La cirugía vascular convencional utiliza intervenciones directas sobre arterias y venas, a través de incisiones y mediante técnicas altamente sofisticadas (microcirugía en muchos casos) que permiten reparar arterias obstruidas o dilatadas o dañadas por traumatismos o defectos congénitos.

La técnica más conocida es el bypss o puente, que consiste en reemplazar el vaso sanguíneo dañado por otro vaso sano del mismo paciente. Si se trata de una arteria de gran tamaño, como la aorta, se utiliza una arteria sintética que la reemplaza. Estas técnicas bien aplicadas restablecen la irrigación del o los órganos afectados en forma duradera y con muy bajo riesgo asociado.

La cirugía venosa más frecuente y conocida es la que permite tratar las dilataciones venosas superficiales o várices y que consiste básicamente en la eliminación de las venas enfermas. Otras técnicas que no resuelven la causa de las várices que es la insuficiencia venosa no evitan la reaparición de ellas.

Para separar una consulta con cirugía vascular, visítenos a:
https://goo.gl/WZvPy0

Fuente: UCChristus
Photo
Shared publicly