SI, DULCISIMA MADRE MÍA, QUIERO ARDER
EN VUESTRO AMOR.

El Eterno se enamoró de vuestra incomparable hermosura, con tanta fuerza, que se hizo como desprenderse del seno del Padre y escoger esas virginales entrañas para hacerse Hijo vuestro. ¿Y yo, gusanillo de la tierra, no he de amaros? Sí, dulcísima Madre mía, quiero arder en vuestro amor y propongo exhortar a otros a que os amen también".

(San Alfonso María de Ligorio, )
Photo
Shared publiclyView activity