Profile cover photo
Profile photo
Sara S.
No todas las opiniones son iguales. Algunas son muchísimo más robustas, sofisticadas y bien apoyadas en la lógica y el argumento que las demás
No todas las opiniones son iguales. Algunas son muchísimo más robustas, sofisticadas y bien apoyadas en la lógica y el argumento que las demás
About
Sara's posts

Post has attachment
22. Elizabeth Jane Cochran ✓

La vuelta al mundo en 80 días fue publicada en 1873 y dieciséis años más tarde una mujer pionera en el periodismo de investigación y aventurera de corazón decidió arrancarle el récord Phileas Fogg y conseguirlo en menos días.

Elizabeth Jane Cochran fue su nombre.

Nació un 5 de mayo de 1864 en Cochran's Mills, Pensilvania. Su padre fue Michael Cochran (hijo de irlandeses inmigrantes y fundador de este mismo pueblo) y su madre se llamaba Mary Jane. Ambos quedaron viudos de sus anteriores matrimonios. Mary Jane no había tenido hijos mientras que Cochran tuvo una decena. En este segundo matrimonio tuvieron cinco hijos más y la tercera de ellos fue Elizabeth. Toda esta gran familia vivió feliz en Chochran, sin embargo, un día, sin previo aviso, el padre murió. Fue tan de repente que Michael no había dejado testamento que incluyese a Mary Jane y a sus cinco hijos que quedaron en un situación económica muy precaria.

Mary Jane tuvo que abandonar el hogar y empezar a vivir como madre soltera ocupándose de sus cinco hijos. Elizabeth pudo empezar sus estudios para llegar a ser maestra pero pronto abandonó el colegio que su madre no le podía pagar y se marchó a vivir con ella a Pittsburg. No consiguió ser maestra con titulación pero ejercía com tal. Al cumplir los dieciocho años, su vida dio un giro importante. Un giro que la convertiría en Nellie Bly, en una pionera del periodismo de investigación y en una viajera intrépida que daría la vuelta al mundo.

Todo empezó cuando en el periódico local The Pittsburg Dispatch se publicó una carta que llevaba como título "What girls are good for" en la que un personaje misógino abogaba por obligar a las mujeres a ceñirse a sus labores de esposas y madres, criticando a aquellas que decidían trabajar fuera de casa, tildando su decisión de "monstruosidad". Elizabeth molesta e indignada hasta la medula escribió una feroz refutación al Dispatch firmada con el seudónimo «Chica huérfana y solitaria»El editor de periódico, George Madden, quedó muy impresionado ante la inteligente y aguda respuesta de la carta y publicó un anuncio en el que pedía a la misteriosa autora que se identificara. La joven se presentó y en es mismo momento fue contratada bajo el pseudónimo de Nellie Bly, en honor a una de las canciones más conocidas del cantautor de Pittsburg, Stephen Foster.

En ese mismo momento comenzó la nueva carrera de Elizabeth, convertida en Nellie Bly, como periodista. Escribió artículos en los que buscaba dar voz a los problemas de mujeres trabajadoras. No obstante, desde la dirección del rotativo no le echaban flores por sus intenciones por ello la ‘invitaron’ a escribir textos sobre moda, sociedad, jardinería y temas que ella consideraba banales.
Estaba claro, Nellie Bly terminó abandonado las oficinas de Pittsburg y se marchó a México para ejercer como corresponsal. Con veintiún años se sumergió durante seis meses en un país sometido a la dictadura de Porfirio Díaz. Empezó a escribir sobre las injusticias políticas y aunque sus textos fuesen brillantes, o quizá por eso mismo, no tardó en recibir amenazas de muerte por lo que tuvo que volver a los Estados Unidos donde su experiencia acabó convirtiéndose en un libro titulado: Six Months in Mexico.

En 1887, Nellie dejó definitivamente el The Pittsburg Dispatch y se marchó a Nueva York donde inició su colaboración con el periódico New York World del magnate de los medios Joseph Pulitzer. Uno de los artículos más comprometidos de Nellie en su nueva faceta profesional y que también acabó convirtiéndose en un libro fue “Ten days in a Mad-House”. Nellie lo consiguió al hacerse pasar por una enferma mental para poder ingresar en el sanatorio femenino Women's Lunatic Asylum de la isla de Blackwell y denunciar el maltrato al que eran sometidas las internas.

Consagrada como escritora y periodista le propuso en 1888 un reto al editor del New York World, emular al protagonista de la obra de Julio Verne, La vuelta al mundo en 80 días, e intentar realizar semejante hazaña en menos días. Pulitzer, que tenia un indudable buen ojo para los negocios, aceptó la propuesta entusiasmado y tal fue la expectación, que la revista Cosmopolitan decidió enviar a su propia reportera, Elizabeth Bisland, para que compitiera con Bly. La carrera entre ambas periodistas llegó enseguida a las rotativas de todos los periódicos del mundo, que convirtieron la competición en un acontecimiento global. Por cuestión de días Bisland no pudo con Bly.

Un año después, el 14 de noviembre de 1889 a las 9:40, Nellie Bly sola, con veinticinco años, una escasa maleta y doscientas libras esterlinas escondidas en una bolsa atada alrededor de su cuello embarcó en el buque de vapor Augusta Victoria. Atrás dejaba el puerto de Hoboken; delante tenía una aventura de cuarenta mil kilómetros que, según el itinerario calculado con precisión y anunciado a bombo y platillo por el World, recorrería en tan solo setenta y dos días.


Al poco de comenzar, el octavo día de ruta, cuando llegó a Londres recibió una carta manuscrita que decía:

Estimada Señorita Nellie Bly,

Gracias a los periódicos hemos sabido de la extraordinaria
empresa que con enorme tesón e innegable valor está usted
llevando a cabo. Nos sentiríamos muy orgullosos de que aceptase
nuestra invitación y pudiese visitarnos en nuestra residencia de
Amiens, donde podríamos departir relajadamente sobre los
pormenores de su viaje.

Atentamente:

Jules y Honorine Verne

La periodista sacrificó dos días de ruta y de sueño y se plantó al día siguiente en la mansión que los Verne tenían en el centro de Francia.

Pasaron una tarde entera charlando sobre la vuelta al mundo, sobre Phileas Fogg y sobre los viajes que uno y otro habían hecho. Hablaron de la imparable imaginación de Julio Verne, de los vehículos y los artefactos que aparecían en sus novelas, de las barcazas subacuáticas que recorrieron el Támesis en el siglo XVII, inspiradoras del Nautilus del Capitán Nemo, y del submarino eléctrico de Isaac Peral, botado solo un par de años atrás. Hablaron de avances tecnológicos, de automóviles con motor de combustión interna y de los cables eléctricos que corrían por el lecho marino permitiendo a la periodista enviar sus crónicas casi al instante. Hablaron del presente y del futuro.

Siguiendo su viaje, Bly vivió innumerables peripecias: recorrió Inglaterra, cruzó el Canal de Suez, atravesó Ceilán, Malasia y los territorios británicos del sudeste asiático. Sufrió retrasos y desvíos en las rutas navieras y ferroviarias, sobre todo en la parte asiática del trayecto. Retrasos que su espíritu periodístico aprovechó para visitar una leprosería en China o un mercado de animales exóticos en Singapur, donde, por cierto, se compró un mono. Todas estas andanzas las fue escribiendo en cortas crónicas que el World iba publicando y más tarde se agruparían en el libro Around the World in Seventy-Two Days, una novela de gran éxito que incluía una versión del Juego de la Oca, sustituyendo al ave por la intrépida reportera.

Setenta y dos días después, seis menos que los que había necesitado el afamado inglés creado por Verne, llegaba a Nueva Jersey, el 25 de enero de 1890. La gente gritaba sin cesar: ¡Tres hurras por Nellie Bly! Agitaban pañuelos y bastones, se quitaban sombreros, lanzaban ramos de flores. Nellie llevaba el pelo encantadoramente despeinado bajo la gorra y sonreía, su piel estaba bronceada, estaba radiante, triunfal y dijo: “Ir de Jersey a Jersey equivale a dar la vuelta al mundo y ahora estoy en Jersey”




Photo

Post has attachment
Public
A todas las mujeres que han abierto camino y a todas las que estamos en el camino: feliz día combativo de la mujer! 

Post has attachment
21. Luchadoras Francesas ✓

Sencillas pinceladas de mujeres con vidas complejas y reivindicativas.

Olympe de Gouges nació en Francia en 1748. Su padre era carnicero y su madre era hija de un vendedor de paños. Fue escritora, dramaturga, panfletista, filósofa política y autora de la Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana (1791). Como otras feministas de su época, fue abolicionista. En agosto de 1789 la Asamblea Nacional de Francia aprobó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Y como respuesta, aquel mismo año, Olympe se atrevió a redactar una declaración análoga para las mujeres. Usó la palabra escrita para remover las conciencias en la Francia revolucionaria en favor de mujeres y negros.
¡Despierta, mujer!
Con esta frase empieza el epílogo de su famosa Declaración de Derechos de las Mujeres y Ciudadanas, una obra que intentaba reproducir los mismos derechos que los hombres habían conseguido en su declaración de aquel primer año de la Revolución Francesa. En su momento fue considerada, incluso por ella misma, un ser extraño que moriría en el cadalso a causa de sus provocativas ideas. Detenida por su defensa de los girondinos fue juzgada y murió guillotinada. Años más tarde, sería recordada como una de las primeras feministas activas de la historia.

Marie Anne Charlotte Corday d’Armont, nació en Francia en 1768. Fue un personaje importante de la Revolución francesa, seguidora del club de los girondinos y famosa por haber asesinado a Jean-Paul Marat. Cuando murió su madre, su padre, el Sr. Corday, se separó de sus cinco hijos. Charlotte a los trece años entró en un convento hasta los 22, momento de la supresión de los monasterios. A sus 22 su vieja tía, Madame de Bretteville, la acogió en su casa de Caen. Charlotte ya se inclinaba entonces hacia las nuevas ideas revolucionarias. En el tiempo en el que los girondinos luchaban contra sus enemigos en la Convención se fue a Paris para acabar siendo la mujer que mató al radical Jean-Paul Marat. Corday murió en la guillotina el 17 de julio de 1793.

Théroigne de Méricourt, nacida Anne Josèphe Terwagne, más tarde adoptaría el nombre de Lambertine. Fue una política y feminista de origen valón que tuvo importante rol en la Revolución francesa. Nació en el principado de Lieja en 1762 durante la época de la dominación austríaca; abandonó pronto el seno familiar de agricultores acomodados y trabajó como sirvienta. Vivió en Londres múltiples aventuras para luego incorporarse a la Revolución francesa en sus primeras etapas. El 14 de julio de 1789 se presentó en la toma de la Bastilla, empuñando una espada al frente de un grupo de mujeres. Fue proclamada la primera amazona de la Libertad, y defendió los derechos de las mujeres al igual que otras "feministas" del momento como Olympe de Gouges o Madame Roland, pero a diferencia de ellas Theróigne apoyaba la extrema violencia de los jacobinos. En mayo de 1793, en el jardín de las Tullerías, Théroigne es acusada de apoyar a Brissot, devenido líder de los girondinos, luego es apaleada y despojada de sus vestiduras por un grupo de airadas mujeres del partido jacobino, que la azotan semidesnuda en las calles durante horas, tal violencia sólo se detuvo tras una orden del líder jacobino Jean Paul Marat. Este acto humillante le hizo perder la razón y, a los 38 años, fue recluida en Salpétriére, el hospital para enfermos mentales de París, donde permaneció los últimos años de su vida. Motivo por el cual se salvó de la guillotina.

