Profile cover photo
Profile photo
Reparando Portillos y Calzadas
5 followers -
SÓLO CONOCIENDO LA VERDAD SERÁS LIBRE Y SAN@
SÓLO CONOCIENDO LA VERDAD SERÁS LIBRE Y SAN@

5 followers
About
Posts

Post has attachment

Post has attachment
DE NUEVO A LA CARGA, UN ABRAZO AMIG@S

Post has attachment
¡ESTOY DE VUELTA :)

Post has attachment

CON PODER DEL ESPÍRITU
by David Wilkerson | July 17, 2014
[May 19, 1931 – April 27, 2011]

Una de las últimas cosas que hizo Elías antes de que fuera llevado al cielo por Dios fue preguntar a Eliseo qué podía hacer por él. Cuando Eliseo respondió que quería que una doble porción del espíritu de Elías estuviera sobre él, Elías dijo a Eliseo que había pedido una cosa difícil.

Pero, ¿para quién exactamente sería difícil esta tarea? ¿Sería difícil para Dios? ¿Sería difícil para Elías, un hombre que había levantado a muertos y bajado fuego del cielo? ¡No!...¡iba a ser difícil para Eliseo! Esto era algo que él tendría que obtener por sí mismo porque Elías no tenía la capacidad de darle a su siervo una porción del espíritu que residía dentro de sí mismo. Solamente Dios puede impartir Su Espíritu al hombre.

Pero, Elías respondió: "…si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no" (Versículo 10). Es importante notar que las palabras “cuando” y “fuere” en este versículo, no aparecen en el original hebreo. Ellos fueron insertados después en el texto de la Reina-Valera. Así que yo creo que Elías está diciendo a Eliseo, "Si me ves al ser quitado de ti."

Elías estaba diciendo: “El Espíritu Santo no puede hacer una obra especial en ti, mientras que todavía te apoyas en el recuerdo de mí. Tienes que considerarme ido. No me necesitas a mí, Eliseo. Mira al Señor, cuyo espíritu también obró en mí. Él responderá tu clamor.”

En el momento que Eliseo vio a su maestro ser llevado en el carro celestial, asumió su responsabilidad de continuar con la obra de Dios en su generación. Y cuando se paró frente al río y golpeó las aguas, las palabras que exclamó fueron: “¿Dónde está el Dios de Elías?”(2 Reyes 2:14). El joven profeta estaba diciendo: “Señor, todos mi antepasados espirituales están muertos y se han ido. Y esta terrible hora requiere todavía más de lo que has dado hasta ahora. Obra de nuevo, Señor, esta vez a través de mí. Tengo que tener más de Tu Espíritu.” 

NUESTRO PAN DIARIO
18 de julio de 2014
Puentes vivientes
By Jennifer Benson Schuldt

Las personas que viven en Cherrapunji, en la India, han desarrollado una forma singular para cruzar los numerosos ríos y corrientes de su tierra: hacen crecer puentes con las raíces de árboles gomeros. A estos «árboles vivientes» les lleva de diez a quince años madurar, pero, una vez que se forman, son sumamente estables y duran cientos de años.

La Biblia compara a la persona que confía en Dios con «el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces» (Jeremías 17:8). Como sus raíces están bien alimentadas, este árbol soporta temperaturas extremas y, durante las sequías, sigue dando fruto.

Como un árbol sólidamente arraigado, las personas que dependen de Dios tienen una sensación de equilibrio y vitalidad a pesar de atravesar las peores circunstancias. Por el contrario, aquellos que ponen su confianza en otros seres humanos suelen vivir con una sensación de inestabilidad. La Biblia los compara con arbustos del desierto que, con frecuencia, están desnutridos y solos (v. 6). Lo mismo sucede con la vida espiritual de las personas que abandonan a Dios.

¿Dónde están nuestras raíces? ¿Estamos arraigados en Jesús? (Colosenses 2:7). ¿Somos un puente que guía a otros hacia Él? Si conocemos a Cristo, podemos dar testimonio de esta verdad: Bienaventurados son aquellos que confían en el Señor (Jeremías 17:7).

Humildad: La viuda de Sarepta

Sarepta es un pueblo fuera de Israel, situado en lo que es hoy el país costero del Líbano. Allí fue elegida por Dios una viuda como el medio para la preservación de su profeta Elías durante un periodo de intensa sequía en Israel. Había perdido su esposo y proveedor, y ahora ella y su hijo estaban a punto de morir de hambre.

