Profile cover photo
Profile photo
Domingo del Pino Gutierrez
82 followers -
Virtute et silencio
Virtute et silencio

82 followers
About
Domingo's interests
View all
Domingo's posts

Post has attachment
Photo

Turquía, ¿socio poco fiable de la OTAN o recomposición geoestratégica de Oriente Medio y el Mediterráneo?
DOMINGO DEL PINO·DIMANCHE 17 JUILLET 201634 lectures

Al formular esta pregunta no pienso en si Turquía es un aliado fiel o no de la OTAN. Me importa poco que lo sea o no, de la misma manera que me importa un rábano la OTAN, esta OTAN, o la Unión Europea, esta UE. Desde el 11/S/2001, pasando por varios criminales actos terroristas cada vez más cercanos en el tiempo unos y otros, el terrorismo oriental ha atacado a varias sociedades occidentales, entre ellas a la española, y la preocupación por la seguridad ha llegado para quedarse. A la vez estoy convencido de que nuestra seguridad no mejorará si no mejora la de ellos, aunque a estas alturas de desestructuración del sistema internacional ello no es garantía de casi nada. No es por las “banlieues” de Francia y otros países, de inmigrantes y ahora también de autóctonos, que la crisis ha expulsado de los circuitos productivos y consumidores; es porque nuestros países, nuestras alianzas, machacan a los países de origen de esos inmigrantes, una vez que las relaciones internacionales han regresado a la “normalidad” imperialista. Se les ha atacado en Afganistán, Irak, Libia, y Siria para cambiar a sus dirigentes y gobiernos, y a sus sistemas políticos, y aunque nuestras prensas no nos permitan constatarlo, los inmigrantes descubren que sus familiares muertos son tan respetables como los nuestros. Algunos países europeos y Estados Unidos, por separado o al alimón, intervienen en un centenar de conflictos y apoyan, según los casos, a separatistas contra unionistas; unionistas contra separatistas; laicos contra integristas o integristas contra laicos; demócratas contra reaccionarios, y viceversa; en defensa siempre de unos intereses que no son los de los ciudadanos aunque estos sean siempre los llamados a filas, y a veces ni siquiera de sus países, sino de un capital financiero cada vez más voraz y criminal. La evolución más reciente y a la vez más potencialmente peligrosa para los europeos es, quizá, el distanciamiento entre Arabia Saudí y Estados Unidos, y la creación por los saudíes de la Alianza Islámica Militar para combatir al Terrorismo, a la que se han sumado ya treinta y cuatro países, entre los cuales se cuentan algunos de los más ricos del planeta. En realidad se la conoce también como Alianza Suní que, vista en esos términos confesionales, parece dirigida contra el enemigo histórico chií de los sunitas, y en el presente contra los países de mayoría chií con Gobiernos de personalidades chiíes, como Irán, Irak, Yemen, Bahrein, y otros. Pero sería abusar de la inteligencia del lector llevarle acreer que se trata de un enfrentamiento anacrónico como el que dividió al mundo musulmán por la sucesión del Profeta Mahoma. No, en el siglo XXI se trata de una recomposición geo-estratégica del mundo islámico y si no se puede del Medioriental, que los saudíes han emprendido después de que en enero de 2015 llegara al trono saudí, por fallecimiento de su gobernante, un rey Salman bin Abdulazis Al Saud más combativo que su predecesor. Lo más sorprendente de esa alianza es que ha logrado o está en vías de lograr la cooperación de Turquía y a la vez de Israel y probablemente de Egipto. Lanzada en teoría para combatir al terrorismo, la alianza suní implica el riesgo, para Europa sobre todo, de lanzar por el mundo y Europa a cientos o miles de terroristas bien entrenados y presumiblemente bien financiados y de estimular a aquellos que los periodistas, un su afán de folklorizarlo todo, llaman “lobos solitarios”. Solos o en manada esos lobos pueden llevar a Europa a una escalada del terror indeseable y de convertir a Ryad, o cualquier otra capital menos visible, en el Alamut de estos modernos hachichin tan novelados. Pero ¿qué hacen Israel y Turquía en esa Alianza tan aparentemente incompatible con sus sistemas políticos y de valores? El integrismo, llegado o reforzado en Turquía a través de las urnas y de Recep Tayip Erdogan, parece crecer por el desamparo de unas élites turcas modernistas desanimadas por el persistente rechazo de la Unión Europea de la adhesión aunque fuese parcial y limitada de Turquía, que ha capitaneado hasta ahora Francia. Recordemos las dificultades que ya tuvo en 2003 Estados Unidos para utilizar como base para su ataque a Irak el territorio turco. Pero eso es ya historia y después se han sucedido los malos entendidos entre Turquía y la OTAN o sea entre Turquía y Estados Unidos. Primero porque Turquía le compraba petróleo al Daesh y reforzaba así su capacidad financiera, porque parecía querer suministrarle también armas, y por la utilización que el Daesh hacía del territorio turco fronterizo con Siria. Después por la pérdida de influencia de los militares modernistas continuadores de Atatuk, por la represión de la prensa y la cultura, y por los impedimentos colocados en el camino de las mujeres hacia la modernidad. Sus diferencias con Estados Unidos han estado alimentadas por estos hechos, pero sobre todo porque Washington no solo no ha tenido hacia los kurdos la misma actitud genocida de los turcos, sino porque parecía simpatizar con el Kurdistán Workers Party de Turquía, y no ver mal a la Kurdish Democratic Union que combatía en Siria contra el Isis. Al mismo tiempo, porque Erdogan parecía discrepar de que los esfuerzos occidentales no fuesen decididamente encaminados a acabar con el Presidente Bachar el Assad. El caso de Israel es distinto y parece apoyarse, sobre todo, en la decisión saudí de combatir al régimen chií de Irán, enemigo número uno de Tel Aviv una vez que las guerras en Oriente Medio han acabado con el llamado Frente del Rechazo a la negociación con Israel que componían Siria, Irak, el Hamas libanés, y los palestinos. El acuerdo nuclear firmado por Estados Unidos con Irán ha llevado, por vías distintas, a Erdogan, a Benjamin Netanhayu, y al rey Salman al convencimiento de que se trata solamente de una finta iraní que aprovecha lo que consideran inocencia de Estados Unidos. De otra parte el gobierno de Netanyahu tiene sus reticencias propias a la política de la Administración Obama en cuanto al conflicto árabe-israelí, decano de todos los conflictos sin solución de la región. Israel parece estar convencida de que le es posible conservar todos los territorios en litigio, incluido el Golán sirio, a cambio de pequeñas concesiones económicas y sociales a los palestinos, y consideran que la falta de diligencia de la Administración norteamericana en mostrarles su apoyo ha frustrado hasta ahora la aplicación de su plan. En este caso podría pensarse que la Israelí es una adhesión solo coyuntural a la Alianza suní porque para noviembre habrá una nueva Administración norteamericana y probablemente una nueva actitud hacia el conflicto árabe israelí. La reciente desclasificación en Estados Unidos de documentos que al parecer implican a Arabia Saudí en los atentados del 11/S contra Washington y Nueva York; los renovados deseos de Norteamérica de reforzar su autosuficiencia en petróleo y energía, la suspensión de sus compras a los productores del Golfo que tanto ha contribuido al descenso del precio de los carburantes, y su falta de sintonía con la nueva política de Ryad en Oriente Medio, confirman ese inesperado desencuentro que se tradujo siempre en numerosas criticas a la política interior saudí. Preocupante también debe ser esa alianza militar suní para España porque incluye a Marruecos, un país con el que Madrid mantiene dos incomprensiones en relación con el conflicto del Sáhara occidental, y sobre la reivindicación marroquí de Ceuta y Melilla. Las contrapartidas saudíes por esa cooperación marroquí son bien visibles en los grandes proyectos del reino que ya han encontrado financiación, aunque la experiencia de la pasada Unión de Marruecos con Libia arroja una cierta incertidumbre sobre la firmeza de determinados compromisos de Marruecos.


Post has attachment

Post has attachment

Post has attachment
Un precioso documental de un maravilloso tiempo pasado que muchos compartimos en Tánger.

Post has attachment
Tánger, memoria congelada
Decía el inolvidable amigo Emilio Sanz que Tánger puede ser
contada de mil maneras. Lo demuestra la existencia de libros, estudios, y
sitios web sobre la ciudad. La memoria, ahora congelada, se renueva y con
frecuencia se inventa. Tánger, como tema literari...

Post has attachment
PhotoPhotoPhotoPhotoPhoto
Mis dibujos 2012-2014
23 Photos - View album

Post has attachment
PhotoPhotoPhotoPhotoPhoto
Fantasias
18 Photos - View album

Post has attachment
PhotoPhotoPhotoPhotoPhoto
Mis retratos 2014
22 Photos - View album

Post has attachment
PhotoPhotoPhotoPhotoPhoto
Mis acuarelas 2013 y 2014
35 Photos - View album
Wait while more posts are being loaded