Cuando vienes junto a Jesús, no trates de dar a tu presencia ningún contenido de pensamiento, de sentimiento o de voluntad, sino estáte allí sencillamente, presente al Eterno presente. Déjale que te mire y te ame, no escapes a su mirada y consiente en dejarte abrazar por Él.
Shared publiclyView activity