Cuando los cielos están cerrados hay hambre, ruina, todo sale mal y la bendición no llega. ¡Pero hay Uno que es poderoso para cambiar esta situación! Jesús vino para abrirte el cielo, enmudecer la tormenta, traer multiplicación, milagros, sanidad, vida, gracia y bendición para tu vida.

Pídeselo hoy: “Abre los cielos para mi Señor”
Shared publiclyView activity