Elías sometió a una dura prueba a ella y a su fe: "Dame de comer primero a mí", le dijo: "Dios proveerá para ti". Ella respiró hondo y aceptó. Y efectivamente, la tinaja de harina y la jarra de aceite se reponían milagrosamente cada día, y los tres tenían lo suficiente para comer.

Algún tiempo después, el hijo murió, y en la amargura de su espíritu ella tenía el temor de que esa muerte fuera un castigo por sus pecados pasados. Elías le aseguró que no se trataba de un castigo e intercedió ante Dios para que restaurara la vida del niño.

Con humildad y gratitud, la viuda exclamó: “Ahora sé que realmente eres un hombre de Dios, y que lo que dices es la verdad del Señor” (1 Reyes 17:24). Quiero aprender de esta mujer notable a confiar en las promesas de Dios mientras el peligro sigue siendo una amenaza y a darle la gloria cuando envía alivio.

¿Hay en su vida dones y milagros que no ha agradecido?

La Biblia app para android

Ahorre Dinero a la Manera de Dios: Sea paciente

Muchas personas solían ser ahorradoras (en algunos países los ahorros eran hasta el 10% de los ingresos) pero ahora no lo son (ahorran el 0% o menos, lo que significa que están despilfarrando los ahorros en gastos diarios). Los que no ahorran nada de sus ingresos probablemente sufren del síndrome de “Debo tenerlo ahora mismo”.

Esperar las cosas con alegría es una conducta aprendida; los que no la aprendieron en la niñez pueden producir verdaderos estragos como adultos.

Dios tiende a otorgar sus bendiciones lentamente; así nos conserva humildes, nos recuerda que dependemos de él, nos anima a darle gracias por lo que ha hecho, y reafirma la necesidad que tenemos de su ayuda y sus bendiciones.

Dios le puede enviar de repente grandes cantidades de dinero a su familia, pero es más frecuente que conceda la riqueza a cuentagotas. Pero eso está bien, con autodisciplina y un plan a largo plazo, puede construir la solidez financiera de su familia. “Las riquezas de vanidad disminuyen; el que recoge con mano laboriosa las aumenta” (Proverbios 13:11).

La Biblia app para android

Cambios
 
 

Dios dijo: Apartaos de todas las maldades que habéis cometido contra mí, y haceos de un corazón y un espíritu nuevos... Apartaos del mal y viviréis.
 
Ezequiel 18:31-32 DHH

DIOS QUIERE PARTIR LAS AGUAS PARA TI
by David Wilkerson | July 16, 2014
[May 19, 1931 – April 27, 2011]

Cuando el viejo profeta Elías pasó su ultimo día en la tierra, decidió visitar las ciudades de Bet-el y Jericó. Invitó a su siervo Eliseo a acompañarle, y los dos partieron en lo que yo veo como un “viaje de enseñanza”. Después de visitar ambas ciudades, llegaron a la orilla del río Jordán. Elías se quitó su manto - una toga o prenda ancha, suelta-acomodada- y golpeó el agua con ella. Sobrenaturalmente, el agua se partió, y los dos hombres cruzaron sobre un suelo seco (Ver 2 Reyes 2:8).

¿Por qué Elías se empeñó en pasar milagrosamente el río? El Jordán no era un río profundo y ancho, y la escritura no da evidencia de que el río estaba crecido. Además, había cincuenta profetas jóvenes y fuertes al otro lado que, en cuestión de pocas horas, podrían haber construido una balsa para ellos.

Creo que Elías buscaba enseñar a su sucesor, que los cruces milagrosos del pasado - desde Moisés, a Josué, hasta éste día – eran todas historias antiguas. Él quería desafiar a Eliseo, como diciendo: “Cuando empieces tu propio ministerio, y prediques que Dios es un Dios de milagros, tienes que testificar de lo que él ha hecho por ti personalmente. Pronto me habré ido, Eliseo, y mañana, cuando regreses a este río, quiero que lo vuelvas a cruzar de la manera que viniste. Cree a Dios por lo milagroso en tu propia vida.”

La mayoría de nosotros no tiene fe para creer en Dios para nuestros propios milagros de hoy. Pasamos nuestro tiempo leyendo atentamente sobre los increíbles milagros en las escrituras, pero en todas ellas Dios nos está diciendo: “Tengo algo aun mejor para ti. Quiero hacer milagros en tu vida, cambiar tu hogar, sanar tu matrimonio, salvar a aquellos que amas que aun no son salvos. Enfrentarás tu propio mar rojo, tu propio río Jordán, y yo quiero partir esas aguas para ti.”
Wait while more posts are being loaded