Profile cover photo
Profile photo
Fundación Ana García de Cuenca
Ana García de Cuenca es una Profeta cordobesa, con 94 Libros publicados con Licencia Eclesiástica, y avalados por importantes personalidades, seglares y de la Iglesia.
Ana García de Cuenca es una Profeta cordobesa, con 94 Libros publicados con Licencia Eclesiástica, y avalados por importantes personalidades, seglares y de la Iglesia.
About
Posts

Post has attachment
En Sueño Profético decían:

Si tú dices que amas a Dios, haz que lo justifique tu caridad en la acción. Que la acción es la que espera, si la Palabra es de Dios. Que a veces no hay palabra, que sólo hay acción y otros dicen las palabras: “esta es persona de Dios”. Porque su vivir es contentar a Dios y llevar el Evangelio en Palabras y en acción, retirando la injusticia que practica el que no ama a Dios, y enseñando de esta Vida que están viviendo, con Vida, los primeros cuerpos que Dios creó cuando hizo el mundo, que luego fueron muertos. Estos espíritus conocieron a Dios Padre, y luego, a Dios Hijo, ya con Cuerpo de Carne, pero sus espíritus no cuentan siglos Aquí en la Gloria.

Desperté, oí:

“No cuentan siglos”, puede no ser entendido ahí en la Tierra.

Aquí es siempre el mismo tiempo por ser sitio Eterno, sin día y sin tiempos.

Sin cuerpo, que es el culpable de perder el Cielo.

Cielo que no está oculto cuando tienes cuerpo.

Y se nombra mucho sin creer en Dios, o creyendo y no queriendo al Dueño que es Dios.

Cielo, que el hombre no llega, por cultura y adelanto que presente, si no pone obediencia con Amor.

*

Libro 32 - La Palabra del Creador - Tomo III - C1
Add a comment...

Post has attachment
En Sueño Profético hablaban del Mando para que el espíritu arrobado llevara Mando al cuerpo, para ya darle Mando al cuerpo que el Mando quiera abrazarlo y practicarlo.

Se vieron muchos dibujos de vapor en colores, como si fueran nubes, y dijo una voz del Cielo:

Esto es Flotación en Poder Divino, que este Poder es constante, como la respiración en el Elegido. Este Poder –y otra vez se vio con gran rapidez y fuerza invisible para los ojos del hombre– pueden sentirlo con quietud para más comunicarse con el Instrumento o para retirarse. Por eso su presencia es llevada a sitios y en otros es negada.

Al Instrumento, el sentir de Dios es Flotación Divina, le habla sin palabras.

Desperté, oí:

Esta Flotación Divina, uno de sus nombres, es Huella de Dios.

Otro nombre es Poder con Misterio, que nadie puede decir “yo lo veo”.

¡Dios, Misterio en sus actuaciones, para el que a Dios por Dios no tiene!

¡Dios, que no diferencia al hombre para sentarlo a su mesa!

¡Dios, Dueño de los dos mundos que a sus Palabras obedecen!

¡Dios, Tres Nombres, Tres Imágenes, y sin número para hacer Presencia!

¡Premio que le guarda al hombre para el que su premio quiera!

¡Dios, Palabra dicha en el hombre, pocas veces con reverencia!

Esto lo le extraña al hombre si lo medita y lo piensa.


*

Libro 30 - Investigaciones la Verdad - Tomo IV - C2
Add a comment...

Post has attachment

En Sueño Profético decían:

Si quieres que sepan de Aquí,
tienes que no callar ahí.

A más cundir,
menos podrán desmentir.
Y a menos callar,
más grande harás la verdad.

Haz que las Llamas del Fuego Divino
quemen y vayan dejando rescoldo,
que no faltando rescoldo,
siempre habrá fuego encendido
para no poder callar
este Mensaje Divino.

El silencio perjudica
como el agua al fuego
cuando quieres que la lumbre
suba sus llamas
en dirección para el Cielo.

Estos Mensajes, su fuerza
ya asusta al silencio.
Estos Mensajes dan vida al espíritu,
cuando el espíritu está enfermo
y cortan la enfermedad
con Mando que da este Cielo.

Este Fuego, el taparlo,
no puede el hombre hacerlo.
Este Fuego quema tanto,
que te prohíbe el silencio.
Este Fuego te da Vida,
que aunque te sientas quemando,
es Fuego que más te arrimas.

Al explicar este Fuego,
el que te oye se olvida
de todo lo material.

Yo no podía vivir
sin que todos me notaran
el Fuego que había en mí
cuando querían que contara
la intimidad de mi espíritu
cuando Dios
en éxtasis me dejaba.

Ya no hablaba Teresa,
hablaba el Fuego y las Llamas
que yo tenía por dentro.

Desperté, oí:

De esta lumbre de este Cielo,
no puedes apagar las llamas,
porque los Troncos Divinos
te queman si más te callas.

¡Ay Fuego de mi Señor!
¡Ay Fuego, que no ve llamas
el que tiene la frialdad
de no sentir tus Palabras!

Yo me sentiría muerta
si este Fuego me faltara.
Yo no diría estoy viva,
ni estoy muerta,
porque no comprenderían
el sentir que yo explicara.

Estoy viva,
no lo podía decir,
porque sin Dios
ya no es vida.
Y estoy muerta,
no podían comprender,
porque decían, Teresa,
y me oían responder.

Este Fuego cuando prende,
porque tú tanto te acercas,
tienen que verte las Llamas,
queriendo verlas y no verlas.

Si se retiran,
ven Llamas
y no saben dar respuesta.

Estos Troncos y esta Lumbre
es Gloria que baja a Tierra.

TERESA DE ÁVILA

*

Libro 26 - Dios Comunica y Da Nombres - Tomo III - C1
Add a comment...

Post has attachment
En Sueño Profético hablaban de los Libros. Decían:

Si todo lo que tienes escrito, de Aquí dictado, llegara a manos de hombres que a Dios amaran, no podrían callar dando a conocer estas Palabras de Dios, diciendo que ridiculizan todo lo que el hombre quiera hablar de Aquí.

Si estando el hombre con cuerpo, Dios no lo ha traído a su Reino como trae a este espíritu que siempre aceptó el Querer de Dios o el Permitir, si la Gloria no la vivió, no puede explicar lo que no habiendo materia Dios te hace que veas y sientas: Vida de espíritu, que unos con poco tiempo y otros de muchos siglos, ya dejaron la Tierra, sitio donde vive la materia. Pues a este espíritu, Aquí lo trae y le explica para que quede de Enseñanza.

Estos Libros los precisa la cultura y el adelanto del hombre, para que en su cultura, el adelanto, cuente con este final: Gloria de Dios o sitio sin Gloria. Que la cultura del adelanto, a esto último, nombre le ponga. Dios lo nombra Abismo, Infierno, separación de su Reino.

Al hombre le hace falta para el progreso este Stop Divino. De aquí pueden sacar los temas que el adelanto necesita para que el mal no vaya avanzando.

Son Iglesia y seglares los que tienen que cundir el vivir una vida sin pecado. Que el que la otra quiera, que la viva, pero con su nombre: “vida de pecado”.

Desperté, oí:

Estos Mensajes no obligan
a que a Dios tengas que amarlo.
Estos Mensajes te avisan
de que pienses que tu cuerpo
no puedes asegurarlo
de que no le llegue muerte.

Y que hay que enseñar
a que el hombre se respete,
para que en el momento final
le salga en palabras o en silencio:

“Señor, perdóname si hice mal,
pero siempre
yo cumplí tus Mandamientos”.

Hay que cundir
lo que no tiene reforma,
si quieres venir Aquí.

El teólogo, el catedrático y el culto,
son los que pueden Esto cundir
y hacer que el hombre piense
que se tiene que morir.


*

Libro 24 - Dios No Quiere, Permite - Tomo IV - C4
Add a comment...

Post has attachment
En Sueño Profético decían:

Elegido para enseñar, tiene el máximo grado que en la Gloria puedan dar.

Pues de esta Enseñanza ya sale el Amor a Dios y la Caridad al Prójimo, a unos menos y a otros más. Que este aprender lo aprendes creyendo que de Aquí va.

El Elegido que enseña, si esto verdad no fuera, tendría grande responsabilidad en preguntas que le hicieran o consejo que le pidieran.

Dijo un espíritu con el Mando de Dios:

Tendría grande responsabilidad en llevar al hombre a Dios o aconsejarle para huir del pecado.

Esto ya ha ido de Dios antes de que el Elegido lo haya hablado.

Es Dios el que manda a la Tierra. No es la Tierra a Dios llamando. Esto es lo que el hombre no entiende.

Estos Elegidos fueron dando todos los pasos de su vida en Dios pensando y llevando a las heridas bálsamo. Estos Elegidos fueron a Dios nombrando, sin despreciar de la Tierra aquello que no es malo, aquello que Dios puso como Ley a los cristianos.

Por eso estas Enseñanzas no pueden ser reformadas. Ni siquiera una palabra puede ser cambiada por catedráticos o por todas las universidades del mundo que se juntaran.

Desperté, oí:

Si el hombre amara a Dios,
Lo vería en estos Escritos.

Están puestos con Amor,
y la explicación con fuerza.

Está hablando la Eternidad
a los hombres de la Tierra.

¡Hombres que ellos se clavan
a lo que pide la Tierra!

Se están labrando una vida
inquieta y trabajosa.

Esta inquietud se la ponen
cuando pasan de los 30,
que con frecuencia es más tarde.

Mayoría no han llegado a cogerle
a la inquietud una renta.

Porque empezando inquietud,
tranquilidad no te llega.

El hombre es dominado
por todo lo de la Tierra,
porque le falta el creer
que luego esta Vida espera.

Están luchando una vida,
para dejar en la Tierra
lo que Aquí no necesitan.


*

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C4

Add a comment...

Post has attachment
En Sueño Profético decían:

Si quieres saber cómo eres, estudia tus reacciones. Que en la reacción que quieras mentir, por dentro la verdad tienes.

El cuerpo es el que miente. El espíritu que es de Dios no puede. Que es de Dios porque el espíritu quiere. El espíritu que es de Dios es roca lo que lo protege, y sabiduría que no acaba, porque tiene más saber cuando el cuerpo muere. A este espíritu no le llega la soberbia; la envidia la desconoce; y la caridad la lleva para dejarla en el sitio que Caridad de Dios quieren. Sus brazos van levantando al caído, y la mirada en el Cielo para pedir el Perdón por el que el mal le haya hecho. Ya el sufrimiento lo pasa poniendo al lado la Cruz, con Pies y Manos clavados, que la Carne estaba viva cuando el martillo a la Carne aquel clavo le clavaba.

Desperté, oí:

Cierto que en un espíritu de Dios no pueden mentir sus actos. En cambio, el que no es de Dios, puede fingir muchos actos, que luego, al final, se ven.

Se han nombrado algunas actuaciones de espíritus que están con Dios o que están retirados.

Pero quedan muchas más actuaciones de espíritus envenenados que a Satanás le sirven.

La maldad te hacer verlo todo para mal del Cielo.

La maldad te hace ver lo malo donde puede estar la actuación del Cielo.

Un espíritu de Dios apacienta, te da Paz y te trae a este Cielo.


*

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C1
Add a comment...

Post has attachment
En sueño Profético hablaban del que Dios elige par enseñar. Decían:

Dios no elige si tú no presentas Amor grande a Él. Que este Amor da Amor y recibe mal pago. Que este Amor da siempre alegría y quita tristeza.

El sacrificio en el Elegido cuenta. Rápido le viene esto a la memoria:

“Siendo Dios el Único en el Cielo y en la Tierra, el hombre lo trata mal y desprecia su Presencia. ¿Quién soy yo para no sufrir? Yo vivo siempre su Presencia, y ya, sacrificio nada me cuesta. Si fuera un sacrificio, no viviría su Presencia”.

Dijo uno:

¿Cómo el hombre se atreve a dudar cuando ve un vivir constantemente la Palabra de Dios, que el Espíritu de Dios es el que actúa? ¿Cómo el hombre no acude para ofrecer su ayuda y achicar sufrimientos, que muchos los quitaría?

El que Dios elige para enseñar, da la Enseñanza con el ejemplo.

Desperté, oí:

Este ejemplo tiene que ser
en todas las etapas de su vida,
en alegría y en sufrimiento,
en ver lo de la Tierra
como tierra por el suelo.

Y lo de Dios, con su altura,
en un Mundo ya sin suelo,
donde nada ya lo ensucia,
teniendo en el pensamiento
el día de la despedida
de el espíritu al cuerpo.

Que este pensar enferma
al que no cree en el Cielo.

Aunque diga que cree,
es mentira,
si tiene susto y miedo.
Y si cree, le faltó
el cumplir los Mandamientos.

A la muerte, amando a Dios,
quítale el susto y el miedo,
si la muerte ya te llega
con la llamada del Cielo.

¡Qué lástima que no enseñen
este “Evangelio Diciendo”!


*

Libro 25 - Meditaciones y Palabras Directas con El Padre Eterno - Tomo III - C6
Add a comment...

Post has attachment
En Sueño Profético yo me notaba andando, pero si miraba al suelo, no había suelo ni yo me veía andando. Se oía hablar, muy cerca, estas palabras:

Ya Aquí no hay cuerpo. El espíritu es el que habla y anda. Si creyeran que esta Verdad, verdad era, no podrían vivir tranquilos el tiempo que de vida les quedara. Esta Verdad, ella se firma con abrazar el sufrimiento e ir quitando sufrimiento al que no merece oír su habla.

