Profile cover photo
Profile photo
Ramirez Ronald
About
Ramirez's posts

Blog de Salmos 37

Cuando descubrí el salmo 37 durante mi primer año en la Academia Mount Vernon, en el Estado Norteamericano de Ohio, fui impresionado en gran manera. Memorizé los primeros ocho versículos y los he repetido hasta el día de hoy. Su mensaje puede resumirse  por el canto que llegó a ser una especie de himno nacional en Jamaica después de que el Huracán Gilberto golpeó la Isla en el año 1988. “No te preocupes, Se Feliz” (”Don’t Worry, Be Happy”). Una y otra vez el Salmo 37 nos aconseja “No te preocupes”, “No te impacientes a causa de los malignos, ni tengas envidia de los que hacen iniquidad”. “No te alteres con motivo del que prospera en su camino… Porque los malignos serán destruidos”.

Aún cuando yo no conocía a nadie que fuera malo en la Academia, yo tenía algo que me impacientaba y por lo tanto me preocupaba. Mis padres no eran adinerados, y por lo tanto yo tenía que trabajar muchas horas cada semana para pagar las cuentas de mi escuela. Mi vestimenta era limitada y muy sencilla. En realidad no envidiaba a aquellos estudiantes que tenían mejores ropas que las mías. No era algo fácil para mi, pero me propuse no preocuparme por los pocos que no tenían necesidad de trabajar, y más bien mirar a aquellos que estaban en la misma condición que la mía. Si, realmente yo tenía un problema que tenía que superar. En este salmo el consejo de “HAZ” es más importante que el consejo de “NO HAGAS”. Las diferentes formas en que el Salmo 37 me ayudó a no preocuparme, fueron los comandos positivos que dicen “Se feliz”, “Confía en el Señor y haz el bien” “Encomienda a Jehová tu camino” “Espera pacientemente  en Él”. Mientras medito en los consejos positivos del Salmo 37, el Señor me ayuda a mantenerme despreocupado y feliz.

Las promesas dadas a quienes sigan a Dios también me han ayudado: “Deléitate asimismo en JEHOVÁ, y ÉL TE CONCEDERÁ LAS PETICIONES DE TU CORAZÓN”. Yo reclamé esa promesa. Uno de los deseos de mi corazón eran ser una buena estudiante, y a pesar de que tenía que trabajar muchas horas cada semana, el Señor me ayudó a aprender y obtener buenas calificaciones, tendencia que continuó en los diferentes niveles académicos a los que fui escalando. “Los justos heredarán la tierra, y vivirán para siempre sobre ella.”

Las promesas y consejos del Salmo 37 que aprendí mientras era una joven estudiante de primer ingreso en la Academia, pueden ayudarnos en cualquier momento de dificultad, y además llenarnos con la paz de Dios ahora y siempre. 




Helen E. Sauls
Profesora Asociada jubilada de la Universidad Adventista del Sur (SAU)




Post has attachment

NO ESPERES SER ATENDIDO

SÁBADO, 29 DE OCTUBRE DE 2016

 

El corazón conoce la amargura de su alma, y extraño no se entrometerá en su alegría. Prov. 14:10.

 

 ¿Estás triste hoy por algún motivo? ¿Nadie comprende lo que traes en el corazón? La vida es así. Eso es lo que Salomón afirma en el versículo de hoy. Solo tú conoces la verdadera dimensión de tus alegrías o tristezas. 

  El corazón es un cofre cerrado. Nadie puede abrirlo. Tú no puedes explicar con palabras lo que hay dentro del santuario sagrado de tu mundo interior. Por eso, es necesario aceptar la realidad de la vida, sin esperar a ser “comprendido”. 

   Pero Dios no te dejó abandonado en este mundo para llevar solo la tristeza que muchas veces llena tu vida. Jesús dice: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”.* Jesús es refugio para los angustiados y los tristes, consuelo para los afligidos, esperanza para los desesperados y seguridad para los temerosos. 

   Es posible que en esta vida nadie te comprenda. Te juzgarán por tu apariencia y no por tu corazón. Se impresionarán por el título académico que posees, y no por la disposición interior que tienes para luchar y crecer. Si te quedas parado, esperando ser entendido por los otros, desperdiciarás tu vida en lamentaciones y quejas, y cuando abras los ojos, el tiempo habrá pasado. 

   Acepta hoy el desafío de construir la vida de un modo diferente. Confía menos en el ser humano y más en Dios. Cuando las flechas de la incomprensión humana aparezcan intempestivamente, escóndete en los brazos de Dios, cuéntale a él todo. El no ignora tu situación, pero cuando tú abres el corazón a Dios, el dolor se torna menos intenso, la carga más liviana y la oscuridad menos densa. 

   Haz de Dios tu amigo de cada día. Es mejor andar con él en la oscuridad que caminar solo en plena luz del día, esperando ser comprendido por las personas. En lugar de querer ser comprendido, trata de comprender, en vez de esperar una mano auxiliadora, extiende la mano para socorrer. Siempre hay alguien más necesitado que tú. La vida es así. Tal vez para que el dolor no lastime tanto. 

  Sal de tu casa hoy, recordando que “el corazón conoce la amargura de su alma; y extraño no se entrometerá en su alegría”.

Alejandro Bullón

 @alejandrobullon
 facebook.com/ministeriobullon


© 2014 Ministério Bullón. Todos los Derechos Reservados.

Job 16 Blog post

Job cried so much his eyelids were black (v. 16). Despite all this, Job has no violence in his heart or on his hands and his prayer is pure (v. 17).  Job's Advocate and Witness is in the Heavenly Sanctuary and “testifies for him in high places” (v. 19). That is what the prophet Micah also saw:  “The Lord is witness from His holy temple.” Micah 1:2

The Advocate is Job’s Intercessor and Friend. “To God my eyes pour out tears” (v. 20). Moses and Job knew all about Christ our Righteousness, our Advocate and High Priest on our behalf in heaven. All divine actions are directed from the Heavenly sanctuary and all our actions should be directed to the sanctuary in Heaven.

Job wishes there would be a strong human who could talk to the Divine on his behalf like a man talks with his friend (v. 21). Christ was to do just that! (see Daniel 7).

Dear God,

We live in a modern society where violence seems to be admired, revered, supported, beautified, and even sanctified. Help us to stay away from it.  May  our prayers to be pure like Job’s prayers. Amen 

Koot van Wyk
Kyungpook National University
Sangju, South Korea



Blog de Job 4

Elifaz es el primer amigo de Job que responde a su clamor. Estos amigos de Job no tenían conocimiento de la Rebelión en la historia el Cielo y de las diferencias posteriores entre Satanás y Dios por la fidelidad de Job. Eso era un asunto ausente de sus pensamientos.


Algunos eruditos desean ver lo bueno en Elifaz y tratan de excusarlo diciendo que él solo hablaba el pensamiento de la época. Elifaz recordó a Job “He aquí, tú enseñabas a muchos, y fortalecías las manos débiles” (v.3), y tratando de hacerlo recapacitar le dice: “Mas ahora que el mal ha venido sobre ti, te desalientas;
 y cuando ha llegado hasta ti, te turbas” (v.7). Elifaz trata de explicar su visión de las cosas aclarando, “como yo he visto, los que aran iniquidad y siembran injuria, la siegan” (v8). La fuente de su conocimiento era la experiencia y los sentidos. Él tenía la idea de que Dios castiga a los malos en el presente y premia a los fieles en el presente.


El capítulo narra que una noche mientras Elifaz estaba tratando de dormir, un espíritu pasó delante de él (v.15) y por lo tanto tubo miedo y tembló (v. 14). Su cabello se erizó y saltó de la cama (v. 16). A pesar de que ese fantasma estaba frente a él, no lograba apreciar su cara. El espíritu culpaba a Dios por hacer las cosas, lo que nos recuerda el papel que jugó Lucifer en la rebelión en el Cielo. La intención de todo esto era poner en duda la justicia de Dios. "¿Puede la humanidad ser justa delante de Dios" (v.17). "¿Puede un hombre ser puro delante de su Hacedor?".


Las preguntas dudosas implorando una respuesta negativa, se ven reforzadas por una acusación de Dios: "Mira, Él no confía en sus siervos" (v. 18). Conectada a esta culpa en la tierra, buscaban la culpa de Dios por haber cargado todo "error y necedad en sus ángeles" y por expulsarlos del cielo.


Satanás está tratando de jugar el mismo juego que utilizó con Eva en Génesis 3. Y por eso la declaración de Elifaz “Si los ángeles no están a salvo, los seres humanos no pueden esperar nada mejor”... “De la mañana a la tarde son destruidos, y se pierden para siempre, sin haber quien repare en ello” (v. 20). “Su hermosura, ¿no se pierde con ellos mismos? Y mueren sin haber adquirido sabiduría? (v.21)”.


Querido Dios, nosotros también enfrentamos tragedias. La gente y nuestra consciencia quieren acusarnos de la maldad que merece el inmedito castigo de Dios, pero nosotros sabemos que Tu recompensarás a todos en el futuro. Guárdanos en el hueco de Tu mano. 




Koot van Wyk
Kyungpook
Universidad Nacional
Sangju
Corea del Sur  



Blog de Ester 6

Una noche de insomnio es la que provee el punto de inflexión en todo el libro. El rey había perdido el sueño y pidió que le leyeran el libro real de las memorias y crónicas. Uno de sus funcionarios leyó los registros, entre los que surgió el caso cuando Mardoqueo frustró un complot para asesinar al rey. Entonces el rey preguntó, “¿Qué honra o qué distinción se hizo a Mardoqueo por esto?” (v.3). Y sus oficiales respondieron, “Nada se ha hecho con él”.


Muy temprano por la mañana Amán entró en el patio. Estaba ansioso por hablar con el rey para programar el ahorcamiento de Mardoqueo. Su solicitud fue interrumpida, y su orgullo lo llevó a una presunción equivocada. El rey Asuero le preguntó, “¿cómo crees que puedo honrar a un hombre que me salvó la vida?”. Amán respondió de inmediato y con detalle: “Viste al hombre en las propias ropas del rey, móntalo sobre un caballo y que lo hagan desfilar por la plaza de la ciudad, anunciando que el rey le rinde homenaje”. La descripción de la ambición de Amán es tan aterradora, como el mismo orgulloso Lucifer deseando ser como el Altísimo.


Conforme con la idea de Amán, el rey le pidió que él mismo la llevara a cabo. El siguiente versículo inicia con Amán obedeciendo las órdenes del rey. Su reacción inicial no fue registrada, pero fácilmente la podemos imaginar; Incrédulo, con su orgullo golpeado, seguro que ardió de ira por la orden que le daba el rey. Después corrió hasta su casa con la cabeza cubierta. A pesar de que su esposa no era una creyente, conocía del poder de Dios y un poco más tarde conjetura; Si Mardoqueo es un Judío, entonces Amán no podría ganar. Mientras él se recuperaba de su humillación, los siervos llegaron a buscarlo para que atendiera a la invitación del segundo banquete de Ester. Su día no resultó exactamente como lo había planeado.


En este capítulo Ester no juega el papel más importante. Ella solo estaba preparando el banquete. Aunque nunca se menciona, Dios es el punto de enfoque de este capítulo. No es una coincidencia que el rey se haya enterado del heroísmo de Mardoqueo. Esto no es una simple historia bien escrita. Aunque Dios no se menciona de manera directa en este libro, sabemos que Él nunca está fuera del cuadro. Él es la razón de este libro, es el personaje central, no sólo en Ester capítulo 6, sino también en nuestras vidas. Aún cuando nosotros lo escuchemos, o no, Él todavía nos habla.




Jean Boonstra,
Voz de la Profecía



Blog de Ester 4

En su desesperación, nuestro amigo Mardoqueo, aquel noble servidor público “rasgó sus vestidos, se vistió de cilicio y de ceniza, y se fue por la ciudad clamando con grande y amargo clamor.” (v.1). Su fúnebre lamento hizo eco de su pueblo por todo el reino, y aunque el texto no lo menciona, podemos imaginar a todos los Judíos orando por el asunto.

 

Ester ya había sido informada de la situación y “tuvo gran dolor” (v.4). Incluso ella envió a Mardoqueo vestidos nuevos, pero él no los aceptó y permaneció vestido de cilicio y ceniza afuera de la puerta del rey. Por medio de un mensajero, Mardoqueo le explicó a la reina lo que sucedía, enviandole además una copia física del decreto.


Es probable que si en este caso fuese solo la vida de Mardoqueo la que corría peligro, él hubiera pedido a Esther que guardara silencio, conservando aún el secreto de su origen para así permanecer protegiendo la vida de ella misma. Sin embargo, en este asunto era la vida de muchas personas la que estaba en riesgo, por lo que Mardoqueo le pidió a Ester que fuera ante el rey, y le hiciera saber de la angustia de su pueblo. Esther le respondió haciéndole recordar que de acuerdo a la ley, nadie podía acercarse al rey sin ser llamado. El hacer eso significaba la muerte. Mardoqueo conocía la ley, así que con esa angustia debió haber permanecido despierto toda la noche anterior.


En el versículo 14 vemos que Mardoqueo trata de infundar confianza a Esther, diciéndole que Dios protejería a Su pueblo, pero que con cualquier otro plan, la vida de ella se perdería. La única manera posible de salvar su vida era tomar el riesgo, e ir ante el rey. Ella era el plan A de Dios, y precisamente había llegado al reino para un momento como este.


No se nos dice cuánto tiempo meditó Ester en estas palabras. ¿Dio una caminata por los pasillos del palacio? ¿trató de relajarse tomando un baño de agua caliente? ¿o cayó de rodillas junto a su cama? Ella era la reina desde hacía ya cinco años, y su marido no había pasado tiempo con ella durante los últimos días. Quizás motivada por eso no dedicó muchas horas a reflexionar en el asunto, así que dio la orden de reunir a todos los Judios en Susa, y determinada tomó la decisión: “yo iré delante del rey, y si perezco, que perezca” (v.16).


La vida de Ester como reina de Persia era sin duda muy cómoda y privilegiada, disfrutando de los aposentos reales. Su decisión de tomar el riesgo de perder su vida por salvar a su pueblo, muestra su carácter. De la misma forma Dios dejó las comodidades del Cielo, para venir a nosotros. Se sacrificó a si mismo por nosotros, sabiendo que Si Plan era el único Plan para nuestra Salvación. Su sacrificio nos muestra Su carácter, el Carácter de Dios y un corazón lleno de amor.


Jean Boonstra
Voz de la Profecía



Post has attachment
SABER DECIDIR

LUNES, 12 DE SEPTIEMBRE DE 2016

 

¿Quién es el hombre que teme a Jehová? Él le enseñará el camino que ha de escoger. Sal. 25:12.

 

Si tú pudieras hacer una lista de las veces que tomaste decisiones equivocadas, ¿cuál sería el resultado?

"Pastor dicen las personas, yo tenía la seguridad de que mi matrimonio iba a funcionar". "Creí que este negocio era el gran negocio de mi vida". "Nunca pensé que venir a este país sería mi desgracia". "Escoger esta profesión fue un error".

Ahora, imagina cómo sería tu vida si Dios, que nunca se equivoca, te hubiera instruido en el camino que tú debías escoger. ¿Crees que las cosas hubieran sido diferentes?

Una de las estrellas de la música brasileña murió víctima del SIDA, en plena juventud. En una de sus últimas entrevistas, dijo: "No me arrepiento de nada de lo que hice. Si tuviera que vivir otra vez, viviría todo de nuevo". Pero si hubiera hecho las decisiones acertadas, con certeza hubiera vivido más.

Saber vivir es saber decidir. Cuando Francisco Pizarro y un grupo de españoles llegaron a la isla de Gallo, el líder vio que los compañeros se acobardaban ante las perspectivas del sufrimiento que les aguardaba, entonces, con la punta de su espada, trazó una línea simbólica sobre la arena de la playa y dijo: "De este lado os espera la muerte, el hambre, la lluvia, el desamparo y la gloria. De este otro, la vida descansada en tranquila pobreza. Cada uno haga su decisión". Habiendo dicho esto, fue el primero en saltar la línea y 12 de los suyos saltaron tras él. Así fue como se inició la conquista del Imperio Inca.

Fue una decisión en busca de riqueza y glorias terrenales, es verdad. Pero, todos los días, a cada instante, necesitamos tomar decisiones para la vida o para la muerte, para la felicidad o la desgracia y en esas horas, Dios está dispuesto a instruirte para que tú tomes la decisión acertada.

¿Qué hacer para que la ayuda divina sea una realidad? El texto afirma: "¿Quién es el hombre que teme a Jehová? Él le enseñará el camino que ha de escoger". "Temer" al Señor es tenerlo presente, reconocerlo como el Creador, reconocernos como criaturas, abrir los ojos y los oídos a sus consejos a través de la lectura de la Biblia, y después, salir sin miedo a enfrentar los desafíos que nos esperan a lo largo del camino.

Haz hoy tuya la oración del salmista y recuerda que: "¿Quién es el hombre que teme a Jehová? Él le enseñará el camino que ha de escoger".

Alejandro Bullón
@alejandrobullon
 facebook.com/ministeriobullon



Blog de Ester 3

 

El rey dio la orden para que todos sus siervos se arrodillaran y postraran ante Amán, quien era su mano derecha. Uno podría asumir que Mardoqueo, como un buen Persa y empleado del gobierno, acatara la orden, pero no lo hizo. Cuando Amán se dio cuenta se molestó muchísimo.


Amán era un hombre orgulloso, lleno de codicia y envidia; de hecho, no muy diferente a Lucifer. Sin embargo, la negativa de Mardoqueo a inclinarse ante él probablemente no tenía nada que ver con estos defectos de carácter. Más bien las diferencias entre Amán y Mardoqueo eran tan gruesas como la sangre ancestral. 


Amán era un descendiente de Amalec, un enemigo histórico del pueblo Judío. Poco después de escapar de Egipto, los antiguos Israelitas fueron atacados por los Amalecitas, y Dios mismo declaró una enemistad duradera entre ambos pueblos. Más adelante el rey Saúl había ido a pelear contra el rey Agag y su pueblo, pero al no completar la tarea como Dios le había pedido, fue reemplazado por David. Ceder ante Amán, descendiente de Agag, sería una gran humillación y un signo de desobediencia para Mardoqueo, hijo de Benjamín. 


La ira de Amán no estaría satisfecha con la vida de Mardoqueo solamente, así que en su orgullo procuró “destruir a todos los Judíos que había en el reino de Asuero” (v.6).


Sin nombrar a sus enemigos, Amán le contó al rey Asuero una historia de un pueblo "diferente" que estaba disperso por todo el reino. Aparentemente sin siquiera indagar un poco más sobre estas personas "diferentes", el rey descuidadamente entregó su anillo a Amán, quien de inmediato redactó el edicto, lo selló con el anillo del rey, y lo distribuyó por todo el reino. La declaración del decreto en el versículo 13 es impactante, y no deberíamos perder el significado de las palabras: “con la orden de destruir, matar y exterminar a todos los judíos, jóvenes y ancianos, niños y mujeres”, ninguno se salvaría. Amán incluso ofreció pagar al rey por el privilegio, con el equivalente a 6 meses de impuestos por ingresos.


Esta historia se asemeja mucho a los eventos de los últimos días descritos en Apocalipsis 13 y 20, que narran un decreto de muerte contra el pueblo de Dios. Gog y Magog son las descripciones de los enemigos de Dios, y esas palabras se derivan de Agag. Apocalipsis predice una repetición de los últimos días de la historia de los Cristianos. Afortunadamente, la historia del pueblo de Dios en la antigua Persia no termina en el capítulo 3. El gran conflicto está por terminar, y sabemos que el final es un final feliz.





Jean Boonstra  
Voz de la Profecía



Blog de Ester 2

A los siervos del rey se les ocurrió una idea para encontrar a una nueva reina: Organizar un concurso de belleza. De todo el imperio llegaron hermosas mujeres jóvenes. No sabemos si vinieron por voluntad propia o se vieron obligadas a entrar al palacio.


El libro de Ester se lleva a cabo en el siglo quinto antes de Cristo, cuando muchos de los Judíos habían regresado a casa desde el exilio tras el decreto de Ciro. Eran solo unos cuantos Judíos los que aún se encontraban en Persia. En ese grupo, estaba Mardoqueo, un personaje que vive en silencio bajo el paraguas de Imperio Persa del pueblo de Dios y uno de los hijos de Benjamín. Como veremos más adelante en este líbro, su ascendencia está muy lejos de ser un relato entretenido.


Mardoqueo “había criado a Hadasa, es decir, Ester, hija de su tío, porque era huérfana”(v.7) y llegó a amarla como su propia hija. Mardoqueo conocía bastante del clima político de Susa y en ese contexto instruyó a Ester para que al llegar al palacio, atendiendo la convocatoria del rey, mantuviera su identidad en secreto. Ella no debía identificarse con su pueblo. 


Ester de inmediato ganó el favor de aquellos que estaban a cargo en el palacio. Era una mujer bella por fuera, con un corazón tierno y un intelecto brillante. Con estos atributos, seguro era una mujer encantadora. El rey estaba sorprendido por esa combinación de belleza y fue a quien eligió para convertirla en su reina.


Preocupado por el bienestar de su hija, Mardoqueo aprovechaba cualquier oportunidad para pasear por los jardines del palacio y estar al tanto de lo que ocurría con Ester. Cuando el rey proclamó un gran día de fiesta, organizando el “Banquete de Ester”, podemos imaginar a Mardoqueo como un padre orgulloso de su hija. El versículo 20 nos recuerda nuevamente que “Ester hacía lo que decía Mardoqueo”, quien la había educado, y por ello no reveló su relación con Mardoqueo, o con parte del pueblo Judío. 


En una ocasión, mientras Mardoqueo permanecía en su puesto en la puerta del rey, escuchó a dos de los guardias que en voz baja planificaban un complot para matar al rey. “Cuando Mardoqueo entendió esto, lo denunció a la reina Ester (v.22)”, quien a su vez informó al rey, y los conspiradores fueron ahorcados. Este incidente no es intrascendente, y más adelante proporciona un punto de inflexión crucial.


Una hermosa joven Judía, tuvo un cambio de suerte: de niña huérfana a la reina del Imperio Persa. A Dios le encanta usar a los miembros más débiles de la sociedad, si ellos están dispuestos. Ha convertido adolescentes rebeldes en maestros pacientes; a drogadictos de la calle en diáconos; a prostitutas en guerreras de oración, y a una mujer joven con una educación de 3er grado, en una profeta. Dios en su misericordia, es un Dios de inversiones. 



Jean Boonstra
Voz de la Profecía



El sábado es el día más especial de la semana. Cuando Dios descansó en regocijo al finalizar su creación del mundo, nos dio 24 horas para pensar en su poder maravilloso.
Wait while more posts are being loaded