El tiempo en Rusia varía enormemente entre el verano y el invierno, estaciones en las que parece un país totalmente diferente. En Moscú, por ejemplo, las temperaturas pueden pasar de -25 grados en invierno a más de 30 grados en verano. Una diferencia de temperatura brutal.
Shared publiclyView activity