Profile cover photo
Profile photo
YogaIyengar
5 followers -
Yoga Iyengar
Yoga Iyengar

5 followers
About
YogaIyengar's posts

Post has attachment
Precisión camino de libertad

Uno de los aspectos en la práctica de yogasanas es la “precisión” en la ejecución de las asanas. Precisión que no debe entenderse como la búsqueda irracional del perfeccionismo, sino como la total atención, física, mental, emocional e incluso espiritual durante la práctica de cada postura o asana. Atención que  debe ir desde lo más externo y físico, a lo más profundo del propio ser del practicante. Y es en este camino  de introspección hacia el núcleo del ser donde se avanza hacia la libertad. 

Es entendible que el simple hecho de ejecutar un asana con precisión va a requerir de nosotros una atención total en el momento, en el  “aquí y ahora”, es decir cuanta más atención pongamos en la realización del asana más precisa será su ejecución.  Lo contario quizás es más evidente, sin atención en la ejecución no hay ningún tipo de precisión.

La precisión requiere atención y para prestar atención se requiere presencia total, vivir al 100% el momento presente y el simple hecho de estar absorto en la acción,  sin dar la oportunidad a que nuestra mente divague,   sin buscar justificaciones para la acción, sin buscar motivaciones racionales,  dejando atrás esa búsqueda incesante en el futuro,  es lo que nos va a permitir liberarnos de nuestras  ataduras y angustias del pasado, de nuestras construcciones mentales imaginarias y  de las elucubraciones sobre un hipotético futuro que raramente sucederá y que tanto atenaza a nuestro ser, impidiéndonos soltar lastre, soltar tensión  y  permitir que nuestra mente entre en una especie de estado pre-meditativo como primer paso en el camino hacia la libertad. 

Al igual que cuando tenemos que tomar una decisión importante con infinitud de opciones o variables posibles y nos decimos “déjame pensar un momento” que no es sino lo contrario “dejar de pensar” para que al parar tanta actividad cerebral surja de nuestro interior más profundo el camino o decisión más correcta de una forma natural. Es decir, si dejamos a nuestra mente dejar de procesar y razonar de forma lógica, surge de nuestro ser más profundo otro tipo de inteligencia y de pensamientos profundos que nos aporta la verdadera o mejor solución, que no es otra que vivir el momento presente.

En este punto es donde debemos de añadir en el camino de esta evolución la no búsqueda del resultado de la acción,  realizar nuestras acciones por el simple hecho de hacerlas, sin la justificación por el resultado de la acción. Si solo buscamos los resultados de la acción, si basamos todas nuestras acciones en nuestras expectativas, la no consecución de estas expectativas es lo que nos producirá frustración y dolor, alejándonos de  la verdadera libertad.

Podría haber elegido cualquier otro aspecto y haberlo desarrollado para llegar a la misma conclusión o incluso a distintas conclusiones, pero en este camino lo importante no es el fin sino el camino. Existen infinitos caminos y no podemos recorrerlo todos, hay que elegir uno de ellos y caminarlo con total implicación (devoción) saboreando lo que vamos encontrado en el camino sin esperar resultado final.

Desde otro punto de vista quizás pensemos que la libertad no depende solo de nosotros sino también del resto de la sociedad que nos rodea, y  en demasiadas ocasiones nos quejamos de lo que ocurre en el mundo sin hacer nada para evitarlo. Excusándonos en frase como “una sola persona no puede cambiar nada”,  “que lo hagan otros”,  “para eso están los gobiernos, las organizaciones” etc. Excusas que nos generan una profunda frustración ya que solo sirven para intentar justificar nuestra parálisis en un intento de dar tranquilidad a nuestro ser interior que nos espolea constantemente antes las injusticias, gritando a nuestra conciencia que ve, siente, y que nos grita que algo tenemos que hacer para evitarlo. Es este punto nos damos cuenta que el cambio comienza por uno mismo, no intentando cambiar a la sociedad en su conjunto, sino cambiando primero nosotros,  viviendo el momento presente, en  un estado de plena satisfacción y alegría. No podemos cambiar el pasado, ni asegurar el futuro, quizás la atención en el momento sea el camino, y la precisión mantendrá nuestra atención.

"Los niños no tienen pasado ni futuro, por eso gozan del presente, cosa que rara vez nos ocurre a nosotros."
(Jean de la Bruyere)
 

Post has attachment
Clase magistral de Guruji en Sydney. año 1983
Wait while more posts are being loaded