Marie-Jeanne Roland de la Platiere nació en 1754. Fue una señalada partidaria de la Revolución francesa y una influyente miembro del grupo girondino. Sintió un gran entusiasmo por los héroes de tiempos antiguos y ello le despertó un gran amor por la libertad y un gran odio por el Antiguo Régimen. Vivió una semana en las habitaciones de Maria Antonieta de Austria en Versalles, quien la invitó y la obsequió hasta el extremo en un visita que realizó en 1771. Cuando su madre murió su herencia sufrió una importante desvalorización y decidió casarse con Jean-Marie Roland de la Platière, un filoso de moda que casi le doblaba la edad. Aunque nunca lo amó sintió respeto y admiración por él. Se dedicó a auxiliarlo en sus trabajos intelectuales hasta el punto elaborar su propia filosofía y ‘pasarle delante’. En 1790 el matrimonio se instaló en Paris y Roland se convirtió en una dama de influencia estimulante e impulsiva, implacable frente a los arrebatos machistas. Todos le los discursos en contra del machismo le parecían demasiado tibios y moderados. Con la caída de los girondinos es encarcelada y liberada varias veces hasta que finalmente es condenada a muerte. Se dice que el día de su ejecución estaba extrañamente serena y que infundia ánimos a un condenado que caminaba junto a ella y temblaba de miedo. Murió en la guillotina durante el periodo Terror.

Madame de Staël nació en Paris en 1766. Fue una escritora y filósofa que destacó por sus ideas políticas y sus novelas. Precursora feminista que se empeñó en defender y argumentar durante toda su vida que la inteligencia femenina es tan potente como la masculina. Por ello, exigió que las mujeres fuesen educadas de la misma manera que los hombres para poder llegar al plano de la igualdad y eliminar las convenciones. Considerada la madre espiritual de la Europa moderna regaló a la historia de la humanidad multitud de novelas, ensayos y estudios históricos y críticos, estos últimos la sitúan como la pionera de la literatura comparada. Logra su reputación literaria e intelectual con tres ensayos filosóficos: Cartas sobre las obras y el carácter de Jean-Jacques Rousseau, De la influencia de las pasiones sobre la felicidad de los individuos y de las naciones y De la literatura considerada en sus relaciones con las instituciones sociales. En 1792 sus ideas de una monarquía constitucional la sitúan como una opositora temida por los maestros de la revolución. Napoleón la expulsó de Francia por que la consideraba un obstáculo. Se instaló de manera definitiva en Suiza hasta que murió… bailando!


Photo

Post has shared content
Public
Y entonces las nieblas se detuvieron en su ascenso, justo a una vara bajo el suelo de su balcón. Justo donde el constructor había determinado que se detendrían.
Cuentos de un Bosque Tribal, Cap 6 : Naitor Azurane
Naitor Azurane   Haz clic aquí para descargar el PDF Casi desnudo ante el amanecer, tan solo cubierto con su capa de piel de marmota leonada como manda la tradición de sus antepasados, como el rey ha de recibir al anciano sol, único Dios de la fe de sus pad...

Post has attachment
20. Julie d’Aubigny ✓

Aventurera, espadachina, seductora, cantante de ópera y bisexual, vamos, una mujer de armas tomar, Julie d’Aubigny nació en 1670 y fue la hija única del secretario del conde de Armagnac. Un hombre del que se escribe que fue jugador, mujeriego y bebedor pero que educó a su hija como la alta sociedad del momento lo exigía por ello no le faltaron las habituales enseñanzas de una señorita. No obstante, su propio padre también se encargó de educarla en la equitación y la esgrima, junto con excelentes maestros de la espada.

A los 15 años se convirtió en la amante del mismo conde de Armagnac. Su posición de amante le permitió entrar en la corte y conseguir un matrimonio aceptable. El teatro y la opera formaron parte de su realidad cotidiana y ello le permitió descubrir que su voz era extraordinaria. De hecho, terminó siendo cantante en la Ópera de Paris. Sin embargo, no sólo destacó por su voz, era tan buena con la espada que se cuenta que hirió de muerte a por lo menos diez hombres en la misma cantidad de duelos. Fue una de las más conocidas espadachinas y duelistas de la época.

Entre espadas, peleas y amores secretos su marido, el señor Maupin, se cansó del comportamiento nada ortodoxo de su joven esposa y pidió un traslado a provincias, solicitud que el conde de Armagnac, también cansado de la revoltosa relación con Julie d’Aubigny, tramitó con celeridad, esperando que ésta siguiese al marido. Como era de esperar Julie estuvo en desacuerdo y siguió viviendo en París.

Solía vestirse de hombre aunque jamás ocultó su sexo y poco a poco se fue ganando una merecida fama como duelista, batiéndose con aristócratas jóvenes en encuentros que solían terminar en sangre. Por aquel entonces se había hecho amante de un maestro de esgrima llamado Serannes. Serannes mató en un duelo a un hombre y ello les obligó a abandonar París rumbo a Marsella, ciudad en la que se ganaban la vida dando espectáculos de esgrima. También comenzó a cantar en el teatro de Marsella y su voz de contralto se ganó al público y pudo incluso vivir un tiempo de aquello.

Con el tiempo el amor por este maestro de esgrima desapareció y uno nuevo llegó. En este caso se enamoró de Julie una jovencita que la había confundido con un hombre y con la que, a pesar de la confusión, comenzó una relación. La familia de la joven, completamente escandalizada, encerró a la chica en un convento. Sin embargo, ello no pudo detener su amor. Julie se coló en el monasterio haciéndose pasar por novicia para rescatar a su enamorada. Lo planeo todo: desenterró el cuerpo de una monja recién muerta, lo colocó en la cama donde debía estar su chica y provocó un incendio para causar confusión y poder huir juntas. Así lo hicieron y mantuvieron su relación algo más de tres meses. Al tiempo fue acusada de secuestro, de robo de cadáver y de incendio así que la muchacha volvió con su familia y Julie huyó.

Emprendió una travesía regreso a la Ciudad de la Luz. Se iba deteniendo en los pueblos y cantando en tabernas pero al sur de Tours le esperaba una nueva aventura. Vestida de hombre estaba sentada en una taberna bebiendo cuando llegó un caballero con el que trabó (por motivos desconocidos) una encarnizada pelea de espadas. Por supuesto, Julie resultó vencedora. El joven, hijo del duque de Luynes, al enterarse de que era una mujer insistió en que nadie más que ella lo atendiera. Julie aceptó y desde ese momento y hasta su muerte se convirtió en su principal pareja. En 1707, aunque no se sabe muy bien cuál fue el motivo, su corta, intensa y apasionante vida de novela terminó a los 37 años.


Photo

Post has attachment
Public
Photo

Post has attachment
19. Guerreras Dahomey ✓

Gloriosas y épicas fueron las guerreras del reino africano de Dahomey. El único ejercito de la historia compuesto únicamente por mujeres (o por lo menos del único que se tiene constancia). Su historia duró mucho, más de doscientos años durante los XVIII y XIX.

Imagino que sentiríamos autentico terror si nos colocasen ante ellas y fuésemos su objetivo. Indefensos en esa tierra, respirando el polvo que se levanta por sus pisadas, quedando muertos de miedo al escuchar sus voces, sus gritos, sus cantos, paralizados por sus miradas, su olor a piel sin miedo, a mujeres valientes, a fieras implacables… La guerra fue su pasatiempo y la comida que les alimentaba.

El histórico reino de Dahomey existió durante unos tres siglos, hasta 1900 y se extendió por un territorio que coincide con el tercio sur del actual Benín. Fue una sociedad con rey, jerarquizada, con hombres libres, agricultores, artesanos, aristócratas que alcanzó su esplendor gracias al comercio europeo, sobretodo de esclavos.

En el siglo XVIII el rey Agadja creó su ejercito de mujeres. Las consideraba sus esposas y, por ello, eran obligadas al celibato. Fueron adolescentes y mujeres entregadas al servicio militar por sus familias, escogidas fuertes y atléticas. Entrenadas para la guerra y dedicar su vida a ella. Decían que sus aptitudes físicas llegaron a ser superiores a las de los hombres guerreros, y su actitud más disciplinada.

Este ejercito llegó a tener entre sus filas unas 6.000 mujeres. Toma ya. Cada vez con más experiencia se enfrentaban en constantes guerras a los reinos vecinos. Solían actuar por sorpresa, aunque se consideraban un ejército defensivo, con carácter de guardia personal que solo entraba en combate en circunstancias especiales.

Desde Occidente las bautizaron como las amazonas de Dahomey. Fueron muchas las crónicas que aparecieron en Europa durante el siglo XIX hablando de su fiereza en el combate. Se dice de ellas que cortaban la cabeza de sus enemigos y se bebían sus sangre.

Su historia se extiende hasta la caída del propio reino. Fue en la última década del siglo XIX cuando éste desapareció debido a los colonizadores franceses que se hicieron con el control de los recursos económicos de la zona. Varias campañas militares entre 1892 y 1894 acabaron por borrar del mapa al famoso reino de Dahomey y con él a sus amazonas.

Photo

Post has attachment
Public
19. Guerreras Dahomey ✓

Gloriosas y épicas fueron las guerreras del reino africano de Dahomey. El único ejercito de la historia compuesto únicamente por mujeres (o por lo menos del único que se tiene constancia). Su historia duró mucho, más de doscientos años durante los XVIII y XIX.

Imagino que sentiríamos autentico terror si nos colocasen ante ellas y fuésemos su objetivo. Indefensos en esa tierra, respirando el polvo que se levanta por sus pisadas, quedando muertos de miedo al escuchar sus voces, sus gritos, sus cantos, paralizados por sus miradas, su olor a piel sin miedo, a mujeres valientes, a fieras implacables… La guerra fue su pasatiempo y la comida que les alimentaba.

El histórico reino de Dahomey existió durante unos tres siglos, hasta 1900 y se extendió por un territorio que coincide con el tercio sur del actual Benín. Fue una sociedad con rey, jerarquizada, con hombres libres, agricultores, artesanos, aristócratas que alcanzó su esplendor gracias al comercio europeo, sobretodo de esclavos.

En el siglo XVIII el rey Agadja creó su ejercito de mujeres. Las consideraba sus esposas y, por ello, eran obligadas al celibato. Fueron adolescentes y mujeres entregadas al servicio militar por sus familias, escogidas fuertes y atléticas. Entrenadas para la guerra y dedicar su vida a ella. Decían que sus aptitudes físicas llegaron a ser superiores a las de los hombres guerreros, y su actitud más disciplinada.

Este ejercito llegó a tener entre sus filas unas 6.000 mujeres. Toma ya. Cada vez con más experiencia se enfrentaban en constantes guerras a los reinos vecinos. Solían actuar por sorpresa, aunque se consideraban un ejército defensivo, con carácter de guardia personal que solo entraba en combate en circunstancias especiales.

Desde Occidente las bautizaron como las amazonas de Dahomey. Fueron muchas las crónicas que aparecieron en Europa durante el siglo XIX hablando de su fiereza en el combate. Se dice de ellas que cortaban la cabeza de sus enemigos y se bebían sus sangre.

Su historia se extiende hasta la caída del propio reino. Fue en la última década del siglo XIX cuando éste desapareció debido a los colonizadores franceses que se hicieron con el control de los recursos económicos de la zona. Varias campañas militares entre 1892 y 1894 acabaron por borrar del mapa al famoso reino de Dahomey y con él a sus amazonas.


Photo

Post has attachment
Public

Post has attachment
Public
"Despertó.
Y estaba solo.
No había primos listos.

De modo que percibió el entorno con todos sus sentidos. Y estos, eran poderosos.
Había pequeñas montañas que criaban valles a su alrededor cargados de vegetación fría y densa. Centenares de ríos, grandes y pequeños, bravos y serenos, con olores a trucha, cangrejo y nutria bajo un sol hermoso y vespertino que parecía aconsejar a las nubes mantenerse en el horizonte, a riesgo de ser disipadas. Centenares de olores de todo tipo de criaturas y cosas danzaban en su nariz; frutas, setas, árboles, piedras… Y todo, absolutamente todo, le pertenecía"

Cuentos de un Bosque Tribal: El Guardián - 1

https://semillasdecaocao.blogspot.com.es/2017/02/cuentos-de-un-bosque-tribal-el-guardian.html

Photo
Wait while more posts are being loaded