Esta semana os invitamos a visitar la preciosa ermita de San Román del Moroso y disfrutar de su singular enclave en el Valle de Iguña (Cantabria), perteneciente al Parque Natural Saja-Besaya.

Su origen, en torno al Siglo X, está ligado a la arquitectura de repoblación, según evidencian la Necrópolis excavada en el entorno y los rasgos mozárabes de sus arcos de herradura.

El levantamiento y estudio del trazado geométrico realizados revelan que se trata de una edificación de pequeña escala constituida por dos volúmenes: el ábside, de planta cuadrada, cubierto por bóveda de cañón y la nave, rectangular, con cubierta de madera a dos aguas, que alberga el acceso desde el Norte. Destacamos de su construcción: los muros de mampostería de sillares de piedra bien labrados, que aún conservan las marcas de cantero; la ventana del ábside, de una sola pieza, enmarcada con una cruz patada; y los modillones de piedra bajo el alero, decorados con ruedas de motivos vegetales.

Si queréis ampliar información, os dejamos el enlace a la comunicación que presentamos al Congreso Internacional REUSO de Madrid: https://books.google.es/books?id=rfpjAgAAQBAJ&lpg=PP1&dq=la+experiencia+del+reuso&hl=es&pg=PA219#v=onepage&q&f=false

En próximas publicaciones, emprenderemos una ruta por otras ermitas del territorio cántabro que comparten ubicación y rasgos característicos. 
PhotoPhotoPhotoPhoto
2016-04-24
5 Photos - View album
Shared publiclyView activity