En Estados Unidos, país donde la superficie media de los hogares es de 247 metros cuadrados, las minicasas han dejado de ser una moda para convertirse en un fenómeno social. En parte, por la crisis económica y la necesidad de construir viviendas más asequibles y en parte porque ofrecen algo tan radical como cambiar de vida.
Shared publicly