Profile cover photo
Profile photo
AbroadLink Traducciones
5 followers
5 followers
About
Posts

Post has attachment
AbroadLink Traducciones será la primera opción del Centro de Traducción de EU para traducción jurídica en la combinación inglés a español: Los que siguen de cerca la evolución de nuestra empresa sabrán que AL Traducciones colabora desde julio de 2015 con el Centro de Traducción de Organismos de la Unión Europea. Nuestra empresa de traducción fue elegida hace tres años para proporcionar traducciones de temas genéricos del inglés al turco y al árabe para distintas instituciones de la Unión Europea. AbroadLink Traducciones se presentó a otra licitación a principios de este año y en julio se nos comunicaba que nuestra empresa había sido seleccionada como primera opción para las traducciones de ámbito jurídico del inglés al castellano. Esta licitación se basa en un contrato marco del Centro de Traducción de los Organismos de la Unión Europea por el que AL Traducciones cubrirá las necesidades de traducción según las especificaciones de la licitación. Las traducciones tratarán de temas relativos a la legislación europea o de la propia legislación de Parlamento para varios órganos de la Unión Europea. El Centro de Traducción de los Organismos de la Unión Europea es un organismo de la Unión Europea encargada de gestionar las necesidades de traducción e interpretación de las instituciones europeas. El centro de traducción gestiona varios millones de palabras anualmente, traduciendo e interpretando a más de treinta pares de idiomas. Para ello, hace uso tanto una plantilla interna de traductores e intérpretes como de traductores y agencias de traducción externas que suele seleccionar mediante licitaciones.  
Add a comment...

Post has attachment
Hacia las certificaciones de calidad ISO 17100:2015 e ISO 13485:2016: Este trimestre está siendo y será un hito dentro de desarrollo de AbroadLink Traducciones como un proveedor de servicios de traducción de primer nivel. El próximo trimestre nuestra certificación ISO 9001 cumplirá cinco años. Era un buen momento para subir el listón y ofrecer a nuestros clientes las garantías que suponen la norma de calidad para servicios de traducción, 17100:2015 y la norma de calidad para productos sanitarios, la ISO 13845:2016. [TOC] ¿Qué es la ISO 17100:2015? Esta norma sustituye a la antigua ISO 15038:2006 para servicios de traducción. Como rasgo principal que introducía la antigua norma y que mantiene la actualizada es que el proceso de traducción implica un paso de revisión. Es decir, la traducción es realizada en primera instancia por un traductor para después ser revisada por un segundo profesional. Otras características de esta norma son las especificaciones sobre las competencias que los traductores deberán tener. Cuando en AL Traducciones elaboramos el manual de calidad para la ISO 9001 en 2013, el proceso quedó preparado para cumplir con la entonces vigente ISO 15038:2006, lo que está facilitando ahora la implantación de la nueva versión de la norma para servicios de traducción. ¿Qué es la ISO 13485:2016? Se trata de una norma específica del sector sanitario, concretamente para la gestión de la calidad de productos sanitarios. Entonces, ¿por qué en AbroadLink Traducciones estamos interesados en certificarnos bajo esta norma? La razón es clara, queremos decirles a todos nuestros clientes que producen o comercializan productos sanitarios, que somos un proveedor preocupados por la calidad y que nuestros servicios de traducción de manuales, sitios web, software… cumplen con una norma ampliamente adoptada por el sector. El elemento clave que introduce esta norma con respecto a la ISO 9001 dentro de la gestión de AL Traducciones son los requisitos para la selección de traductores especializados en la traducción de productos sanitarios.
Add a comment...

Post has attachment
Fuera estrés con el método Getting Things Done: ¿Por qué un método de organización? Trabajar de autónomo implica encargarse de todas las tareas vinculadas con la actividad: gestión de proyectos, contacto con clientes, buscar nuevos clientes, contabilidad, etc. ¡Sin olvidar tu vida personal! Tener un sentido nato de la organización no siempre basta. Olvidos, sentimiento frecuente de estar saturado o de trabajar constantemente con urgencia son diversos síntomas de una mala organización. [TOC] El método Getting Things Done: un remedio para el estrés El método Getting Things Done (GTD) es un método de organización desarrollado por Davis Allen. Su meta es ayudarte a: * eliminar la ansiedad y el sentimiento de saturación, * eliminar la impresión de encontrarse frente a un muro infranqueable cuando una tarea es compleja, descomponiéndola en «ladrillos» más fáciles de realizar, * evaluar de nuevo y concentrarte en tus objetivos en cada circunstancia, * mantener una actitud positiva ante las tareas que no realizamos. Allen propone una solución sencilla: capturar en un sistema fiable el conjunto de las informaciones, ideas y proyectos pendientes que nos ocupan la mente. Apoyándose en una especie de «memoria externa», el espíritu esté liberado y disponible para centrarse en lo esencial: realizar tareas y perseguir objetivos. Este sistema se compone sencillamente de una lista de tareas y de proyectos, así como de un dossier para ordenar todos tus documentos de referencia, es decir, todos los documentos que no son útiles inmediatamente para una acción concreta, pero que a lo mejor necesitemos después, y una agenda. Puedes elegir tener tus listas en papel o en un software (de hecho, presentaremos diferentes aplicaciones en otra parte de este post). Parece sencillo, ¿no? No lo es tanto.  Un método en 5 etapas El método GTD consiste en 5 etapas distintas, las cuales voy a resumir muy brevemente.   1. La recolección La primera etapa consiste en «vaciarse la cabeza», es decir, apuntar todo lo que tienes en la mente: tareas concretas que tienes que realizar, ideas generales, proyectos pendientes, etc... No te sorprendas si llegas a varias centenas de tareas... también tendrás que reagrupar todos los objetos y documentos que no están en su sitio (por ejemplo, todos los archivos apilados en tu despacho o el contenido de un archivo «pendiente»). Queda después por concebir un sistema de clasificación para los documentos de referencia: puedes por ejemplo elegir ordenar los archivos ordenados por orden alfabético, o por temática, según lo que te convenga. Etapa siguiente: coger el primer documento encima de la pila y procesarlo como sigue: * Se trata de un documento de referencia (por ejemplo: un extracto de cuenta bancaria que tienes que conservar), archívalo. * Si la acción apuntada tarda menos de 2 minutos, hazla inmediatamente (por ejemplo, confirmar recepción de un correo electrónico). * Si la acción apuntada tarda más de 2 minutos, apúntala en tu lista de tareas o en tu agenda si se trata de una cita o de una acción que se realiza en horarios fijos (por ejemplo: llamar a tal cliente entre las 9 y las 10 al día siguiente, el único hueco en el que está disponible). * Se trata de un proyecto (es decir un resultado que se alcanza mediante varias acciones), tendrás que planificarlo. 3. La organización Ejemplo: apunté en una hoja «Comprar un nuevo ordenador». Lo pondré en mi lista de tareas así: * Comprar un nuevo ordenador [mi proyecto, es decir, el resultado a lograr]  * Definir el presupuesto [mi próxima acción] * Comparar varios ordenadores * Ir a la tienda a comprar el material Es importante verbalizar de forma clara el resultado que quieres lograr (con un bonito verbo en infinitivo, ¡incita a realizar la acción, por lo que parece!), pero también la próxima acción (next action) que realizar, lo que me acercará a mí meta (en este caso, decidir el presupuesto). Una vez realizada esta primera tarea, la «próxima acción» será «comparar varios ordenadores». Descomponer en distintas partes un proyecto que parece a primera vista inabarcable (entre otras cosas porque nos sabes por dónde empezar) en «ladrillos» secuenciales elimina el sentimiento de bloqueo. Porque, como bien se sabe, lo más complicado es empezar... Vas a aplicar este principio de recolección a la vida diaria, «pon en pila» a todos los documentos, ideas o acciones a realizar y trátalos uno por uno como se explica anteriormente. 4. Poner al día  Cada semana (por ejemplo, el viernes por la tarde, para terminar bien la semana), vas a examinar tu lista de tareas y de proyectos así como tu agenda. La meta es marcar las tareas realizadas, definir las próximas acciones, suprimir los proyectos obsoletos, etc. En resumidas cuentas, tener actualizada tu lista. Esta actividad, aunque pueda resultar pesada, es una etapa indispensable. Según David Allen, el método solo puede tener efectos positivos si estamos convencidos de que podemos respaldarnos totalmente en este sistema. 5. La acción Una vez organizadas las tareas, hay que realizarlas... Elegiremos qué hacer en cierto momento gracias a cuatro criterios: el contexto en el que estamos (en el despacho, de viaje, en casa, por teléfono, etc.), el tiempo y la energía disponibles, así como la prioridad de la tarea. Algunos inconvenientes Uno de los principales reproches que se puede hacer al método GTD es que se tarda más en organizar tareas que en realizarlas. Sobre todo en el momento en el que se implementa el sistema. David Allen recomienda reservarse unos días para recolectar y clasificar todos los documentos. Después, hay que dedicarle tiempo a la recolección diaria y a las actualizaciones semanales, indispensables para la fiabilidad del sistema. Exige una disciplina consecuente, a veces complicada de mantener a largo plazo. Pero, en general, obtendrás más ventajas que trabas, mientras sepas mantenerte flexible y no te dejes dominar por el sistema. Reducir el estrés: ¡Allen tiene la clave! En lo que a mí me toca, se cumplió lo que promete David Allen: después de los primeros meses, sentí una real disminución del estrés vinculado al trabajo. Hoy, después de cuatro años de práctica, nunca me siento desbordada. Sobrecargada de trabajo sí, pero no anegada en el flujo continuo de informaciones y nuevas tareas que realizar. * La mente se libera, porque se fía totalmente en el sistema. * Tenemos un verdadero sentimiento de control. Planificando cada acción y anticipando, tomas decisiones sobre lo que haces (¡y sobre todo sobre lo que no haces de inmediato!). Total, no sufres la sobrecarga de trabajo, la controlas. * Este método permite sacar provecho de los periodos de menos actividad. Si se me presenta una tarde libre (es raro, pero puede pasar), elijo muy rápido y sin tergiversar mis tareas pendientes en la lista de objetivos en curso, según cuatro criterios de decisión (contexto, tiempo, energía, prioridad). * Última ventaja, y no de las menores: ¡la fiabilidad que ganas a diario se refleja de manera inmediata sobre la calidad de las prestaciones que propones a tus clientes! Las herramientas para triunfar En la parte anterior, se resumieron los grandes principios del método GTD. Pasemos ahora a la práctica. Esta parte describe de qué manera puse en práctica el método GTD. Ni mucho menos quiero insinuar que he encontrado LA mejor solución; estos artículos solo pretenden darte una idea de la manera en la que este método puede ser puesto en práctica en condiciones reales, pero también a invitarte a pensar en tu propia organización. ¡No dudes en mandarme tus comentarios! El material Puse en práctica el método GTD con el material siguiente: * un mueble archivador de cajones verticales para el archivo de referencias «físicas», * una agenda de papel, * la aplicación en línea Toodledo para la lista de tareas, * la aplicación Evernote para el archivo de referencia «electrónico». Las referencias: un archivo consecuente Recuerda: el archivo de referencias recopila todos los documentos que no son útiles inmediatamente para una acción dada, pero que podemos necesitar en todo momento, o que tenemos sencillamente que conservar por razones legales. El archivo de referencias en papel Lo que me dio más problemas fue la organización inicial del archivo de referencia. Es importante tener en cuenta que un documento solo se puede ordenar en un único lugar para poder encontrarlo lo más rápido posible. Utilizo un mueble para los documentos personales y otro para todo lo relativo a mi actividad: contratos, registros contables, documentos relativos a la seguridad social y demás organismos, etc... Cada carpeta colgada corresponde a un organismo o a una temática y tiene carpetas y subcarpetas. Los archivos colgados están clasificados por orden alfabético. Ejemplo: * Archivo Seguros  * Carpeta Compañía A  * Subcarpeta Contratos * Subcarpeta Correspondencia, etc. * Carpeta Compañía B  * Subcarpeta Contratos * Subcarpeta Correspondencia, etc. * Archivo Banco  * Carpeta Banco A  * Subcarpeta Extracto de cuenta * Subcarpeta Correspondencia * Subcarpeta Contratos, etc. *  Archivo Contabilidad  * Carpeta facturas emitidas  * Subcarpeta Facturas pendientes * Subcarpeta Facturas pagadas * Carpeta documentos contables ¿Organización obsesiva? Qué va, normalmente, soy muy desorganizada... Pero seamos realistas: no se puede ser eficaz y desorganizada cuando se trabaja sola. Lo ideal es ordenar esta carpeta una vez al año, echando a la basura lo que ya no es necesario y archivando al máximo. Si tienes documentos muy específicos (contratos clientes, etc.), puede ser acertado ordenarlos en un mueble aparte. El método GTD, una excelente manera para hacerse maniático  El archivo de referencias electrónicas En la era del todo digital, como se suele decir, la mayoría de las referencias están en formato electrónico. El software Evernote es una solución interesante, que presenta varias ventajas: * una versión gratuita muy completa * una presentación muy agradable bajo la forma de libretas, * una sincronización  en varios ordenadores o aparatos móviles, * funciones de búsqueda muy eficaces, sea en medio del texto, o sea a través de etiquetas (tags), * la posibilidad de juntar archivos (PDF por ejemplo) a notas. Su punto débil es, a mi juicio, la sencillez extrema de la configuración de las notas.   Mi libreta Referencias está organizada en varias carpetas temáticas: * Contabilidad y obligaciones legales * Mercado de la traducción * Herramientas de trabajo, etc. Es aquí donde conservo todas las informaciones que pueden ser útiles un día u otro: informaciones encontradas en internet o leídas en las listas de discusión y los foros, etc. Centralizando sistemáticamente las informaciones, evitarías el famoso «creo que lo he leído en alguna parte, pero ¿dónde?...» y te constituirás una base de conocimientos muy valiosa. Organicé una estructura arbórea estrictamente idéntica a la del disco duro de mi ordenador para todos los documentos que no deseo añadir a Evernote por razones de confidencialidad. No es necesariamente la solución ideal pero de momento me estoy contenta con esta solución. La lista de tareas pendientes en Toodledo Uso la versión de pago de Toodledo, una aplicación web que se caracteriza por su nombre divertido y una interfaz un poco fea, pero sobre todo por su concepción muy orientada GTD. Claro, también puedes utilizar un sencillo cuaderno para tu lista de tareas, pero un archivo Word o Excel (o OpenOffice, u otra cosa) es, creo, lo mínimo (espérate a ver cuando tengas centenas de tareas en tu lista...) Cuando llega el momento de elegir la mejor herramienta para tu lista de tareas, hazte las preguntas adecuadas: * ¿Necesitas acceder a tu lista en tu ordenador o tu móvil? (aplicación local, móvil) * ¿Necesitarás importar o exportar tareas? (formatos propuestos) * ¿Cuál es el grado de confidencialidad? (cloud o no) * ¿Cuál es el nivel de detalle necesario para mis tareas? (solo el título de la tarea o varios atributos (contexto, prioridad, etc.) Toodledo propone campos que corresponden a las diferentes recomendaciones del método GTD: Context: oficina, teléfono, viaje, etc. Goal: objetivos a corto y largo plazo, un objetivo a corto plazo puede contribuir a un objetivo a largo plazo Due date: fecha de vencimiento de la tarea Repeat: para las tareas recurrentes Length: tiempo que estimo necesario para dedicar a una tarea Priority: 3 niveles de prioridad positivos + 1 nivel negativo Estatus: acción siguiente, tarea delegada, etc. La función Repeat es particularmente interesante, porque te permite definir una tarea como recurrente en cualquier momento (todos los días, todos los lunes, todos los días laborales, etc.). Otra función que está muy bien: el «Scheduler». Tienes que apuntar el tiempo que tienes por delante y el contexto en el que estás y la aplicación (muy maja) te dice una lista de tareas que puedes realizar en el tiempo dado, en función de su prioridad y deadline. Entro en Toodledo el conjunto de mis tareas personales y profesionales (utilizo el contexto para diferenciarlas), salvo lo que atañe a la planificación de mis proyectos de traducción (número de palabras a traducir al día, etc.) sencillamente porque este sistema no es suficientemente flexible cuando mi horario cambia varias veces al día según llegan los pedidos. También puedo seguir las tareas pendientes o delegadas gracias al campo Status (Delegated, Waiting). Si esta herramienta os interesa, los foros de Toodledo rebozan de trucos y consejos para la puesta en marcha del método GTD. La agenda David Allen preconiza utilizar la agenda solo para las tareas a realizar en una fecha y una hora dada (cita, etc.) Utilizo la agenda de otra manera: me sirve para planificar a la vez mis citas y mis proyectos de traducción (es decir el número de palabras que he de traducir o revisar tal día en tal franja horaria). Como mencioné antes, los proyectos de traducción son los elementos que no añado en mi lista de tareas. Herramientas a probar Existen muchas herramientas orientadas al método GTD. No he podido probarlas todas, pero tengo aquí una pequeña selección de herramientas gratuitas que parecen interesantes: * todo.txt : lista de tareas pendientes al formato .txt, entonces universal * Remember The Milk: aplicación de gestión de tareas en línea * Wunderlist: aplicación para casi todos los dispositivos El GTD a diario Ahora que conocemos los grandes principios del método Getting Things Done y las herramientas utilizadas, veamos cómo se desarrollaría un día tipo. A lo largo del día A lo largo del día, vais a recopilar informaciones de diferentes fuentes: correos, emails, comunicaciones telefónicas, nuevas ideas... * Haz una pila con todos los documentos de papel (correos, hojas sueltas en las que apuntaste ideas, etc.) en una XXX. * En la medida de lo posible, descárgate todos los archivos (glosarios a través de Internet, software, etc.) en un solo y único archivo de tu ordenador. * Deja todos tus emails en tu bandeja de correo, salvo los que no vayas a querer guardar. Estos es mejor suprimirlos de inmediato. Te aconsejo no utilizar filtros para clasificar automáticamente los mensajes en algunas carpetas (a parte de las listas de difusión) para no correr el riesgo de olvidar ninguno. Todas las tardes El procesamiento Al final de tu día de trabajo, trata tus distintas «bandejas de correo»: bandeja portadocumentos, correos electrónicos, archivos descargados. * Coge el primer documento apilados y trata los documentos uno por uno hasta que no quede ninguno. No dejes absolutamente nada en tu escritorio ni en tu pila de papeles.  * Apunta las tareas necesarias en tu lista de tareas pendientes, archiva los documentos de referencia y planifica los proyectos (ver la primera parte de este post). No dudes en apuntarlo todo, incluso las tareas más triviales. * Trata los documentos descargados de la misma manera. * Vacía tu buzón de correo de la misma manera. Ejemplos concretos Aquí tienes algunos ejemplos concretos sacados de mi experiencia personal: Correo de pedido con los archivos a traducir * Creo el proyecto en mi software de gestión, preparo los archivos y ordeno la conversación en una carpeta de mi software de correo (un archivo por proyecto). Solicitud de presupuesto contestada a lo largo del día * Esto esperando confirmación del cliente. * La conversación va en un archivo «Pendiente» (consultar de vez en cuando para dar un toque a los interlocutores que no hayan contestado). Contribución en una lista de difusión con información de interés * Apunto las informaciones en mi libreta Evernote y suprimo el mensaje. Correo de un cliente pidiendo documentos * No puedo responder enseguida porque tengo que pedir el documento a un organismo. * Planifico el proyecto en mi lista de tareas:  * Pedir el documento a X organismo * Pendiente: documento X * Enviar el documento X a cliente Y * Pongo la conversación en la carpeta cliente correspondiente en mi buzón (una carpeta por cliente). Así sé dónde encontrar los correos cuando tenga que contestar. El email necesita una respuesta rápida (podré contestar en la mañana siguiente, por ejemplo) * No dejo el email en el buzón: apunto una tarea «Responder a X en cuanto a Z» en mi lista de tareas para el día siguiente y archivo el email en la carpeta apropiada.   Al final del día, tu buzón de correo, tu bandeja portadocumentos y tu despacho tienen que estar vacíos. Sí, sí, insisto: es fundamental que tu buzón esté vacío cuando apagues el ordenador por la tarde. Un buzón, como lo indica su nombre, no es un archivador. Después de todo, no vayas a dejar que tu correo se amontone en tu buzón, ¿verdad? Si aplicas este principio ganarás muy rápido en tranquilidad. Por una parte, tendrás realmente el sentimiento de haber terminado tu día, y la satisfacción de abrir tu buzón de email y verlo vacío (o solo con nuevos mensajes) cada mañana. El horario del día siguiente Desde luego, establecer cada día un horario para el día siguiente no forma parte de las recomendaciones GTD. Pero un pequeño desvío de vez en cuando no es dañino, mientras sea conveniente. Cada tarde, apunto en un cuaderno todo lo que tengo que hacer al día siguiente: proyectos de traducción (número de palabras que traducir/revisar), citas, y también todas las tareas personales. Es inútil separar totalmente vida profesional y vida personal porque a lo largo del día, vas a alternar tareas personales y profesionales, sobre todo si vas a trabajar en casa. Aquel que nunca puso una lavadora durante las horas de trabajo tire la primera piedra. Después de haber evaluado el tiempo que tengo que dedicar a todas estas tareas prioritarias, elijo las acciones en mi lista de tareas (próximas tareas de mis proyectos en curso en función de los objetivos. La cuestión de los objetivos será tratada en la próxima parte). Toda la dificultad reside en el hecho de saber evaluar el tiempo necesario para cada tarea, y si puede ser, no tener muchos imprevistos... Si los imprevistos te angustian, puedes prever una hora «libre» para gestionarlos. Una vez a la semana Cada viernes por la tarde (o el día que corresponda a tu fin de semana) tendrías que dedicarle tiempo a echar un ojo a tu lista de tareas y tareas pendientes: * marcar las tareas realizadas que todavía no habrías marcado; * suprimir las tareas que ya no son procedentes; * añade las nuevas tareas y nuevos proyectos que te vienen a la mente (mindsweep); * modifica la prioridad de ciertas tareas, etc. Si has definido ciertos objetivos a corto, medio y largo plazo, también puedes controlar el avance. Este repaso semanal permite guardar un sistema completo y fiable. Mientras no tengas la certeza de poder fiarte al 100% del sistema, no podrás sacar todas las ventajas del método. Todos los meses Realiza todos los meses una revisión más profunda de tus objetivos y proyectos en curso: determina su avance y rectifica tu lista de tareas en consecuencia. Conclusión Se platean dos dificultades principales: * encontrar el tiempo necesario para la organización y la planificación de tareas: en lo que a mí me respecta, entre 15 y 30 minutos todas las tardes para gestionar los diferentes buzones de correo y una hora cada semana para la actualización; * ser metódico a largo plazo. Si te das cuenta de que no podrás realizar rigurosamente la actualización semanal (por ejemplo, si te vas a menudo el viernes de fin de semana o si siempre tienes entregas ese día), intenta encontrar una franja horaria más tranquila otro día de la semana. Los objetivos Para entender bien el interés de fijarse objetivos, volvamos un momento a la teoría de Davis Allen, y dejemos de lado un poquito el lado práctico. Lo repito: mi solución no es ideal, solo pretende dar pistas de reflexión. Los 6 niveles de perspectiva David Allen se permite un pequeña metáfora aeronáutica para distinguir 6 niveles de perspectiva (o 6 «alturas») * 50 000 pies – La vida * 40 000 pies – Visión de 3 a 5 años * 30 000 pies – Objetivos a 1 o 2 años * 20 000 pies – Ámbitos de responsabilidad * 10 000 pies – Proyectos en curso * Pista – Acciones en curso Ganar altura te permite definir mejor tus prioridades, teniendo una visión global de tus actividades, pero también de tu existencia en general. 50 000 pies – La vida Se trata of course de lo que quieras hacer con tu vida. Preguntas que hacerse: ¿Cuál es la meta de mi existencia? ¿Qué es lo que quiero hacer con mi vida? ¿Qué es lo que quiero realizar, ser? [¿Hacerme rico? ¿Ser feliz? ¿Dedicarle mi vida a los demás? ¿Haber dado la vuelta al mundo? 40 000 pies – Visión de 3 a 5 años Se trata de objetivos a (relativamente) largo plazo (el número de años puede variar en función de tu situación), que van a contribuir a que alcances las metas «vitales» que te has fijado y determinado a corto plazo. Preguntas que hacerse: ¿Cómo imagino mi situación profesional dentro de 5 años? [¿Tendré el mismo oficio dentro de 5 años? ¿Cuál será el tamaño de mi empresa? ¿Y mi vida personal? ¿Casado/a con 1,3 hijos y una casa en el campo? ¿Rodeado/a de un ejército de conejos enanos?] 30 000 pies – Objetivos a 1 o 2 años Se trata de objetivos a alcanzar a corto plazo (y, por consiguiente, más concretos), que contribuirán también a alcanzar tus objetivos a más largo plazo y a determinar tus acciones inmediatas. Preguntas que hacerse: ¿Para alcanzar mis objetivos de aquí a cinco años, ¿qué medidas concretas puedo implementar en los dos próximos años? 20 000 pies – Ámbitos de responsabilidad Se trata de tus responsabilidades a nivel profesional (administración, contabilidad, etc.) y personal (familia, salud, aficiones, etc.) Estos ámbitos determinan las tareas que tendrás que realizar. Hacer una lista precisa permite adquirir una visión más amplia. 10 000 pies – Proyectos en curso Se trata de proyectos (o resultados a alcanzar) a corto plazo: comprar un nuevo ordenador, asistir a una formación, plantar coliflores, etc. Pista – Acciones en curso Se trata sencillamente de todas las tareas que tendrás que realizar en el día a día. Y concretamente, ¿please? Puedes empezar por definir tus aspiraciones a muy largo plazo para enseguida definir los proyectos a corto plazo (de arriba a abajo), o empezar por las tareas en curso para ensanchar tus perspectivas a largo plazo (de abajo a arriba). Acercamientos «de arriba a abajo» y «de abajo a arriba» Con el acercamiento «descendente», empezamos por determinar las aspiraciones vitales para determinar luego qué ejes adoptar para lograrlas, y después los proyectos a medio plazo y a corto plazo, para por fin llegar a las tareas cotidianas. En cuanto al acercamiento «ascendente», permite tener bien controladas tus actividades en curso y determinar si te llevan a dónde quieres llegar. Los dos acercamientos son, para mí, tan válidos el uno como el otro y muy compatibles. El que elijas dependerá de la etapa vital en la que te encuentras: al principio o en un giro de tu carrera, puede ser más pertinente alcanzar un objetivo a muy largo plazo y determinar después lo que tienes que hacer. Al contrario, si ya tienes un largo recorrido detrás de ti y tienes una idea precisa de la trayectoria a seguir, el segundo acercamiento te permitirá organizar tu trabajo diario y asegurarte de que se acopla con tu visión a largo plazo. Sea lo que sea, tendrás la oportunidad de revisar a menudo tus objetivos. Ubicándote a distintas alturas, podrás examinar tus objetivos a todos los niveles guardando una visión global de tu recorrido y tus ideales. Definir tus objetivos Si optas por el acercamiento de arriba a abajo, tienes aquí algunas pistas de reflexión: La pregunta que daña la cabeza Sería mejor que me acostase, verdad....    Dedícale tiempo a LA pregunta: ¿qué quieres hacer con tu vida? Pero también, ¿qué es lo que no te satisface ahora? A partir de allí, tendrás una idea nítida de los objetivos a alcanzar en los próximos 5-10 años y, aunque no llegues a tus objetivos vitales, por lo menos conseguirás quedarte más cerca. Jerarquiza después estos objetivos según el nivel de perspectiva, indicando cuáles participan a la visión a largo plazo de tu existencia. Ejemplo (ficticio, tengo que decirlo) Mi situación actual de trabajador independiente no me conviene, me siento solo y abandonado, me gustaría trabajar en una empresa, pero ser asalariado, no es lo mismo. * Objetivo último: Convertirme en jefe de una PYME de 10 asalariados * Objetivos a 5 años: Haber contratado a 1 empleado * Objetivos a 1-2 años: Haber montado una PYME * Proyectos en curso: Obtener informaciones en la Cámara de Comercio * Acciones en curso Llamar la Cámara de comercio para pedir cita Los objetivos anuales A priori, tus objetivos a muy largo plazo no tendrían que cambiar cada día. Sin embargo, es interesante fijarse objetivos concretos para el año en curso guardando siempre en mente tus ideales y la trayectoria que quieres imprimir a tu actividad y a tu vida personal. Así es como lo hago: a finales de año, fijo objetivos para el año siguiente. Estos objetivos son de tres tipos: * financieros (volumen de negocios que alcanzar); * profesionales (actualizar mi web, renovar mi material, seguir formaciones, etc.); * personales (hacer más deporte, leer todo Nietzsche en alemán, etc.). Fijo plazos durante el año en función de la prioridad, pero siendo realista para no desanimarme. No vale la pena decidir que todos tus objetivos tendrán que ser realizados en el primer trimestre, no lo conseguirás y afectarán a tu motivación. Escalono los objetivos durante el año para dedicarme a unos mínimos objetivos profesionales, financieros y personales a la vez. Permite realmente centrarse y adelantar los proyectos en curso. A partir de estos objetivos, creo los proyectos en mi lista de tareas. Cada mes, evalúo el avance de cada objetivo, determino si tengo retraso o adelanto en algunos y vuelvo a dibujar mi lista de tareas en consecuencia. Se pueden añadir nuevos objetivos a lo largo del año, lo esencial será planificarlos bien para que no entren en conflicto con los demás. ¡Todo es cuestión de prioridades! Las ventajas Fijándote objetivos tanto profesionales como personales a más o menos largo plazo, te harás con una visión más amplia de tu existencia, y por otra parte, tendrás un conocimiento más íntimo de las razones y finalidades de tus actividades cotidianas. Bueno, ¡sabes POR FIN por qué te levantas por la mañana! Seguir siendo fiel a tus ideales Es evidente que si delimitas todos tus objetivos en función de lo que te define y te motiva, no tendrás la oportunidad de desviarte de tus ideales. Permanecer motivado Los objetivos te permiten saber en cada momento POR QUÉ haces lo que haces: estarás más motivado para realizar tareas aburridas o poco gratificantes si estas se inscriben en una visión más amplia de tu recorrido individual. De hecho, siempre tienes consciencia de las razones por las cuales abandonas o retrasas algunos proyectos (por razones de prioridad, por ejemplo, o porque no te llevarían donde deseas ir). ¡Adiós al sentimiento de culpa! Tengo decenas de correos que mandar, proyectos que preparar y no sé por dónde empezar. Respira, coge una hoja de papel y haz una lista de todas las nuevas tareas que acaban de llegar. Luego, realiza la acción que menos tardarás en hacer (por ejemplo, confirmar la recepción de un correo). Tacha la acción y haz lo mismo después. Porque como bien se sabe, lo más complicado es empezar... Realizar una primera acción, dar un impulso positivo y apuntar todo en un papel te permite organizar mejor tus pensamientos. De mi experiencia he aprendido que justo en el momento en el que te sientes más desbordado es cuando más importante es dedicarle un tiempo para verbalizar y organizar tus pensamientos y acciones. No te dejes desbordar. Estoy segura de que casi nunca se está realmente desbordado sino que estamos muchas veces estamos instalados en ese sentimiento de urgencia permanente. Si aceptas el hecho de que algunas tareas son menos urgentes que otras, que algunos correos electrónicos pueden esperar, que las horas del día son limitadas, entonces mantendrás el control.
Add a comment...

Post has attachment
Arbitraje en Hong Kong para contratos chinos: ¿sí o no?: Aproximadamente una vez al mes, algún abogado me escribe de repente con una «preguntilla» sobre el borrador de un contrato. Sin lugar a dudas, la «preguntilla» que yo (así como el resto de abogados chinos de mi empresa) recibo con más frecuencia es la de saber si el arbitraje de Hong Kong sería o no adecuado para tal o cual tipo de contrato. Suelo responder a esta pregunta diciendo que para poder confirmar o disentir con la idea de elegir el arbitraje en Hong Kong necesitaría revisar el contrato entero y tener más información. La mitad de las veces, el abogado me responde preguntando: ¿qué tipo de información necesita? Entonces contesto diciendo que cuando los abogados de mi empresa intentan determinar el mejor sitio (localización) y método (arbitraje frente litigio) para que figure en un contrato internacional, solemos considerar los siguientes parámetros: * Quiénes son las partes. * Dónde se ubican las distintas partes. * La ley aplicable. * Idioma del contrato. * Objetivos del cliente. ¿Dinero? ¿Protección de la propiedad intelectual? ¿Algo más? * La probabilidad de que el cliente incumpla el contrato en comparación con la probabilidad de que sea la otra parte la que incumpla el contrato. * El tipo de litigios que pueden darse. * El idioma hablado por el cliente y la otra parte. * El patrimonio del cliente en comparación con el patrimonio de la otra parte. * La necesidad de conocer las alegaciones de la parte contraria en caso de litigio. * La necesidad de traer terceras partes de cara al juicio (por ejemplo, testigos o peritos). * La complejidad o simplicidad de los litigios que pudiesen darse. * Casación. * Confidencialidad. * Preocupación en cuanto a la rapidez de la resolución del conflicto. * Ejecución de las resoluciones. [TOC] Los contratos no pueden ser revisados en el vacío. Voy a ponerte un ejemplo. Hace mucho, una importante empresa del sector industrial me contrató para que le ayudase con una retirada internacional de productos. El producto de esa empresa tenía una pieza defectuosa y potencialmente peligrosa, introducida por uno de sus proveedores más pequeños. Lo primero que pensé fue que mi cliente tendría que pedir el coste de la retirada del producto a este pequeño proveedor y a su aseguradora. Con ese fin, pedí una copia del contrato de suministro entre mi cliente y su proveedor. Desgraciadamente, el contrato protegía a esta pequeña empresa en todos estos aspectos. Me sorprendió porque, generalmente, las grandes empresas imponen los términos del contrato a sus proveedores de menor tamaño. Expliqué a mi contacto en la empresa (una persona con un gran perfil internacional aunque definitivamente no un abogado) las razones de que su empresa tuviese un contrato tan poco favorable, lo que le dejó muy sorprendido. Me dijo que su empresa pensaba que era un contrato muy bien redactado y que acababan de usarlo con todos sus nuevos proveedores. Le comenté que era uno de los contratos mejor redactados que nunca había visto y que esa era parte del problema; había sido increíblemente bien redactado pero enteramente a favor del pequeño proveedor, no a favor de mi cliente, que era el receptor de las piezas. Luego, pregunté quién había redactado ese contrato (tenía una gran curiosidad porque pensaba que mi empresa era la única que gestionaba los contratos internacionales de esta compañía.) Su respuesta fue que no lo había redactado ningún abogado, sino que un alto responsable de la cadena de producción sin formación jurídica había visto ese contrato cuando su proveedor más importante había pedido que lo firmaran y solamente pensó que sería un gran contrato porque venía de tal compañía. Mi respuesta fue que sí, que era un gran contrato, pero un gran contrato para proveedores, NO para los compradores de las piezas y que cuando esa empresa le había pedido que firmase el contrato, actuaba como proveedor. El cliente acabó pagando todos los gastos de la retirada de productos. ¿Qué habría pasado si un abogado hubiera repasado el contrato durante una o dos horas de revisión sin conocer el contexto del contrato? El abogado lo hubiera leído y afirmado que era un gran contrato y que no veía nada que necesitase ser cambiado. De la misma manera, el contexto puede ser esencial en el caso de cláusulas relativas a la resolución de disputas. A lo largo de los años, nuestros abogados chinos han tenido que gestionar las situaciones que se describen más abajo. Los hechos han sido modificados para evitar que nadie pueda reconocerse en un asunto particular: 1. Jurisdicción de Tokio. Una empresa americana vino a vernos después de saber que industriales chinos habían empezado a fabricar y vender la nueva versión de su producto principal. Leí una disposición en el contrato que indicaba expresamente que las futuras versiones del producto principal pertenecerían a la empresa china y se lo mencioné al cliente potencial. El cliente potencial me dijo entonces que cuando se quejó al industrial chino sobre el robo de la propiedad, el industrial chino citó la misma disposición y dijo que el producto ahora les pertenecía. Como si fuera poco, el contrato establecía que todas las disputas se resolverían en la Corte Suprema de Tokio. Pregunté a mi cliente potencial porque se había decidido que la Corte Suprema de Tokio sería el lugar de arbitraje para cualquier disputa. Su respuesta fue la siguiente: La empresa china pidió que todos los litigios fueran resueltos en Pekín y mi abogado dijo que allí no tendríamos ninguna opción y entonces nos negamos. La empresa china propuso entonces el arbitraje de Singapur o Hong Kong y mi abogado exigió que fuera la Corte Suprema de Tokio porque era lo contrario (tanto con lo que respecta al tipo de arbitraje —arbitraje versus litigio— y la ubicación) de lo que quería la otra parte. Vaya. Entonces le expliqué que ningún país aparte de China aceptaría un pleito en sus tribunales que no tuviese relación con el país. Como el proceso implicaría a una empresa americana litigando contra una empresa china sobre un problema que no tiene ninguna relevancia para Japón, de ninguna forma un tribunal japonés podría permitirse ser un tribunal público, gratuito (o casi gratuito) para este tipo de controversias. No me molesté en decirle que no existía algo así como la Corte Suprema de Tokio, o que, aunque la empresa estadounidense hubiera demandado en Tokio y hubiera logrado que se le celebrase el juicio (lo que nunca hubiera pasado) llegando a ganarlo, ningún juzgado en China hubiera aplicado la sentencia porque el tribunal de Tokio no tiene jurisdicción sobre tal asunto en China. La empresa estadounidense podría ser capaz de convencer a un tribunal chino para que aceptase el caso, pero, lo dudo, sencillamente porque en China hay una fuerte tendencia a hacer cumplir los contratos independientemente de los estúpidos que puedan ser y la mayoría de los tribunales en China hubieran rechazado el caso porque la demanda no se presentó en Tokio, tal y como establecía el contrato. 2. Jurisdicción de Toronto. Este es uno de mis favoritos. He recibido algunos correos electrónicos de personas enojadas que me dicen más o menos lo siguiente: Suelo leer tu blog muy atentamente y no tenías razón en cuanto a lo de Canadá, me surge así la duda de en cuántas otras cosas no tienes razón. He leído uno de tus blogs en el que propones Canadá para la resolución litigios porque las empresas chinas normalmente estarán de acuerdo con ello. Bueno, las empresas chinas con las que trabajamos estaban de acuerdo con eso pero cuando tuvimos que recurrir a la justicia canadiense, los abogados de Canadá nos dijeron que no podíamos. En comunicaciones posteriores pude saber que esta empresa había pensado —basándose en mis elogios por las ventajas de proponer Canadá como lugar de arbitraje— que podía establecer el tribunal de Toronto como jurisdicción para los conflictos entre su empresa en EEUU y su homólogo chino. Igual que pasaba en el ejemplo anterior, no hubiera habido manera de que un tribunal de Toronto aceptase mediar en la disputa de dos empresas extranjeras sobre un problema que no tiene relación con Canadá. Afortunadamente, el abogado canadiense que la empresa había consultado sabía que esto sería así y optó no gastar el dinero y el tiempo de la empresa de Estados Unidos buscando la jurisdicción de los tribunales de Toronto. Tuve que puntualizar que siempre hacemos hincapié en que la resolución de litigios depende siempre de cada situación, y que hay una gran diferencia entre lo que se puede hacer en un arbitraje y lo que se puede hacer en un tribunal extranjero. No señalé —pero hubiera tenido que hacerlo— el acuerdo de exoneración de responsabilidades (en inglés) que encontrarás aquí en nuestra web (en inglés): El contenido del China Law Blog tiene fines educativos y pretende dar información general y un entendimiento general de la ley china. No pretende ofrecer un asesoramiento jurídico específico... No se debería utilizar el China Law Blog como sustituto de un asesoramiento jurídico competente de un abogado colegiado. 3. Jurisdicción mixta Esta se presenta con bastante frecuencia. El contrato establece que la empresa china tiene que demandar a la empresa de Estados Unidos en un tribunal estadounidense y la empresa americana tiene que demandar a la empresa china en un tribunal chino. El pensamiento que lo respalda es lógico pero su ejecución es tan defectuosa que evitamos este tipo de cláusulas como si de una plaga se tratase. Estas cláusulas parecen sensatas porque este tipo de jurisdicción mixta está a favor de las empresas estadounidenses. Si la empresa china litiga por daños y perjuicios a la empresa estadounidense, tendrá que demandar a la empresa americana en un tribunal de EEUU donde obtendrá un juicio justo. Por el otro lado, la empresa americana puede demandar a la empresa china en un tribunal chino que es (en 90 por ciento de las veces) exactamente donde las empresas de EEUU deberían querer estar. Para que veas que es el caso, consulta China ejecuta una sentencia de los Estados Unidos: en la práctica, todo sigue básicamente igual y Contratos chinos: haz que se puedan ejecutar o no te molestes. Pero los tribunales chinos suelen interpretar que las jurisdicciones mixtas como que no hay ninguna jurisdicción en China. Por esta razón, si realmente quieres que tu jurisdicción esté en China, el contrato tendría que 1) regirse por la legislación china, 2) estar redactado en chino, 3) y establecer China como jurisdicción exclusiva. Pero no se trata de una ley escrita negro sobre blanco. Es lo que pasa realmente sobre el terreno en los tribunales chinos y es por lo que nuestros abogados chinos especifican estos tres puntos cuando es crucial que nuestro cliente pueda demandar en China. Pero, una vez más, no existe una respuesta definitiva para lo que sería mejor en función de la situación específica de una empresa. Para evaluar adecuadamente si te interesa que tu contrato se rija por la legislación china bajo un tribunal chino (qué es lo que solemos elegir), tienes que considerar lo que realmente es importante en tu situación. ¿Es más importante tener un recurso eficaz en contra del proveedor chino o es más importante hacérselo lo más difícil posible a la empresa china para que te demande? Si tu primera meta es reforzar el contrato en contra de la empresa china, suele interesarte la jurisdicción exclusiva en China y el contrato redactado en chino. Pero si tu primera meta es impedir que los chinos te demanden, tendrías que considerar la jurisdicción exclusiva de tu país de origen. Pero si lo haces, es mejor que tengas en cuenta que como China no aplica las sentencias de EEUU o de otros países, es posible que nunca puedas hacer cumplir el contrato en caso de incumplimiento por la otra parte. Esos son los criterios que tendrían que ayudarte a decidir la mejor jurisdicción para tu contrato. En cualquier caso, la estrategia de la jurisdicción mixta raras veces funciona. 4. El arbitraje de la Cámara de Comercio de Ginebra. Un cliente nuestro muy bueno presentó a uno de nuestros abogados especializados en litigios internacionales un contrato exigiendo un arbitraje ante el «Instituto de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Ginebra». El problema radicaba en el hecho de que la Cámara de Comercio de Ginebra no tenía Instituto de Arbitraje ni se encargaba de ningún arbitraje internacional. Nuestro cliente contrató a nuestro despacho de abogados para que le redactase un contrato e hizo algunos cambios posteriores y lo volvió a usar tranquilamente en otro trato. El contrato que mi empresa había redactado había especificado que las disputas tenían que resolverse ante el Instituto de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Estocolmo, un recurso muy común para resolver conflictos entre empresas rusas y estadounidenses. Cuando mi cliente se fue e firmó un acuerdo con una empresa española, esta se negó a resolver ninguna disputa en Estocolmo, así que mi cliente cambió «Ginebra» por «Estocolmo» y lo dejó estar. Pero cuando llegó la hora para mi cliente de recurrir a un arbitraje, tuvimos que hacer un gran esfuerzo para determinar cómo iniciar el arbitraje ante un organismo de arbitraje que no existe. Terminamos decidiendo que tendríamos que presentar el arbitraje ante la Asociación Suiza de Arbitraje en Ginebra, la otra parte cuestionó nuestra elección. Al final, conseguimos seguir allí con el caso, pero solo después de incurrir en un gran gasto para lograrlo. 5. Arbitraje de Carolina del Sur en chino bajo la Ley Británica. Sí, lo has leído bien y si no te asombra, deberías volver a leerlo. Este es mi caso favorito desde que supe de él. Esta empresa de EEUU nos pidió una cláusula de arbitraje en chino en Carolina del Sur bajo la Ley Británica. Cuando hablé cuánto costaría conseguir llevar tres mediadores de chino mandarín a Carolina del Sur (asumiendo que la parte contraria no pidiese que se utilice otro dialecto del chino) así como los costes añadidos para investigar y litigar bajo la legislación británica, la empresa estadounidense, sabiamente, decidió no seguir con el caso. Cuando le pregunté a la empresa como habían elegido esa peculiar forma de resolver conflictos, me explicaron que la habían cogido de uno de sus acuerdos anteriores. No dije nada, pero lo que diré ahora es que una cláusula así es una manera estupenda de no fomentar el arbitraje, lo que a veces puede tener sentido, pero una cláusula como esta es un desastre si eres el que necesita demandar. De nuevo, el contexto lo es todo. De vez en cuando, al decir que no puedo opinar sobre lo de elegir Hong Kong como lugar de arbitraje para un contrato específico, algún abogado me escribe preguntándome por «mi opinión global sobre el arbitraje de Hong Kong». Mi respuesta es que hay un montón de mediadores excelentes en Hong Kong pero los arbitrajes son generalmente muy caros y, más importante todavía, rara vez es la manera más efectiva para que hacer cumplir las disposiciones de un contrato a la parte china. Sinceramente, el mayor problema que tengo con los arbitrajes en Hong Kong es que la mayoría de las veces los abogados lo eligen, no porque sea la mejor manera para resolver los litigios de los clientes, sino sencillamente porque se sienten cómodos con ello. En efecto, es un sistema legislativo consuetudinario, muy similar al de Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Australia y los contratos y el arbitraje pueden sencillamente ser en inglés. Como siempre, que esto sea conveniente dependerá del contexto.  
Add a comment...

Post has attachment
Las 8 asociaciones de traductores más importantes del mundo: El denominador común de estos profesionales: calidad, profesionalidad y seriedad. El oficio de traductor es vulnerable y, si es cierto que los recientes estudios universitarios sobre traducción son una garantía hacia la calidad, también lo es una experiencia dilatada como traductor. El camino se hace al andar...  [TOC] Pero, ¿cómo escoger y distinguir a los verdaderos profesionales de los oportunistas? No, traducir no se reduce a conocer dos idiomas extranjeros, la traducción es una actividad que exige competencias y conocimientos sólidos en uno o varios ámbitos, a menudo bien delimitados y relacionados si se quiere asegurar la calidad final. Internet ha ofrecido una gran visibilidad a todo tipo de perfiles traductores, presentándose profesionales auténticos junto a impostores (ver nuestro blog «Cómo distinguir a un traductor profesional». Algunos proponen incluso servicios con una falsa identidad, ofreciendo tarifas muy bajas, con lo que se corre el riesgo de recibir una traducción automática. La mejor solución para encontrar un profesional de la traducción es confiar tu proyecto a una empresa de traducción o consultar asociaciones profesionales de traductores. Esta segunda estrategia, algo tediosa, da frutos si deseas seleccionar al traductor más especializado en un ámbito particular y obtener un trabajo de calidad. En AbroadLink Traducciones, te facilitamos hoy esta tarea proponiéndoos una lista no exhaustiva de prestigiosas asociaciones de traductores.  1. La Sociedad Francesa de Traductores (Francia) En Francia, la Sociedad Francesa de Traductores es la asociación más famosa, sea gracias a los profesionales que la componen o por su temprana fecha de fundación (1947). Los traductores pertenecen a esta asociación porque les da muchas ventajas, como tener acceso a información especializada o poder intercambiar ideas y experiencias con colegas de profesión. Los 1500 profesionales que la componen se han adherido a un código deontológico comprometiéndose con la seriedad y la calidad de sus trabajos. Si buscas un traductor que posea el francés como idioma de trabajo, puedes consultar su listado de miembros aquí. 2. La Asociación Española de Traductores, Correctores e Intérpretes (España) En España, la Asociación Española de Traductores, Correctores e Intérpretes fue fundada en 2003. Reúne profesionales del mundo entero, con trayectorias, niveles de experiencia y especialidades distintas. Como para la SFT, un profesional afiliado a Asetrad puede ser una garantía de profesionalidad ya que sus socios se han comprometido a cumplir un código deontológico estricto y asumen un coste mensual por estar asociados. Sus principales líneas son la honestidad y la solidaridad así como la confidencialidad. Si buscas un traductor que posee el español como lengua de trabajo, puedes consultar su listado de miembros aquí. 3. El Instituto de Traducción e Interpretación (Gran Bretaña) En Reino Unido, ITI es la asociación de traductores e intérpretes profesionales más famosa del país. Esta asociación fue fundada en 1986 y reúne a más de 3000 miembros. Al igual que las dos asociaciones anteriores, fomenta la profesionalidad entre sus miembros, su compromiso profesional y la calidad de su trabajo. Si necesitas un traductor que posea el inglés británico como idioma de trabajo, puedes consultar su listado de miembros aquí.  4. Asociación Federal de Intérpretes y Traductores (Alemania) La Asociación Federal de Intérpretes y Traductores de Alemania es la asociación más importante del país germánico, representa el 80% de los profesionales del sector, desde 1955. Su web pone a tu disposición 7500 profesionales lingüistas, 80 idiomas y numerosas áreas de especialidad: traducción médica, jurídica, técnica, márketing... Si necesitas un traductor que tenga el alemán como uno de sus idiomas de trabajo, puedes consultar su listado de miembros aquí. 5. La Asociación Italiana de Traductores y de Intérpretes (Italia) La Asociación Italiana de Traductores e Intérpretes reúne desde 1950 a un gran número de profesionales del sector en la península italiana.  Esta asociación forma parte del FIT (como la mayoría de las asociaciones que citamos aquí), la Federación Internacional de Traductores. La AITI fomenta la competencia de sus profesionales, su código deontológico y promueve la elaboración de normas y estándares profesionales. Si necesitas un traductor que posea el italiano como idioma de trabajo, puedes consultar su listado de miembros aquí. 6. Asociación Americana de Traductores (Estados Unidos de América) ATA es la mayor asociación de traductores del mundo. Algunas cifras, para que os hagáis una idea, unos 10000 miembros en más de 100 países, centenas de eventos y de conferencias todos los años... Estas ponencias especializadas permiten informarse de las novedades del sector (herramientas de búsqueda léxica, herramientas informáticas) o aprender más sobre algunos ámbitos tanto teóricos como prácticos. Si necesitas un traductor que posea el inglés americano como idioma de trabajo, puedes consultar su listado de miembros aquí. 7. Asociación de los Traductores de China (China) La asociación de los Traductores de China fue fundada en 1982. Protege a la vez los derechos y los intereses de los traductores e intérpretes del gigante asiático. Su listado de miembros es algo básico y los profesionales están presentados por orden alfabético, si buscas una combinación particular, no dudes en utilizar Ctrl+f para navegar de un profesional a otro. Tampoco podrás consultar su ámbito de especialidad. Con mucha paciencia, encontrarás seguro un traductor adecuado en el listado de miembros. 8. Asociaciones de Traductores de Japón (Japón) La Asociación de Traductores de Japón es la mayor asociación profesional de Traductores e Intérpretes del país del sol naciente. Esta asociación fundada en 1985 reúne a profesionales y estudiantes, intérpretes, traductores, profesores y jefes de proyecto. Su sede se encuentra en Tokyo. Un pequeño matiz: la mayoría de los profesionales que se encuentran en esta asociación únicamente trabaja entre el inglés y el japonés. Si necesitas un traductor que trabaje entre estos dos idiomas de trabajo, puedes consultar su listado de miembros aquí. Espero que este blog te sea útil y te permita encontrara el mejor traductor posible para tu traducción. Recuerda que puedes encontrar más consejos en nuestro blog sobre «Cómo distinguir a un traductor profesional». Pero hay que añadir una pequeña precisión más, este método exige mucho tiempo. No tengas prisas y date unos días para encontrar al profesional adecuado. ¡Una vez que lo hayas encontrado, recuerda que todo buen trabajo necesita su tiempo para hacerse bien!
Add a comment...

Post has attachment
¿Utilizas Wordfast en Linux? ¡Ojo con los atajos de teclado!: Los traductores que trabajan en Linux serán probablemente pocos. El mero hecho de que la herramienta TAO más difundida del mercado, SDL Studio, no haya sido concebida para funcionar en Linux no anima a los traductores a interesarse por este sistema libre, gratuito y eficiente. Sin embargo, se presenta como una excelente alternativa a Windows y Mac.  Además, existen muchos software de traducción, entre los cuales algunos se pueden utilizar en Linux (la lista se puede consultar en la web Linux for translators ). Sin embargo, si eres un traductor, o una traductora, al que le interesa interesa Linux, tienes que saber que es compatible con una gestión de proyectos de traducción profesional. Solo tienes que elegir una herramienta TAO que no sea SDL Studio, ¡y allá vamos! Mi primera elección: Wordfast Personalmente, uso Wordfast desde que empecé mi actividad como traductora. En efecto, la formación para TAO que recibí durante mis estudios de traducción se había efectuado sobre esa herramienta.  Por otra parte, Wordfast pone a tu disposición una versión de prueba gratuita, lo que viene bien para los traductores cuando empiezan porque disponen a menudo de poca liquidez. Esta versión de prueba puede ser utilizada por un tiempo ilimitado. La única traba es el número de unidades de traducción de cada memoria de traducción, no puede superar las 500 unidades. Siempre he estado satisfecha con Wordfast, así que acabé por comprarme una licencia hace poco más de un año. Durante el periodo en el que utilicé Wordfast, solo tuve un único incidente técnico molesto. Estaba vinculado al hecho de trabajar en Linux Ubuntu, y lo cuento aquí para los compañeros que pudiesen enfrentarse al mismo problema. Un día, mientras trabajaba en Wordfast, después de una mala manipulación, mi ventana de trabajo desapareció repentinamente. El programa estaba abierto, porque el menú salía en la parte superior de la pantalla, pero la ventana no estaba. Lo probé todo, haciendo clic por todos sitios en el menú, ya que pensaba que habría cambiado sin querer la configuración de la pantalla de Wordfast, pero mis esfuerzos fueron en vano. Tuve pues que abrir una segunda ventana de trabajo, en la cual volví a abrir el documento en el cual estaba trabajando. Así seguí durante meses. Un día, mientras cambiaba de espacio de trabajo (porque en Ubuntu, es posible tener varios escritorios virtuales), vi de reojo una ventanilla muy pequeña (realmente minúscula, medía 1 cm por 1 cm): ¡era la ventana de Wordfast! La maximicé, y todo volvió a ser como antes. Pero, ¿qué había ocurrido? Buscando información sobre cómo cambiar el tamaño de las ventanas de trabajo en Ubuntu, encontré la respuesta: como se explica en esta página, se puede maximizar y reducir el tamaño de las ventanas utilizando el atajo de teclado Ctrl + Mayúsculas + ↑ o ↓. Estos atajos se parecen en parte a los de Wordfast, pero no todos son idénticos: de hecho, en Wordfast, el atajo Alt + ↑ o ↓ sirve para pasar de un segmento a otro, sea anterior o superior. Dado que la tecla Mayúsculas y la tecla Alt están una al lado la una de la otra, se puede fácilmente dar con la una en lugar de la otra. ¡Misterio resuelto! A pesar de este incidente, como decía al principio de este artículo, estoy en general satisfecha con Wordfast. Pero desde hace un buen tiempo, tengo ganas de probar OmegaT, una herramienta de TAO que tiene el mérito de ser software libre. He decidido utilizarlo para mi próximo proyecto de traducción. ¿Y a vosotros, ya os ha llamado la atención Linux?  
Add a comment...

Post has attachment
Naming y branding en China: Anatomía de una marca china: Labbrand, una agencia china líder en asesoramiento sobre estrategias de marca o branding, publicó un artículo sobre el trabajo de naming realizado para Haribo, el gigante alemán de confitería.  Para los que no conocen la marca, Haribo es el primer fabricante de caramelos de goma del mundo: todos los caramelos de goma del mundo están derivados de los ositos de Haribo. He sido fan de Haribo desde muy pequeño y me informé sobre la manera en la que Labbrand adaptó el nombre de la marca Haribo en China. En este artículo, descubriréis el trabajo de Labbrand intercalado con mis propios comentarios. Desde 2012, Labbrand trabajó en estrecha relación con HARIBO para registrar y crear más de 20 nombres para sus marcas y productos, así como el eslogan y el estribillo publicitario de la marca.  Los nombres chinos 萌桃仔 [méng táo zǎi] para los Melocotones, 趣缤纷 [qù bīn fēn] para los Super Mix y 甜莓狂想 [tián méi kuáng xiǎng] para los Berry Dream formaron parte de las primeras novedades de la marca. Los verbos de la primera frase son esenciales: Los nombres de marca chinos de Haribo no solo han sido creados sino que también han sido registrados. Crear una marca sin protegerla sería un sinsentido. Como ya expliqué en un artículo publicado en el 2015, «si te importa tu marca en China, no basta registrar tu marca en inglés. También tienes que elegir un nombre chino y registrarlo como nombre de marca en China. En el caso contrario, perderías no solo el derecho a utilizar tu nombre de marca chino, sino también la capacidad de poder usarlo primero.»  Ver Don’t Be Like Mike: Register Trademarks In CHINESE. Después de una verificación rápida en la base de datos de la Oficina de marcas de comercio de China (CTMO), me doy cuenta con alivio de que todas las marcas de las que hablamos antes ya han sido registradas. (¡De no ser así, hubiera sido una entrada muy corta!) Los tres nuevos proyectos lanzados son: Los melocotones, un caramelo de goma bicolor espolvoreado de azúcar con sabor a melocotón.  El nombre chino 萌桃仔 [méng táo zǎi] (lindo/melocotón/joven) personifica los melocotones como pequeños seres tiernos añadiendo 仔 [zǎi] al final. Derivado del lenguaje cibernético, 萌 [méng] conlleva el sentido de lindo y mono. Super Mix, una mezcla de caramelos de goma de frutas.  El nombre 趣缤纷 [qù bīn fēn] (interesante/colorado) vincula placer y alegría, traduciendo el concepto de ‘mezcla’. Berry Dream, una colección de caramelos con sabor a frutos rojos.  El nombre chino, único y llamativo 甜莓狂想 [tián méi kuáng xiǎng] (dulce/baya/fantasía) despierta la curiosidad y la imaginación, y corresponde perfectamente a las características del producto y de la marca. No comentaré estos nombres de marca pero solo apunto que se trata de combinaciones bien elegidas de caracteres y traducciones literales, dotados de connotaciones positivas y apropiadas. Ahí está el interés de recurrir a profesionales en estrategia de marca.  A veces, los clientes vienen a vernos con un nombre chino sacado de Google Translate y nos preguntan por nuestra opinión. Soy abogado y no especialista en imagen de marca. Sin embargo, no hace falta ser especialista para saber cuándo una traducción automática no funciona, lo que suele ser bastante frecuente. Aparte de los nombres de producto, Labbrand también creó el eslogan chino de Haribo – “Vive el sabor mágico, ven al mundo Haribo” – para permitir a la marca comunicar mejor con el público chino.  El eslogan chino “大人小孩都说好, 快乐品尝哈瑞宝 [dà rén xiǎo hái dōu shuō hǎo, kuài lè pǐn cháng hā ruì bǎo]” podría traducirse por “mayores y pequeños todos dicen que es bueno, y saborean con alegría HARIBO”, la frase es directa, rítmica, y fácil de memorizar. La estructura tiene dos partes y cada una se termina por la misma rima [ǎo], lo que forma un eslogan melódico, atractivo e inolvidable. El eslogan chino, fácil de memorizar, se mantiene fiel al eslogan de origen. Me parece raro que Labbrand haya trabajado tanto por captar el ritmo y el sentido del eslogan original en inglés: “Kids and grown-ups love it so, the happy world of HARIBO.” Siempre me pareció un poco torpe y supuse que era el resultado de una traducción al alemán con décadas de historia que con el tiempo se había convertido en algo memorable, hasta incluso llegando a ser algo bonito. He aquí lo que un producto de tremendo éxito es capaz de hacer: convertir algo cutre en algo maravilloso. A veces las mejores marcas son las que se crean por casualidad. Haribo fue fundado por Hans Riegel en Bonn, en Alemania en 1920, y el nombre Haribo es sencillamente un neologismo creado con las primeras dos letras de HAns, RIegel, y BOnn. Ahora, Haribo es una marca internacionalmente famosa, con registros de marca en numerosas clases en todo el mundo. Un último comentario:  el nombre oficial chino para «Haribo» tiene una consonancia parecida “哈瑞宝” (hā ruì bǎo).  Haribo se registró debidamente como nombre de marca en China, pero también registró unos cuantos nombres de marca de idioma chino de consonancia similar, entre otras cosas 嗨乐宝, 哈莱宝, y好乐纷.No porque Haribo quiera usar esas marcas después sino porque quiere impedir que un infractor lo haga. A veces el mejor ataque es una buena defensa. Ver “Chinese Brand Names, Copycats, and Soundalikes.”  
Add a comment...

Post has attachment
Míriam Bernal Montoro: una traductora e intérprete atípica: Míriam colabora con AL Traducciones desde hace muchos años. Esta profesional compagina su amor por los idiomas con un perfeccionamiento continuo. Es lo que la convierte en un modelo para muchos jóvenes traductores. Pero, ¡dejemos de hablar de ella y descubramos lo mucho que tiene que contarnos! [TOC] 1. Antes de empezar ¿podrías hablarnos un poco de tu recorrido y de tus estudios? ¿Qué te llevó a elegir la profesión de traductora? Bueno, creo que he seguido un recorrido muy estándar en nuestra profesión en el que he combinado los estudios de traducción con los de docencia: me licencié en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada, hice el CAP cuando ya estaba trabajando como traductora (entonces se cursaba en unos meses y no era un máster, como ahora), años después hice el Máster Propio para la Formación de Profesorado de Español como Lengua Extranjera de la UGR y más recientemente he cursado el Máster Universitario en Traducción Médico-Sanitaria de la UJI. Eso en cuanto a formación reglada, porque desde que me licencié en 2005 he realizado toda clase de cursos más o menos extensos de formación complementaria. Lo último que he hecho ha sido un curso de traducción jurídica de tres meses para refrescar contenidos que no veía desde la carrera. En cuanto a lo que me llevó a escoger esta profesión, fue básicamente una casualidad: desconocía la existencia de los estudios de Traducción e Interpretación, pero siempre había querido estudiar Filología Inglesa y Periodismo, así que, cuando una amiga del instituto me habló de esta carrera y me comentó que iba a Granada a hacer la prueba de admisión de francés, pensé que se trataba de la combinación perfecta entre escritura e idiomas y me apunté a ese viaje que acabaría marcando mi futuro profesional. Una vez que supe que estudiaría Traducción e Interpretación, la elección de mis lenguas B, C1 y C2 respondió a los motivos más ingenuos que puedas imaginar y que denotaban mi completa ignorancia de conceptos como «mercado laboral», «demanda» o «nicho de mercado»: escogí inglés para poder interpretar algún día entrevistas a grupos de rock en espacios como Radio 3; alemán, para leer a Nietzsche sin tanta nota al pie del traductor; y griego, para apreciar los versos originales de Cavafis. Como ves, era una ilusa de los pies a la cabeza…   2. Bueno, así suele ser. Muy poca gente tiene una idea nítida del oficio que le espera... Pero, ¿podrías contarnos cómo se han desarrollado tus campos de especialidad? ¿Fue el azar o fue elección propia? Se suele decir que, en traducción, o bien escoges tu especialidad o tu especialidad te escoge a ti y, en mi caso concreto, sucedió esto último. Yo venía de unos estudios centrados siempre en las letras pero la demanda del mercado, los textos que fueron cayendo en mis manos y mi trabajo como intérprete telefónica de los servicios públicos, cuyo mayor volumen de llamadas se concentra en torno a los hospitales y centros de salud, acabaron por llevarme a la traducción médico-sanitaria. Además, gracias a mi trabajo como traductora jurada y mi colaboración continuada con bufetes de abogados de España y el Reino Unido, nunca he perdido el contacto con la traducción jurídica, así que en la actualidad estas son las dos especialidades que más trabajo. Ahora, si me preguntas con qué tipo de textos disfruto más, te diré que con los artículos de divulgación científica y los textos de marketing con juegos de palabras u otros retos lingüísticos similares, siempre que la fecha de entrega no esté a la vuelta de la esquina, claro está. 3. Has formado parte de distintas plantillas de traductores. Para ti, ¿cuáles son las mayores ventajas e inconvenientes de trabajar como traductora freelance? La verdad es que conozco a muchos traductores que, tras un tiempo trabajando en alguna agencia de traducción, se decidieron a dar el salto al mundo autónomo y pocos son los casos contrarios, por no decir ninguno, que puedo nombrar. Y es que, en mi opinión, las ventajas del trabajo autónomo sobrepasan con creces el número de inconvenientes: puedes establecer el horario de trabajo que mejor se adapte a tus necesidades y circunstancias personales, puedes trabajar de forma remota desde cualquier sitio, lo que te permite combinar trabajo y ocio (aunque a veces eso implique hacer verdaderos ejercicios de malabarismo, como traducir a las 4 de la mañana en el suelo de un aeropuerto reclinada en la única columna con toma de corriente en muchos metros a la redonda), puedes rechazar trabajos que contravengan tu ética personal (yo, por ejemplo, no acepto proyectos militares ni de ciertas grandes empresas), puedes establecer tus propias tarifas en función del cliente y el encargo (sobre todo, con clientes directos; con agencias la cosa cambia) y, en general, tienes mayor control sobre tu tiempo y tu trabajo. Por supuesto, el trabajo autónomo también tiene sus inconvenientes: ausencia de vacaciones, desprotección en caso de enfermedad o pérdida de negocio, una pensión ridícula después de años aportando un dineral a la Seguridad Social y, en general, pocas prestaciones sociales en comparación con los asalariados. Lo ideal es que cambie la legislación para dar mayor amparo a los autónomos y equiparar sus derechos y prestaciones a los de las personas que trabajan por cuenta ajena pero, mientras llega ese día, al autónomo no le queda más remedio que tener una gran capacidad de previsión y autogestión. 4. Ser traductor exige muchas habilidades, pero ¿ocurre lo mismo con el servicio de interpretación telefónica? ¿Qué te aporta?  Llevo ocho años trabajando a diario como intérprete telefónica para los servicios públicos españoles, sobre todo, los andaluces, y esto incluye una gran cantidad de servicios e instituciones: emergencias, policía, bomberos, ayuntamientos, centros de salud, hospitales, unidades de salud mental, albergues y casas de acogida, servicios sociales y un largo etcétera y, desde hace unos años, la agencia para la que trabajo ha conseguido contratos con empresas del sector privado, así que también interpreto para aseguradoras, hospitales privados, bancos, hoteles y hasta para el Museo del Prado. Cuando entra una llamada y cojo el teléfono, nunca sé si voy a dar una cita médica, asistir a un parto, explicar en qué consiste una hemicolectomía, enviar a un fontanero a reparar una fuga de agua o aperturar un siniestro de hogar. Ese factor sorpresa supone un subidón de adrenalina que no da la traducción y hace que el trabajo diario sea impredecible y emocionante, a pesar de no moverme de mi escritorio. Sin embargo, también tiene sus inconvenientes, como la interrupción constante del trabajo de traducción y la exigencia de ciertas cualidades que se van desarrollando con los años, como la templanza de los nervios en situaciones de vida o muerte y la capacidad de reponerse tras atender llamadas con gran carga emocional, como la atención a enfermos terminales o las entrevistas a víctimas de violencia de género. 5. ¡Qué intensidad…! ¿Qué es lo más estimulante de tu trabajo? En la interpretación, lo más estimulante es sin duda constatar que mi trabajo sirve para lograr que se comuniquen personas que no se entienden, resolver situaciones lingüísticas complejas (a veces, los aspectos culturales son de vital importancia) e incluso traer un niño al mundo o ayudar a salvar una vida. Por otro lado, en la traducción disfruto mucho con la mayoría de textos, sobre todo, con los científicos, y valoro inmensamente las oportunidades de aprendizaje y formación continua que ofrece esta profesión y, por qué no, la posibilidad de trabajar en pijama y calentita en el salón de mi casa en lugar de tener que desplazarme a una oficina y mojarme (viviendo en Reino Unido, la probabilidad de que te llueva de camino al trabajo es muy alta). 6. ¿Cuáles son para ti las principales cualidades que debería tener un traductor freelance? Pues, además de las cualidades básicas comunes a las de cualquier traductor en plantilla, como un conocimiento sólido de los idiomas de trabajo y de los ámbitos de especialización o una escritura fluida capaz de adaptarse a distintos registros, creo que el trabajo autónomo exige unas grandes dosis de disciplina, autogestión, resolución de problemas, actitud proactiva (¡cómo odio este palabro!), versatilidad, formación continua y, sobre todo, capacidad de reinventarse si las circunstancias lo requieren. 7. Adaptarse, especializarse, reinventarse… ¿Qué consejos darías a una persona a la que le gustaría ejercer tu oficio? La profesión de traductor e intérprete es sacrificada y no suele servir para hacerte millonario, así que a esa persona le diría que se piense dos veces dónde se está metiendo… Bromas aparte, le aconsejaría que no dejara nunca de ser curiosa porque su conocimiento enciclopédico (o anecdótico, porque los traductores acabamos sabiendo de cosas totalmente peregrinas que nos convierten en candidatos ideales para concursos como Saber y ganar) puede salvarle en más de una ocasión. También le diría que se olvide de competir por precio porque siempre habrá alguien que lo haga más barato que tú y porque el establecimiento de unas tarifas decentes no solo te permite vivir bien sino que repercute sobre todos los compañeros al dignificar la profesión. Por último, le recomendaría que, en lugar de abarcar muchos campos, se centrase en una especialidad y explotase todas las salidas que ofrece, ya que la especialización permite elevar las tarifas y genera mucha satisfacción al trabajar en un ámbito que te gusta y que conoces bien.
Add a comment...

Post has attachment
¿Sabías que te puedes comunicar con un tambor?: La extraordinaria capacidad de invención del ser humano en el campo de la comunicación no deja de sorprendernos. En una época marcada por la revolución de las comunicaciones entre las personas siguen manteniéndose formas ancestrales de comunicación muy peculiares, como, por ejemplo, el silbo en la Isla de la Gomera en Canarias del que hablamos hace poco. Aunque existen muchos más ejemplos de comunicación a distancia en el viejo continente, hoy cruzaremos el Atlántico para descubrir el idioma de una región del Amazonas, ubicada entre Perú y Colombia, que se puede hablar o… ¡tocar!  1. Antes de que llegara el telégrafo en el siglo XIX Antes de que se inventara el telégrafo en el siglo XIX y se lograra reproducir un mensaje corto de forma codificada a través de señales eléctricas, la gente no contaba con la “inmediatez” de la comunicación. Hacía siglos que al otro lado del Atlántico, en el noroeste de la Amazonia, ya se podían comunicar frases a más de veinte kilómetros de distancia a través de dos tambores. Su invención ha nacido de una necesidad ya que el pueblo indígena de los bora suele asentarse en pequeñas comunidades alrededor de casas familiares en las selvas lluviosas de la Amazonia. Esta peculiar forma de asentarse explica que los pueblos no puedan conformarse con la voz humana, cuyo alcance es de 200 metros, y hayan tenido que inventar otra forma de comunicación. 2. ¿Cómo funciona el bora tamborileado? Gracias a dos tambores o manguaré, uno macho y uno hembra, se reproducen los sonidos del idioma hablado a través de palabras y frases. Para evitar homófonos al tocar, se prefiere usar palabras más largas y expresiones menos ambiguas. Gracias a un estudio reciente, sabemos que la estructura rítmica del instrumento tocado copia la prosodia del idioma hablado. El manguaré representa pues las palabras del bora con un número de toques igual al número de sílabas. Como reveló un reciente estudio de dos investigadores franceses: 1, existen diferentes marcadores rítmicos que permiten distinguir las palabras y; 2, la duración entre los toques del tambor indica el número de consonantes y vocales. Los toques de tambor se aprovechan de las propiedades de la bio-acústica natural para que se propague en el entorno natural, ya que las frecuencias bajas no están bloqueadas por la vegetación. 3. Un idioma con sus propios códigos Para lograr comunicar sus mensajes, la versión tamborileada del bora se respalda en varios códigos. Uno de ellos es el orden en el que se anuncian las informaciones tocadas. Primero, se anuncia el asunto (invitación, pedido…) después se designa la persona a la que se dirige, tocando con el ritmo su nombre entero y solo al final  se anuncia la información a transmitir. Este idioma codificado sirve pues para hacer anuncios públicos a través de un ritual inmutable.  4. ¿Es el bora el único pueblo que comunica gracias a un tambor? Existen numerosos sistemas de comunicación con tambor y éstos se dividen en dos grandes grupos: uno en el que se codifica y se reproduce el idioma y otro que funciona como un código independiente. Podemos mencionar en África los akan (de Ghana) y los bantúes (de Camerún a Somalia), los banda linda (de República Centrofricana)… Ya ves, la próxima vez que te quedes sin conexión a Internet, cómprate un tambor e inspírate en los bora para decir todo lo quieras.  
Add a comment...

Post has attachment
La dimensión cultural en la negociación internacional: Si eres negociador internacional, ya te habrás enfrentado a una situación molesta durante un encuentro profesional. Seas joven o tengas veinte años de experiencia en los negocios, las especificidades culturales de algunos de tus interlocutores ya te habrán dejado perplejo... ¡Y no hay nada más normal! Los códigos culturales resultan a veces difíciles de descifrar y pueden ser interpretados de manera radicalmente distinta. La cultura condiciona la manera de proceder para llegar a un acuerdo. El lograr intereses mutuos solo puede pasar por el entendimiento de tu futuro socio/cliente.  [TOC] En efecto, el contexto cultural tiene una importancia primordial para llevar a cabo un proyecto de dimensiones internacionales. Conocer los usos y las costumbres de tus interlocutores te permitirá evitar errores y malas interpretaciones.  1. Comparador cultural de Hofstede: una ayuda valiosa para los negociadores El posible que algunos de vosotros conozcáis ya el comparador cultural en línea hofstede insights. Este comparador nos permite obtener información sobre las dimensiones culturales de un país. Esta web es heredera de los trabajos del psicólogo neerlandés Geert Hofstede, que llevó a cabo sus investigaciones durante más de veinticinco años, tomando como referencia a los empleados del grupo IBM en 50 países. De sus investigaciones sobre los usos culturales en distintos ámbitos nació una lista de cuatro criterios, cada uno se mide con una nota de 0 a 100: 1.1 La distancia con respecto a la jerarquía (el poder) En un contexto profesional, se traducirá por la importancia que se otorga a la jerarquía. Podemos interesarnos por ejemplo en el ejemplo de España, obtuvo una calificación de 57/100. España está considerada como una sociedad jerárquica en la que cada uno ocupa un lugar particular. Los ejecutivos superiores se consideran como inaccesibles para los demás empleados. 1.2 El individualismo frente al comunitarismo El individualismo se puede considerar como el momento en el que el «yo» se sitúa por delante del «nosotros». El interés personal tiene prioridad sobre el interés común. Si seguimos interesándonos en España, obtuvo un 51. En comparación con los demás países europeos, se considera como una mentalidad colectivista en la que el trabajo de equipo es algo natural. En el ámbito laboral, se traduce por el hecho de que el empleador y el empleado van a estar vinculados por un contrato y no un vínculo moral. (Como puede ser el caso en la India donde la lealtad del empleado hacia su jefe es absoluta) 1.3 Masculinidad frente a feminidad Este criterio determina lo que motiva a la sociedad. ¿Ser el mejor? (Masculinidad) o ¿apreciar lo que hacemos? (Feminidad). España obtiene un 42. La competición excesiva está poco apreciada. Los niños están educados en la búsqueda de la armonía. Además, hay una preocupación por la gente débil o los necesitados. 1.4 El control de la incertidumbre Permite medir la capacidad y la necesidad de una sociedad para gestionar lo imprevisto.  Para este criterio, España obtuvo 86 lo que muestra una gran preocupación por evitar las situaciones ambiguas y no previstas. En general, podemos decir que en España nos gustan más las tradiciones que las sorpresas. En 2010, se añadieron dos criterios, gracias a una investigación complementaria llevada a cabo por Michael Harris Bond, también especialista en psicología social, y Michael Minkov, un lingüista búlgaro (en colaboración con Geert Hofstede). 1.5 Orientación a largo plazo Mide el cómo las tradiciones de una sociedad van a tener un impacto sobre las decisiones del presente y del futuro. España obtuvo una calificación de 48. Significa que España es un país normativo. También significa que a los españoles les gusta vivir en el presente sin pensar en el futuro. 1.6 Placer frente moderación Mide la capacidad de una sociedad para satisfacer los deseos de sus miembros mientras que la moderación va a traducirse por reglas establecidas en una sociedad para canalizar los deseos. En esta categoría, los españoles han obtenido un 44, los habitantes tienen pues la impresión de que sus acciones están restringidas por las normas sociales que les impiden vivir plenamente.  Estas unidades de medida podrían salvar tu negociación entonces, ¿por qué no echarles un ojo? Ir al comparador de Hofstede. 2. Principales diferencias culturales a tomar en cuenta en una negociación 2.1 El tiempo La concepción del tiempo influye sobre el proceso de negociación. Para los occidentales, el tiempo vale dinero y no hay que malgastarlo para maximizar los beneficios. En Oriente, el tiempo tiene otra connotación, es inagotable y no puede ser fuente de conflictos para los negociadores. Habrá pues que ser paciente con proveedores o clientes chinos que suelen extender la negociación durante varios días o semanas, haciendo participar personas distintas todos los días o cada dos días. 2.2 El establecimiento de una relación comercial Los occidentales, por esa impresión permanente de falta de tiempo, van a buscar acelerar la negociación. Rápido y eficaz son las palabras claves de todo encuentro. Se deben establecer las normas pertinentes lo antes posible para empezar el proyecto. A ojos de nuestros socios chinos, cuyas costumbres son a menudo incomprendidas por los occidentales, actuar rápidamente es sinónimo de falta de respeto. Además, el afán de los occidentales por establecer reglas y principios estrictos puede llamar la atención del interlocutor chino, que no concibe las relaciones comerciales de este modo. En efecto, los chinos están más preocupados por mantener una armonía entre todas las personas presentes durante la negociación. La negociación está percibida como el principio de una relación larga en la cual los cambios pueden surgir sin atenerse a reglas estrictas. Esta parte de la negociación es fundamental para lo que sigue. Es pues prudente contactar con una empresa de traducción cuando la distancia lingüística y cultural es importante. Transcribir y contextualizar es un trabajo delicado, la mayoría de las veces, es más prudente encargárselo a un profesional. Véase el artículo publicado en este blog, Interculturalidad: obstáculo en el comercio internacional. 2.3 El humor Puede permitir instalar una proximidad con el interlocutor o darle confianza para entablar una negociación armoniosa entre las dos partes. Sin embargo, cuando se trata de negociación internacional, la cultura de cada uno entra en juego y complica la comprensión, hasta podría provocar «un efecto boomerang» que complicaría la comunicación. En efecto, tu interlocutor podría no percibir el sentido de tu broma, podría asimilarla a otra cosa, peyorativa o insultante en su propia cultura. Por esta razón, hay que ser muy prudente en el uso del humor y de las bromas. Incluso entre países europeos cercanos como Inglaterra o España, hay que tener mucho cuidado, la diferencia entre la ironía española y el sarcasmo británico podrían echar para atrás durante una negociación.  
Add a comment...
Wait while more posts are being loaded