Profile cover photo
Profile photo
Antear Tertualfa
8 followers
8 followers
About
Antear's posts

Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment
Photo

 
Tembló la tierra, tembló,
supuró sangre su herida
cuando la lanza fundida
en su cuerpo se clavó.
El agua se revolvió
en el mar de Galilea;
ya su cabeza ladea
de aquel súbito temblor
que le causaba el dolor
cuando su cuerpo flaquea.
 
Murió sin sentir rencor
perdonando los pecados
allí, a los hierros clavados
resistiendo con valor.
Le miraba con amor
una Madre dolorida
que ya de dolor transida
escuchaba entre gemidos
como cesan los latidos
en aquella alma afligida.
 
Los cielos se amotinaban
el gentío raudo huía,
la tormenta les cubría,
las nubes les acechaban.
El cuerpo inerte llevaban
tapado con un sudario,
bajando todo el calvario
llegan a la sepultura,
donde una roca clausura
aquel lecho cavernario.
 
Los apóstoles le velan,
creen en su Resurrección
y orando con devoción
a las mujeres consuelan.
De los romanos recelan,
porque serán castigados
si acaso son apresados.
María, no esconde el llanto,
con el borde de su manto
limpia los pies horadados
 
La campana repicó
resucitó al tercer día,
de la sepultura fría
ante ellos se presentó.
Tomás no se lo creyó
dudó de la profecía,
pero Él le bendecía,
cuando tocó su costado
Tomás cayó desmayado
 y su boca enmudecía.
 
Atónitos presenciaban
la Ascensión de Jesucristo
los apóstoles le han visto
y todos juntos oraban.
Mientras al cielo miraban
cuando Jesús ascendía
una nube les cubría
ocultando su visión.
Sintieron la bendición
del que nunca moriría.
 
Semana Santa 2016
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El aroma de claveles                   
inunda la primavera
y con la luna primera
se abre paso entre laureles.
Un grupo de churumbeles
en la noche nos cruzamos
y con ellos porfiamos
del ruido de su carraca,
que nos daban la matraca
por ser Domingo de Ramos.
 
Que bonita la peineta
sobre una negra mantilla,
por las calle de Sevilla
se oyen ecos de trompeta.
El silencio se respeta
al pasar la procesión,
es el Viernes de Pasión
de quejidos un derroche,
son lamentos en la noche,
saetas desde un balcón.
 
Va arrastrando la cadena
el Jesús del Gran Poder
cuando en el atardecer
ve cercana su condena.
Detrás van la Macarena,
la Virgen de la Esperanza
y un soldado con la lanza
va caminando a su lado,
para herirle en el costado
y dar paso a su venganza.

Semana Santa en Zamora
repicando los clarines
están llamando a maitines
para acudir sin demora.
Es al despuntar la aurora
cuando se escucha el clamor
de un gentío turbador
para ver al Nazareno
de llagas y heridas lleno
que va repartiendo amor.
 
Es el aroma a torrijas
que inunda todas las calles,
de Tarifa a Roncesvalles
el mejor postre que elijas.
De sabores tan prolijas,
que después de un buen potaje
te pegas un homenaje
y vas derecho a la siesta,
pero se acaba la fiesta
si te despierta un malaje.

Semana Santa – marzo 2016

Cumplir ochenta y ocho, ¡qué alegría¡
rebosante de vida tu maleta
le darás a la décima y cuarteta,
siendo tu vocación la poesía.
 
Desearía seguir con energía
y llegar limpiamente hasta tu meta
sin tener que cortarme la coleta,
disfrutando la vida día a día.
 
Sin gastarte siquiera una moneda
llegarás a noventa muy prontito
y si quitas el cero, nueve queda.
 
Celebremos después  este circuito
y en la sin par y antigua Bodeguita,
brindaremos con un rico mojito.
 
 
 

 
 

Si no hay capacidad de creación                 
será difícil crear nuevos sonetos,
costará hacer cuartetos y tercetos,
remotamente veo la solución.
 
Y si en algo contara mi opinión,     
como voy a encontrarme en un aprieto,
intentaré probar con un cuarteto
y pediré a las musas protección.
 
Las musas y  el trabajo me ayudaron,
al Olimpo acudimos  sin demora
a pedir a los dioses su opinión.
 
Sus mágicas artes me tocaron;
los dioses me brindaron un terceto
y conseguí hacer este soneto.

Volaban entre las teclas del piano,                             
llevadas por el viento a su ventana,
dulces notas de mística pavana
bailando al son del roce de su mano.
 
Blanco marfil que pareciera humano,
etérea flor con cálida campana
despertando a la luz de la mañana
ojos tristes del caballero indiano.                                                      
 
Ermitaño en el árido desierto,
recuerdos y esperanzas olvidadas
son cruces que a su espalda van cargadas.
 
Heridas de su corazón abierto
la música en el alma arrinconaba                                           
soñando con la autora del concierto.
 
Una elegante dama, era por cierto,
y al galán en sus sueños presentía
interpretando aquella melodía.
 
 

 
 

 
Corrimos detrás del viento,                       
las hojas nos azotaban
como manos que brotaban
para absorber nuestro aliento.
 
 
Nubes blancas en el cielo
como cisnes de algodón
ondean como un pendón
a gran distancia del suelo.
Eran gotitas de hielo,
cristales que en un momento
nos helaron el aliento.
Los árboles se inclinaban
y mientras se desgajaban
corrimos detrás del viento.
 
En el bosque nos perdimos
entre ramajes vetustos
y sorteando los arbustos
a los dioses aludimos.
Con las ramas nos herimos,
los miedos nos embargaban
y rayos iluminaban
con la furia del invierno;
mientras se abría el averno
las hojas nos azotaban.
 
Los ecos de los lamentos
escaparon a la cumbre
y fue tal la incertidumbre
que nos volvimos violentos.
Tuvimos que estar atentos
mientras los rayos quemaban
sus reflejos nos cegaban,
escaparnos no pudimos
pues con el terror sentimos
como manos que brotaban.
 
 
 
 
 
 
 
Al fin todo terminó
y se acabó la tormenta
que siendo tan virulenta
a todos nos afectó.
El cielo se despejó
y cuando ya amainó el viento
continuaba el tormento,
del suelo salió vapor                 
que subía con furor
para absorber nuestro aliento.
 

HAIKUS TANKAS

Llegaba el calor.
Voló la golondrina y
comió en su mano.

Saltó la noche
y ascendieron las nubes,
vi las estrellas

Crucé los puentes,
muchos peces saltaban.
Se hizo de noche.
                                       -.-.-.-.-.-
Tiempo de siembra,
corretean los zagales
en campos verdes.
Cantan los sembradores
y repican campanas.

Velan la noche,
mientras vuelan murciélagos
entre las horas.
Amanece deprisa,
y despiertan las calles.
Mostrar menos
1
Aña
Wait while more posts are being loaded