Las minicasas (tiny houses), una corriente, casi una moda, gana adeptos por el mundo. Reducir el tamaño de las viviendas supone: precios de compra más bajos y equiparables a lo que cuesta un coche nuevo, menor mantenimiento y menor gasto energético.
Shared publicly