Profile cover photo
Profile photo
Junior Garcia
395 followers
395 followers
About
Communities and Collections
View all
Posts

Post has shared content
Ella estaba sentada
en un jardín de sopor;
sentada sobre la nada,
viendo fantasmas de amor,
con los dedos amarillos
por los cigarrillos
y excesos de ron.

Cruzan mi mente solares,
solares baldíos de amor.

Ella se mece en su hamaca,
enredada en el tiempo,
con la mirada ya flaca
por quien nunca regresó.
Dicen los niños que juegan
a ver quién atina a los vasos de ron.

Cruzan mi mente solares,
solares baldíos de amor.

Es un cometa la imagen,
es un mapa de vapor.
“Voy por cigarros”, le dijo,
se puso el sombrero y jamás regresó.
“¡Ya no arañe las nubes!”,
le recetó algún doctor,
pero ella estruja lugares
que dan a solares
baldíos de amor.

Fue a sacudir al tendero,
al policía y al dolor,
pero de aquel paradero
sólo silencio encontró.
Los días eran sospechas
de algún enemigo con el odio a flor.

Eran su vida solares,
solares baldíos de amor.

Supo de alguien que sabía
adivinar el color,
y en un teléfono viejo
ella escupió su dolor.
“Miles de gentes perdidas”,
le dijo un lejano interlocutor.

Eran su vida solares,
solares baldíos de amor.

Es un cometa la imagen,
es un mapa de vapor.
“Voy por cigarros”, le dijo,
se puso el sombrero y jamás regresó.
“¡Ya no arañe las nubes!”,
le recetó algún doctor,
pero ella estruja lugares
que dan a solares
baldíos de amor.

Solares baldíos,
baldíos de amor.
Solares baldíos.
Photo
Add a comment...

Post has attachment

Post has attachment
“Tengo una enorme dificultad para hacer mi tesis. No sé escribir”

Es la afirmación común que se escucha en los cursos de postgrado en que he participado. En el fondo, esto lamentablemente revela cuán lejos estamos de una comprensión crítica de lo que es estudiar y de lo que es enseñar.

A los que estudiamos, a los que enseñamos-y por eso también estudiamos- se nos impone junto con la necesaria lectura de textos, la redacción de notas, de fichas de lectura, la redacción de pequeños textos sobre las lecturas que realizamos. Si en nuestras escuelas, desde la más tierna edad de sus alumnos, se entregasen al trabajo de estimular en ellos el gusto por la lectura y la escritura, y ese gusto continuase siendo estimulado durante todo el tiempo de su escolaridad, posiblemente habría un número bastante menor de posgraduados-estudiantes hablando de su inseguridad o de su incapacidad para escribir.

Si el estudiar no fuese para nosotros casi siempre una carga, si leer no fuese impuesto como una obligación amarga que hay que cumplir, si por el contrario estudiar y leer fuesen fuente de alegría y placer, de la que surge también el conocimiento indispensable con el cual nos movemos mejor en el mundo, tendríamos índices que revelarían una mejor calidad en nuestra educación.

Pensando en la relación de intimidad entre pensar, leer y escribir, y en la necesidad que tenemos de vivir intensamente esa relación, se sugeriría a quien pretenda experimentarla entregarse a la tarea de escribir algo por lo menos tres veces por semana. Una nota sobre una lectura, un comentario sobre algún suceso, del cual tomó conocimiento por la prensa, por la televisión, no importa. Una carta para un destinatario inexistente. Resulta muy interesante fechar esos pequeños textos o comentarios y guardarlos para someterlos a una evaluación crítica dos o tres meses después.

Nadie escribe si no escribe, del mismo modo que nadie nada si no nada.

Del texto Cartas a quien pretende enseñar -Paulo Freire.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Si al ver esta imagen no sientes un escalofrío, es que no eres humano.

Después de 13 años de viaje aquella nave espacial se encontraba muy lejos de casa, pero a principios de febrero de 1990 recibió un mensaje urgente de la Tierra. Obediente, modificó la orientación de sus cámaras, dirigiéndolas hacia atrás, para enfocar  los planetas del sistema solar  ahora distantes.
Entonces fue la primera vez que pudimos ver la imagen más lejana de nuestro planeta a 6, 000 millones de kilómetros, desde esa distancia tan alejada puede parecer que la Tierra no reviste ningún interés especial.  Pero para nosotros es distinto.
 
