Si algún magnate petrolero quisiera comprar el equipo más caro del viejo continente tendría que desembolsar más de 822 millones de dólares.
Shared publiclyView activity