Profile cover photo
Profile photo
Esteban “La Atención al Presente” Rojas
108 followers -
Si posees claridad, si eres una luz interna para ti mismo, nunca seguiras a nadie.
Si posees claridad, si eres una luz interna para ti mismo, nunca seguiras a nadie.

108 followers
About
Posts

Post has attachment
"A la autoconciencia se llega mediante la autobservación" Silo
Photo

Post has attachment
¿La esperanza posterga la sensación de problema que deseamos resolver?
Preguntas para autobservarme y aprender de mí.

Contribución de Isabel Hernández Negrin de Las Palmas de Gran Canaria, España

Según la Real Academia de la Lengua Española, la palabra esperanza significa: Estado de ánimo que surge cuando se presenta como alcanzable lo que se desea.

Si bien, la esperanza da ánimo ante situaciones adversas, cuando ésta no va asociada a un sentimiento de confianza en uno mismo y en el propósito, sumado a una acción coherente, es poco útil. Se me ocurre que es como esperar que te toque la lotería sin haber siquiera comprado un boleto.
Así pues, mejor ponerse manos a la obra en lugar de esperar que la diosa Fortuna escuche nuestra plegaria. Como dice un dicho español: a Dios rogando y con el mazo dando.

La esperanza por sí sola, no solucionará nuestros problemas, sólo los postergará. Y no sólo eso, sino que, en la inútil espera, vamos perdiendo la energía y va creciendo la impotencia.
La esperanza sin acción, es una forma de no asumir la propia responsabilidad, dejando en manos de otros o de algún milagro, el logro del propósito.

Si tienes la esperanza de que algo se produzca, fíjate también en las acciones que emprendes para hacerlo realidad. También conviene poner atención en la viabilidad de nuestras esperanzas, porque tener anhelos fuera de las posibilidades razonables, nos dejará en un estado de ánimo lamentable. Si concluimos que algo no está en nuestras manos, pues toma una decisión y ponle punto final a esa esperanza. Será un alivio.

Photo

Post has attachment
Cuando persigues el deseo de atender terminas agotado
En pocas palabras

Comentario de José Parés Pérez. Concepción, Chile

Siempre que persigues el deseo de algo que no tienes terminas agotado. Y eso no se debe sólo al esfuerzo que debes hacer para lograrlo; se debe principalmente a que tu actitud durante la búsqueda de algo que no tienes es de violencia contigo mismo por no estar satisfecho de no tener lo que buscas. No te consideras completo por no tener aquello que buscas. Te estás rechazando a ti mismo. No te aceptas tal cual eres. La actitud de insatisfacción por cómo me siento es agotadora.

Cuando lo que buscas es parte lo que ya eres y lo ignoras, la búsqueda es adicionalmente infructuosa. Si persigues el deseo de atender a lo que experimentas interiormente en ti, estás persiguiendo algo que ya tienes, el deseo de atender. No persigas nunca un deseo, persigue lo que deseas, atender. Y eso también lo tienes. Simplemente atiende.
Lo único que te falta es la intención de atender a lo que percibes, sientes, piensas o haces en el momento presente.

Todo momento, todo lugar, toda condición tuya son adecuados para atenderte. Sólo se requiere tu intención de hacerlo. No importa de cuánto tiempo dispongas para ello, dedica el tiempo del que puedas disponer. No busques nada en tu interior sólo observa lo que aparece. No lo nombres, no lo enjuicies, sólo obsérvalo. Practícalo y verás a poco andar que te sentirás muy lejos del agotamiento.
Photo

Post has attachment
Inscríbete a los 6 Cursos gratuitos y solidarios de Mindfulness que impartiremos 76 veces, durante el año 2017, en el campus de nuestra Asociación en http://campus.laatencionalpresente.com

Los 6 cursos gratis (con certificado) más el área de entrenamiento son los siguientes:


1 Primer Módulo de Atención al Presente (2 semanas) 1 y 15 de cada mes.

2 Segundo Módulo de Atención al Presente (3 semanas)NUEVO CURSO A INAUGURAR EN FEBRERO DE 2017.

3 La Atención al Presente en Familia (2 semanas) días 15 de cada mes.

4 Formación de Educadores en Atención al Presente (9 semanas)

5 Primer Módulo de Autobservación (8 semanas)

6 Segundo Módulo de Autobservación (5 semanas)

7 Área de entrenamiento de la Atención al Presente funcionamiento ininterrumpido desde el 15 de febrero de 2017 (por solicitud del programador).


