Profile cover photo
Profile photo
Alberto Bastidas
22,532 followers -
palabras son al tiempo, como las risas son al alma
palabras son al tiempo, como las risas son al alma

22,532 followers
About
Posts

Post has attachment
Add a comment...

Post has attachment
Escribí esta frase hace varios meses y en su momento no entendí su trascendencia en mi vida. Hoy puedo decir que descanso sobre un trabajo bien hecho y sobre un sueño que cada vez se hace mas grande.
Triunfo – Letras Imparables
Triunfo – Letras Imparables
letrasimparables.com
Add a comment...

Post has attachment
Add a comment...

Post has shared content
Se arrugan estos dedos y en los ojos el agua fluye, sin parar, sin tregua. Lo acepto. “me siento solo”; vacío en un mundo lleno de pantallas, que hablan de sentires que tal vez ni sientan. Vacío, rodeado de voces que se muestran hoy y mañana no están. ¿Qué hice, o es que fui el único que se equivocó?, ¿fui el único que se engañó y que despertó en el lado equivocado?
Sí, jugué, perdí y regresé. ¿No es lección suficiente? No bastan todos estos días de escribir sobre lo que no tienes; de aquello que se difumina en todas partes, menos cerca de mí.

He construido una atmósfera que bloquea mis instintos del exterior. No confío en nadie y no es justo; no es justo para mí, no es justo para quienes son reales, pues no me permito llegar a entenderles. ¡Entenderles! No quiero dar de mis miserias, dar de lo que es escaso en mi conciencia, dar de aquello que siempre entregué y aún no regresa a mis manos.

Me he explicado cientos de veces, justo antes de abrir mi puerta: “esto es rutina, no es tan difícil y es fácil para todos menos para ti”. He escrito de esta sexualidad autocomplaciente, que busca, anhela y extraña mucho de todas. He visto mi corazón latir y bajar lentamente su ritmo, ante el desaire que golpea distante y desde un lugar que al fin de cuentas, no conozco.

Señor, cómo entender algo que rebasa mi seguridad. A quien le explicó que llegará ese día, si siento que cada vez más se ensordece mi alma. Tal vez quien lee de manera precipitada dirá: “desespero”; pero si todo lo tienes, todo te rodea y casi todo te falta, ¿cómo le llamarías?

Ahora la corriente que anegaba los ojos que redactan, paró, por un instante. Ellos, más que nadie saben que no desespero, simplemente es que yo la quiero. Ahora de retorno al triste encierro, dejo acá lo que nadie conoce porque aun cuando lo supongas, nadie me ha entendido.


Alberto Bastidas
Photo
Add a comment...

Post has shared content
Add a comment...

Post has shared content
Sí, fui el mejor guardarropa. Te vestí de pieles verdes cuando el día empezaba gris. Embadurné tus mejillas de aquel color iridiscente que jamás querías. Y si alguien preguntaba, “de donde venias”, un cerrar los labios y aguantar el pulso, ocultaba que de mí te vestías.

Fuiste arte para mí, mucho más que el papel blanco que olía a diosa en cuanto te lo ponías; fuimos, tanto el hilo como el sedal que se cansa de tanto zigzaguear. No me malinterpretes: “no te voy a extrañar”.

Protegí tus debilidades del sol, abrasé el infortunio que raudo te buscaba. No comí y a ti te cedí, cada gota de agua que a bien necesitaba. Lavé tu piel y me tragué cada poro, probé cada sabor y reconocí tu más ínfimo temor. No me malinterpretes: “ya no escribo para sentir”.

Ve, no te fijes en lo que dejas, no te preocupes por el final. Una vieja amiga está por arribar y si todos le dicen añoranza, para mí es vacía esperanza. Ve, comete el cielo y deja alguna nube para saber que ahí estuviste. Entiende, hoy no sé mentir…


Alberto Bastidas
Photo
Add a comment...

Post has shared content
Add a comment...

Post has shared content
Add a comment...

Post has shared content
Add a comment...

Post has shared content
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded