El Tiny House Movement (el movimiento de las microcasas) comenzó en Japón con el nombre de kyosho jutaku y surgió como una solución a problemas económicos de accesibilidad a la vivienda.

Pero la tendencia ha ido puliendo sus aristas hasta postularse como un modo de vida cuyas motivaciones se mueven también en la órbita de la preocupación medioambiental y de la necesidad de independencia y desarraigo cada vez más presente en las nuevas generaciones.
Shared publicly