Profile cover photo
Profile photo
BUENO SALINERO ABOGADOS
8 followers -
SIEMPRE ADELANTE
SIEMPRE ADELANTE

8 followers
About
Posts

Post has attachment
LOS MENORES, LOS MÓVILES Y LOS CIBERDELITOS
Desde hace unos años y gracias a un aparato que se ha metido de lleno en nuestra existencia (el teléfono inteligente) podemos decir que nuestra vida ha cambiado irremediablemente. Son muchas las cosas que ya hacemos con el móvil y que antes, o no hacíamos, o teníamos que acudir a un ordenador para ello: por ejemplo, enviar o recibir un correo electrónico, publicar algo en redes sociales (Facebook, Twiter, LinkedIn...), enviar archivos de texto, sonido, imagen, etc.
Ahora, con el teléfono en la mano hacemos esas y otras muchas: vemos el tiempo que va a hacer, la ruta y duración de nuestro próximo viaje, la transferencia bancaria que teníamos que realizar, la consulta de no sé qué artículo, la compra de.... Es inagotable el número de tareas que ya hacemos desde nuestro teléfono móvil, desde que es “smartphone”. Eso ha cambiado nuestras rutinas y costumbres definitivamente, pero, pensando en nuestros hijos adolescentes, su vida no ha cambiado, sino que han nacido ya con ello. Por eso son tan hábiles manejando esos aparatos.
El título del artículo se refiere a las posibilidades que tiene el móvil inteligente de facilitar también la comisión de delitos, que algunas veces incluso se cometen por los jóvenes sin percatarse de su gravedad: ciberbullying, grooming, sextorsión, retuiteo de tuits de contenido ilícito, suplantación de identidad en internet, incitación al odio en internet...
Por eso en los próximos artículos voy a referirme a los llamados ciberdelitos, especialmente pensando en nuestros menores que son más vulnerables.
En esta ocasión hablaré del SEXTING.
En principio el sexting solo consiste en enviar contenido erótico o sexual propio a otra persona por medio del teléfono móvil. El envío de una imagen o video propio, no implica la comisión de un delito. Pero el que lo recibe puede hacer fácilmente un uso indebido de esa imagen o grabación y ese uso puede derivar en situaciones de acoso, extorsión, chantaje ... Ahí se produce el delito: con en el uso indebido de esa foto o video por parte del que lo ha recibido.
Estas conductas suponen una grave vulneración del derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen y pueden constituir un delito de descubrimiento y revelación de secretos del Art. 197 del Código Penal.
Un ejemplo aparentemente inocente: Un adolescente envía una imagen de contenido erótico como regalo a su pareja, y ésta lo reenvía a su mejor amigo/a, el cual, puede reenviarlo a su vez, produciéndose envíos incontrolados. Algunos de los destinatarios accidentales pueden caer en la tentación incluso de solicitar dinero u otro tipo de favores a cambio de no divulgar esa información...
Por lo tanto, el consejo es evidente: nunca enviéis imágenes comprometedoras. Pueden acabar donde nunca hubierais pensado. La mezcla del móvil y las redes sociales es explosiva, para bien y para mal: puede “viralizar” cualquier imagen en cuestión de minutos. Y por supuesto, nunca utilicéis, de ningún modo, esas imágenes de otros. Ese consejo hay que transmitírselo con insistencia a nuestros hijos. Ellos no son verdaderamente conscientes de los peligros que conlleva el uso de ese tipo de imágenes.
Photo
Add a comment...

MÁS MEDIACIÓN, MENOS PLEITOS
Los abogados tradicionalmente han mirado a la mediación con cierto desdén. Quizás porque los buenos abogados siempre han “mediado”, es decir siempre han procurado evitar litigios tratando de llegar a acuerdos entre las partes. Ya saben “más vale un mal acuerdo que un buen juicio”. Lo cierto es que la mediación es mucho más que eso.
Por otra parte, nuestra personalidad (latina) ha sido hasta ahora poco proclive a hacer mediaciones. Ha sido más visceral. Cuando tengo un problema, lo que quiero es ganar y pasar por encima de mi adversario. Ya casi puedo aceptar no ganar, pero siempre que el otro pierda más que yo. Es lamentable, pero ese es aun el perfil de muchas personas, que van buscando del abogado conseguir ese objetivo. Y los abogados a veces no hemos tenido más remedio que entrar por ese camino, a pesar de advertir al cliente que no es lo racional ni lo prudente. De ahí luego la mala fama de los abogados, que muchas veces viene de seguir a pies juntillas los deseos de su cliente.
Aunque un poco escéptico en estos últimos tiempos de barbarie terrorista, pienso que nuestra civilización va avanzando en términos de derechos humanos, de respeto a las minorías, de tolerancia ante el distinto… Ya sé que junto a estos avances hay también pasos atrás, pero quiero fijarme más en los avances, que son innegables. Lo de que “cualquier tiempo pasado fue mejor” no se sostiene con un mínimo rigor.
Pues bien, en este devenir de los tiempos se impone desterrar esa forma de ser nuestra que busca ganar al adversario a toda costa. Utilizando la inteligencia, nos daremos cuenta que lo más útil, lo más constructivo, lo más duradero es llegar a acuerdos de colaboración, de entendimiento que faciliten la convivencia, que la hagan más fácil y así poder construir un mundo distinto y más humano. A esa tarea nos debemos todos. Muchos siglos atrás ya hubo filósofos que lo dejaron claro. Incluso aquel cuya vida puso el calendario a cero nos propuso un nuevo estilo de vida que, aunque en cierto modo ha inspirado nuestra civilización occidental, está aún por estrenar.
En este orden de cosas la mediación nos proporciona un nuevo modo de afrontar los conflictos. Mediante él nadie impone nada y son las partes contendientes, con la ayuda de un mediador, las que logran sacar adelante un acuerdo que les beneficie mutuamente y que conlleve unas mejores relaciones futuras. Todo ventajas, ningún inconveniente. Claro que, para los casos más extremos, que solo buscan doblegar al contrario, es imposible siquiera el planteamiento.
Mucho nos queda por avanzar en este campo y esperemos que poco a poco vaya calando la necesidad y la virtud de acudir cada vez más a la mediación para resolver nuestros conflictos y menos a la sufrida justicia que, saturada y poco dotada de medios, pide a gritos un cambio de modelo.

Add a comment...

LOS BANCOS SIGUEN HACIENDO DE LAS SUYAS
La litigiosidad sobre la cláusula suelo de las hipotecas de miles de españoles está lejos de desaparecer. En los pocos meses que han transcurrido a partir de la promulgación del Real Decreto 1/2017 ya han sido numerosas las contestaciones de las entidades de crédito acerca de la cláusula suelo y las que conozco son bastante parecidas. O bien te ofrecen la anulación de la cláusula con una pequeña compensación económica por lo cobrado de más o bien te ofrecen un diferencial más reducido y sin compensación alguna. Pero en ambos casos están muy lejos de devolver todo lo percibido de más.
Recordemos que el mencionado real decreto prevé una reclamación previa al banco, antes de acudir a los tribunales. Aunque se dice que es voluntaria, en la práctica se convierte casi en obligatoria, pues, de lo contrario, no se podrá lograr una condena en costas si el banco se allana a la demanda. Lo cual, en gran número de casos, lo que está provocando es que el particular tenga que perder tres meses antes de reclamar al juzgado. Desde luego la norma se hizo con la sana intención de beneficiar, como siempre, a los bancos, que son los que financian a los partidos políticos que votaron la norma.
A pesar de la claridad con que se han pronunciado el Tribunal Supremo y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, las entidades financieras en su mayoría siguen negándose a admitir lo obvio, la nulidad absoluta de la cláusula suelo incluida en las escrituras de hipoteca de los consumidores. Por lo tanto, sigue imponiéndose la necesidad de acudir a los tribunales si se quiere obtener la nulidad de dicha cláusula y la compensación económica que ello lleva aparejado.
Lo malo es que los bancos, al actuar así, no lo hacen irracionalmente. Los datos estadísticos nos dicen que miles de clientes aceptarán lo ofrecido por ellos sin consultar a un abogado y se verán así una vez más engañados. O peor aún, aunque consulten, aceptarán finalmente el acuerdo por la aversión tradicional del ciudadano medio a acudir a la justicia. De eso se aprovechan los bancos y les funciona.
Por eso, ¡revélese! Ya está bien de abusos. No acepte cualquier cosa que lo ofrezcan. Exija sus derechos.

Gerardo Bueno Salinero
ABOGADO
Add a comment...

BUENO SALINERO ABOGADOS
Queremos dar un paso adelante en la claridad de nuestra política de precios.
Tradicionalmente en la abogacía ha sido complicado dar un presupuesto adelantado en un procedimiento judicial dada la amplia gama de posibilidades que ofrece un procedimiento y que, a priori, no puede adivinarse como va a discurrir.
Desde la posibilidad de que el demandado se allane a la demanda y se acabe el procedimiento apenas empezado, que sería el caso más favorable y optimista (a veces se da aunque parezca mentira a mí me ha pasado esta semana) hasta el caso contrario en que la contraparte se oponga y recurra cada una de las resoluciones judiciales que se vayan dictando, haciendo el procedimiento largo y trabajoso.
Pero hay que entender que el cliente necesita un presupuesto cerrado para tomar la decisión de reclamar sus derechos. Sería su “derecho” a un presupuesto cierto y concreto. Por eso en BUENO SALINERO ABOGADOS vamos a dar presupuesto cerrado y ajustado para cada procedimiento, sin que cualquier trámite adicional que se realice –haya estado o no previsto desde el comienzo- suponga un sobrecoste para el cliente. Incluyendo, por supuesto, cualquier recurso que sea necesario.
Por eso, a partir de ahora, cuando pidan un presupuesto, el que se dé, incluirá la cláusula “todo incluido” en el mismo. Cualquier trabajo que se realice relacionado con ese procedimiento (escritos, consultas, recursos, etc., etc.) estará ya dentro del mismo, de manera que el cliente no tenga que preocuparse de las vicisitudes que puedan ocurrir.
Junto a esto, la política de pagos, con carácter general, será la siguiente. Pago del 25% al comenzar y el resto en 6 mensualidades consecutivas.
Esperamos que esto contribuya a dar claridad y confianza a nuestros clientes en los tiempos que corren.
Gerardo Bueno Salinero
Add a comment...

Como un paso más en el acercamiento del consejo jurídico de calidad al ciudadano, en Bueno Salinero Abogados, establecemos para todo el año 2016, un precio único para las consultas: 25€ (IVA incluido).
Esta es una forma de facilitar el acceso a una opinión de calidad, antes de realizar cualquier tipo de operación que pueda tener consecuencias importantes: firmar un contrato, tomar una decisión, etc.
Alguno podrá decir que hay muchos despachos de abogados con consultas gratuitas... Es cierto. Pero no es menos cierto que la garantía de que el consejo será objetivo e imparcial, es que la consulta esté remunerada. Generalmente nadie hace gratis su trabajo y cuando alguien lo hace, hay motivos para poder sospechar que eso es un reclamo publicitario y que esa consulta gratuita corre el peligro de ser un gancho para captar a un cliente. De ese modo, el consejo que se dé ya no contará con la garantía de un profesional independiente. Siempre existirá la sospecha de que el consejo concreto por ejemplo ir a juicio, o no ir esté condicionado por los intereses del que da el consejo, y no del que lo pide.
Por lo tanto, para evitar ese peligro, nosotros no aconsejamos gratuitamente. Pero sí aseguramos que el consejo dado será siempre lo que se estime más conveniente desde el punto de vista de los intereses del que pregunta, y no del que responde.
Por eso, y aunque parezca increíble, entre 0€ y 25€, es mucho más barato 25.
Gerardo Bueno Salinero.
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded