Profile cover photo
Profile photo
Luz Espiritual
46 followers -
Doctrina Espirita
Doctrina Espirita

46 followers
About
Posts

Post has attachment
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Vida y valores (Amor a los enemigos)

Aprendisteis lo que fue dicho: Amareis a vuestros amigos y odiareis a vuestros enemigos. Mas yo os digo: Amad a vuestros enemigos y orad por aquellos que os persiguen, que os calumnian.

Esta fue la enseñanza dejada por Jesús. El Maestro Nazareno, en Su recorrido por la Tierra, trató de reglamentar para nuestra mentalidad varias de esas virtudes que, para Su época, eran plenamente incompatibles con el carácter general de la sociedad. Era de costumbre, en la época de Jesús Cristo, tener un odio irracional a los enemigos. Aquellos que merecían las atenciones, los cuidados, los cariños eran solamente los amigos. Ese régimen social, ese modo de vivir, naturalmente se constituía generatriz de muchos problemas para las vidas, para las almas, para el futuro. Entonces, Jesús Cristo trató de actualizar las enseñanzas, haciendo que la sociedad reflexionase al respecto, de los maleficios de tener odio a aquellos supuestamente nuestros enemigos.

Él levanta la enseñanza ancestral: Aprendisteis lo que fue dicho…Relegaba eso al pasado. Mas, yo os digo, ahora en el presente: Amad, orad.

Jesús Cristo fue el gran reformador de esas costumbres sociales que relacionaban las personas entre sí. Es tan importante entender que, en la lucidez del Maestro Nazareno, no estaría, de ninguna forma, determinando que deberíamos tener por nuestros enemigos, por aquellos a quien no dedicamos ninguna confianza, por aquellos que no nos gustan, la misma ternura, la misma consideración, el mismo cariño que tenemos a un hermano, a un amigo, a una persona de nuestro corazón. Sin embargo, el hecho de no tener como abrir el alma para los enemigos no significa que debemos dedicarles el mal. Significa que vamos a desear para ellos todas las cosas buenas. Nuestro pensamiento en dirección a ellos será pensamientos de fraternidad a fin de que, en esa lucha cotidiana por el equilibrio, tengamos la certeza de que, aunque nos deparemos con varios enemigos, opositores, antagonistas nuestros, nuestra postura, principalmente para quien se apoya en las lecciones de Jesús Cristo, será la postura fraternal: Aprendisteis lo que fue dicho. Mas, yo os digo…

El Espiritismo nos presenta Jesús Cristo como el Modelo y Guía de la Humanidad, el mayor Espíritu, dígase de paso, que el mundo ya recibió para servirle de Modelo y Guía. Gracias a eso, aquellos que queremos pautar la propia conducta por las enseñanzas de Jesús Cristo debemos estar atentos para esa cuestión. Amar a los enemigos no significa traerlos para nuestra mesa de inmediato, abrirles nuestro corazón de una vez, pero vamos colocando las cosas en su debido lugar. Seremos capaces de reconocer, por ejemplo, que nuestros enemigos tienen virtudes. Pueden no compatibilizarse bien con nosotros.

Podemos no ser compatibles con ellos, con sus hábitos, con su manera de ser, pero no tendremos como negar las peculiaridades positivas, las virtudes de aquellos que, en este momento, se presentan como nuestros enemigos. De ahí, cuando Jesús propone amar a los enemigos y como esa extensión de amor antagonista del odio, del desamor.

Cuando Él propone orar por aquellos que nos sean perseguidores, calumniadores, es exactamente para que salgamos de la sintonía del perseguidor, del calumniador, del malhechor. Si emprendemos un debate mental con ellos, una agresividad psíquica con ellos, nos juntamos, pasamos a vincularnos a sus malos hábitos, aquello que ellos están realizando de negativo y no tenemos cualquier autoridad moral de huir de las consecuencias de esa tragedia interior.

* * *

El cultivo del odio es, fundamentalmente, desastroso para el que odia. Es muy común observar, en la vida social, aquellas personas malignas, para quien se desea el mal, como ellas siempre están más gordas, más bonitas, más poderosas, más ricas, en cuanto que el que odia se depaupera, se aniquila, se aturde y se frustra porque sus ideales de perjudicar al otro no encontraron eco en las Leyes de Dios. Nadie precisa odiar a alguien para que ese alguien responda por sus actos delante de las Divinas Leyes. Cuando desarrollamos, en el centro del ser, esas energías del odio, de la malquerencia, nos asemejamos a una criatura que está cargando basura en su propio corazón. Imaginemos a alguien cargando basura en su corazón.

Sería como una sábana freática, como una fuente de agua pura ensuciada por la basura, por la polución, por todo aquello que perjudica la calidad del agua. Alguien que carga odio en su corazón será fatalmente alguien enfermo y portador de enfermedad tal que será capaz de llevarlo a la muerte moral.

El desespero que asoma la criatura que odia no tiene tamaño. Cuanto más el objeto de su odio crece, se desarrolla, conquista victorias, más el que odia se aturde, se siente desgraciado.

Cuando Jesús propone amar a los enemigos era una medida de salubridad, era una medida de salud para el que odia pueda salir de la franja del odio que vincula las energías muy negativas, muy bajas de la existencia. Amad a vuestros enemigos es una lección medicamentosa porque nadie conseguirá ser feliz en su intimidad, cargando basura en el propio ser, cargando basura en el propio corazón. A partir de esto, aunque sepamos la importancia de dedicar pensamientos buenos a nuestros enemigos, lo que no significa concordar con sus actos malos, con su forma de vivir desajustada, hace con que nos preservemos, vale repetir esto, contra los males más graves que nos aturden.

En toda parte oímos hablar de bacilosis, de virosis, microorganismos que van devastando el organismo humano, nuestro organismo animal. ¿Pero, como que esos microbios sobreviven en nuestro cuerpo realizando toda esa suerte de tragedias morales, físicas? Todo eso ocurre porque el portador del bacilo, de la bacteria o del virus carga un tipo de energías, desarrolla un tipo de fluido profundamente nutriente para esos microorganismos, para esas micro vidas. Por eso, es común encontrar a las personas que tienen la salud delicada, cuando se aborrecen, cuando se irritan, cuando pasan a odiar, empeoran su cuadro patológico. Es la propia persona desligada del amor, del bien, de la armonía que faculta a esos microbios la posibilidad de desarrollarse en su intimidad. Entonces, la forma saludable de auto-vacunarnos contra esas tragedias exteriores, es el cultivo del amor, lo que llevo a muchos pensadores, muchos médicos a defender la tesis de que “quien ama no enferma”.

Aquellas criaturas capaces de amar desarrollan en si una unión tan grande con las fuentes de la salud que no enferman más. En la dificultad, apelamos para Jesús, el Médico de las almas, y acordémonos del nostálgico médium brasileño Francisco Cándido Xavier, cuando estableció en una pregunta que le fue hecha sobre su estado de salud: “Yo soy un enfermo sano” Él estaba rescatando recursos, problemas de otras existencias, estaba rescatando errores de su pasado, pero no estaba contrayendo nuevos errores en la actualidad. Entonces, él era un enfermo sano, amando a los enemigos y orando por todos sus calumniadores.

Raúl Teixeira

Transcrição do Programa Vida e Valores, de número 207, apresentado por Raul Teixeira, sob coordenação da Federação Espírita do Paraná. Programa gravado em agosto de 2009. Em 25.04.2011. Traducido por Jacob.

http://www.luzespiritual.org/?p=14548
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Ego y yo

La batalla más difícil ocurre en tu mundo íntimo.

Nadie la ve, la aplaude o la censura.

Es tuya. Victoria, o derrota, pertenecerá a ti en silencio.

Ninguna ayuda exterior podrá contribuir para tu éxito, o coyuntura alguna te llevará al fracaso.

*

Los enemigos y los amigos residen en tu casa interior y tú los conoces.

Te acompañan, desde hace mucho estás familiarizado con ellos, incluso cuando te obstinas por ignorarlos. Ellos te inducen a glorias y a caídas, a los actos heroicos y a las fugas espectaculares, irguiéndote a las estrellas o seduciéndote al carro de las ilusiones.

*

Son llevados, respectivamente, por tu Ego y por tu Yo.

El primero comanda las pasiones degradantes, generando el reinado del egoísmo ciego y pretencioso que alucina y envilece. Es herencia primaria animal, a ser dirigido, porque es el mayor adversario del Yo.

Este es tu individualidad cósmica, legatario del amor de Dios que te impele para las emociones del amor y de la liberación.

Sol interno, es llama en el humo del Ego, aguardando el momento de disiparse, a fin de brillar en plenitud.

*

El Ego combate e intenta asfixiar el Yo.

El Yo es el excelente liberador del Ego.

*

Bajo disfraces, que son sus estrategias de beligerancia criminosa, el Ego miente, calumnia, estimula la sensualidad, fomenta la ganancia, genera el odio, la envidia, trabaja por la insensatez.

Mostrado, el Yo ama, disculpa, renuncia, se humilla y sirve sin cesar.

Jamás regatea o disimula sus propósitos superiores.

*

El Ego amenaza la paz y estorba con las cosas vanas, en la búsqueda inestable de la dominación injusta.

El Yo fomenta la armonía y se despoja de los haberes por saber que es señor de sí mismo y no poseedor de los adornos destituidos de valor real.

*

Cesar cultivaba el Ego y marchó para la sepultura bajo las honras que quedaron al margen, prosiguiendo a solas conforma vivía.

Jesús extendió el Yo divino con la que impregnó a la Humanidad y, al ser puesto en la cruz, despojado de todo, prosiguió, de brazos abiertos, acariciando a todos aquellos que aún lo buscan.

El Ego humano debe ceder su lugar al Yo cósmico, fuente inagotable de amor y de paz.

No ceses de luchar, ni temas la refriega.

Por el Espíritu Joanna de Ângelis
Momentos de meditación
Divaldo Pereira Franco
Traducido por R Bertolinni

http://www.luzespiritual.org/?p=14540
Add a comment...

Post has attachment
Add a comment...

Post has attachment
Add a comment...

Post has attachment
Add a comment...

Post has attachment
Photo
Add a comment...

Post has attachment
Photo
Add a comment...

Post has attachment
En la prensa

Escribir con simplicidad y claramente, concisión y objetividad, esforzándose por la revisión severa e incesante, cuanto al fondo y a la forma, de originales que deban ser entregadas al público.

El patrimonio inestimable de los postulados espiritas está comprometido en nuestras manos. Emplear con parsimonia y discernimiento la fuerza de la prensa, no atacando personas e instituciones, para que el escándalo y el alboroto no encuentren pasto en nuestras filas.

El comentario desairado desencadena la perturbación.

Seleccionar atentamente los originales recibidos para la publicación, en prosa y verso, de autores encarnados o de origen mediúmnico, según la corrección que presentaron como la esencia doctrinaria y la nobleza del lenguaje.

Sin culto de la pureza posible, no llegaremos a la perfección.

Sistemáticamente, despersonalizar, al máximo, los conceptos y las colaboraciones, convergiendo para Jesús y para el Espiritismo el interés de los lectores.

El personalismo estrecho ensombrece al servicio.

Purificar, cuando no se pueda abolir, el tenor de los anuncios comerciales y de las noticias de carácter mundano.

La prensa espirita cristiana representa un vehículo de diseminación de la verdad y del bien.

“Toda escritura divinamente inspirada es provechosa” – Pablo (II Timoteo 3:16)

Espíritu André Luiz

Médium Waldo Vieira
Extraído Del libro “Conducta Espirita”
Traducido por Jacob

http://www.luzespiritual.org/?p=14538
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded