Profile

Cover photo
FERNANDO OVERON
Lives in Donostia
53 followers|126,755 views
AboutPosts

Stream

FERNANDO OVERON

Shared publicly  - 
 
 
Alguien escribió en cierta ocasión que si una historia de guerra parece moral, no debe creerse. Y alguna vez lo repetí yo mismo. Pero eso no es del todo verdad. O no siempre. Como todas las cosas en la vida, la moralidad de una historia depende siempre de los hombres que la protagonizan, y de quienes la cuentan.

Ésta de hoy es una historia de guerra, y quiero contársela a ustedes tal como algunos amigos míos me han pedido que lo haga. La moralidad la aportan ellos. Yo me limito a ponerle letras, puntos y comas.

Base de Mazar Sharif, Afganistán. Cinco guardias civiles, de comandante a sargento, perdidos en el pudridero del mundo, formando a la policía afgana. Cinco guardias de veintidós llegados hace cinco meses y medio, desperdigados por una geografía hostil y cruel, en misión de alto riesgo, en una guerra a la que en España ningún Gobierno llamó guerra hasta hace cuatro días.

Los cinco de Mazar Sharif, como el resto, eran gente acuchillada, porque lo da el oficio.

Sabían desde el principio que a la Guardia Civil nunca se la llama para nada bueno. Y menos en Afganistán. Si lo que iban a hacer allí fuera fácil, seguro, cómodo o bien pagado, otros habrían ido en vez de ellos. Aun así, lo hicieron lo mejor que podían. Que era mucho.

Atrincherados en una base con americanos, franceses, holandeses y polacos, vivían con el dedo en el gatillo, como en los antiguos fuertes de territorio indio. Igual que en los relatos de Kipling, pero sin romanticismo imperial ninguno. Sólo frío, calor, insolaciones, sueño, enfermedades, soledad. Peligro. Los únicos cinco españoles de la base, de la provincia y de todo el norte de Afganistán.

Ellos y sus compañeros habían llegado a la misión tarde y mal, aunque ésa es otra historia. Que la cuenten quienes deben contarla. Aun así, con la resignada disciplina casi suicida que caracteriza al guardia civil, se pusieron al tajo. Como era de esperar, no encontraron la mesa puesta. Quien estuvo por esos mundos con militares norteamericanos, holandeses y franceses, sabe de qué van las cosas. Sobre todo con los norteamericanos, que tienen a Dios sentado en el hombro como los piratas llevan el loro.

Para hacerse un hueco entre sus aliados, distantes y despectivos al principio, no hubo otra que la vieja receta de Picolandia: aprender rápido, trabajar más que nadie, no quejarse nunca y ser voluntarios para todo. Y por supuesto, tragar mierda hasta reventar. Y así, a base de orgullo y de constancia, poco a poco, los cinco hombres perdidos en Mazar Sharif se hicieron respetar.

Un triste día se enteraron de la muerte de sus dos compañeros en Qualinao. De la pérdida de dos guardias civiles de aquellos veintidós que llegaron hace medio año, y de su intérprete. Y pensaron que el mejor homenaje que podían hacerles era que la bandera norteamericana que ondea en la base fuese sustituida, aquel día, por la española a media asta.

Eso no se hace allí nunca, aunque a diario hay norteamericanos muertos, los franceses sufrieron numerosas bajas, y también caen holandeses y polacos. Así que el jefe de los guardias civiles, el comandante Rafael, fue a pedir permiso al jefe norteamericano. Accedió éste, aunque extrañado por la petición. Saliendo del despacho, el guardia civil se encontró con el jefe del contingente francés, quien dijo que a él y a sus hombres les parecía bien lo de la bandera. En ésas apareció otro norteamericano, el mayor James, que nunca se distinguió por su simpatía ni por su aprecio a los españoles, y con el que más de una vez hubo broncas. Preguntó James si los muertos de Qualinao eran guardias civiles como ellos, y luego se fue sin más comentarios.

A las ocho de la tarde, cuando fuera de los barracones apenas había vida, los cinco guardias se dirigieron a donde estaba la bandera. Formaron en silencio, solos en la explanada, cinco españoles en el culo del mundo: Rafael, Óscar, Rafa, Jesús y José.

Cuando se disponían a arriar la enseña, apareció el teniente coronel francés con sus cuarenta gendarmes, que sin decir palabra formaron junto a ellos. Luego llegaron el mayor James, el teniente Williams y veinte marines norteamericanos. Y también los polacos y los holandeses. Hasta el pequeño grupo de Dyncorp, la empresa de seguridad privada americana destacada en Mazar Sharif, hizo acto de presencia. Todos se cuadraron en silencio alrededor de los cinco españoles, que para ese momento apretaban los dientes, firmes y con un nudo en la garganta. Y entonces, sin himnos, cornetas, autoridades ni protocolo, el capitán Rafa y el sargento José arriaron despacio la bandera. Una historia de guerra nunca es moral, como dije antes. Si lo parece, no debemos creerla. Pero a veces resulta cierta. Entonces alienta la virtud y mejora a los hombres. Por eso la he contado hoy.
 ·  Translate
Quiero compartir con vosotros un escrito que de verdad me ha emocionado, en homenaje a los guardia civiles y militares caídos en misiones internacionales.
2 comments on original post
1
Add a comment...

