Un joven británico logró lo que parecía imposible: creó un computador totalmente funcional en un espacio similar al de una tarjeta de crédito. No sólo eso, sino que logró mantener el costo a un mínimo de 25 dólares.
Shared publiclyView activity