Profile cover photo
Profile photo
Nino Luna
5,428 followers
5,428 followers
About
Posts

Post is pinned.Post has attachment
Public
Estáis tod@s invitad@s a esta fantástica comunidad!!  ツ
Add a comment...

Post has attachment
Add a comment...

Post has attachment
¿Y tú, qué edad tienes?

"De las preguntas más absurdas que nos pueden hacer en la vida es qué edad tenemos. Porque no nos da ninguna pista de a quién tenemos delante. Yo la verdad es que no lo sé. Ni me importa. Porque lo importante no es cuantos años tenemos, sino en cuantos de ellos hemos vivido.
Yo prefiero decir que tengo 42 miradas en el metro que me han hecho sonreír. Tengo 2 “te quiero” suicidas que dije sabiendo que quien tenía delante no me quería a mi.También tengo 14 abrazos inolvidables, 3 de ellos irrepetibles porque quien me los dio ya no está.
Tengo unos 35 “lo siento” de los cuales 8 jamás me perdonaron.
Tengo 6 noches de hospital al lado de alguien que me importaba y 7 madrugadas pensando en una persona a quien no le importaba yo.
Tengo unos 5.200 besos, pero solo me acuerdo de 6.
Tengo 4 veranos que fueron infinitos y 3 inviernos demasiado fríos. Y solos. Y tristes.
Tengo 25 noches sin dormir y algunas lágrimas gastadas en cosas que no importaban.
También tengo 4 lágrimas muy amargas invertidas en algo que merecía llorar durante años.
Tengo 150 carcajadas de esas que hacen que te falte el aire y 10 sonrisas por compromiso.
Tengo 9 deseos de infancia que se dan de hostias con las promesas que nunca cumplí.
Tengo 3 consejos recibidos que entendí mucho tiempo después.
Tengo unas 12 camas donde me acosté sin querer estar y 4 donde hubiera matado por despertar.
Tengo 5 errores que volvería a cometer y 2 de los que me arrepiento mucho, aunque solo un poco.
Tengo miles de cenas, pero pocas como aquellas 3.
Y tengo 43 escalofríos que me han recorrido el cuerpo entero. 120 conciertos, 350 películas… y no soy capaz de contar las canciones.
Tengo 31 tardes comiendo pipas en un parque viendo la vida pasar con mis amigos. Y 500 tardes más recordándolas unos años después.
Tengo 5 adioses. En dos de ellos nunca quise despedirme en realidad.
Tengo tantas cosas por decir que nunca diré y tantas que me tendría que haber callado…
Para quién quiera saberlo, esa es mi edad.
Y no tengo ni puta idea de en cuántos años cabe eso."

- Enric Sánchez.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
“A veces, lavándonos las manos, nos ensuciamos la conciencia”

Una frase de origen bíblico, tomada como expresión popular, y utilizada por quien trata de escapar de alguna responsabilidad es: “Lavarse las manos como Poncio Pilatos”. Sin embargo, lavarse las manos no exonera de la responsabilidad por las decisiones o acciones que hemos tomado o no.

“Tarde o temprano los seres humanos serán juzgados, no por el color de su piel, sino por el color de su conciencia”, fueron palabras del líder Martin Luther King. Por su parte, el escritor y orador invidente estadounidense Jim Stovall, afirma que ser “Integro es hacer lo correcto aunque nadie nos esté mirando”. La razón para las palabras de J. Stovall la había pronunciado –casi un siglo antes- el pintor neerlandés Vincent Van Gogh, diciendo “La conciencia vale por mil testigos”.