FERNANDO OVERON

Shared publicly  - 
 
 
Científicos cubanos con estudios han averiguado que las mujeres que se afeitan o depilan algunas partes de su cuerpo no contraen cáncer de próstata.
-
El mismo Rajoy lo ha confirmado con militantes de su partido político. Por ello, han habilitado una habitación en Las Cortes para todas las mujeres, "aunque sean decentes", puedan colaborar ante tan sorprendente hallazgo.
-
En la foto de puede ver a una diputada socialista posando gratuitamente.
-
Eloy Peña (ginecólogo en paro).
 ·  Translate
1
Add a comment...

FERNANDO OVERON

Shared publicly  - 
 
Que verguenza.
 ·  Translate
 
LA CENITA DE NAVIDAD DEL PP. EN ELLA ESTE IMPRESENTABLE PRESIDENTE, TUVO LA DESFACHATEZ DE ACORDARSE DE LAS FAMILIAS ESPAÑOLAS QUE NO VAN A PODER CELEBRAR LA NAVIDAD......MIRE MARIANO....VAMOS A DEJARNOS DE CHORRADAS Y GESTOS HUECOS....ESTA CENA ES UNA BOFETADA A LOS PARADOS, Y TODOS LOS EMPOBRECIDOS POR USTED Y POR MANDATO DE LA IMPRESENTABLE UE. ESTA CENITA, SOBRABA...EN ESTOS TIEMPOS. CLARO QUE, NOS GUSTARÍA SABER QUIÉN HA PAGADO LA CENA...SI EL PP DE MADRID, EL NACIONAL O TODOS LOS MADRILEÑOS. SI QUERÍA HACER UN GESTO.....PODÍA HABER "PASADO LA GORRA" A LA HORA DEL CHAMPAGNE Y LOS GINTONICS   Y HABER DONADO CADA UNO 30000 EURITOS PARA LOS QUE LO NECESITAN.....SUS BOLSILLOS, NI LO HUBIERAN NOTADO SIQUIERA
 ·  Translate
En presencia de Aguirre, González y Cifuentes, Rajoy dice que los conservadores están "preparados" para afrontar las eleccionesAna Botella: "No hemos salido corriendo abrumados porque había problemas"El PP carga contra Podemos y PSOE que, en palabras de Ignacio González, "buscan pactos, como Los Picapiedra"
1
Add a comment...

FERNANDO OVERON

Shared publicly  - 
1
Add a comment...

FERNANDO OVERON

Shared publicly  - 
 
LOS PONE A TODOS A CALDO PEREGIL
 ·  Translate
1
Add a comment...

FERNANDO OVERON

Shared publicly  - 
 
PEDAZO DE CANCION MUY BUENA
1
Add a comment...
Have him in circles
53 people
Зайра Едилбай's profile photo
Vicente Chávez O's profile photo
Android Games's profile photo
Thaker Gamer's profile photo
Google Play's profile photo
Miliane Santos's profile photo
Diwakar Nath Jha's profile photo
Gumersinda belmonte sanchez's profile photo
FERRU Sanchez belmonte's profile photo

FERNANDO OVERON

Shared publicly  - 
 
 
Alguien escribió en cierta ocasión que si una historia de guerra parece moral, no debe creerse. Y alguna vez lo repetí yo mismo. Pero eso no es del todo verdad. O no siempre. Como todas las cosas en la vida, la moralidad de una historia depende siempre de los hombres que la protagonizan, y de quienes la cuentan.

Ésta de hoy es una historia de guerra, y quiero contársela a ustedes tal como algunos amigos míos me han pedido que lo haga. La moralidad la aportan ellos. Yo me limito a ponerle letras, puntos y comas.

Base de Mazar Sharif, Afganistán. Cinco guardias civiles, de comandante a sargento, perdidos en el pudridero del mundo, formando a la policía afgana. Cinco guardias de veintidós llegados hace cinco meses y medio, desperdigados por una geografía hostil y cruel, en misión de alto riesgo, en una guerra a la que en España ningún Gobierno llamó guerra hasta hace cuatro días.

Los cinco de Mazar Sharif, como el resto, eran gente acuchillada, porque lo da el oficio.

Sabían desde el principio que a la Guardia Civil nunca se la llama para nada bueno. Y menos en Afganistán. Si lo que iban a hacer allí fuera fácil, seguro, cómodo o bien pagado, otros habrían ido en vez de ellos. Aun así, lo hicieron lo mejor que podían. Que era mucho.

Atrincherados en una base con americanos, franceses, holandeses y polacos, vivían con el dedo en el gatillo, como en los antiguos fuertes de territorio indio. Igual que en los relatos de Kipling, pero sin romanticismo imperial ninguno. Sólo frío, calor, insolaciones, sueño, enfermedades, soledad. Peligro. Los únicos cinco españoles de la base, de la provincia y de todo el norte de Afganistán.

Ellos y sus compañeros habían llegado a la misión tarde y mal, aunque ésa es otra historia. Que la cuenten quienes deben contarla. Aun así, con la resignada disciplina casi suicida que caracteriza al guardia civil, se pusieron al tajo. Como era de esperar, no encontraron la mesa puesta. Quien estuvo por esos mundos con militares norteamericanos, holandeses y franceses, sabe de qué van las cosas. Sobre todo con los norteamericanos, que tienen a Dios sentado en el hombro como los piratas llevan el loro.

Para hacerse un hueco entre sus aliados, distantes y despectivos al principio, no hubo otra que la vieja receta de Picolandia: aprender rápido, trabajar más que nadie, no quejarse nunca y ser voluntarios para todo. Y por supuesto, tragar mierda hasta reventar. Y así, a base de orgullo y de constancia, poco a poco, los cinco hombres perdidos en Mazar Sharif se hicieron respetar.

Un triste día se enteraron de la muerte de sus dos compañeros en Qualinao. De la pérdida de dos guardias civiles de aquellos veintidós que llegaron hace medio año, y de su intérprete. Y pensaron que el mejor homenaje que podían hacerles era que la bandera norteamericana que ondea en la base fuese sustituida, aquel día, por la española a media asta.

Eso no se hace allí nunca, aunque a diario hay norteamericanos muertos, los franceses sufrieron numerosas bajas, y también caen holandeses y polacos. Así que el jefe de los guardias civiles, el comandante Rafael, fue a pedir permiso al jefe norteamericano. Accedió éste, aunque extrañado por la petición. Saliendo del despacho, el guardia civil se encontró con el jefe del contingente francés, quien dijo que a él y a sus hombres les parecía bien lo de la bandera. En ésas apareció otro norteamericano, el mayor James, que nunca se distinguió por su simpatía ni por su aprecio a los españoles, y con el que más de una vez hubo broncas. Preguntó James si los muertos de Qualinao eran guardias civiles como ellos, y luego se fue sin más comentarios.

A las ocho de la tarde, cuando fuera de los barracones apenas había vida, los cinco guardias se dirigieron a donde estaba la bandera. Formaron en silencio, solos en la explanada, cinco españoles en el culo del mundo: Rafael, Óscar, Rafa, Jesús y José.

Cuando se disponían a arriar la enseña, apareció el teniente coronel francés con sus cuarenta gendarmes, que sin decir palabra formaron junto a ellos. Luego llegaron el mayor James, el teniente Williams y veinte marines norteamericanos. Y también los polacos y los holandeses. Hasta el pequeño grupo de Dyncorp, la empresa de seguridad privada americana destacada en Mazar Sharif, hizo acto de presencia. Todos se cuadraron en silencio alrededor de los cinco españoles, que para ese momento apretaban los dientes, firmes y con un nudo en la garganta. Y entonces, sin himnos, cornetas, autoridades ni protocolo, el capitán Rafa y el sargento José arriaron despacio la bandera. Una historia de guerra nunca es moral, como dije antes. Si lo parece, no debemos creerla. Pero a veces resulta cierta. Entonces alienta la virtud y mejora a los hombres. Por eso la he contado hoy.
 ·  Translate
Quiero compartir con vosotros un escrito que de verdad me ha emocionado, en homenaje a los guardia civiles y militares caídos en misiones internacionales.
2 comments on original post
1
Add a comment...

FERNANDO OVERON

Shared publicly  - 
 
QUE RAZON TIENEESTA MUJER QUE FACIL ES SANTIGUARSE CON LA TRIPA LLENA, HAY QUE PREDICAR CON EL EJEMPLO.
 ·  Translate
1
1
Add a comment...

FERNANDO OVERON

Shared publicly  - 
 
QUE BUENO JAJAJA
 ·  Translate
 
El Hormiguero | Pablo Iglesias y Rajoy protagonizan el otro anuncio de la Lotería de Navidad 
 ·  Translate
31 comments on original post
1
Add a comment...

FERNANDO OVERON

Shared publicly  - 
 
que verdades dice..
 ·  Translate
1
Add a comment...

FERNANDO OVERON changed his profile photo.

Shared publicly  - 
1
Add a comment...
People
Have him in circles
53 people
Зайра Едилбай's profile photo
Vicente Chávez O's profile photo
Android Games's profile photo
Thaker Gamer's profile photo
Google Play's profile photo
Miliane Santos's profile photo
Diwakar Nath Jha's profile photo
Gumersinda belmonte sanchez's profile photo
FERRU Sanchez belmonte's profile photo
Collections FERNANDO is following
Basic Information
Gender
Male
Looking for
Friends
Story
Tagline
ACTA NON BERBA
Introduction
NO ME GUATAN LAS MENTIRAS,PREFIERO VERDADES QUE DUELAN.
 
Places
Map of the places this user has livedMap of the places this user has livedMap of the places this user has lived
Currently
Donostia
Links