Miremos nuevamente ese puntito. Ahí está. Eso es aquí. Eso es nuestro hogar. Eso somos nosotros. En él están todos los que queremos, todos los que conoces, todo aquel de quien hayas oído hablar alguna vez. La suma de nuestras alegrías y sufrimientos, miles de religiones seguras de sí mismas, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y cada recolector, cada héroe y cada cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y cada campesino, cada joven pareja enamorada, cada niño esperanzado, cada madre y cada padre, cada inventor y explorador, cada maestro de moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y cada pecador en la historia de nuestra especie ha vivido ahí – en una mota de polvo suspendida en un rayo de sol.
La Tierra es un muy pequeño escenario en una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertida por todos esos generales y emperadores, para que, en gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades cometidas por los habitantes de una esquina de ese punto sobre los apenas distinguibles habitantes de alguna otra parte del punto. Qué frecuentes sus malentendidos, cuán ávidos están de matarse los unos a los otros, cómo de fervientes son sus odios. Nuestros posicionamientos, nuestra imaginada auto-importancia, la ilusión de que ocupamos una posición privilegiada en el Universo... Todo eso es desafiado por este punto de luz pálida.
 
La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Visitar, sí. Colonizar, aún no. Nos guste o no, en este momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos. A menudo se dice que la astronomía es una experiencia de humildad, pues yo añadiría que formadora de carácter. En mi opinión, no hay quizá mejor demostración de la locura de la soberbia humana que esta distante imagen de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos de una mejor manera más amable y compasiva, y de preservar y de querer ese punto azul pálido, el único hogar que hemos conocido.

En el día de la tierra muy poco que agregar al cometario de Carl Sangan en video aquí: http://goo.gl/HCXdv
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Después de mil años luz sin actividad. ¡Buena noche!
Photo
Add a comment...

Post has attachment
"Tenemos que hacer que los libros vuelvan a molar. Si te vas a casa de alguien y no tiene libros, no te lo folles"  -John Waters.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
No invadas el espacio de otros si no quieres que invadan el tuyo.
Photo
Add a comment...

Post has shared content
Add a comment...

Post has attachment
Pasa en la vida, pasa a Willy E. Coyote...
¡Tengan excelente inicio de semana!
Photo
Add a comment...

Post has attachment
7 posibles razones del por qué las mujeres fingen orgasmos

La mayoría de las mujeres aseguran que mínimo alguna vez han fingido un orgasmo. Aseguran que hay veces en las que no tienen ganas de tener sexo y pues no más no se ponen a tono. Sea la razón que sea, hay instantes en los que una mujer decide apresurar el “momento” para poder quitarse al hombre de encima, ¡literal!

Aquí, una pequeña lista de posibles razones del por qué una mujer fingiría llegar al climax.

1. No quieren herir nuestros sentimientos.
Algunas veces las mujeres aman mucho a su pareja y no se atreven a decirles que no logra excitarla. Para no humillar su ego, ellas le dicen a su hombre que lo ha hecho de maravilla, que las hizo tocar el cielo. Aunque esto no sea cierto.

2.- Se sienten gordas
Se sienten desdichadas e inconformes con su cuerpo. Cuando las mujeres no se sienten sexies, no hay manera de que puedan pasar una gran noche, pues la inseguridad de ella hará que no llegues al ‘Home’.

3.-No quieren que su hombre las deje
Muchas mujeres temen que la falta de química sexual sea una razón de terminar la relación. Si el hombre se da cuenta que no puede hacer llegar al orgasmo a su mujer, el buscará otra para satisfacer. Es por esto que la mujer miente y le hace creer a su pareja que están en sintonía.

4.-Tienen hambre
Están a punto de empezar el acto, pero lo único en lo que ella puede pensar es en su platillo favorito. Es lo único que pasa por su cabeza. Lo que ella quiere es que esto acabe para poder ir a comer.

5.-Son inseguras por su mal desempeño
Ellas también quieren demostrar lo buenas que pueden ser al tener sexo, pero algunas son incapaces de lograr el climax. Por lo que fingirán.

6.-Se arrepintieron
A veces ellas conocen a un tipo en un bar. En medio del momento, ellas se dan cuenta que cometieron un error y saben que tienen que parar, por lo que fingirá todo para que todo termine. Se vestirán y jamás la volverás ver.

7.-Son extremadamente controladoras
Muchas mujeres quieren hacerse cargo de todo, incluso hasta en el sexo. Así esque si ellas no terminan, no tienen el control. Pues sólo con tal de mantenerlo, fingirán el orgasmo.

Ya explicadas algunas razones por las cuales podrían hacerte creer algo que no es, estaría genial compartieras y comentaras a fin de conocer más opiniones al respecto.

Fragmento de Por qué las mujeres fingen orgasmos una entrada original de www.sopitas.com una recomendable página llena de noticias, datos y curiosidades.
Photo
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded