Profile

Cover photo
José Ignacio Alemany Grau
Works at Radio María, Perú
Lives in Lima, Perú
78 followers|164,415 views
AboutPostsPhotosVideos+1's

Stream

 
VA A ENTRAR EL SEÑOR


Reflexión homilética para el IV Domingo de Adviento, ciclo A
Este domingo es como la puerta a la Navidad.
Todo se vuelve admiración ante el nacimiento de un hombre que ha sido llamado, siglos antes, “Emmanuel”, es decir, el “Dios con nosotros”.
Revivamos con fe y amor, en estos días, lo que ya pasó: el misterio del Verbo encarnado.
Esta invitación nos la hace de una manera particular el salmo responsorial (23).
* Va a entrar el Señor, Él es el Rey de la gloria
Todo cuanto existe lo ha hecho Él. Por eso la tierra y cuanto la llena y sus habitantes y los ríos y los mares, todo le pertenece. De ahí que toda la creación debe aclamar al que entra en el mundo por la cueva de Belén.
* El profeta Isaías
Nos cuenta el libro de este profeta que el rey Acaz se negó a pedir a Dios una señal de su victoria. El mismo Señor le hace la gran promesa que ahora recordamos:
“Mirad: la virgen está encinta y da a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel que significa Dios con nosotros”.
Esta señal que no quiso pedir el rey Acaz es ahora la alegría de la humanidad:
¡Dios cumplió su palabra!
* San Pablo a los romanos
-El párrafo citado es el inicio de la carta. En él se presenta como el apóstol del Evangelio.
Según Pablo Jesucristo lo nombró apóstol. De ahí que tantas veces al citarlo se le llame “el Apóstol”, e incluso, sin ser de los doce, se le incluye en la lista de los apóstoles junto a Pedro.
-Este Evangelio es el mismo que ya fue anunciado al pueblo de Israel por los profetas en el Antiguo Testamento.
-Jesucristo es descendiente de David (hijo del hombre) y es también hijo de Dios consagrado por el Espíritu Santo y manifestado en la resurrección.
-Jesucristo, personificación del Evangelio, no solamente es para los judíos sino también para los gentiles.
-A quienes acogen el Evangelio Pablo los llama “santos” en varias oportunidades porque ellos responden al llamado de Dios en la obediencia de la fe.
-Nosotros, como aquellos primeros gentiles de Roma, hemos sido llamados para vivir el Evangelio y pertenecer al pueblo de Dios.
* Verso aleluyático
Nos recuerda de una manera concisa las palabras de Mateo que recogen las de Isaías:
“La virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, Dios con nosotros”.
Como podemos darnos cuenta este es el texto fundamental de hoy y, como nunca sucede en la liturgia, lo encontramos citado tres veces en la liturgia de la Palabra.
* Evangelio
En el Evangelio San Mateo nos narra que “la concepción de Jesús fue de esta manera…”.
Son muchos los detalles que podemos meditar en este importante párrafo. Nos fijamos en algunos para nuestra meditación.
-María es verdadera Madre de Jesús.
Ella estaba ya desposada con José aunque no habían celebrado el matrimonio y por tanto no vivían juntos formando familia.
-Antes de vivir juntos María quedó encinta por obra del Espíritu Santo.
-José, esposo verdadero, no podía entender lo que pasaba, porque María guardaba un secreto absoluto.
-José quería mucho a María y tenía todos los motivos para ello. Como no entendía nada decidió dejarla en secreto para evitar la difamación:
¡Cuánta delicadeza en todas estas actitudes de José y de María!
-El ángel del Señor aclara en sueños todo a José:
“No tengas reparo en llevarte a María a tu casa porque la criatura que tiene viene del Espíritu Santo”.
El ángel pide a José que sea el padre de este niño con estas palabras:
“Le pondrás por nombre Jesús”.
-De nuevo encontramos el mismo texto que es el de Isaías:
“La virgen concebirá y dará a luz…”.
Cuando se despierta José realiza todo lo que el Señor le había mandado por el ángel.
No se trataba de un simple sueño sino de una manifestación clara de la voluntad de Dios que José, con el don de discernimiento que poseía, pudo interpretar.
Este fue el medio normal de los mensajes de Dios a José: el anuncio del ángel mientras dormía. Finalmente José, el bueno, “se llevó a casa a su mujer”.
Amigos, tomemos este texto de Isaías como una luz para caminar en este tiempo que nos queda de adviento.

José Ignacio Alemany Grau, obispo
 ·  Translate
Reflexión homilética para el IV Domingo de Adviento, ciclo A Este domingo es como la puerta a la Navidad. Todo se vuelve admiración ante el nacimiento de un hombre que ha sido llamado, siglos antes, “Emmanuel”, es decir, e...
1
Add a comment...
 
DIOS TE BUSCA

Reflexión homilética para el XXIV domingo del Tiempo ordinario, ciclo C
Este es un domingo especial para la liturgia sobre todo en el año de la misericordia que estamos celebrando:
Dios manifiesta su misericordia en que nos busca a cada uno.
Precisamente a las tres parábolas de hoy se las llama “parábolas de la misericordia”, como habrás leído en la bula del Papa Francisco:
Es el amor de Dios que se hace el encontradizo en cada momento de nuestra vida y para conseguir nuestro corazón envía al Verbo que se hizo hombre y camina por nuestros desiertos y caminos, como el mejor amigo.
* El capítulo 15 de Lucas es un párrafo del Evangelio siempre conocido y vuelto a meditar:
*El pastor busca la oveja. Ya sabemos a quién representa cada uno:
A Dios y a ti (o a mí).
La oveja se escapa. El pastor la busca hasta que la encuentra. Al encontrarla no la deja mal… la pone amorosamente sobre sus hombros y grita a los vecinos:
“Felicitadme, encontré la oveja que se me había perdido”.
¡Qué delicado! Se echa la culpa a sí mismo.
*La dracma y la mujer. El caso es similar al anterior con matices distintos y la delicadeza del Señor que busca. Cuando la encuentra reúne a las amigas para compartir su gozo:
“¡Felicitadme! He encontrado la moneda que se me había perdido”.
En ambos casos Jesús saca la misma conclusión: la alegría en el cielo por el encuentro.
*En la tercera parábola del capítulo, encontramos muchos y emocionantes detalles:
El hijo pequeño quiere libertad y rompe los lazos familiares. Ya no volverá más y pide la herencia que le corresponde.
El padre no pone obstáculos. Tiene más experiencia del corazón humano y sabe que regresará.
El muchacho sale. Malgasta todo. No encuentra trabajo. Apenas le mandan cuidar unos chanchos y… decide volver.
Jesús da a entender que el padre siempre miraba el camino por donde se fue el pródigo.
Un día “lo ve de lejos, se conmueve. Echa a correr. Se le echa al cuello y se puso a besarlo”.
El hijo nunca pensó que el Padre lo buscaba cada día con los ojos ancianos pero con el corazón amoroso.
Y todo fue fiesta.
En medio de la alegría comunitaria, el Padre tiene que salir también a buscar al hermano mayor que no quiere entrar, pensando en la gran injusticia de hacer fiesta porque regresó el malcriado después de malgastar toda su fortuna.
El “hijo fiel” ofendió a su Padre y al pequeño. “El padre salió e intentaba persuadirlo…”
Así es ese padre que claramente representa a Dios: sale a buscar al que parecía tan bueno y al que actuó tan mal.
En el corazón de Dios cabemos todos: tú y yo también. Nos busca siempre.
No es el hombre quien busca a Dios sino Dios quien busca a sus criaturas a las que regaló su imagen y semejanza.
Y ahora una mirada sobre los otros textos del día.
* El Éxodo nos presenta al pueblo de Israel que se aparta de Dios cometiendo una grave idolatría al postrarse ante “un novillo de metal” (el becerro de oro).
Moisés intercede y Dios acoge y perdona.
Reflexiona los bellos detalles de la oración que hace el gran caudillo Moisés.
* San Pablo con toda humildad nos cuenta cómo vivía tan lejos de Dios… y “Dios tuvo compasión de mí y derrochó su gracia en mí dándome la fe y el amor en Cristo Jesús”.
Pablo nos invita a abrirnos a ese Dios que busca, trayendo su perdón y misericordia:
“Podéis fiaros y aceptar sin reserva lo que os digo: Cristo vino al mundo para salvar a los pecadores”. Es Jesús el enviado de Dios para buscar en su nombre.
* El salmo responsorial nos invita a todos a ponernos en camino para encontrarnos a ese Dios que nos busca “porque nos amó primero”.
Repetiremos esta frase del Evangelio de hoy: “Me pondré en camino adonde está mi Padre”.
Se trata del salmo 50. La gran oración del arrepentimiento y vuelta a los brazos de Dios.
Pidamos con el salmista: “crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme”.
Amigo, si Dios te busca, vuélvete hacia Él: lo tienes junto a ti.
José Ignacio Alemany Grau, obispo
 ·  Translate
1
Add a comment...
 
EL PERDÓN DEL PADRE MISERICORDIOSO
Reflexión homilética para este XI domingo del Tiempo Ordinario, ciclo C En
las últimas elecciones hemos podido descubrir la presión que sobre nuestra Patria
quieren hacer los movimientos más destructores que han pasado por la humanidad. Lamentablemente
poco...
 ·  Translate
Reflexión homilética para este XI domingo del Tiempo Ordinario, ciclo C En las últimas elecciones hemos podido descubrir la presión que sobre nuestra Patria quieren hacer los movimientos más destructores que han pasado por...
1
Add a comment...
 
LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR
Es un poco extraño que al narrar San Lucas
la subida de Jesús al cielo, diga que los discípulos en vez de quedar llenos de
pena, vacío y nostalgia… “se volvieron a Jerusalén
con gran alegría”. De hecho, los encuentros con Dios son así. Recuerda al eunuco qu...
 ·  Translate
Es un poco extraño que al narrar San Lucas la subida de Jesús al cielo, diga que los discípulos en vez de quedar llenos de pena, vacío y nostalgia… “se volvieron a Jerusalén con gran alegría”. De hecho, los encuentros con Di...
1
Add a comment...
 
EL MANDAMIENTO DEL RESUCITADO
Reflexión homilética para el V Domingo de Pascua, ciclo C         Hoy
los Hechos de los apóstoles nos presentan el esfuerzo misionero de la Iglesia
primitiva para evangelizar. Los protagonistas son Pablo y Bernabé que
hacen un largo recorrido. Es bueno cono...
 ·  Translate
Reflexión homilética para el V Domingo de Pascua, ciclo C Hoy los Hechos de los apóstoles nos presentan el esfuerzo misionero de la Iglesia primitiva para evangelizar. Los protagonistas son Pablo y Bernabé que hacen...
1
Add a comment...
 
Reflexión para el VI domingo de Pascua, Ciclo B

EL AMOR DE DIOS VA POR DELANTE

Hasta que se descubren los criterios de Dios, andamos con los nuestros que nos parecen siempre los mejores.
*   Pedro, como buen judío, piensa que la salvación que ha traído Jesús sigue el mismo camino de la revelación en el Antiguo Testamento: todo y solo para Israel.
Pero, un buen día, Dios le presenta en una visión un mantel bien provisto de toda clase de animales para que los coma.
Pedro se niega: “de ningún modo, Señor; nunca comí cosa profana e impura”.
Tres veces Dios le hace ver la misma visión. A Pedro se le caen sus principios cuando oye:
“Lo que Dios ha purificado, tú no lo consideres profano”.
En ese momento llegan unos enviados de Cornelio, que es un centurión romano y no pertenece, por tanto, a la religión judía.
Le piden que vaya a su casa. Pedro no entiende, pero el Espíritu Santo le dice:
“Ponte en camino con ellos sin dudar, pues yo los he enviado”.
Pedro va. Y queda con la boca abierta cuando ve que el Espíritu Santo cayó sobre todos los que había en la casa de Cornelio escuchando sus palabras.
No acababa de entender pero él mismo dijo:
“¿Se puede negar el agua del bautismo a los que han recibido el Espíritu Santo igual que nosotros?”
Es interesante que no es Pedro el que los bautiza sino que manda a sus acompañantes que bauticen a la familia y amistades de Cornelio en el nombre de Jesucristo.
*   El salmo responsorial canta la grandeza del Señor que se revela, no solamente al pueblo judío, sino que da la salvación a todas las naciones:
“El Señor revela a las naciones su salvación”.
Y a continuación nos invita a todos, y así lo haremos en la Santa Misa, a “cantar al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas… El Señor da a conocer su victoria… los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios. Aclama al Señor tierra entera; gritad, vitoread, tocad”.
Podríamos irnos a la casa del Cornelio para cantar este himno de alabanza. Lo entenderíamos mejor en este domingo.
*   En la segunda lectura San Juan sigue hablándonos del amor:
“Amémonos unos a otros ya que el amor es de Dios y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios”.
Tenemos que tener presente que lo importante “no es que nosotros hayamos amado a Dios sino  que Él nos amó y nos envió a su Hijo como víctima de propiciación por nuestros pecados”.
Esto es muy importante porque a veces nos creemos algo así como que Dios debe estar contento porque lo amamos. En realidad el amor de Dios siempre va por delante y el nuestro es solo una respuesta a su entrega.
*   El versículo aleluyático nos recuerda que nuestro amor a Dios lo manifestamos cuando “guardamos la Palabra de Dios”. Guardando la Palabra estamos guardando al Verbo de Dios y así ¡el Padre ama al Verbo dentro de nosotros!
Esta presencia de la Palabra y del Padre nos hace verdadero templo de Dios:
“Mi Padre lo amará y vendremos a Él”.
*   El Evangelio es continuación del capítulo quince de San Juan y sigue insistiendo en el verbo permanecer que resaltamos el domingo pasado, repitiendo tres veces el mismo verbo:
“Permanecer en mi amor... si guardáis mis mandamientos permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamiento de mi Padre y permanezco en su amor”.
Ahora te invito a que medites con profundidad algunos pensamientos.
- “Como el Padre me amó yo os he amado”. Aunque no pertenece la frase a este párrafo, es la clave para entenderlo mejor: Jesús nos ama con la misma ternura que el Padre lo ama a Él.
- Para permanecer en Cristo y con Él, tenemos que guardar los mandamientos de Jesús como Él los del Padre: piensa que Jesús te quiere semejante a Él también en esto.
- El mandamiento nuevo, el mandamiento de Jesús es el amor, pero como el de Él. Una vez más nos damos cuenta cómo quiere que nos parezcamos a Él, para que el Padre Dios nos ame como ama a Jesús: “que os améis unos a otros como yo os he amado”.
- Por otra parte, en el Evangelio vemos cómo Jesús nos da las dos grandes pruebas de su amistad: Dar la vida física: “nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos” y en segundo lugar “os llamo amigos porque todo lo que he oído de mi Padre os lo he dado a conocer”. No olvidemos que “la vida eterna consiste en conocer al Padre y a su enviado Jesucristo”.
Sigue meditando por tu cuenta, este hermosísimo capítulo quince de San Juan.
Terminamos con las últimas palabras de hoy: “esto os mando: que os améis unos a otros”.
Un saludo especial para las mamás que son las que mejor nos recuerdan la ternura de Dios para con nosotros.

José Ignacio Alemany Grau, obispo
 ·  Translate
EL AMOR DE DIOS VA POR DELANTE Hasta que se descubren los criterios de Dios, andamos con los nuestros que nos parecen siempre los mejores.    Pedro, como buen judío, piensa que la salvación que ha traído Jesús sigue el mi...
1
Add a comment...
 
VA A ENTRAR EL SEÑOR
Reflexión homilética para el IV Domingo de
Adviento, ciclo A Este domingo es como la puerta a la
Navidad. Todo se vuelve admiración ante el
nacimiento de un hombre que ha sido llamado, siglos antes,  “Emmanuel” ,
es decir, el “Dios con nosotros”. Revivamos ...
 ·  Translate
Reflexión homilética para el IV Domingo de Adviento, ciclo A Este domingo es como la puerta a la Navidad. Todo se vuelve admiración ante el nacimiento de un hombre que ha sido llamado, siglos antes, “Emmanuel”, es decir, e...
1
Add a comment...
 
DIOS TE BUSCA
Reflexión homilética para el XXIV domingo
del Tiempo ordinario, ciclo C Este es un domingo especial para la
liturgia sobre todo en el año de la misericordia que estamos celebrando: Dios manifiesta su misericordia en que nos
busca a cada uno. Precisamente a ...
 ·  Translate
1
Add a comment...
 
LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

Es un poco extraño que al narrar San Lucas la subida de Jesús al cielo, diga que los discípulos en vez de quedar llenos de pena, vacío y nostalgia… “se volvieron a Jerusalén con gran alegría”.
De hecho, los encuentros con Dios son así.
Recuerda al eunuco que al irse Felipe, después de bautizarlo, “siguió su camino lleno de alegría”.
Es que cuando el Señor entra en el corazón de verdad no se echa de menos la presencia física.
¿Y qué es la ascensión?
Hay tres prefacios en torno a esta fiesta.
Extraemos las ideas centrales para nuestra meditación:
* Jesús, después de resucitar se apareció un tiempo a los apóstoles y después, “ante sus ojos, fue elevado al cielo para hacernos partícipes de su divinidad”.
* La Iglesia se goza viendo subir al Señor victorioso y cubierto de gloria:
“El Rey de la gloria, vencedor del pecado y de la muerte… ha ascendido a lo más alto del cielo como mediador entre Dios y los hombres, como juez de vivos y muertos”.
* No se fue Jesús al cielo para desentenderse de nosotros, sino para llenarnos de esperanza, sabiendo que nos llevará con Él:
“No se ha ido para desentenderse de este mundo sino que ha querido precedernos como cabeza nuestra… para que vivamos con ardiente esperanza de seguirlo en su reino”.
* En el cielo Jesús intercede por nosotros y nos asegura la presencia del Espíritu Santo.
* Finalmente la liturgia nos invita a perseverar en oración con María, seguros de que, según la promesa de Jesús, vendrá a nosotros el Espíritu Santo.
Con estos pensamientos profundos podemos entender mejor lo que significa la ascensión del Señor para la Iglesia.
Vayamos ahora a las lecturas.

* La primera lectura es el comienzo de los Hechos de los apóstoles.
Nos cuenta San Lucas los últimos encuentros de los apóstoles con Jesús que les pide que queden en Jerusalén hasta que se cumpla la promesa del envío del Espíritu Santo:
“Seréis bautizados con el Espíritu Santo”.
No faltó tampoco la dolorosa incomprensión de quienes todavía soñaban que Jesús podía ser el caudillo que libertara a Israel del imperio de Roma.
Jesús no los toma en cuenta y les explica la misión que deberán hacer con el poder del Espíritu:
“Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo y seréis mis testigos en Jerusalén, en Judea, en Samaría y hasta los confines del mundo”.
La última escena es bella:
“Dicho esto, lo vieron levantarse, hasta que una nube se lo quitó de la vista”.
Creían que, pasando la nube, volverían a ver a Jesús pero unos “hombres vestidos de blanco les dijeron: ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo?
El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo, volverá como lo habéis visto marcharse”.
* El salmo responsorial parece escrito para este día:
“Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas”.
Unámonos a la fiesta que celebra el salmista:
“Pueblos todos, batid palmas, aclamad a Dios con gritos de júbilo… tocad para Dios tocad, tocad para nuestro Rey, tocad… Dios reina sobre las naciones”.
* La segunda lectura pertenece a la carta a los Hebreos.
Recoge una de las ideas del prefacio:
“Cristo ha entrado no en un santuario construido por hombres, sino en el mismo cielo, para ponerse ante Dios intercediendo por nosotros”.
A continuación nos recuerda todo lo que Jesús ha hecho por nosotros como único Salvador que ofrece al Padre su propio cuerpo como víctima. Y nos aconseja:
“Mantengámonos firmes en la esperanza que profesamos porque es fiel quien hizo la promesa”.
* Finalmente en el Evangelio, San Lucas nos ofrece un relato similar al de los Hechos de los apóstoles.
Con esta conclusión del Evangelio y el principio de los Hechos, une el fin de la obra sacrificada de Jesús con la eficacia de la salvación, que es el inicio de la Iglesia.
Jesús sube al cielo.
Ellos regresan con alegría.
Van al templo a bendecir a Dios.
Cuando llega el Espíritu Santo se dispersan para evangelizar el mundo como testigos del amor.
Lucas narra un detalle importante:
Jesús es llevado triunfante como Rey de la creación y al mismo tiempo termina actuando como sacerdote, que se despide bendiciendo.
Amigos, que en este día recibamos la bendición de Jesús para nosotros, para nuestras familias y para el mundo entero.
José Ignacio Alemany Grau, obispo
 ·  Translate
Es un poco extraño que al narrar San Lucas la subida de Jesús al cielo, diga que los discípulos en vez de quedar llenos de pena, vacío y nostalgia… “se volvieron a Jerusalén con gran alegría”. De hecho, los encuentros con Di...
1
1
Add a comment...
 
