Desde ascender el Kilimanjaro semidesnudo a navegar a vela sobre el hielo del Golfo de Botnia o pedalear sin repostaje desde Estaca de Bares a Tarifa...el cuerpo de este lucense ha resistido esfuerzos y situaciones impensables en un ser humano.

Jesús García Juanes dio el salto de ser solo conocido en el especializado mundillo (o mundo) de los aventureros, de los hombres que desafían los límites de la resistencia humana, a estar muy cerca de convertirse en un fenómeno mediático cuando, en 2001, su foto semidesnudo en la cumbre del Kilimanjaro ilustró no escasos periódicos nacionales e internacionales. Esa imagen se repetiría un año más tarde en una cumbre más modesta, el Aneto, y no pudo triplicarse en el Aconcagua dos años después, “porque cometí un error a la hora de hacer el presupuesto”.

El caso es que estuvo a punto de conseguirlo pero es que, antes de todo eso, este lucense de adopción que habla y se siente gallego por los cuatro costados, ya había desafiado y vencido retos como la Marcha de las Cuatro Catedrales (1998: recorrió andando y sin repostar, a una media de 90 kilómetros diarios, el “circuito” Lugo-Santiago-Pontevedra-Ourense-Lugo); cumplimentado el tramo gallego del Camino Francés (1999) en patinete (170 kilómetros en 12 horas), el Xacobo-Express (750 kilómetros en bicicleta sin parar, también en 1999) o cuando (1998) dio las 200 vueltas a la Muralla de Lugo caminando 100 kilómetros diarios.
PhotoPhotoPhotoPhotoPhoto
El Superman Gallego (9 fotos)
9 Photos - View album
Shared publicly