EL SEÑOR NO VIENE A NUESTRO ENCUENTRO DESDE FUERA,

SINO QUE ES UN MENDIGO DE AMOR QUE LLAMA DESDE

DENTRO.EL ESPÍRITU SANTO GIME EN EL FONDO DE

NUESTRO CORAZÓN Y ESPERA LA LIBERACIÓN

DE UN NUEVO NACIMIENTO.
Shared publiclyView activity