los valores conservadores que llaman a odiar a los gais o a hacerse los ciegos ante las drogas y el aborto), de principios claros (tampoco hablo de los principios de nuestros abuelos de permanecer casados ante el escándalo del divo rcio, o de soportar infidelidades) y, sobre todo, de una conciencia crítica y analítica sobre la realidad hacen fácilmente permeable el discurso buenista del que el progresismo ha hecho su seña de identidad .»

«Este discurso infantil y maniqueo, que hace un par de décadas parecía sólo propio de los populismos iberoamericanos que muchos ciudadanos sufrimos desde hace décadas, se extiende hoy por todos los países encontrando, en sociedades intervenidas y silenciosas ante las acciones de los gobernantes que van sin oposición, terreno abonado para volverse dictadores electos de manera democrática.»

«No pretendo sacar a los progres de su error. En el mejor de los casos, como ya ha pasado con muchos «exprogres» , su propia realidad les hará darse cuenta de que cua ndo quieres ser respetado, lo primero es respetar. Que cuando no quieres que te impongan ideas, lo primero es no imponer las tuyas. Y ojo, que imponer ideas no es escribir libros o hablar en las redes sociales. [ ... ] Sí pretendo en cambio ofrecer una guía que ayude a identificar a esa nueva vieja izquierda que se cree moderna.»

«El progre sólo dejará de ser progre por sí mismo, cuando la experiencia y la realidad entren de bruces en su cabeza. No desesperemos pues, menos si tenemos a algunos de ellos entre los nuestros — seguro que es así — . «La ignorancia se cura viajando», dice un refrán; la «progresía» normalmente también . Por eso yo invito a todos los progres a que le pidan a su agencia de ay uda internacional preferida que lo próximo que les pague sea un billete de avión a Caracas, Venezuela, o a Cienfuegos, Cuba .»

«En la utopía progre todos los debates políticos terminan con un consenso, el diálogo es el cimiento de la actividad pública, la política no debe entenderse sin la tolerancia al que piensa diferente, la justicia social debe alcanzar a todos los ciudadanos, y las elecciones, o en último caso el referéndum, son síntomas de buena salud democrática y permiten dar voz al pueblo .»

«Ninguno de los países que han acabado en totalitarismos realmente implementó la utopía progre como tal. Dando una explicación bastante incongruente pero lo suficientemente sencilla para no ser cuestionada por nadie, el progre simplemente te dice que el verdadero co munismo nunca ha existido.»

«El drama de los refugiados que sufre ahora mismo Europa sirve de nuevo para mostrar esa doble cara del progre. Exige que sus gobiernos acojan a refugiados, clama contra las políticas migratorias, pero a la hora de la verdad tampoco participa en la búsqueda de una solución ante un problema de hondo calado.»
Gloria Álvarez (@crazyglorita) es politóloga y experta en relaciones internacionales por la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala. Se dio a conocer internacionalmente con el discurso que pronunció en el Parlamento Iberoamericano de la Juventud en 2014, donde defendió el uso de las nuevas tecnologías para poner freno a los gobiernos.

El vídeo fue un fenómeno viral en internet y ha sido reproducido más de quince millones de veces. En la actualidad, presenta el programa Viernes de Gloria en Libertopolis Radio y el programa de televisión HDP en el canal Azteca Guatemala. Es ponente en multitud de encuentros internacionales y ha impartido más de cien conferencias en todo el continente iberoamericano llegando a una audiencia de más de cincuenta mil personas. Es autora junto a Axel Kaiser de El engaño populista (Deusto, 2016)

Post has shared content
No podía haber seleccionado Maduro mejor escenario para su más reciente acto de desenfrenado populismo que el salón miraflorino bautizado por Chávez como Néstor Kirchner. El nombre del desaparecido demagogo peronista, a quien apodaban el Tuerto, quedó noticiosamente vinculado a la decisión presidencial de convertir, vía acumulación de atributos, a los comités locales de abastecimiento y producción en un ¡hay de todo para todos! ¡Haga su cola y meta la mano!

A tal efecto, se aprobó una erogación milmillonaria para gastarla, no invertirla, en la compra de 30.000 celulares inteligentes, a ser distribuidos por esos bachaqueros que, para abreviar, el oficialismo nombra con el acrónimo CLAP, similar a la interjección que los dibujantes de historietas utilizan para graficar el sonido del aplauso, ¡clap!, ¡clap!, ¡clap! Sí, aplausos, vivas y bravos para este guiso en pleno desarrollo, que diría otro tuerto sureño y del otro lado del río.

Cuando se gobierna por decreto, sin que medie ni se respete la función contralora del Parlamento estipulada en la constitución –nos vemos obligados a usar minúsculas porque el texto fundamental de la república ha dejado de ser, bajo el mandato presente, carta magna para devenir en folleto promocional de turismo revolucionario y bolivarista–, cuando se gobierna “así, de esa manera”, como caballo desbocado y sin tener que rendir cuentas a nadie, la malversación de los dineros públicos, de sí mayúsculo delito, pasa a ser eufemísticamente contabilizado como gasto justificado, no por razones de Estado o seguridad nacional, sino de simple supervivencia, y es fórmula cosmética para maquillar el peculado, que en el caso presente es escandaloso porque no sólo enriquece ilícitamente a quienes guisan en los fogones de la corrupción, sino que busca sobornar, es decir, corromper, a quienes se hagan con uno de esos smartphones obtenidos a precio de gallinas flacas (¡y virtuales!) porque los gallineros verticales se derrumbaron y los cultivos hidropónicos se marchitaron antes de nacer.

Se tiende, pues, a pensar que no ha sido producto del azar la convergencia del penúltimo mandón peronista –precursor de Chávez en eso de gobernar después de muerto– y el ensayo de tecno rebatiña con el que Nicolás prueba suerte a ver si es pertinente, como dejó entrever, elevar a 6.000.000 la cifra de esos adminículos devenidos en símbolos de status y, por ende, incompatibles con la peculiar ética nicochavista que estigmatiza la riqueza –ser rico es malo, sentenció el (in)corruptible y eterno corruptor en una de las más desafortunadas frases jamás dichas– y niega a los pobres, cínica y deliberadamente, cualquier posibilidad de movilización social, con el argumento de que podrían escualidizarse (sic) y alinearse con la oligarquía.

Alegato falaz que desestima las encuestas porque, según ellas, una abrumadora mayoría de venezolanos (90%) repudia la actual administración.

Y esto a pesar de los CLAP, vejatorio parto económico de los montes asistencialistas que busca canjear espejitos por votos, y de la política clientelar auspiciada por los otrora críticos de la leyenda negra, que ahora, sin gasolina, mas con golosinas, dirán: no hay bastimentos, pero tenemos patria… ¡y teléfonos!

http://www.el-nacional.com/noticias/editorial/patria-guiso-espejitos_86966

Post has attachment
Durante los 17 años en el poder del socialismo del siglo XXI en Venezuela el circulante ha crecido mucho más que la producción de bienes y servicios, y la inflación se observa tanto en los precios de los mercados negros, como en la recurrente y creciente escasez de los productos regulados y racionados.

La inflación expresada en índices de precios es fácil de entender:

1- Cuando la producción de bienes y servicios crece más lentamente que el circulante el nivel general de precios sube.

2- En cuanto la producción crece al mismo ritmo del circulante el nivel general de precios se mantiene estable.

3- En el momento en que la producción crece más rápidamente que el circulante el nivel general de precios baja.

4-Los incrementos de la producción de bienes y servicios requieren esfuerzo y eficiencia creciente, mientras que los incrementos del circulante no requieren más que la irresponsabilidad de quien gobierne.

Aunque el verdadero problema con la inflación no se ve en índice, pues es que no todos los precios suben igual, ni todas las personas se ven afectadas de la misma forma. Algunos precios subirán por encima del promedio y otros por debajo. Los sectores con rotación de inventarios lenta sufrirán más descapitalización y los sectores que introducen el nuevo circulante en el mercado se beneficiaran inicialmente. Pero en la medida que la inflación sea crónica, la industria y el comercio desarrollan la intuición de la carestía y estimarán así costos de reposición. Quienes perciben ingresos fijos no podrán ajustarse sino de forma tardía y parcial y serán los que más se empobrecen al tiempo que la mayoría de las empresas se descapitalizan. Y al final con expectativas generalizadas sobre la perdida acelerada del poder de compra, todos se deshacen del dinero tan rápido como pueden, incrementando la velocidad de circulación, con lo que se llega a la hiperinflación incluso en medio de una prolongada y profunda depresión como ha demostrado Venezuela recientemente. Y estadísticamente, más que en los índices de precios, todo se resume en una caída sostenida del PIB por habitante.

Venezuela ha sufrido tal caída del PIB por habitante por poco más de cuatro décadas durante más de cinco de hegemonía política socialista, la concentración de capital fue al Estado y benefició a los asociados de quienes lo han controlado. Un resultado es que cualquier gran empresa venezolana, empezando por la petrolera estatal PDVSA, significa menos en la economía mundial que décadas atrás. Los ricos son menos ricos de lo que eran y también los pobres son hoy más en número y más pobres, lo que es incluso peor.

En medio tuvimos una clase media, en su mayoría creada artificialmente mediante subsidios gubernamentales y transferencias clientelares de remanentes del capital controlado por las oligarquías socialistas. Cuando los socialistas de antes pasaron a la oposición y los de ahora llegaron al poder, las transferencias fueron de unos a otros beneficiarios y la mayor parte de la clase media estatista se comienza a empobrecer mucho antes de que el nuevo modelo de reparto populista entrara en crisis en 2014. Pero otra clase media se formó entre los nuevos burócratas y contratistas gubernamentales, y al llegar la crisis su tendencia a emigrar y establecerse con sus mal habidas fortunas, modestas o enormes, es noticia en el estado de Florida.