Puedes auto inscribirte en

http://campus.laatencionalpresente.com

Encontraras más información, sobre nosotros en nuestra web en

http://www.laatencionalpresente.com

así como una idea de nuestros logros en los últimos años en

https://vimeo.com/196545447

Un saludo

Esteban Rojas
http://www.laatencionalpresente.com

https://www.facebook.com/laatencionalpresente?ref=hl

"Asociación Canaria para el Desarrollo de la Salud a través de la Atención"
Photo

Post has attachment

Post has attachment
¿Al vivir ensimismados, la vida se nos escurre entre los pensamientos involuntarios?
Preguntas para autobservarme y aprender de mí.

Comentario de José Parés Pérez. Concepción, Chile

El tiempo que pasamos absortos por los pensamientos involuntarios suele ser de gran importancia. Es muy frecuente que nos dejemos llevar por la divagación. Suele sucederse una cadena de pensamientos sin control de parte nuestra y en los cuales no ponemos atención alguna. Entonces no se trata sólo de una pérdida importante de tiempo aunque usted considere que esta distracción le acompaña de cierta forma en sus momentos de soledad. Por lo general ese tiempo invertido para acompañar su soledad no le produce ningún beneficio. Por el contrario, esos pensamientos que usted no controla suelen producirle tristeza, angustia, temor, deseo, apego, etc.

La vida es maravillosa, la relación humana puede ser maravillosa, pero disfrutarlas exige estar presente en la vida, estar presentes en la relación. La ensoñación es una forma de huir de la vida.

Dejarse llevar por los pensamientos involuntarios implica que usted no quiere disfrutar el momento presente. Disfrutamos lo que sentimos no lo que pensamos. Pensamos sobre los recuerdos que el pasado nos trae pensamos sobre los deseos que tenemos para el futuro. Cuando siente está siempre en el eterno presente. Disfrutar la vida significa sentir lo que está viviendo y ello exige su presencia en la vida. Cualquiera sea el instante de sentir felicidad que usted esté esperando, añorando, lo va a descubrir si y sólo si atiende a su presente.

No deje escurrir la vida.



Photo

Post has attachment
¿Resistirme a lo que soy me desorienta haciéndome sufrir?
Preguntas para autobservarme y aprender de mí.

Contribución de Isabel Hernández Negrin de Las Palmas de Gran Canaria, España

Muchos de nosotros hemos sentido rechazo por algún aspecto propio. Quizás pensamos que no somos buenos para algo, o simpáticos o aptos para un trabajo, o demasiado alto o bajo, poco agraciado, etc. Nos repetimos esos pensamientos negativos y terminamos creyendo que realmente hay algo malo, inaceptable para los demás. Es este temor al rechazo de los demás lo que hace que nosotros acabemos rechazándonos y no queriéndonos lo suficiente.

Nos comparamos con otros o con los modelos que estén en boga en ese momento y en cada ámbito de la vida. Si nos parece que en la comparación salimos desfavorecidos y eso es importante para nosotros, nos hace sufrir.

Rechazarse a uno mismo es un error fundamental que podemos cometer. Lo digo por experiencia. A veces, sucede y apenas nos damos cuenta del porqué del malestar e incluso culpamos a otros de ello. Si no se tiene en consideración una idea mía en el trabajo, puedo sentirme mal, porque me lo he tomado a nivel personal (“no valgo!”) en lugar de tratar de comprender que la idea no soy yo. Quizás no la presenté adecuadamente, quizás no sea un buen momento para su puesta en marcha, quizás no ponía el acento en lo que era preciso, etc. Podría preguntar el motivo del rechazo para apuntar mejor o directamente desecharla. Pero si me tomo un rechazo de forma personal, nunca aprenderé a mejorar mis acciones o sencillamente a sentir afecto por mí, confundiendo los detalles con lo que yo soy.
Pero los juicios de los demás no son lo más importante. Lo serio es que yo interprete que esos juicios responden a mi realidad y los adopte como una definición de mí mismo. Si creo firmemente en la veracidad de los juicios negativos que hago sobre mí, sufriré sin remedio. Me apartaré de los hechos y me quedaré con interpretaciones negativas que me llenarán de inseguridad y malestar. Viviré tratando de ocultar aquello que creo que me hace inaceptable para algo y eso es muy estresante.

Frente a esto, no nos juzguemos como si fuésemos culpables de algo. Eso sí, me parece básico estar atentos a que juzgamos todo lo que presenta y que nos juzgamos a nosotros mismos sin fundamento real, y que cuando lo hagamos, nos sonriamos por habernos descubierto en ese vicio mental poco saludable y sigamos adelante conquistando nuestra vida a cada paso, sin darle energía a ese pensamiento.

Si vivieras en una isla desierta ¿crees que te juzgarías tan severamente? Quizás al principio te lamentarías de tu situación (“nunca he subido a un árbol”, “me da vértigo subir a la altura”), pero en cuanto apretase el hambre aprenderías rápido a hacer cosas que antes creías imposibles para ti, atenderías a tus necesidades y te dejarías de juicios que en nada ayudarían a su supervivencia y a tu salud.

Así que, ¿por qué no hacerlo desde ahora?
Photo

Post has attachment
¿Las creencias sobre mí me impiden aprender y comprenderme?
Preguntas para autobservarme y aprender de mí.
Comentario de Carlos Herrero Osés, Navarra, España

Las creencias no dejan de ser pensamientos que damos por ciertos sobre experiencias pasadas. Son parte del pasado, subjetivas y muy personales. Reflejan los hechos de una manera reducida y filtrada por cada persona. Las creencias pueden abarcar muchos ámbitos como religión, política, uno mismo, sobre otros, la vida, relaciones, etc.
Sobre un hecho, cada persona puede tener una creencia distinta. No hay más que ver la sociedad en la que vivimos, ante cualquier acontecimiento la cantidad de opiniones, discusiones y actitudes que se generan.

Por otra parte, el aprendizaje y la comprensión sólo pueden darse en el presente. ¿Podemos hacerlo hace cinco minutos? El verdadero aprendizaje se da en el instante presente si estamos atentos.

En lo que se refiere a mi propio aprendizaje y comprensión, no puedo basarme solamente en mis creencias ya que si lo hago estaré anclado al pasado. Debo tomar las creencias como lo que son y abrirme a toda la información que hay en el presente. Por poner un ejemplo, “creo que soy malo gestionando mi ansiedad”. Si me baso en esa creencia seguiré siendo malo y nada cambiará. Sin embargo, si tomo esa creencia como un pensamiento que no tiene por qué ser real, me puedo abrir a experimentar esa ansiedad con la intención de hacerlo, sin juicio y con curiosidad.

¿Cambia la experiencia si lo hacemos?, ¿puede cambiar mi creencia?, incluso ¿cambia mi ansiedad?
Photo

Post has attachment

¿Cómo es mi vida cuando elijo responsablemente mis respuestas?

Preguntas para autobservarme y aprender de mí.

Comentario de José Parés Pérez. Concepción, Chile

Cada instante de nuestras vidas es nuevo para nosotros. No hemos vivido nunca este instante. La experiencia que estás viviendo en este momento es absolutamente nueva para ti. La vida es un eterno presente y no puedes adivinar qué te planteará la vida en el instante siguiente. Pero la vida no te sorprende ya que te ha dado todo lo que puedes necesitar para seguir en ella. Obsérvate, dispones de todo lo que necesitas para vivir. Si por un momento crees que no dispones de los medios para superar una dificultad, si crees por un momento que no puedes responder a las preguntas que te plantea la vida, obsérvate. Es sólo que no estás prestando atención a tu vida.

Las preguntas que te plantea la vida no son intelectuales, no se espera de ti una respuesta verbal. Tus decisiones en cualquier momento de tu vida son tus respuestas. Si estás presente en tu vida, si estás en permanente contacto contigo mismo, descubrirás que la única forma de vivir la vida, la única forma de contestar responsablemente sus preguntas es otorgarle un sentido a tu vida. En otras palabras, asumir tu responsabilidad con la vida toda, es vivir en armonía, con coherencia y en sosiego.

Elige responsablemente las respuestas que das a la vida y la vida florecerá en ti. No busques ni esperes nada, sólo se y ya verás.
Photo

Post has attachment
¿Soy el autor de mi sufrimiento?
Preguntas para autobservarme y aprender de mí.

Contribución de Isabel Hernández Negrin de Las Palmas de Gran Canaria, España

“La culpa nunca cae el suelo” es un dicho cubano que me encanta. Siempre endosamos a alguien – no a mí—la responsabilidad de lo que pasa y de lo que me pasa. Parece que nuestro cerebro está especializado en echar balones fuera cuando se trata de responsabilidad de un error. Nos sobrevaloramos, pues pensamos que lo que yo hago está bien hecho. Por eso, la idea de que yo pueda ser el autor de mi sufrimiento parece bastante descabellada.

No olvidemos que el engaño forma parte de nuestro cerebro más antiguo y forma parte del kit de herramientas para sobrevivir. Desde los animalitos más antiguos aparece esta tendencia: los pulpos que se mimetizan, los insectos palo, la rana verde como la hoja sobre la que vive, los camaleones…y nosotros con nuestros disimulos y el “Yo no fui!”

Nos cuesta, pues, valorar un error y asumir tranquilamente nuestra autoría. La culpa es algo que no gusta a nadie, de hecho, por eso es una forma de manipulación fácil entre humanos.

En cuanto a la autoría de nuestro propio sufrimiento solemos hacer algo parecido. Lo rechazamos, porque no nos gusta algo. Si algo nos produce disgusto, tratamos de alejarnos de ello, ya sea esto un sentimiento, un pensamiento o algo que hemos hecho. Si sentimos aburrimiento, tristeza, impotencia, vergüenza –algo que no nos gusta- rechazamos sentirnos así y nos resistimos a permanecer en esa situación. Luchamos contra ello. Lo mismo hacemos con situaciones externas que nos causan disgusto, nos alejamos por cómo nos hacen sentir.

Esa resistencia a vivir lo que hay, que no nos gusta, es la responsable de al menos el 50% de nuestro sufrimiento. Un síntoma de la resistencia es la lamentación. Me lamento por ser bajo o alto, por no tener más dinero, porque un hijo tiene algún problema, por sentir ansiedad, por la cola para pagar en el supermercado, por el trabajo que no conseguí, porque las vacaciones podían haber sido más largas, etc.

La actitud que uno adopta frente a los hechos, es nuestra responsabilidad. Los hechos son los que son y quizás no podemos cambiarlos o no ahora, pero sí es responsabilidad nuestra cómo nos posicionamos frente a ellos, cómo los interpretamos. De eso somos los autores.

Si nos sentimos contrariados ante cada pequeña incomodidad, nunca sentiremos paz. Paz en lo que hay.

Esto no quiere decir que no hagamos nada. No. Hablo de la actitud y la interpretación de los hechos.

La resistencia a los hechos es sólo un ejemplo de cómo nos arrinconamos en el sufrimiento. De ahí salen otros muchos males y mientras actuemos así, perdemos nuestra libertad. Pues, siempre podemos elegir nuestra actitud.

Recuérdalo cuando te lamentes!
Photo
Wait while more posts are being loaded