Profile

Cover photo
Fran Ontanaya
Works at TED Open Translations
Lives in Valencia, Spain
811 followers|20,531 views
AboutPostsPhotosVideos

Stream

Fran Ontanaya

Shared publicly  - 
 
 
Introducing the Global Translator Community, designed to greatly expand the number of free, high-quality subtitled translations for courses hosted on Coursera. The GTC brings together volunteers with strategic global partners, and supports them with an array of multilingual resources and connections.

Join us to help: https://www.coursera.org/about/translate
1
Add a comment...

Fran Ontanaya

Shared publicly  - 
1
Add a comment...

Fran Ontanaya

Shared publicly  - 
1
Add a comment...

Fran Ontanaya

Shared publicly  - 
1
amjad pk's profile photo
 
Uae

Add a comment...

Fran Ontanaya

Shared publicly  - 
1
Dubitador Dubitadore's profile photo
 
En las vallas suceden cosas peores. Pagan a gente  del otro lado, probablemente policias, para que se lleven a la gente que esté junto a la valla.
 ·  Translate
Add a comment...
Have him in circles
811 people
Alfonso Castelló's profile photo

Fran Ontanaya

Shared publicly  - 
 
Looking for more people to connect with on LinkedIn http://linkedin.com/in/franontanaya/
1
Add a comment...
People
Have him in circles
811 people
Alfonso Castelló's profile photo
Work
Employment
  • TED Open Translations
    Translator, Transcriber, Reviewer, 2012 - present
  • TED Open Translations
    Language Coordinator, 2013 - present
  • InterNova
    Coeditor, 2012 - present
  • Freelance
    EPUB designer, Writer, 2003 - present
  • Freelance
    Author, 2000 - present
  • Freelance
    Web developer/designer, 2007 - present
Basic Information
Gender
Male
Other names
Fran, TheVenetianMask
Story
Tagline
Web maker, ebook lover, translator, author
Introduction

De entre­vista por Pedro Lla­medo, 22/11/2010:

 

¿Quién es Fran Onta­naya y qué pue­des decir­nos de él?

Nací en Valen­cia en 1981. He estu­diado un poco de todo: guión de cine, pro­gra­ma­ción infor­má­tica, ven­tas y un par de cur­sos de filo­lo­gía inglesa y he tra­ba­jado como correc­tor y redac­tor. Escribo rela­tos desde hace diez años y he publi­cado más de treinta his­to­rias, cua­tro de ellas fina­lis­tas en varios pre­mios y otras dos selec­cio­na­das en las anto­lo­gías Arti­fex y Visiones.

 

¿Te con­si­de­ras más autor que geek o diseñador?

No dis­tingo una cosa de otra. Lo que me atrae es crear algo útil a par­tir de ideas. A veces es en forma de len­guaje lite­ra­rio, otras rela­cio­nando infor­ma­ción, otras con estruc­tu­ras gene­ra­das mediante código. Lo único que cam­bia es la urgen­cia, la sen­sa­ción de que hacer una cosa u otra es más rele­vante en un momento dado.

Por otro lado, hoy en día un autor tiene que con­tro­lar todo lo que rodea la trans­mi­sión de infor­ma­ción. Quince años atrás uno se podía per­mi­tir sen­tarse ante el teclado y lle­nar pági­nas. Ahora, al menos hasta que la indus­tria que da soporte a los auto­res se ponga al día, cual­quiera que no esté esta­ble­cido tiene que crear sus pro­pios medios.

Supongo que me resul­ta­ría más difí­cil ima­gi­narme no escri­biendo, quizá por­que el len­guaje de la fic­ción está en todas par­tes y lo com­prende todo el mundo. Ade­más, como mate­rial para crear herra­mien­tas, la lite­ra­tura supone un desa­fío más complejo.

 

¿Qué carac­te­riza tu forma de escribir?

Intento ser intere­sante. No me gusta hacer per­der el tiempo al lec­tor. Me irri­tan los auto­res que no se expre­san con cla­ri­dad, que escri­ben lo pri­mero que les pasa por la cabeza o se pier­den en digre­sio­nes. A estas altu­ras nadie te va a dar un pre­mio por crear nue­vas for­mas de ser ininteligible.

Mis his­to­rias siem­pre tie­nen algo de ilu­sio­nismo. Intento crear imá­ge­nes que se que­den gra­ba­das en la memo­ria del lec­tor. Las sen­sa­cio­nes e impre­sio­nes son impor­tan­tes, por­que son lo que con­vierte la lec­tura en una expe­rien­cia. Al fin y al cabo, cual­quier punto de vista puede dar lugar a per­cep­cio­nes inusuales.

Tam­bién trato de escri­bir con inge­nio. Para mí cada his­to­ria es un arte­facto. Decons­truir la reali­dad es fácil, lo difí­cil es tomar las par­tes y cons­truir con ellas algo que fun­cione sin depen­der de narra­ti­vas exter­nas. Escribo a menudo sobre temas de actua­li­dad; la fun­ción de la prensa no es trans­mi­tir una expe­rien­cia sub­je­tiva y eso es algo en lo que la lite­ra­tura puede resul­tar útil.

 

¿Has tenido alguna expe­rien­cia edi­to­rial? En caso afir­ma­tivo cuén­ta­nos cómo fue.

Escribo fic­ción breve, así que, aparte de la expe­rien­cia como correc­tor y redac­tor, mi con­tacto ha sido sobre todo con anto­lo­gis­tas y direc­to­res de revis­tas de género fan­tás­tico. Nor­mal­mente eran poco exi­gen­tes. Salvo por un par de recha­zos al prin­ci­pio, todas las revi­sio­nes las tuve que suge­rir yo mismo.

Una de las cosas que apren­des es que las publi­ca­cio­nes que te pue­den dar pres­ti­gio abun­dan menos de lo que parece. Algu­nas fun­cio­nan bási­ca­mente mediante impor­ta­cio­nes y no ganan nada selec­cio­nando manus­cri­tos iné­di­tos; de hecho, sus edi­to­res podrían sobre­vi­vir sin abrir jamás un libro.

 

¿Cómo es tu pro­ceso de escri­tura y corrección?

Nor­mal­mente empieza en la red, cuando una noti­cia o artículo me llama la aten­ción. Dedico cinco o diez minu­tos a bus­car un ángulo intere­sante y a esbo­zarlo en un cua­derno en unas pocas líneas. A par­tir de ese esbozo ya puedo decir si tengo o no una historia.

Lo siguiente es con­se­guir algo de docu­men­ta­ción para tra­tar de enten­der bien el con­texto. No suelo tar­dar mucho en empe­zar a escri­bir. Para esto es para lo que te pre­pa­ras, para poder lan­zarte al vacío; me gus­ta­ría pre­su­mir de pre­pa­rar hasta el último deta­lle, pero eso es un lujo que no te pue­des permitir.

Con las revi­sio­nes sucede lo mismo. Uno de mis rela­tos más lar­gos, «El año que perdí a Lucy», tiene más de veinte revi­sio­nes. Eso es insos­te­ni­ble. A par­tir de cierto punto, apren­des por con­di­cio­na­miento a tra­tar de dar en el clavo a la pri­mera. Si puedo sólo hago una revi­sión, que suele ser para sim­pli­fi­car algu­nos pasa­jes y corre­gir diá­lo­gos que no sue­nan naturales.

 

¿Cuán­tas horas dedi­cas a escri­bir y dónde lo haces?

Cuando estoy tra­ba­jando en una his­to­ria suelo dedi­carle tres o cua­tro horas segui­das en cada sesión. No sigo un hora­rio deter­mi­nado. Me dis­traigo con cierta faci­li­dad, así que suelo ence­rrarme con el por­tá­til y mi música favo­rita. Las sesio­nes que más dis­fruto son doce o catorce horas segui­das a tra­vés de la noche; por des­gra­cia, no puedo per­mi­tír­me­las muy a menudo.

 

¿Por qué escribes?

Empecé por el mismo motivo por el que acabo metido en todo: por­que me sen­tía capaz de hacerlo tan bien como cual­quiera. Ahora tengo otros moti­vos. Por ejem­plo, que una obra lite­ra­ria es un expe­ri­mento a pequeña escala que te ayuda a enten­der las narra­ti­vas en las que se embar­can millo­nes de per­so­nas en todo el mundo. O que escri­bir fic­ción es como hackear la ima­gi­na­ción del lec­tor y usarla para gene­rar inte­rés en un pro­blema. Pero, siendo sin­cero, la razón fun­da­men­tal sigue siendo la misma: cuando tengo un recurso a mano nece­sito usarlo para crear algo. Y el len­guaje es un recurso inagotable.

 

¿Has dise­ñado muchas webs? ¿Cómo es ese trabajo?

Aun­que llevo seis años dise­ñando y siguiendo dise­ños de otros por amor al arte, el tema Bes­tse­ller para Word­Press es mi pri­mer tra­bajo pro­fe­sio­nal. He creado dise­ños para Sedice.com, freeAllegiance.com y Crisol.org (que es un pro­yecto per­so­nal), pero son casos de «¿hay un doc­tor en la sala?». Bes­tse­ller tam­bién sur­gió como una nece­si­dad, ya que no había nin­gún tema para Word­Press hecho a medida para publi­car fic­ción en línea. Hasta hace poco ni siquiera era via­ble recrear la maque­ta­ción del texto impreso en el nave­ga­dor usando len­gua­jes web.

El diseño web tiene la capa­ci­dad de darle forma a la infor­ma­ción y a cómo inter­ac­túa el recep­tor con ella, lo cual es tan fas­ci­nante para mi parte de dise­ña­dor como para mi parte de geek y autor. Igual que pasa en el texto lite­ra­rio, el diseño ideal tiende a ser bas­tante sim­ple, y lo real­mente difí­cil es saber qué eli­mi­nar y cómo encon­trar el equi­li­brio. La parte de desa­rro­llo web es igual de intere­sante, ya que cada vez que aña­des una nueva fun­ción conec­tas el con­te­nido con toda una serie de nue­vas posi­bi­li­da­des y for­mas de uti­li­zarlo. La mayor parte de los usua­rios sólo apro­ve­chan una pequeña parte de la infor­ma­ción a la que tie­nen acceso, por lo que hay un gran poten­cial por explo­tar sólo desa­rro­llando las herra­mien­tas adecuadas.

 

¿Qué escri­to­res sigues actualmente?

Salvo que Patrick Süs­kind vuelva de su retiro, no sigo a nin­guno en par­ti­cu­lar. Estoy pen­diente de lo que llama la aten­ción a los lec­to­res y cuando un título suena de forma per­sis­tente lo añado a mis lec­tu­ras. Con tan­tos auto­res y títu­los en cir­cu­la­ción las his­to­rias inge­nio­sas no des­ta­can mucho, y ya no tengo pacien­cia para leer cual­quier cosa.

Places
Map of the places this user has livedMap of the places this user has livedMap of the places this user has lived
Currently
Valencia, Spain