Con décadas de socialismo, la economía se orientó por protecciones arancelarias, subsidios, inflación, devaluación, corrupción generalizada y debilidad institucional permanente. Empresas desarrolladas en tal esquema muestran altísima resistencia a la libertad económica. Únicamente cuando perciban el cambio de modelo económico y político como inevitable e irreversible se adaptaran exitosamente para su propia sorpresa. Y el costo será mucho menor para la población que el del mantenimiento del sistema empobrecedor. Pero tras el inevitable fracaso en los ´90 de un ajuste que, aunque si abrió la economía a la inversión logrando éxitos notables, al final no pasó del intento de continuar el socialismo por otros medios, Venezuela cayó en la radicalización de su tradicional socialismo populista. Los dos grandes partidos que se hacían llamar socialistas moderados fueron desplazados por un caudillismo neo-comunista con lo peor de todos los socialismos del pasado en su bolsa de trucos. Y aunque todo modelo socialista producirá eventualmente su propio colapso, los tiempos pueden ser muy largos y nunca llegará el fin sin antes empobrecer material y moralmente la sociedad.

El mayor problema de Venezuela es que habiendo alcanzado el más alto grado de radicalismo socialista en el poder en Sudamérica por más de década y media, mientras el gasto público deficitario garantizaba apoyo electoral y un prolongado periodo de altos precios del crudo permitían diferir y disfrazar los efectos de la profunda destrucción del ya antes endeble aparato productivo local mediante importaciones, la crisis recesiva del modelo se inicia incluso antes de que caigan los precios del petróleo, y la caída borra todas las distorsiones por subsidios e importaciones y deja a la vista gracias a la escasez, el racionamiento y la hiperinflación, el gigantesco empobrecimiento de la población.

Y claro, para el socialismo radical una población espantosamente empobrecida no necesariamente es algo terrible; mientras más pobres y dependientes sean del Estado que raciona desde las divisas hasta la comida y las medicinas, más factible se hace la posibilidad de mantenerse en el poder extendiendo la profunda represión económica al campo de las ya previamente menguadas libertades políticas. Es una apuesta complicada que pudieran perder, pero con los resultados de su desastre a la vista, es eso o resignarse a entregar un poder pese a contar con una minoría armada capaz de retenerlo por la fuerza. O al menos eso parecen creer quienes gobiernan Venezuela hoy.

Post has attachment
El presidente de la Comisión de Finanzas y Desarrollo Económico de la Asamblea Nacional (AN), José Guerra, manifestó que debido a la deuda que presenta Petróleos de Venezuela (Pdvsa) con surtidores internacionales, 15 embarcaciones con combustible en el Caribe esperan el pago para concretar la importación.

“Pdvsa ha acumulado tanta deuda con proveedores que hasta que no se les cancele no entran despachos. Es una empresa morosa”, dijo el legislador durante rueda de prensa.

Vea también: Escasez de combustible llegó a Caracas: Largas colas para surtir de gasolina se observan en las pocas estaciones abiertas

“El 27 de abril se vencen 2.600 millones del pago de los bonos de 2017 y Pdvsa no le está entregando ni un dólar para pagar sus compromisos al Banco Central de Venezuela (BCV) y muchos menos a sus proveedores” agregó que "estamos en manos de proveedores internacionales".

Guerra informó que Venezuela importa 45.000 barriles de gasolina diarios a 50 dólares por galón.

Le puede interesar: Venezolanos denuncian por Twitter “no hay gasolina" tras escasez de combustible en estaciones de servicio

“Estamos hablando de que gastamos 700 millones de dólares al año en importación de gasolina”, advirtió

El presidente de la Comisión de Finanzas explicó que “cuando conjugamos los tres elementos: la caída de la producción y refinación y las deudas de Pdvsa, tenemos la explicación de este drama nacional y de esta paradoja del país con mayor reserva petrolera y no tiene gasolina”.

Post has shared content
#Encuesta #DebatePolítico
Ésta semana se anunciaron CANDIDATOS para las PRIMARIAS EN LA M.U.D. para la escogencia de un CANDIDATO ÚNICO para las presidenciales.... cabe destacar que también se ha hecho Público de una alta posibilidad de que un reconocido empresario venezolano está preparando su postulación
¿Cuál sería su candidato FAVORITO

616 votes
-
votes visible to Public
Poll option image
6%
Henry Ramos Allup
Poll option image
5%
Henrique Capriles
Poll option image
20%
Leopoldo López
Poll option image
69%
Lorenzo Mendoza

Post has shared content
El “tira y encoge” del miembro del #Clap en panadería intervenida
Wait while more posts are being loaded