Quien no tiene conciencia vive sin criterio ni pauta ética, vendiendo su alma a la mejor oferta, quizá ni siquiera al mejor postor. Su palabra clave es la oportunidad, que la desvirtúa y convierte en oportunismo. Llega a considerar que vale por lo que tiene, incluyendo su poder, o lo que hace, pero nunca por lo que es, porque al enfrentarse consigo mismo siente vergüenza. Aunque en muchas oportunidades este espécimen de la fauna humana, logra esconder su desviada conducta de la conciencia, tal cual lo refería la filósofa francesa Simone Weil cuando afirmó que “Para que tu mano derecha ignore lo que hace la izquierda, habrá que esconderla de la conciencia”.
Estos especímenes se rodean de otros –iguales o peores- que revolotean a su alrededor - como aves de rapiña – siempre dispuestos a exonerarlos, exculparlos o descargarlos de pecado y culpa –ayudándole a lavar sus manos – con la sola condición de que compartan con ellos algo del botín.

En un mundo plagado de comercio e interés, donde todo parece tener etiqueta y precio, no es de extrañarse que existan compradores y vendedores de conciencias, y que la conciencia sea considerada una mercancía.

Algunas veces nos cuesta determinar quién es quién, en ese mundo que describimos en el párrafo anterior, donde hay tantos intereses y tantos “Camaleones” juegan para los “dos equipos”, con una “conciencia amañada” que pretende justificar de muchas formas lo injustificable. La frase «Ley Campoamor» que se basa en el texto del famoso poema del español Ramón de Campoamor transmite esa triste verdad: «En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira, todo es según el color del cristal con que se mira».

Estos especímenes para justificar los “logros” alcanzados –en tan poco tiempo - tendrían que contar –algo así – como “Una de vaqueros” o presentar “Certificados de Magia”. Recordemos que al verdadero éxito - al éxito integral- ese que nos convierte en seres humanos, no le llegamos por ascensor sino subiendo escalón por escalón de la escalera. En caso de duda es siempre recomendable tener presente las palabras del filósofo y escritor español Miguel De Unamuno “Hay que buscar la verdad y no la razón de las cosas”, porque la razón, sin la verdad, se convierte en justificación.
Más allá de cualquier explicación es necesario tener presente que “La conciencia es nuestra brújula”, tal cual lo expresó el pedagogo romano Marco Fabio Quintiliano. Y con seguridad, perderla no nos llevará a ningún buen lugar. El sabio Sócrates consideraba que "La buena conciencia es la mejor almohada para dormir".

Una conciencia, que no respeta principios ni valores, es en realidad una inconciencia que nos aísla del mundo convirtiéndonos en seres individualistas e insensibles, solo preocupados por lo que consideramos, nos afecta directamente. Sin capacidad para comprender que “todo nos afecta a todos” porque estamos en un mismo lugar. Al final debemos rendir cuenta a la conciencia, y nuestras acciones buenas y malas, quedarán como huella imperecedera de nuestro transitar por la vida, no importa cuántas veces lavemos nuestras manos.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Un día consiste en 86.400 segundos, este es uno de ellos, ¿qué vas a hacer con él?
Una vida entera en 2.366.820.000 segundos, cada uno con opciones incontables, posibilidades y decisiones de las cuales solo una puede ser. Cada una con la habilidad de crear una vida y borrar otra, ¿cuál quieres que sea tu decisión?
¿A qué esperas? ¿A qué esperas para decir “te quiero” a la gente que está en tu vida? ¿A qué esperas para empezar ese proyecto? ¿A qué esperas? Reflexiona y actúa.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Cuando tengas una meta, jamás la abandones. Si tropiezas con un obstáculo, vuélvete a levantar y continúa tras tu objetivo. La verdad es que nada puede detenerte para alcanzar tu objetivo, tal vez te demores en llegar pero si continúas insistiendo, llegarás a tu destino con seguridad.

¿No te crees capaz? Analiza los siguientes casos de personas famosas que tuvieron sus propios obstáculos y persistieron hasta el final.

Después de que Fred Astaire hiciera su primera prueba cinematográfica, en 1933, el informe del director de pruebas de la Metro Goldwyn Mayer dictaminaba: “Incapaz de actuar. Ligeramente calvo. Puede bailar un poco”. Astaire conservaba aquel informe sobre la chimenea de su casa en Beverly Hills.

Un experto dijo que Vince Lombardi no poseía un mínimo conocimiento de fútbol americano y que le faltaba motivación.

A Sócrates lo acusaron de inmoralidad y de corromper a la juventud.

Cuando Peter J. Daniel estaba en cuarto de primaria, su maestra, Mrs. Phillips, le decía continuamente que no servía para nada, que era un fruto podrido y que jamás llegaría a ninguna parte. Peter siguió siendo totalmente analfabeto hasta los 26 años. Un amigo se quedaba toda la noche con él, leyéndole un ejemplar de Piensa y hazte rico. Ahora es el propietario de las esquinas donde solía pelear y acaba de publicar su último libro: Mrs. Phillips, you were wrong! (Señora Phillips, se equivocó).

A Louisa Alcott, la autora de Mujercitas, su familia le aconsejaba que buscara trabajo como sirvienta o costurera.

Beethoven era muy torpe con el violín y prefería tocar sus propias composiciones en vez de mejorar su técnica. Su maestro le decía que como compositor era un desastre.

Los padres del famoso cantante de ópera Enrico Caruso quería que fuera ingeniero. Su maestro le dijo que no tenía voz y que era incapaz de cantar.

Charles Darwin, el padre de la Teoría de la Evolución, abandonó la carrera de medicina y su padre solía decirle que no se interesaba por nada más que el tiro, los perros y la caza de ratones. En su autobiografía, Darwin escribe que todos sus maestros, lo mismo que su padre, lo consideraban un niño muy limitado, por debajo del estándar de normalidad intelectual.

Un editor de periódicos despidió a Walt Disney por falta de ideas. Además, Disney se vio varias veces en la bancarrota antes de fundar Disneylandia.

Los maestros de Thomas Edison decían que era demasiado estúpido para aprender nada.

Albert Einstein no habló hasta los 4 años y no aprendió a leer hasta los 7. Su maestro lo describía como “mentalmente lento, insociable, está siempre navegando a la deriva por sus estúpidos sueños”. Lo expulsaron del colegio y le negaron el ingreso en la Escuela Politécnica de Zurich.

Durante sus estudios, antes de graduarse, Louis Pasteur fue un alumno mediocre y, de entre un grupo de 22 alumnos, ocupó el 15 lugar en química.

Los resultados de Isaac Newton en la escuela elemental fueron lamentables.

“Mi hijo es un idiota”, decía el padre del escultor Rodin. Considerado el peor alumno de la escuela, Rodin fracasó en 3 ocasiones antes de poder ingresar en la escuela de arte. Un tío suyo lo consideraba incapaz de recibir cualquier educación.

Leon Tolstoi, el autor de Guerra y Paz, abandonó la Universidad. De él se decía que no sólo no tenía capacidad, sino que no estaba dispuesto a aprender.

El dramaturgo Tennessee Williams se enfureció cuando, en un premio literario que tuvo lugar en la Universidad de Washington, donde él se había inscrito en los cursos superiores de inglés, le rechazaron una pieza de teatro, Me, Vasha. El maestro recordaba que Williams había repudiado no sólo la decisión de los jueces sino también su inteligencia.

Los empleados del departamento de frutos secos en las grandes tiendas de F.W.Woolworth decían que el propietario no tenía sensibilidad necesaria para atender a su clientela.

Henry Ford fracasó y fue a la quiebra en 5 ocasiones antes de conseguir, finalmente, el éxito.

Babe Ruth, considerado por los historiadores del deporte como el mayor atleta de la historia, se hizo famoso por batir el récord de carreras en un mismo partido de béisbol, y de tiros fuera del campo.

Winston Churchill no aprobó el sexto grado. No llegó a ser primer ministro de Inglaterra hasta los 62 años, después de toda una vida de derrotas y reveses. Sus mayores logros los consiguió cuando ya había cumplido los 65 años.

Hasta su publicación, en 1970, 18 editoriales rechazaron el manuscrito de Juan Salvador Gaviota, un relato de Richard Bach sobre una osada gaviota. En 1975 ya se habían vendido, sólo en USA, más de 7 millones de ejemplares.

Richard Hooker trabajó 7 años en M.A.S.H., una novela sobre la guerra en clave de humor, sólo para conseguir que la rechazaran 21 editoriales antes de su publicación. Inmediatamente se convirtió en un best seller que fue llevado al cine y convertido en serie de televisión de gran éxito.

Abraham Lincoln tuvo que enfrentarse a la derrota toda su vida. Nacido en la pobreza, tuvo que trabajar para mantener a su familia, fracasó en sus negocios en 2 ocasiones, perdió 8 elecciones y sufrió un colapso nervioso. Pudo haberse rendido muchas veces, pero no lo hizo y jamás se dió por vencido. “El camino era difícil y resbaladizo. Resbalé, pero me recuperé, diciéndome que aquello era un resbalón y no una caída”.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Hay que mirar siempre en 5 direcciones!! 😃
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Si algo me queda claro en esta vida es que por muy mal que vaya tu día siempre habrá alguien que te saque un sonrisa. Normalmente siempre tenemos personas especiales que nos sacan una gran sonrisa día tras día y es de agradecer ya que ellas mismas se encargan de hacer pequeños nuestros problemas y de quitarnos el "agobio" haciéndonos ver un nuevo punto de vista.
Photo
Add a comment...

Post has attachment
"Dicen que uno siempre vuelve a los lugares donde amó la vida. A donde fuimos felices. Y yo amé la vida cuando estuve contigo. Eres mi lugar favorito de reencuentro, siempre hay algún atardecer que me recuerda a ti. No sé si me hiciste, pero fui feliz por el simple hecho de compartir contigo los atardeceres menos dolorosos de mi vida. A veces pienso que eso fue el sueño más bonito que nunca podré convertir en realidad, o algo así, porque a veces miro a los recuerdos y no te veo en ninguno. A lo mejor me enamoré de un fantasma. De algo que no es visible para los ojos, pero que por dentro se siente algo parecido a la muerte. Eso es amor, o si no, no sé qué cojones sea. O no sé a qué le llamamos amor. Primero uno tiene que enamorarse de lo de adentro, de lo que vale la pena y de lo que es realmente importante.

Mira, siempre que veo una estrella fugaz, mi primer deseo terminas siendo tú. Siempre. Creo que se convirtió en rutina.
Tengo días en los que el sol no me calienta, ni siquiera me cala la piel. Quizás porque aún hace invierno en mí, todavía hay frío, hay escarcha en mis esquinas, tengo el vaho de mis ojos lleno de tu nombre. Todavía tengo la resaca de la noche en la que me dijiste que lo nuestro ya no funcionaría, que te ibas porque se te hacía tarde para llegar a la vida de otra persona. Me prendí un cigarro y desde entonces me dejo llevar por la vida, pero, aún y a pesar de todo, tengo la esperanza de que algún día este viento me lleve a ti. O te traiga a mí."
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Hay personas que entran en tu vida y lo cambian todo, personas por las que vale la pena parar, respirar y valorar; valorar lo que realmente importa. Los detalles, las pequeñas cosas; cosas como el agua del mar, las nubes, una miradas de esas que lo dicen todo, unos ojos como los tuyos, el modo en que me sonríes, tus manos, despertar a tu lado. Esos detalles que hacen que todo tenga sentido, incluso hasta lo que en el momento antes de conocerte que creía que no importaban, son esas pequeñas cosas las que lo cambian todo. Las que provocan que haga las maletas y salga corriendo, sin importarme dónde, siempre y cuando el destino seas tú. Tú, de esas personas que aparecen y que lo cambian todo, y hacen que nada importe y a la vez que todo empiece a importar.
Photo
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded