La rana cocida

Unos investigadores metieron una rana dentro de una cazuela de agua fría. Dicho recipiente, se colocó sobre un quemador en el que la temperatura iba subiendo poco a poco. Como el cambio de temperatura se fue produciendo lentamente, la rana murió al hervir el agua. Podría haber saltado e la cazuela en cualquier momento. Pero el cambio ambiental se produjo tan lentamente que el animal no emitió ninguna señal de supervivencia y le sobrevino la muerte.

Entonces se hizo otro experimento con otra rana. Con el fin de contrastar los resultados y poder llegar a alguna conclusión: se metió a la rana dentro de la cazuela, cuando ya el agua estaba en ebullición, el animal saltó fuera y así sobrevivió.

La analogía con el mundo de la empresa es clara:

Hay organizaciones (o mejor dicho personas dentro de las organizaciones) que no responden adecuadamente a los sucesos que acontecen en su ambiente y que, además, no lo hacen con el tiempo suficiente para evitar situaciones catastróficas. Y se convierten en “ranas cocidas”.

Os animáis a responder a la siguiente pregunta?:

¿Qué se tendría que hacer de diferente en las empresas (las personas en una empresa) para que no se conviertan en ranas cocidas?
Photo
Shared publiclyView activity