Profile cover photo
Profile photo
ROLDAN LOPEZ Rafael
262 followers -
Sonreír. Buscar la paz y dejar vivir.
Sonreír. Buscar la paz y dejar vivir.

262 followers
About
Posts

Post has attachment

Post has attachment
¿Cuánto?
Millones de sueños.
Ternura única.
Inmensa pasión
Denso silencio.

Mil perdones.
Cientos de versos.
Infinita paciencia.
Abrazos eternos.

Una sonrisa.
Mucho respeto.
Pocas palabras.
Dos para un beso

www.vivirysentir.es

Post has attachment
¿Cuánto?
Millones de sueños.
Ternura única.
Inmensa pasión
Denso silencio.

Mil perdones.
Cientos de versos.
Infinita paciencia.
Abrazos eternos.

Una sonrisa.
Mucho respeto.
Pocas palabras.
Dos para un beso

www.vivirysentir.es

Post has attachment
¿Cuánto?
Millones de sueños.
Ternura única.
Inmensa pasión
Denso silencio.

Mil perdones.
Cientos de versos.
Infinita paciencia.
Abrazos eternos.

Una sonrisa.
Mucho respeto.
Pocas palabras.
Dos para un beso

www.vivirysentir.es

Post has attachment
La malla
Me han mostrado un pedazo de mundo.
Allí derraman el agua por un agujero
que no llega al corazón de mi tierra seca.

Vacían camiones de alimentos
esparcen la rica fruta al suelo,
que jamás mi pueblo imaginó.

Me han enseñado una foto desde el espacio
con millones de luces encendidas
iluminando las grandes ciudades.

No he visto lindes en los caminos,
sólo caminos donde dejo las huellas de mis pies,
árboles donde encuentro el refugio de los soles.

Busco agua y alimento para los míos
allá donde estuvieren… y luz para ver
la injusticia de la historia.

He caminado noches enteras
escondido en las cunetas, huyendo
de los perros y las porras justicieras.

He llegado a los muros de mi cárcel,
a las redes metálicas que tal vez me capturen
y me devuelvan al fango de su edén.

¿Por qué tengo que escalar esos árboles de espinas
que no crecen en primavera,
ni atraen a las nubes con aguas finas?

Sólo deseo el agua y el pan que necesito,
la libertad para escoger mis sueños
y la tierra donde habito.

Post has attachment
La malla
Me han mostrado un pedazo de mundo.
Allí derraman el agua por un agujero
que no llega al corazón de mi tierra seca.

Vacían camiones de alimentos
esparcen la rica fruta al suelo,
que jamás mi pueblo imaginó.

Me han enseñado una foto desde el espacio
con millones de luces encendidas
iluminando las grandes ciudades.

No he visto lindes en los caminos,
sólo caminos donde dejo las huellas de mis pies,
árboles donde encuentro el refugio de los soles.

Busco agua y alimento para los míos
allá donde estuvieren… y luz para ver
la injusticia de la historia.

He caminado noches enteras
escondido en las cunetas, huyendo
de los perros y las porras justicieras.

He llegado a los muros de mi cárcel,
a las redes metálicas que tal vez me capturen
y me devuelvan al fango de su edén.

¿Por qué tengo que escalar esos árboles de espinas
que no crecen en primavera,
ni atraen a las nubes con aguas finas?

Sólo deseo el agua y el pan que necesito,
la libertad para escoger mis sueños
y la tierra donde habito.

www.vivirysentir.es

Post has attachment
La malla
Me han mostrado un pedazo de mundo.
Allí derraman el agua por un agujero
que no llega al corazón de mi tierra seca.

Vacían camiones de alimentos
esparcen la rica fruta al suelo,
que jamás mi pueblo imaginó.

Me han enseñado una foto desde el espacio
con millones de luces encendidas
iluminando las grandes ciudades.

No he visto lindes en los caminos,
sólo caminos donde dejo las huellas de mis pies,
árboles donde encuentro el refugio de los soles.

Busco agua y alimento para los míos
allá donde estuvieren… y luz para ver
la injusticia de la historia.

He caminado noches enteras
escondido en las cunetas, huyendo
de los perros y las porras justicieras.

He llegado a los muros de mi cárcel,
a las redes metálicas que tal vez me capturen
y me devuelvan al fango de su edén.

¿Por qué tengo que escalar esos árboles de espinas
que no crecen en primavera,
ni atraen a las nubes con aguas finas?

Sólo deseo el agua y el pan que necesito,
la libertad para escoger mis sueños
y la tierra donde habito.

Post has attachment
No son invisibles
INTRODUCCIÓN
Fran, Felipe, Pilar, Cris,… personas con rostro y nombre, personas con historia, experiencias, sentimientos. Así es este libro.

Con inusitada normalidad desaparece ese rostro concreto cuando en las ONGs de lo social o en servicios sociales se habla de “usuarios”, cuando en política se mencionan las estadísticas de pobreza y sinhogarismo, incluso cuando damos una limosna en la calle. Y si desaparece el rostro, que cerca estamos de la indiferencia, la segunda y definitiva exclusión de las personas en pobreza. El Papa Francisco denuncia esa “globalización de la indiferencia”.

Sin Techo y de Cartón nos invita a contrarrestar nuestra propia indiferencia, a volver a poner a la persona en el centro; la persona real, de carne y hueso, con nombre. Son más de treinta personas, con nombre e historia, las que en este libro entrecruzan sus vidas y destinos. De alguna forma, casi todos los retratos nos son conocidos. Habla de madres y abuelas, de hombres y niños, de esposas e hijas, de trabajadores y desempleados, de vecinos e inmigrantes, de profesionales y religiosos, de grandes en humanidad y de miserables, quizá de nosotros mismos. Habla de amistad, amor, fracasos,…



Rafa Roldán, desde una dilatada experiencia de trabajo y voluntariado con personas vulnerables, presenta la vulnerabilidad de la vida reflejada en personas que deambulan, mendigan, viven e incluso duermen en las calles protegidos por cartones. A veces se piensa que la vida que llevan estas personas no tiene nada que ver con nosotros, pero no se puede olvidar que nadie está libre de ser frágil, de cartón. Sin techo y de cartón es un ejercicio de empatía de ponerse en la piel de cualquier persona vulnerable.

Es un libro que empieza como nos gusta que empiecen los libros, enganchando y sumergiendo al lector en los acontecimientos. Pero se vuelve poco a poco descarnado, provocador, incluso políticamente incorrecto. Pero el lector sabe o intuye que lo que lee es tan real que en un momento dado debe decidir si sigue leyendo o lo deja. Si sigue leyendo quizá decida incluso compartir su lectura; es un libro para la reflexión, el aprendizaje y el debate: en grupo de lectura, en la asociación del barrio, en la carrera de Trabajo Social, en la Cáritas parroquial, entre profesionales de la inserción de uno y otro lado de la mesa.

Y finalmente es una lectura que plantea un reto, al estilo de esa serie tan conocida hace unos años: Buscando a Wally. Solo que aquí, en vez de buscar a un divertido joven de jersey a rayas, hemos de encontrar la esperanza. Parece un libro desesperanzado, pero no lo es. Y ese es el reto y el premio: si encontramos la esperanza en esta historia tan cruda y real, descubriremos también en nosotros mismos la capacidad de ver a esas personas vulnerables y darles al menos un destello de esperanza.

Jorge Nuño Mayer

Secretario General de Caritas Europa

Post has attachment
No son invisibles
INTRODUCCIÓN
Fran, Felipe, Pilar, Cris,… personas con rostro y nombre, personas con historia, experiencias, sentimientos. Así es este libro.

Con inusitada normalidad desaparece ese rostro concreto cuando en las ONGs de lo social o en servicios sociales se habla de “usuarios”, cuando en política se mencionan las estadísticas de pobreza y sinhogarismo, incluso cuando damos una limosna en la calle. Y si desaparece el rostro, que cerca estamos de la indiferencia, la segunda y definitiva exclusión de las personas en pobreza. El Papa Francisco denuncia esa “globalización de la indiferencia”.

Sin Techo y de Cartón nos invita a contrarrestar nuestra propia indiferencia, a volver a poner a la persona en el centro; la persona real, de carne y hueso, con nombre. Son más de treinta personas, con nombre e historia, las que en este libro entrecruzan sus vidas y destinos. De alguna forma, casi todos los retratos nos son conocidos. Habla de madres y abuelas, de hombres y niños, de esposas e hijas, de trabajadores y desempleados, de vecinos e inmigrantes, de profesionales y religiosos, de grandes en humanidad y de miserables, quizá de nosotros mismos. Habla de amistad, amor, fracasos,…



Rafa Roldán, desde una dilatada experiencia de trabajo y voluntariado con personas vulnerables, presenta la vulnerabilidad de la vida reflejada en personas que deambulan, mendigan, viven e incluso duermen en las calles protegidos por cartones. A veces se piensa que la vida que llevan estas personas no tiene nada que ver con nosotros, pero no se puede olvidar que nadie está libre de ser frágil, de cartón. Sin techo y de cartón es un ejercicio de empatía de ponerse en la piel de cualquier persona vulnerable.

Es un libro que empieza como nos gusta que empiecen los libros, enganchando y sumergiendo al lector en los acontecimientos. Pero se vuelve poco a poco descarnado, provocador, incluso políticamente incorrecto. Pero el lector sabe o intuye que lo que lee es tan real que en un momento dado debe decidir si sigue leyendo o lo deja. Si sigue leyendo quizá decida incluso compartir su lectura; es un libro para la reflexión, el aprendizaje y el debate: en grupo de lectura, en la asociación del barrio, en la carrera de Trabajo Social, en la Cáritas parroquial, entre profesionales de la inserción de uno y otro lado de la mesa.

Y finalmente es una lectura que plantea un reto, al estilo de esa serie tan conocida hace unos años: Buscando a Wally. Solo que aquí, en vez de buscar a un divertido joven de jersey a rayas, hemos de encontrar la esperanza. Parece un libro desesperanzado, pero no lo es. Y ese es el reto y el premio: si encontramos la esperanza en esta historia tan cruda y real, descubriremos también en nosotros mismos la capacidad de ver a esas personas vulnerables y darles al menos un destello de esperanza.

Jorge Nuño Mayer

Secretario General de Caritas Europa

Post has attachment
INTRODUCCIÓN
Fran, Felipe, Pilar, Cris,… personas con rostro y nombre, personas con historia, experiencias, sentimientos. Así es este libro.

Con inusitada normalidad desaparece ese rostro concreto cuando en las ONGs de lo social o en servicios sociales se habla de “usuarios”, cuando en política se mencionan las estadísticas de pobreza y sinhogarismo, incluso cuando damos una limosna en la calle. Y si desaparece el rostro, que cerca estamos de la indiferencia, la segunda y definitiva exclusión de las personas en pobreza. El Papa Francisco denuncia esa “globalización de la indiferencia”.

Sin Techo y de Cartón nos invita a contrarrestar nuestra propia indiferencia, a volver a poner a la persona en el centro; la persona real, de carne y hueso, con nombre. Son más de treinta personas, con nombre e historia, las que en este libro entrecruzan sus vidas y destinos. De alguna forma, casi todos los retratos nos son conocidos. Habla de madres y abuelas, de hombres y niños, de esposas e hijas, de trabajadores y desempleados, de vecinos e inmigrantes, de profesionales y religiosos, de grandes en humanidad y de miserables, quizá de nosotros mismos. Habla de amistad, amor, fracasos,…



Rafa Roldán, desde una dilatada experiencia de trabajo y voluntariado con personas vulnerables, presenta la vulnerabilidad de la vida reflejada en personas que deambulan, mendigan, viven e incluso duermen en las calles protegidos por cartones. A veces se piensa que la vida que llevan estas personas no tiene nada que ver con nosotros, pero no se puede olvidar que nadie está libre de ser frágil, de cartón. Sin techo y de cartón es un ejercicio de empatía de ponerse en la piel de cualquier persona vulnerable.

Es un libro que empieza como nos gusta que empiecen los libros, enganchando y sumergiendo al lector en los acontecimientos. Pero se vuelve poco a poco descarnado, provocador, incluso políticamente incorrecto. Pero el lector sabe o intuye que lo que lee es tan real que en un momento dado debe decidir si sigue leyendo o lo deja. Si sigue leyendo quizá decida incluso compartir su lectura; es un libro para la reflexión, el aprendizaje y el debate: en grupo de lectura, en la asociación del barrio, en la carrera de Trabajo Social, en la Cáritas parroquial, entre profesionales de la inserción de uno y otro lado de la mesa.

Y finalmente es una lectura que plantea un reto, al estilo de esa serie tan conocida hace unos años: Buscando a Wally. Solo que aquí, en vez de buscar a un divertido joven de jersey a rayas, hemos de encontrar la esperanza. Parece un libro desesperanzado, pero no lo es. Y ese es el reto y el premio: si encontramos la esperanza en esta historia tan cruda y real, descubriremos también en nosotros mismos la capacidad de ver a esas personas vulnerables y darles al menos un destello de esperanza.

Jorge Nuño Mayer

Secretario General de Caritas Europa
Wait while more posts are being loaded