EL MANDAMIENTO DEL RESUCITADO

Reflexión homilética para el V Domingo de Pascua, ciclo C
* Hoy los Hechos de los apóstoles nos presentan el esfuerzo misionero de la Iglesia primitiva para evangelizar.
Los protagonistas son Pablo y Bernabé que hacen un largo recorrido.
Es bueno conocer el tema de su predicación.
Insisten sobre todo en que “perseveren en la fe” y en hacerles ver que, como prometió Jesús, “hay que pasar mucho para entrar en el Reino de Dios”.
Es lo de siempre; nos cuesta reconocerlo, pero el camino de Jesús y de nosotros, que somos los suyos, es siempre la cruz.
¿Qué hacían Pablo y Bernabé en las iglesias que visitaban?
Nombraban presbíteros, oraban, ayunaban y los dejaban en las manos de Dios.
Otra hermosa enseñanza es que al regresar a Antioquía, comunidad de la que habían salido a la misión, “reunieron a la Iglesia, les contaron lo que Dios había hecho por medio de ellos y cómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe”.
Compartir las maravillas que Dios hace con los misioneros es importante para ellos mismos y para los que quedaron en oración.
Tengamos en cuenta que siempre la que evangeliza es toda la comunidad.
* Continuamos con el Apocalipsis.
Después de contar todas las luchas entre el bien y el mal, hoy la liturgia nos ofrece la novedad ya definitiva.
El mar, morada de la serpiente y símbolo del mal desapareció, lo mismo que la Babilonia llena de pecado.
El Cordero, Jesús, triunfó y la Esposa le sale al encuentro.
El párrafo nos dice:
“Vi un cielo nuevo y una tierra nueva”. Se acabó el tiempo de la lucha y del dolor y llega la nueva Jerusalén. Es la “Esposa” que personifica a la Iglesia. Viene bellísima para agradar a Cristo el Esposo.
¿Qué sucederá entonces?
“Esta es la morada de Dios con los hombres: acampará entre ellos. Ellos serán su pueblo y Dios estará con ellos y será su Dios.
Enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor porque el primer mundo ha pasado”.
Y Dios hace una alianza nueva y definitiva. Por eso “el que estaba sentado en el trono dijo: Todo lo hago nuevo”.
No olvidemos que la novedad, que tanto nos gusta a todos, es característica de la grandeza de Dios.
* El salmo responsorial
Con el salmo 144 alabamos a la Santísima Trinidad, tanto por las maravillas de la misión de Pablo y Bernabé, como por la seguridad que nos da el Apocalipsis sobre la glorificación de la Iglesia:
“Bendeciré tu nombre por siempre jamás, Dios mío mi Rey”.
Una vez más unámonos al gran pensamiento de este Año Santo de la Misericordia y pensemos en la definición que tantas veces Dios da de sí mismo en el Antiguo Testamento:
“El Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad; el Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas”.
* El aleluya nos recuerda el “nuevo mandamiento” que viene a unirse a la novedad del Reino de Dios donde todas las cosas son nuevas.
Lógicamente, el amor que es el motor de los humanos, también tiene que ser nuevo. Ya no es el del Antiguo Testamento “amar al prójimo como a ti mismo” sino que trae la novedad que ha puesto Jesús: “como yo os he amado”.
Desde ahora Jesucristo es la medida del amor entre sus discípulos.
* El Evangelio nos lleva a la última cena, pero no se trata de anunciarnos la muerte y el sufrimiento sino para que nos fijemos en la glorificación que pide el mismo Jesucristo al Padre.
En el momento que sale Judas cargando en las entrañas la noche de su pecado, el corazón de Cristo se esponja y nos habla, aunque brevemente, de dos temas:
- La glorificación de Jesús: “ahora es glorificado el Hijo del hombre y Dios es glorificado en Él”.
Se trata de la misma glorificación que Jesús pidió al Padre en el capítulo 17, comenzando así la oración sacerdotal: “Padre, glorifica a tu Hijo”.
- Luego añade: “hijos míos me queda poco tiempo de estar con vosotros”.
Lo que sigue lo presenta Jesús como su gran testamento y por eso lo llama “un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros”.
No olvidemos nunca que mientras no cumplamos este mandamiento, la gente no podrá reconocernos como discípulos de Jesús.
No podrán conocer a Jesús como Señor.
¿Cuándo estrenaremos de verdad y todos como comunidad este mandamiento?

José Ignacio Alemany Grau, obispo
 ·  Translate
Reflexión homilética para el V Domingo de Pascua, ciclo C Hoy los Hechos de los apóstoles nos presentan el esfuerzo misionero de la Iglesia primitiva para evangelizar. Los protagonistas son Pablo y Bernabé que hacen...
1
1
Add a comment...
 
Reflexión homilética para la Natividad del Señor y para la Fiesta de la Sagrada Familia
LA MISERICORDIA TIENE UNA CUNA La liturgia del 25 de diciembre tiene una
riqueza enorme. En primer lugar hay cuatro esquemas para
celebrar la Eucaristía. El primer esquema que encontramos es el de la vigilia , en la que se nos dice “ hoy vais a saber que el...
 ·  Translate
LA MISERICORDIA TIENE UNA CUNA La liturgia del 25 de diciembre tiene una riqueza enorme. En primer lugar hay cuatro esquemas para celebrar la Eucaristía. El primer esquema que encontramos es el de la vigilia, en la que ...
1
Add a comment...
 
VI domingo de Pascua, Ciclo B
EL AMOR DE DIOS VA POR DELANTE Hasta
que se descubren los criterios de Dios, andamos con los nuestros que nos
parecen siempre los mejores.    Pedro, como buen judío, piensa que la
salvación que ha traído Jesús sigue el mismo camino de la revelación en el
An...
 ·  Translate
EL AMOR DE DIOS VA POR DELANTE Hasta que se descubren los criterios de Dios, andamos con los nuestros que nos parecen siempre los mejores.    Pedro, como buen judío, piensa que la salvación que ha traído Jesús sigue el mi...
1
Add a comment...
Story
Tagline
Soy Obispo Redentorista
Places
Map of the places this user has livedMap of the places this user has livedMap of the places this user has lived
Currently
Lima, Perú
Links
Work
Occupation
Director de Radio María, Perú
Employment
  • Radio María, Perú
    Director, present
Basic Information
Gender
Male
José Ignacio Alemany Grau's +1's are the things they like, agree with, or want to recommend.
VA A ENTRAR EL SEÑOR
homiliasparalossencillos.blogspot.com

Reflexión homilética para el IV Domingo de Adviento, ciclo A Este domingo es como la puerta a la Navidad. Todo se vuelve admiración ante el

DIOS TE BUSCA
homiliasparalossencillos.blogspot.com

Reflexión homilética para el XXIV domingo del Tiempo ordinario, ciclo C Este es un domingo especial para la liturgia sobre todo en el año de

LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR
homiliasparalossencillos.blogspot.com

Es un poco extraño que al narrar San Lucas la subida de Jesús al cielo, diga que los discípulos en vez de quedar llenos de pena, vacío y nos

EL MANDAMIENTO DEL RESUCITADO
homiliasparalossencillos.blogspot.com

Reflexión homilética para el V Domingo de Pascua, ciclo C Hoy los Hechos de los apóstoles nos presentan el esfuerzo misionero de la Iglesia

VI domingo de Pascua, Ciclo B
homiliasparalossencillos.blogspot.com

EL AMOR DE DIOS VA POR DELANTE Hasta que se descubren los criterios de Dios, andamos con los nuestros que nos parecen siempre los mejores. P

V DOMINGO DE CUARESMA, CICLO B
homiliasparalossencillos.blogspot.com

LA AGONÍA DE GETSEMANÍ CONTADA POR SAN JUAN www.facebook.com/homiliasparalossencillos Hoy Jeremías profeta nos da una enseñanza extraordinar

XXV Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo C
homiliasparalossencillos.blogspot.com

¿A QUÉ SEÑOR SIRVES? Primera lectura El profeta Amós se presenta como un pastor o vaquero, cultivador de sicomoros, procedente de las colina

XVIII domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo C
homiliasparalossencillos.blogspot.com

TODOS IGUALES: ¡UNOS POBRETES! La Sabiduría del Eclesiástico nos llevaría a meditar largamente si lo tomáramos en serio. Suelen ser enseñanz

XVII Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo C
homiliasparalossencillos.blogspot.com

EL PODER DE LA INTERCESIÓN La primera lectura, la del Génesis, es muy sabrosa. Empieza poniendo en labios de Dios una serie de antropomorfis

XVI Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo C
homiliasparalossencillos.blogspot.com

SEÑOR, NO PASES SIN DETENERTE Un buen día iba por lo más alto de la cordillera ayabaquina. En “la junta” éramos unas quince personas. Por ci

V Domingo de Pascua, Ciclo C
homiliasparalossencillos.blogspot.com

EL AMOR: UN GOZO POR ESTRENAR Con relativa frecuencia la Iglesia nos repite las verdades y mandamientos fundamentales de nuestra fe para rec

IV domingo de Pascua, Ciclo C
homiliasparalossencillos.blogspot.com

EL PERFUME DEL BUEN PASTOR Hoy, día del Buen Pastor, la Iglesia celebra “La Jornada mundial por las vocaciones”. Examinemos, brevemente, la

HOMILIAS PARA LOS SENCILLOS
homiliasparalossencillos.blogspot.com

Se acerca la Navidad y la Iglesia nos va preparando para que tomemos, con la debida profundidad, el misterio de la encarnación y no nos qued

II domingo de Cuaresma, Ciclo C
homiliasparalossencillos.blogspot.com

LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR La reflexión de hoy se centra en la transfiguración del Señor y vamos a entrar en ella a través del prefacio po

I Domingo del Tiempo de Cuaresma, Ciclo C.
homiliasparalossencillos.blogspot.com

¿PARA QUÉ LAS TENTACIONES? Estamos en el primer domingo de cuaresma. Todos sabemos que en los tres ciclos (A, B y C) los Evangelios sinóptic

V Domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo C
homiliasparalossencillos.blogspot.com

SACARON LAS BARCAS Y LO DEJARON TODO Hoy es un domingo de pesca. Y ciertamente que el pescador es Jesucristo. En primer lugar tenemos al pro

IV domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo C
homiliasparalossencillos.blogspot.com

LOS APLAUSOS TERMINARON EN INSULTOS Estamos acostumbrados a cantar en las iglesias estas palabras del profeta Jeremías: “Antes que te formar

III domingo del Tiempo Ordinario, Ciclo C
homiliasparalossencillos.blogspot.com

SAN LUCAS NOS PRESENTA A JESÚS Como sabemos san Lucas es nuestro compañero de viaje en este año litúrgico y hoy es el primer día en que se u

II domingo del Tiempo Ordinario, ciclo C
homiliasparalossencillos.blogspot.com

EL VINO QUE ALEGRA EL CORAZÓN La historia de la salvación es algo maravilloso. Dios crea la humanidad. Esta lo desprecia y se escapa con el

EL BAUTISMO DE JESÚS
homiliasparalossencillos.blogspot.com

La Iglesia celebra hoy la epifanía (manifestación de Dios) en el bautismo de Jesús. El prefacio nos hace la presentación del misterio que ce