El 25 de marzo de 1984, Fiesta de la Anunciación, el Pontífice
consagró todos los hombres y pueblos, incluida Rusia,
a María Santísima.
Shared publiclyView activity