Ya dijo uno:

¿Cómo puede pensar el hombre que Dios pueda perdonar al que tenga cerca estos Mensajes y no los oiga? Y si alguno los oye, es porque el Instrumento está pordioseándole. Esto, a Representantes de Dios y a seglares, que no merecen oír de boca del Elegido ni “buenos días” ni “buenas noches”. Si a este espíritu Aquí Dios no lo trajera, no podría hacer esta vida de sufrimiento que lleva. Si esta Sabiduría fuera de la Tierra, ya estarían explotándola, y sería ave que vuela, que no podrían seguirla como otra ave no fuera.

Desperté, oí:

Va el Mensaje al desprecio tan grande que el hombre le tiene al Lugar que Dios, a diario, le da su Palabra para que sea cundida por el mundo entero.

Que si no fuera Palabra de Dios, cómo iba a estar viviendo en ese desprecio.

Dios permite ahí, pero una vez que sueltas tu cuerpo, Aquí ya Dios no tiene permitir.

Lo mismo que el sufrimiento que dentro está de ti, ése, no cuenta Aquí.

Eso es traje nuevo que llevas, que el que va sucio, ensucia, para que sucio lo vean.

Si el hombre amara a Dios, no le daría sufrimiento al que Él elige para que hable de su Reino.

Tu contacto sea más íntimo con el que más achique tu sufrimiento.


*

Libro 31 - Te Habla El Profeta - Tomo IV - C3
Add a comment...

Post has attachment
En Sueño Profético decían:

Si te vistes con el traje del Prójimo, conoces y sientes donde el sufrimiento se encuentra.

Si te vistes con el traje del Prójimo, en ti sientes aquello que otro tenga, porque tú llevas el traje de las alegrías y las penas. Las alegrías, porque ves a Dios. Y las penas, de ver que el hombre, del Prójimo se aleja, que es alejarse de Dios.

Dijo uno:

Yo siempre oí decir a mi madre que la vida sin Prójimo era barca sin río, jaula sin pájaro. Que el Prójimo te hacía pensar en la Vida Eterna.

Si al Prójimo podías ayudar y le cerrabas las puertas, yo creo que ella sentía el dolor del que el dolor tenía. Decía, que si el trigo no se sembrara, cosecha no se recogería.

Pues igual es hacer el bien para cuando se cumplan tus días de que la Tierra abandones, bien de noche o de día, con pocos años o con muchos. Que con muchos, no va el decir: lo que un cuerpo dure. Con la vejez ya se negó tu cuerpo a poder hacer lo que todos vieron.

Desperté, oí:

No hay mejor documento
para cuando quede ahí tu cuerpo,
que haber vivido Prójimo.

Poniendo en ti el traje
que otro llevaba puesto.

Esto, yo no pude olvidar
el tiempo que mi espíritu
dio vida a mi cuerpo.

Yo quería servir a Dios
para tener a Dios contento.

Yo hacía este pensar:
“Si en el Prójimo está Dios,
yo debo ir a verlo”.


*

Libro 31 - Te Habla el Profeta - Tomo IV - C5
Add a comment...

Post has attachment
En Sueño Profético decían:

La Sabiduría de Dios no tiene final y a ella jamás puede llegar el hombre.

La Sabiduría de Dios es el Poder Divino el que la compone.

Querer a esto llegar es querer bajar la Luna para que viva en la Tierra, y para que el venero, donde la Luna está, tenga el agua su nacimiento.

Ante las cosas de Dios, diciendo este Nombre, tienes que humillar el saber que tienes. Es todo lo mismo y nada es igual. Pongamos este ejemplo:

Numera las caras que has visto y que sigues viendo: ninguna es igual, ni tampoco los cuerpos. ¿Quién podría hacer en algún trabajo esta variación desde que Dios hizo el mundo, el universo, la creación de vidas, el sitio para que viva el espíritu cuando ya no tiene cuerpo?

Es sencillo comprender lo que Dios puede hacer, si piensas en todo lo que estaba hecho cuando el primer hombre pisó la Tierra.

Desperté, oí:

Ya estaba el suelo, el agua, el Sol, el aire, la noche, el Cielo (que el Cielo estaba antes).

Del Cielo salió este Mando, y Allí estaba su Dueño.

Después se hace Hombre. Se hace Hombre y no necesita al hombre para vivir en el suelo.

Y todo está a su Mando, y le deja Libertad sólo al cuerpo del hombre.

El que quiso y quiere, Lo ama. Al que no Lo quiere, Él lo aparta.

Nombraban mucho el Poder de Dios, que el hombre no puede hacer que nazca igual ninguna cara.

Ningún hombre puede engañar diciendo: “Yo soy aquel que con el que tú tenías intimidad”, ya sea extraño o familiar.

Su cara ya te presenta que cara no hay otra igual.

La Sabiduría de Dios, si piensas, te hace pensar.


*

Libro 30 - Investigaciones a la Verdad - Tomo IV - C2
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded