Ya hay todo tipo de cosas inteligentes: teléfonos, relojes, focos, vasos, tazas, puertas, etc, etc y un largo etc.

Los idiotas ahora estamos siendo nosotros. Entre más cosas inteligentes hay, menos tenemos que pensar, por lo tanto, más idiotas nos volvemos.
Shared publiclyView activity