Profile cover photo
Profile photo
Pato Mudvayne
39 followers -
Juntate con el Mejor.. y Muere con el Resto... /,,/
Juntate con el Mejor.. y Muere con el Resto... /,,/

39 followers
About
Pato's posts

Post has attachment
Llamé a tu puerta la tarde de un viernes nublado. El tiempo habia hecho su trabajo arrancando las hojas de varios calendarios y llevándose consigo las cenizas de un pasado.
No te sorprendio verme. Seguías tan guapa y con la cabellera revuelta como era tu costumbre. Siempre habias evitado el maquillaje y ahora ligeras marcas oscuras se adivinaban bajo tus ojos. Esa tenue línea que era tu boca se curvó ligeramente hacia arriba y mi corazón se saltó un latido.
-¿Interrumpo? -pregunté acercándome a veinte centímetros de tu mirada.
-No. Llegas en el momento indicado -respondiste. A lo lejos el motor de un auto rugió, un perro ladró y mi inquietud corrió y se deslizó furtivamente bajo tu falda.
Me invitaste a pasar a tu hogar y de inmediato reconocí ese lugar tan propio de ti. El departamento era pequeño y cálido. Cuidadosamente decorado con pequeños detalles y su respectivo toque de elegancia. Tenía tu esencia y tu aroma.
Sólo la mesa era un completo desorden. Había sobre ella un montón de papeles, libros y envolturas de dulces. Y justo en el centro algo parecido a un rompecabezas llamó mi atención.
-Si -dijiste adivinando la pregunta que me estaba formulando. -Como puedes darte cuenta, sigo en proceso de reconstrucción.
Me acerque y observe brevemente. Sobre la mesa permanecían mudos y quietos, tu dolor, tus frustraciones y tus tristezas; tus planes, tus sueños y tus recuerdos; tus anhelos, tu ánimo y tus emociones.
-Le faltan piezas -murmuré.
-Tú te llevaste algunas.
Busqué en mis bolsillos y no encontré nada. Hice un gesto de resignación.
Súbitamente me rodeaste el cuello con tus brazos.
-No has buscado bien -insinuaste coqueta. -Aún conservo algunos de tus fragmentos. Te los devuelvo si me devuelves los mios.
Imposible negarme. Tomé entre mis manos tus mejillas y me embriagué con tu aliento. No había olvidado como desarmarte y para hacerlo me bastó con un beso. Te desnudé y me desnudé. Recorrí con ansias y fuerzas cada rincón de tu cuerpo. Sabía de memoria tus formas, cada lunar y cada peca. Saboreé cada poro de la suave textura de tu piel. Calmé mi sed con tus fluidos, el llanto de tu sexo y tu sudor puntuado. Y despues fui mas allá.
Toqué tus heridas y palpé tus cicatrices. Sacaste del baúl tus sentimientos y uno por uno me los ofrendaste. Me uní a ti con gratitud y devoción en un acto superior a lo genital. Tu temperamento adherido al mio era la forma mas pura y violenta de querernos.
Temblaste con la furia de un terremoto, te volviste liquida y tempestuosa devorando a este hombre de arena. El proceso de curación había sido lento y prolongado pero podia adivinar en tu voz y tu mirada que lo estabas logrando.
-Ayúdame - Me pediste. No era una orden ni una súplica de tu parte. Era una promesa que necesitaba cumplir.
Y eso fue lo que hice. Saltaron gritos, fluyeron lágrimas, combatimos temores y silenciamos mil demonios.
Perdí la noción del tiempo y el lugar. Mas que recolectar todos esos fragmentos arruinados y mas que reconstruir, nos deconstruimos mutuamente, con calma y dedicación. Olvidar, sentir y perdonar, esos verbos aparentemente tan sencillos y que no sabemos aplicar.
-Si no es dulce y amargo no es amor -dijiste una vez que la noche
cayó sobre nosotros.
Después la abracé con toda la ternura que llevaba guardando muchos años y le confesé con mis labios pegados al oido.
-Me entristece no tener a mi lado a una mujer. Pero me mata saber que no seas tú.
Si. Quizá no somos perfectos y estamos demasiado jodidos, pero tuvimos la valentia de aceptarlo y entenderlo. Asi que si estas leyendo esto es porque nos fuimos, lejos, donde no importa nada, a algún lugar donde comienza el fin del mundo.
Solos, juntos.
Tal vez siempre, tal vez hoy.
D. ETNAGEVAN
Photo

Post has attachment
\m/ ♥ \m/
Photo

Post has attachment
Ella solía decir que para follar no era necesario el afecto:
"Sólo basta un momento de calentura, soledad, o en su defecto, compasión para caer. Lo cierto es que mi prioridad es un simple rato de placer, tomando en cuenta que hay mujeres que no son capaces de provocar una erección a ningún hombre en toda su puta vida me considero afortunada.
Tengo seco el corazón, pero lo que hay entre mis piernas sigue con vida, latiendo lúbrico y feroz."
(Escritos de un tal D. ETNAGEVAN...)
Photo

UNA BUENA REFLEXION ...

Que difìcil es el ser humano, nacer no pide, vivir no sabe y morir no quiere !!!!!!! Los tres últimos deseos de Alejandro El Grande Encontrándose al borde de la muerte, Alejandro convocó a sus generales y les comunicó sus tres últimos deseos: 1 - Que su ataúd fuese llevado en hombros y transportado por los mejores médicos de la época. 2 - Que los tesoros que había conquistado (plata, oro, piedras preciosas), fueran esparcidos por el camino hasta su tumba, y... 3 - Que sus manos quedaran balanceándose en el aire, fuera del ataúd, y a la vista de todos. Uno de sus generales, asombrado por tan insólitos deseos, le preguntó a Alejandro cuáles eran sus razones.Alejandro le explicó: 1 - Quiero que los más eminentes médicos carguen mi ataúd para así mostrar que ellos NO tienen, ante la muerte, el poder de curar. 2 - Quiero que el suelo sea cubierto por mis tesoros para que todos puedan ver que los bienes materiales aquí conquistados, aquí permanecen. 3 - Quiero que mis manos se balanceen al viento, para que las personas puedan ver que vinimos con las manos vacías, y con las manos vacías partimos, cuando se nos termina el más valioso tesoro que es el tiempo. Al morir nada material te llevas,"EL TIEMPO" es el tesoro más valioso que tenemos porque Es Limitado. Podemos producir más dinero, pero no más tiempo... Cuando le dedicamos tiempo a una persona, le estamos entregando una porción de nuestra vida que nunca podremos recuperar, nuestro tiempo es nuestra vida EL MEJOR REGALO que le puedes dar a alguien es tu tiempo y SIEMPRE se le regala a la familia o a un buen amigo. Que Dios te colme de bendiciones.Tomate el tiempo para enviar este mensaje cuando menos a alguien de tu familia o a un buen amigo.CLARO CUANDO TENGAS TIEMPO!!!! ….

Post has attachment
"Apareciste un domingo cualquiera, con un breve vestido y las piernas desnudas. Dos cafés, media docena de cigarros y cuarenta minutos de charla fueron suficientes para que te adueñarás de mis días. Serena y volcánica. Lúdica y lúbrica. A veces niña y a veces diabla. Depositaste primero un beso en mis labios y después pasión en mis venas. Le diste sustancia a mi sombra despistada e inspiración a mis poemas olvidados. No pagué nada por ello, sólo formé sonrisas de media luna en tu rostro juvenil. A cambio me diste una historia llena de juegos por las mañanas, paseos sin rumbo por las tardes y entregas inolvidables de la noche a la madrugada. Desnuda y frágil al salir de la ducha me enseñaste el valor de la belleza. Me cantabas con besos, tocabas arpegios en mi piel mientras mis dedos exploraban la humedad de tus secretos. Me volví loco cuando me gritaba tu sexo, tibio y ansioso por ser devorado. Hiciste de mi caos el suave flujo de un río. Y yo dedicado a la adoración de todo lo que tu eras. Solías decir que el mañana no se espera y los signos de tu cuerpo lo confirmaban. Fuimos presente en el verbo amar y eso terminó por devastarnos. Construimos un puente indestructible pero olvidamos cruzarlo. La velocidad de las caricias y los gritos ahogados terminó por rebasarnos y sin saberlo nos precipitamos al vacío; antes de estrellarnos te tomé de la mano. El precipicio no duele tanto cuando nadie escucha la caída. Terminé destrozado y con secuelas pero tú todavía puedes continuar. Sigue de frente amor mío. Que los recuerdos no sean un obstáculo y las lágrimas un pretexto. Sé que duele bastante pero dolerá más si no sepultas lo que muere y no te decides a avanzar. Un placer conocerte, sigue el camino que elijas y no mires atrás."
‪(ESCRITOS DE UN TAL DAVID ETNAGEVAN)
Photo

‪#‎DeLasViejasLetras‬
“En esto no hay secretos, simplemente cuando la veas y sepas que es ella, harás lo que sea por mantenerla a tu lado. Quizá te lleve algo de tiempo, mucha paciencia y demasiado ingenio conquistarla, pero una vez que lo logres no te preocupes por ella, ocúpate con ella y no pasarás malos ratos. No le pidas que cambie pues te cautivó así como la conociste. No le exijas, no la celes, déjala ser libre, sin limitantes y sin dudar ni desconfiar de lo que hace que ella te lo agradecerá, pues una mujer enamorada no miente. Trátala como lo que es para ti y hazle saber lo que sientes por ella. Date la oportunidad de conocerla hasta en lo más profundo de su alma y esfuérzate por entenderla hasta donde puedas. Ámala, disfrútala, vívela, y nunca, por ningún motivo intentes lastimarla. Y si por alguna extraña maniobra del destino, algún día ella se va, no te quejes, no sufras, no llores y no le guardes rencor. Respira tranquilo, sonríe como solo saben hacerlo quienes saben del dolor y quédate en paz, porque ella podrá haberse llevado todo pero su corazón se queda contigo."
(DAVID ETNAGEVAN)

Post has attachment

Post has attachment
Para él, la noche es su forma de vida. Para él, la vida consiste en alimentarse de otras vidas. Siempre esperando, acechando y cazando. Siempre moviéndose de un lugar a otro, saciando su hambre y huyendo.
Pero esta noche la oscuridad y la lluvia están de su lado. El cielo ha sido sangrado por el estampido de relámpagos y truenos que anuncian la llegada de una fuerte tormenta provocando un apagón en los residuos de lo que alguna vez fue una ciudad.
Él camina perdiéndose entre el silencio y la negrura. Tiene el cuerpo empapado y no parece importarle. Recuerda perfectamente los edificios y las calles que ha pisado anteriormente. Sabe que el lugar que busca se encuentra muy cerca y sabe también que esta noche el deseo es muy intenso. Camina unos metros y mas adelante llega a una esquina, se detiene, observa a su alrededor y olfatea el viento helado.
Ha llegado a su destino.
Ella duerme entre osos de felpa y muñecos de peluche. En su rostro todavía hay rastros infantiles pero en su cuerpo se notan las sinuosas formas de una mujer. Ella sueña con monstruos de confeti y hadas de colores como las que adornan las paredes de su habitación en tonos pastel y mágicas texturas. Pero en sus sueños también hay lujuria, esa lujuria que por las noches le provoca ocultos placeres y la hace despertar sudorosa con una calida y culpable humedad en el cuerpo. Ella se revuelve inquieta entre sus sabanas. Anhela esos sueños como también anhela esa voz que se oculta en su mente y la obliga a hacer cosas inimaginables, a explorar mundos prohibidos llenos de secretos y lascivia.
El ruido de un trueno retumba en el cielo haciéndola despertar. Abre los ojos y ve que todo es oscuridad. La intensa lluvia no deja de caer. No tiene miedo.
Sabe que esta noche es la suya
Ahora la noche y el mal tiempo han dejado de importarles.
Solo existe lo que ambos son. Solo existen dos.
Ella ha encendido un par de velas y contempla la tormenta a través de la ventana de su habitación Siente tras de ella la presencia de aquel que invade sus sueños. Él se acerca a ella muy lentamente y la toma de la cintura. Ella tiembla ligeramente. Siente las manos fuertes y firmes que la sujetan por encima de la tela de su camisón estampado. Él tiene la ropa mojada pero todo su cuerpo está en llamas. Ella voltea, lo mira fijamente perdiéndose un momento en el abismo de sus ojos, le rodea el cuello con los brazos y eleva las puntas de sus pies para besarlo. Él responde a la caricia y estrecha su torso contra el de ella. El resplandor de un relámpago alumbra la habitación donde dos sombras quieren devorarse. Las manos de ella se mueven ansiosas haciendo a un lado el abrigo y desabotonando su camisa; le muerde el labio inferior y extasiada recorre con besos su cuello y su tórax. Él la toma de los hombros muy suavemente invitándola a arrodillarse. Hay en su mirada un destello de pasión animal. Ella desliza la boca por su abdomen y desabrocha la hebilla del pantalón liberando su sexo violento; lo toma en sus manos y comienza a acariciarlo. Él cierra los ojos y se deja llevar por el recorrido de sus dedos mientras ella suspira y frota su pene de la base a la punta con movimientos ascendentes. Aprieta las manos alrededor de la carne erecta cada vez mas rápido y más fuerte sintiendo como su erección va en aumento. Entonces acerca su boca con lentitud dándole calor al miembro dilatado. Él tensa los músculos y su cuerpo se pone rígido cuando los finos labios hacen contacto con la punta de su pene. Una descarga eléctrica recorre su columna vertebral mientras su escroto se contrae de placer cuando la boca femenina le acaricia como si fuera una mano enguantada en terciopelo. Ella lo observa completamente excitada a través de la cortina de sus pestañas. Hay en sus ojos adoración y reverencia. Sus labios se mueven hacia atrás y adelante succionando con maestría dando pequeños chasquidos en la punta lubricada y después recorre las venas hinchadas del falo mientras las puntas de sus deseos masajean cadenciosamente sus testículos. Su boca se pega a la carne como lamprea y la lengua se desliza en espirales dejando hebras de saliva sobre el glande palpitante.
Él se agita fuertemente y en su interior hay un estallido que llega hasta su cerebro. Sus manos buscan a ciegas la cabeza de su compañera, revuelven su cabello y sujeta su nuca atrayéndola hacia él. Ella hace una pausa para respirar y la tenue luz ilumina su boca abierta en una imagen puramente sensual. Ahora es él quien se inclina y comienza a recorrer ávidamente su cuerpo de abajo hacia arriba. Mete sus manos por debajo del camisón acariciando sus muslos y palpando cada poro sigue en ascenso hasta encontrarse con la pequeña pantaleta, la jala lentamente y escucha el leve sonido de la toalla intima al desprenderse de la tela. Pega la nariz a su pubis y aspira fuertemente la toallita humedecida de rojo. Le basta un ligero movimiento para deshacerse del camisón. El reflejo de las velas parpadea fugazmente sobre la tersa piel desnuda bailoteando en la blancura de sus pechos y haciendo brillar las pecas que se encuentran alrededor de los frágiles hombros. Él la deposita tiernamente sobre la cama. Se pone a su lado, besa su cuello y los lóbulos de sus orejas. Pasa primero una mano y luego los labios bajo sus pechos, subiendo hasta lamer el rosa pálido de sus pezones que de inmediato se endurecen. Hay en la curva de uno de sus senos un verdugón bastante grande pero esta vez él lo ignora y opta por descender cubriendo de besos su blanco vientre. Ella jadea y se aferra fuertemente a las sabanas. Su mente es un torbellino de pasiones. Él sigue recorriendo la piel suave y firme hasta llegar al suave montículo entre sus piernas. Sus dedos se arrastran como arañas por entre los mechones cobrizos de vello pùbico. Abre sus muslos con las manos deslizando su rostro sobre ella besando vorazmente los óvalos rosados de pliegues humedecidos que rodean su intimidad. Su lengua se adhiere a la textura satinada hurgando velozmente como una serpiente en lugares recónditos.
Ella se muerde los labios y gime. Breves jadeos brotan de su garganta. Siente allá abajo el roce rasposo trabajando el botón de su clítoris como si fuera la picadura de una medusa. Se arquea hacia atrás y levanta la pelvis mostrándole el tejido casi vivo. El aprisiona con la palma de sus manos la tensa suavidad de sus glúteos, entierra la lengua en su hendidura y le da una pequeña mordida. Cierra los ojos mientras ella mueve involuntariamente las caderas abriéndose más y más a él. Su vagina late y la sangre brota de la herida femenina cayendo como una bandada de pétalos rojos sobre el rostro y el pecho de su amante. Algunas gotas salpican la alfombra que decora el piso de su habitación. Él se bebe todo lo que proviene de aquel nudo de nervios, degustando el endometrio, las células, la savia vital del zumo de la matriz, los pedazos de tejido y las hebras de fluidos rojos con la ansiedad de un sediento y sorbiendo hasta la ultima gota como lo hace un gato lamiendo la leche de un tazón.
El sudor envuelve ambos cuerpos y la pasión no termina. Ella se mueve con vehemencia. Separa las piernas y mira excitada al hombre que está frente a ella. Mira también su erección que de nuevo ha alcanzado el punto máximo. Él la penetra empalándola de un solo golpe. Sus cuerpos se funden en una colisión de carne y convulsiones. Ella aprieta su sexo balanceándose impetuosamente y negándose a soltar la potente virilidad que la embiste. Clava las uñas en la espalda de su amante y enreda sus piernas alrededor de su cintura. Él no deja de moverse. Su pene entra y sale repetidamente friccionando hasta lo mas profundo de su vagina. Antes de culminar, sus miradas se encuentran por un instante. Saben que ambos necesitan el uno del otro. Él es tan adicto a la flor de su sexo y a su sangre como ella lo es a sus mórbidos placeres y sus sueños lúbricos.
La marea de placer se hace presente estallando en ambos a un mismo tiempo y arrastrándolos en un vaivén de frenéticas sensaciones.
Solo son dos y nada más les importa cuando la adicción se hace presente. Es algo que no pueden controlar como nadie puede hacerlo cuando se mezcla la sangre, la pasión y lo prohibido.
‪escritos de un #TalDavidEtnagevan  
Photo

Post has attachment
♥ ♥ ♥ ♥
Photo

Post has attachment
En definitiva...!!
Fuuck yeaaah...!!
Photo
Wait while more posts are being loaded